Sala de Prensa

124
Febrero 2010
Año XI, Vol. 5

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S  
 


A 30 años de "Un solo mundo, voces múltiples"

Entre la exaltación y la inquietud

Sean MacBride *

En junio de 1977 pasaba unos días de vacaciones en las Landas (...). Tenía que pronunciar un discurso importante unos días después, en el que quería abordar el papel y la importancia de la prensa. Durante las discusiones Eric Laurent sugirió que debería remarcar especialmente su fragilidad y vulnerabilidad, y señaló las extraordinarias presiones económicas, financieras y políticas a las que estaban sometidos los medios de comunicación: dominados por los intereses de las multinacionales de importantes órganos de prensa, fruto del reagrupamiento y de la concentración.

En Gran Bretaña, el gran rotativo The Observer, creado tras la Revolución Francesa, ha estado bajo control de una sociedad petrolera estadunidense, igual que The Times. Una sociedad multinacional inglesa, Lonhro, descrita por el Primer Ministro británico como la "cara inaceptable del capitalismo", está a punto de adquirir otros órganos importantes de la prensa británica, como ya había hecho en África. En Alemania el monopolio de Springer controlaba el 30% de la prensa, mientras que en Italia el importante diario La Stampa es propiedad de la Fiat. Finalmente, en Francia hay actividades dirigidas al control de numerosos rotativos de la prensa francesa.

Mi intervención se centró en este tema, y sugerí que quizá había llegado el momento de que una organización como la UNESCO estudiara el problema y propusiera un objeto de declaración o incluso de convención para salvaguardar el derecho a la libertad de información. "Es importante, añadí, que no seamos manipulados por los gobiernos ni por la conjura de intereses económicos".

Descarga el libro Un solo mundo, voces múltiples. Comunicación e información en nuestro tiempo

Algunos meses más tarde, el director general de la UNESCO, M.M'Bow, me propuso la presidencia de una comisión internacional de estudio de los problemas de la comunicación que agrupaba a dieciséis personalidades de primer orden como el fundador de Le Monde, Hubert Beuce-Mery, el escritor colombiano Grabiel García Márquez, el portavoz del gobierno soviético Leònidas Zamiatine y el sociólogo canadiense Marshall MacLuhan.

Los trabajos comenzaron en diciembre de 1977 y duraron tres años. Experimenté, en el inicio de nuestro periplo por el mundo de la comunicación, un sentimiento de exaltación y también algunas inquietudes. Exaltación ante la oportunidad que se me brindaba de estudiar un sujeto tan importante para la paz y la expansión del hombre, e inquietud ante la amplitud del sujeto y del carácter crucial de los problemas.

Las circunstancias que rodeaban la creación de esta comisión no me inspiraban el más mínimo optimismo. En los años 70 las discusiones internacionales sobre el problema de la comunicación habían llegado, en numerosos puntos, y después de muchos esfuerzos, al estadio del enfrentamiento directo. Las protestas que levantaba el tercer mundo contra el flujo invasor de las informaciones procedentes de los países industrializados eran a menudo interpretadas como atentados a la libre circulación de la información. Aquellos que defendían la libertad de prensa eran acusados de atentar contra la soberanía nacional.

La discordia que reinaba en el inicio de nuestros trabajos era tal que quise que llegásemos urgentemente a un análisis equilibrado, no partidista. Publicando nuestro informe no pretendíamos poner punto final a una cuestión tan gigantesca como la comunicación. Queríamos únicamente que nuestro trabajo no se quedara en la búsqueda y en la difusión de la información, sino que se situara en una perspectiva más amplia, histórica, política y sociológica.

Dado que, por otro lado, la comunicación está en el centro de todas las actividades humanas, diría parafraseando a H.G. Wells que la historia de la humanidad es cada vez más una carrera de velocidad entre la comunicación y la catástrofe. La utilización completa de la comunicación, en toda su diversidad, es vital si queremos que la humanidad sea algo más que una historia... En otras palabras, si queremos asegurar un porvenir a la infancia.

Algunos hechos me tenían particularmente preocupado. En mi opinión, era imposible seguir confrontándose en un mundo en el que el 6% de la población consume el 60% de los productos básicos, y donde la desviación entre los países situados en los dos extremos de la escala de desarrollo es de 1 a 100.

Los mass media internacionales describen con frecuencia, de manera contundente, las miserias, las inundaciones, las epidemias y otros desastres de los cuales son víctimas los países en desarrollo. Ayudan a desencadenar la asistencia y la intervención de los gobiernos y de las organizaciones privadas. Pero sería necesario que los mass media superasen el estadio de los primeros auxilios y de la reconstrucción para contribuir al desarrollo y al cambio, y para adentrarse en el análisis de las causas.

En ese momento me acordé de una teoría periodística, expresada por el magnate de la prensa americana W. Randolph Hearst, que me asusta: "Las noticias son aquello que es interesante, no necesariamente aquello que es importante". De la misma manera, en el curso de nuestras encuestas, hemos tenido que acoger la constatación siguiente: "Desde el momento en que las noticias no se ocupan más que de aquello que es extraordinario, aquello que es ordinario se hace invisible a los mass media y a su público. Desgraciadamente, estamos habituados culturalmente a las noticias espectaculares, y encontramos molestas las noticias que no lo son".

Asimismo, defendí hasta el final la "necesidad de una protección a los periodistas", que a menudo son testimonios molestos y constituyen por esta razón un blanco privilegiado. Están expuestos a daños físicos en períodos de conflicto o de guerra, igual que cuando trabajan en un reportaje sobre reuniones o manifestaciones reprimidas por las fuerzas del orden. Esta profesión tiene buenas razones para recordar los 28 periodistas que han desaparecido en Camboya sin dejar rastro, o el reportero de televisión abatido a sangre fría por un oficial de la llamada guardia nacional de Nicaragua. En 1977 Amnesty contó 104 corresponsales de prensa desaparecidos o encarcelados en 25 países. Las informaciones recogidas por el Instituto Internacional de la Prensa sobre un período de veinticinco meses, entre 1977 y 1978, señalaban las cifras siguientes: 24 periodistas muertos; 57 heridos, torturados o secuestrados; y 13 diarios víctimas de atentados.

Finalmente recomendé el desarrollo del "investigate reporting" (periodismo de investigación) al estilo anglosajón. Su importancia había surgido durante y después de la guerra del Vietnam, y había llegado al punto álgido con la revolución de la administración Nixon. El periodismo de investigación había jugado también un papel importante en la denuncia de la tortura y de los maltratos. Igualmente había descubierto numerosos casos de corrupción y de operaciones financieras deshonestas. En conclusión, revestía una gran importancia para la protección del público contra la explotación comercial sin escrúpulos.

Descarga el libro Un solo mundo, voces múltiples. Comunicación e información en nuestro tiempo


* Sean MacBride, presidente de la Comisión Internacional para el Estudio de los Problemas de la Comunicación. Este texto se publicó originalmente en MACBRIDE, S. L’exigència de la llibertat. Barcelona: Editorial Claret,1981.206 p.


Suscríbete a Saladeprensa.org
Correo-e:
Consulta el grupo de SdP en Google

Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2010


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.