Sala de Prensa

125
Marzo 2010
Año XI, Vol. 6

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S Página principal
 


Noticias del futuro

La historia íntima de cómo un grupo de periodistas, los mejores de su generación, perdió su trabajo. La reconversión tecnológica o cómo el gran relato de los medios pierde vigencia ante el nuevo paradigma: la conversación global.

Graciela Mochkofsky *

En 1995, a los 25 años, vendí mi departamento en Buenos Aires y pedí un año de licencia en el diario en que trabajaba para pagar por la maestría en periodismo más prestigiosa del mundo, en la Universidad de Columbia en Nueva York. Otro centenar de jóvenes, en su mayoría norteamericanos, se endeudó por décadas para estar allí. En su discurso inaugural, las autoridades de la facultad nos dijeron que éramos parte de una elite y nos garantizaron que, si nos graduábamos, nuestra inversión estaría asegurada.

Recibe nuestras noticias diarias sobre periodismo y comunicación. ¡Únete a SdP en Facebook!Atravesar esos nueve meses fue más arduo de lo que esperábamos. En la primera semana, pedí a un compañero que me aclarara qué había dicho un profesor; una palabra se me había escapado. Sin mirarme a los ojos, respondió que si no podía arreglármelas sola, no merecía estar allí. No volví a pedir ayuda.

Fue un año de privación de sueño, lágrimas contenidas y cuchillo entre los dientes. En los años que siguieron, nos mantuvimos al tanto de nuestros ascensos, corresponsalías en el exterior, libros publicados, premios recibidos, mediante una lista de correo electrónico. Paul fue contratado por el New York Times para cubrir el sudeste asiático, como quería. Susan logró escribir desde México para una gran agencia de noticias. Julia se dedicó a producir documentales en Nueva York. Otros escribían desde Sierra Leona, Afganistán, China, Madagascar… ¿Alguien en Nepal para tomar unos tragos? Luego, comenzaron a llegar las ofertas de trabajo de quienes habían alcanzado posiciones ejecutivas.

Este año, a casi quince de la graduación, llegó un mensaje distinto. Amy había renunciado a su puesto de periodista de investigación televisiva para montar su propio negocio en Connecticut, con el que estaba ganando mucho dinero. ¿Un medio propio? Nada de eso: era manager regional de una marca de cosmética suiza, una versión sofisticada de Avon. Trabajaba desde su casa, y quería avisarnos que si estábamos “buscando un plan B en estos días”, ése era uno muy bueno. El mensaje provocó una avalancha de correos. ¿Se conmiseraban de Amy mis viejos companeros? ¿La censuraban por usar la lista con motivos no periodísticos, como había ocurrido con otros en el pasado? Todo lo contrario.

La primera en contestar fue Deena, desde Nueva Jersey. Se describió como “uno de los últimos graduados de la escuela de periodismo lo suficientemente ingenuos para seguir trabajando en un periódico”. Porque Amy no estaba sola: “Un número creciente de talentosos periodistas está dejando la profesión para perseguir oportunidades mejor pagadas y más excitantes. Tengo que admitir que una parte de mí se siente increíblemente inspirada por eso”. Luego, Norman nos comunicó que estaba por crear un emprendimiento social y que lo mismo estaba haciendo Paul. Temima confesó que le había llevado mucho tiempo darse cuenta de que “estaba bien hacer otra cosa” que no fuera periodismo, pero que ahora era feliz dando clases de Literatura inglesa y oratoria en una escuela secundaria. Ana Lisa contó que había sido editora de grandes revistas en Nueva York y Los Angeles durante doce años y había colaborado a lanzar nuevas publicaciones al mercado. Sólo dos revistas sobrevivían (y eran “una porquería”). Quienes siguen trabajando en ellas “están deprimidos y odian su trabajo más de lo que creían posible”. Ana Lisa pasó más de un año desempleada. Ahora estudia para ser bibliotecaria, una carrera con un futuro laboral que el periodismo, dijo, ya no ofrece. Josh sigue en su puesto de editor senior en Entertainment Weekly, donde hizo una ascendente carrera de doce años. En 2008, luego de publicar su primer libro, había descubierto su plan ideal: escribiría libros, daría clases y sólo se mantendría en el periodismo como colaborador ocasional. “En la mañana que siguió a esa epifanía, la economía se fue a la mierda, y desde entonces tengo los nudillos blancos de aferrarme a mi trabajo y a mi sueldo”, se lamentó. Adam nos recordó que poco después de la graduación fue contratado como asistente de producción por Fox News. En cinco años llegó a productor senior. Luego pasó a otra cadena, wabc, como productor de un programa de noticias en horario central. Pero cada día se sentía más infeliz en su trabajo, hasta que “se volvió dolorosamente claro que ya no quería producir noticias”. De un día para el otro, renunció al periodismo e inició una nueva carrera como… stand-up comedian.

En otra generación, estos relatos serían expresión de la crisis de los 40. No en la mía. En la mía, es la estampida de una especie en peligro de extinción.

La mayoría de nosotros tuvo en Columbia, en 1995, su primera casilla de e-mail, y todos debimos aprobar la materia Reporteo Asistido por Computadora. El cambio que esos dos hechos anticipaban era fenomenal, pero ni lo imaginamos: éramos la última generación preparada para un oficio que se transformaría por completo cuando llegáramos a la edad en que deberíamos alcanzar su mayor dominio.

Volví a Estados Unidos en el momento exacto para comprenderlo en toda su dimensión: mediados de 2008, cuando la mayor crisis financiera de los últimos setenta años se combinaba con una revolución tecnológica que ponía fin al modelo de difusión de las noticias que predominó en el mundo durante casi tres siglos.

Fui a Boston con una beca para periodistas de la Nieman Foundation, en la Universidad de Harvard. La beca Nieman, que se otorga cada año a una veintena de periodistas con experiencia (una mitad norteamericanos; el resto, extranjeros), fue creada en 1937 como un modo de elevar el estándar del periodismo con un año de reflexión y exploración académica. Normalmente, los periodistas elegidos dedican el año a cursar como oyentes los cursos más diversos: filosofía, literatura, ciencia, música, religión, oratoria, leyes, arte, salud pública, negocios, política, historia, arquitectura, diseño, urbanismo… la fascinante oferta de Harvard. A poco de comenzar el año, quedó claro que mi clase sería diferente de las anteriores.

Los periodistas, en especial los norteamericanos, no podían permitirse un año de descanso: cada día llegaban noticias de despidos masivos en sus redacciones (de a 400, 500 periodistas por vez); varios recibieron ofertas de retiros voluntarios o fueron advertidos de que a su regreso les esperaba el despido; una se enteró de que su diario, el centenario Seattle Post-Intelligencer, del que era columnista, clausuraba su edición en papel para convertirse en una pequeña redacción online en la que ella no tendría cabida. Todas las semanas asistíamos a charlas de colegas, empresarios de los medios y expertos académicos que coincidían en el diagnóstico: la gratuidad, la velocidad y el acceso que hacía posible internet habían quitado a los medios el monopolio de la información; y el modelo económico del periodismo, tal como lo conocíamos, se había derrumbado.

En la revista The New Yorker, Eric Alterman lo explicó de otro modo: era un cambio de paradigma. De una elite preparada que detentaba el poder de la información y la distribuía entre un público mayormente pasivo, a una sociedad que aspira a manejar colectivamente, mediante una “conversación”, la distribución de la información que necesita.

Nos cayó encima un aluvión de estadísticas. La planta total de periodistas en los diarios norteamericanos, que había crecido de 40 mil a más de 60 mil entre 1971 y 1992, volvió a 40 mil en 2009, según un estudio de la Universidad de Columbia. Los avisos en diarios de papel cayeron 23 por ciento en los últimos dos años, según el reporte sobre el estado de los medios 2009 del Pew Project for Excellence in Journalism: “Algunos diarios están en bancarrota, otros han perdido tres cuartos de su valor. Según nuestros cálculos, casi uno de cada cinco periodistas que trabajaban en diarios en 2001 ha perdido su puesto, y es posible que 2009 sea todavía peor”. En los canales de televisión, los equipos de noticias fueron reducidos “a niveles sin precedente”, y las ganancias cayeron 7 por ciento en un año electoral (2008), “algo nunca antes visto”. Once diarios metropolitanos fueron cerrados y ocho pasaron a publicarse exclusivamente online o redujeron al mínimo su existencia en papel desde marzo de 2007 en los Estados Unidos, según el sitio Newspaper Death Watch.

La migración de audiencias hacia internet es cada vez mayor. Según el informe del Pew Project, la cantidad de usuarios habituales de sitios de noticias en internet en Estados Unidos creció un 19 por ciento en los últimos dos años.

Sólo en 2008, el tráfico de los cincuenta sitios de noticias más populares de internet creció 27 por ciento. Pero su ganancia publicitaria, que en los últimos dos años había crecido a razón de un tercio anual, se está estancando. Se calcula que, en 2008, la recesión duplicó, al menos, las pérdidas de la industria periodística norteamericana, según el informe del Pew Project.

Los intentos por encontrar nuevas fuentes de ingresos para el periodismo quedaron estancados. “En los esfuerzos por reinventar el negocio, 2008 puede haber sido un año perdido, y 2009 amenaza con serlo también”.

(Las cifras son especialmente dramáticas en Estados Unidos, que va al frente de la transformación digital, pero la tendencia es mundial. En Argentina, la circulación de los principales diarios, según los datos del Instituto Verificador de Circulaciones publicados por el sitio Diario Sobre Diarios, registran bajas históricas. Clarín vendió en su mejor mes del primer semestre de 2009 unos 366 mil ejemplares diarios –calculados sobre la venta total de una semana–, cuando en 2006 su piso de venta estaba en los 400 mil. La Nación ronda los 150 mil ejemplares diarios, cuando hace dos años tenía un piso de venta diario promedio de 170 mil. Según Diario sobre Diarios: “…los estudios de años anteriores demuestran que será difícil que reviertan una nueva caída anual en sus circulaciones”. Al mismo tiempo, la cantidad de lectores de sus sitios online no ha dejado de crecer y supera, de lejos, a los lectores de papel. Pero los ingresos publicitarios en las páginas de internet no se acercan ni remotamente a los ingresos históricos del papel.)

En Boston, todas las conversaciones giraban alrededor de un plan B. Algunos de los Nieman, como mis companeros de Columbia, fantaseaban con abandonar el periodismo. La mayoría resolvió que era imprescindible realizar una reconversión tecnológica. Forzamos a la fundación a conseguirnos entrenamiento en video, audio y diseno para internet.

“No importa cómo lo cuentan, lo que importa es lo que cuentan”, nos alentó Al Tompkins, profesor del Poynter Institute para periodistas, en una clase en que nos mostró cómo la tecnología podía hacer más fácil e interesante nuestro trabajo. Por presión de mi clase, el programa de la Nieman Foundation fue resideñado y a partir de este año, los becados tendrán clases semanales de “nuevos medios”.

Pero al finalizar el año, la mayoría comprendió que los cambios en la industria eran tan profundos que exigían una reconversión mayor: debíamos adquirir una nueva mentalidad. Abrazar el nuevo paradigma. Explorar sus oportunidades. Cada vez sería más difícil trabajar para una gran empresa periodística, pero sería más fácil ser dueño, o socio, de una pequeña empresa periodística de calidad. Rosental Alves, director del Knight Center para el Periodismo en las Américas, señaló durante una conferencia sobre periodismo online en la Universidad de Austin, Texas, en mayo, que ya no alcanzaba con formar periodistas: “Hay que formar entrepreneurs”.

Todos comenzaban a mirar con esperanza las variadas experiencias nacidas de la crisis. Por ejemplo, Talking Points Memo (www. talkingpointsmemo.com), la expansión del blog de un periodista formado en diarios de papel, John Marshall. Hoy tiene una pequena redacción de periodistas en Nueva York y Washington, con un presupuesto anual de 600 mil dólares entre avisos y contribuciones de los lectores. TPM aspira a convertirse en un medio nacional influyente, y dio un gran paso en ese sentido al revelar que el gobierno de George W. Bush había despedido a fiscales federales por razones políticas. Fue crucial en la investigación la participación (gratuita) de un grupo de lectores, que aportó y chequeó información, un nuevo método llamado periodismo “proam” (con participación de profesionales y amateurs). TPM creó un modelo, muy imitado luego en blogs, que combina noticias, comentarios y participación de los lectores. Otro ejemplo es ProPublica (www.propublica. org), el mayor sitio de noticias en internet sin fines de lucro en los Estados Unidos. Lo creó en 2008 Paul Steiger, un veterano editor de diarios, exsecretario de redacción del Wall Street Journal, con 30 millones de dólares que le donó un matrimonio de millonarios de California. ProPublica tiene un equipo de reporteros que hace investigaciones sobre temas de interés público (corrupción gubernamental, la crisis económica, etcétera). Vende sus investigaciones a los grandes medios, a los que cada vez les cuesta más realizar las propias. También las publica, con acceso gratuito, en su sitio web, donde también tiene blogs y una base de datos. Politico (www.politico.com) es un sitio web de noticias políticas, centrado en Washington, al que han emigrado muchos experiodistas de los grandes diarios. Tiene setenta en su staff y se financia, en abundancia, con avisos de corporaciones y grupos de influencia. Tiene una edición en papel, gratuita, que se reparte en el Congreso en días de sesión. Globalpost (www.globalpost.com) es un sitio de noticias internacionales. Lo dirige un excorresponsal extranjero del Boston Globe, Charles Sennot, que consiguió un socio dispuesto a aportar 10 millones de dólares. Cubre noticias internacionales con más de cincuenta periodistas distribuidos por el mundo, a los que paga contratos part-time. Sus artículos se publican en su página web y se venden a diarios de papel que se han quedado sin corresponsales propios. El acceso al sitio es gratis, pero los lectores pueden pagar por el “pasaporte” que da acceso directo a los corresponsales y a información exclusiva. Spot.Us, que comenzó gracias a una beca de 340 mil dólares de la Knight Foundation, pide donaciones a sus lectores para encargar investigaciones a periodistas freelancers. Los lectores eligen qué investigaciones les resultan relevantes. En sus primeros diez meses, 800 lectores aportaron 40 mil dólares para treinta investigaciones publicadas en la página www. spot.us y en pequenos periódicos. Luego de analizar éstas y otras experiencias en un exhaustivo y demoledor estudio de cien páginas, “La reconstrucción del periodismo americano” (publicado en este número de Saladeprensa.org), Leonard Downie Jr., vicepresidente del Washington Post, y Michael Schudson, profesor de la Universidad de Columbia, concluyeron: “Creemos haber visto abundantes oportunidades para el periodismo del futuro. En muchas de las empresas periodísticas que visitamos, viejas y nuevas, vimos los comienzos de una genuina reconstrucción de lo que el periodismo puede y debe hacer. Vimos diarios en crisis abrazar el cambio digital y comenzar a colaborar con otros diarios. Vimos empresas periodísticas sin fines de lucro, universidades, bloggers y sus lectores. Vimos el energético reporteo que llevan adelante redacciones que recién comienzan, donde el entusiasmo por las nuevas formas del periodismo es contagioso”.

Paul Steiger, el director de ProPublica, afirmó en el congreso de Austin que este momento de “destrucción creativa” ofrece a un mismo tiempo “oportunidad y terror”: terror para los mayores de 50, oportunidad para los que comienzan. Un momento magnífico, concluyó Steiger, para tener 20 años.


* Graciela Mochkofsky es reportera del diario argentino La Nación, autora de Timerman: el periodista que quiso ser parte del poder y de Tío Boris, y colaboradora de SdP.


Suscríbete a Saladeprensa.org
Correo-e:
Consulta el grupo de SdP en Google

Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2010


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.