Sala de Prensa


15
Enero 2000
Año III, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


El financiamiento de la prensa digital

Roberto Silva Rodríguez *

La actual permanencia de los medios de comunicación en Internet no es producto, en la mayoría de casos hasta el momento, de un equilibrio entre los gastos de elaboración de la información y los ingresos obtenidos. En el caso de la prensa, radio y televisión con páginas web, el financiamiento se realiza con los ingresos obtenidos en su medio habitual, además de utilizar al personar periodístico original.

Al popularizarse la World Wide Web, cientos de empresas se lanzaron a diseminar información y entretenimiento a través de Internet, creando revistas, periódicos y otro tipo de publicaciones. Luego de cinco años, las proyecciones económicas no concordaron con la realidad.

Esto ocasionó el cierre de algunas publicaciones, no sólo de empresas pequeñas sino también de grandes consorcios, como Turner Network Televisión, que tuvo que clausurar la mayoría de secciones de su revista electrónica Spiv, que inicialmente tenía artículos sobre música, cine, deportes y moda. De los 15 empleados que tenía, quedaron dos y de la publicación se mantuvo sólo la sección sobre cine.

De acuerdo a los especialistas en marketing, los editores se enfrentan a algunos años de pérdidas, lo cual sólo puede ser asumido por grandes empresas periodísticas (1).

Otros en cambio, tienen muy en claro que sus páginas en línea deben obtener una rentabilidad. John Rwaling, de la revista estadounidense de deportes Sporting News, señala que "el caso es muy simple: o bien obtenemos ganancias con nuestro sitio en línea. o lo cerramos" (2). Para recuperar la inversión, Sporting News vende publicidad para productos destinados a hombres de 25 a 35 años, su público objetivo.

En el caso de Latinoamérica, muchas publicaciones independientes que sólo se distribuyen por Internet sobreviven porque son prácticamente financiadas por sus propios creadores con la colaboración de algunos amigos. Si bien el esquema puede permitir la continuación de la edición en línea, no cumple con el ciclo económico (la obtención de ganancias) para convertirlo en algo estable y que origine una renta.

Casos de pérdidas económicas

Editorial

New York Times Corp.1

Knight-Rider





Tribune Co.




The Chicago Tribune


Times Mirror
Publicación

The New York Times

Segunda cadena de prensa más importante en Estados Unidos, con 32 publicaciones en Internet.


Una de las empresas con mayor presencia en Internet a través de las guías locales Digital City.


The Chicago Tribune


Publica siete periódicos y revistas electrónicas
Nivel de pérdidas

US$ 10 000 000 en 1998

US$ 23 000 000 en 1998





US$ 30 000 000




US$ 35 000 000 en 1998


US$ 30 000 000 en 1998
1. A pesar de las pérdidas, The New York Times decidió eliminar a partir del 14 de julio de 1998 la suscripción de US$ 35 al mes, apostando por la publicidad. En el cuarto trimestre de 1998, las ganancias generales de la empresa fueron de US$ 84,3 millones.

La mayoría de los medios de comunicación en línea no sólo no son deficitarios sino que también originan pérdidas a las publicaciones escritas. La reconocida revista Forbes reconoció en 1996 que el número de sus abonados entre los centros de enseñanza y las bibliotecas disminuía por las publicaciones en línea.

Las dos fuentes de ingresos en Internet en la actualidad son:

  • La publicidad:

Los primeros avisos en Internet se desplegaron a través de banners o barras publicitarias, que son gráficos que enlazan a la dirección web de la empresa que quiere vender el producto o servicio.

De acuerdo a la empresa Jupiter Research LLC, de Nueva York, el presupuesto de publicidad en Internet en 1996 alcanzó los US$ 300 millones en Estados Unidos (3) y al año siguiente US$ 1 000 millones, cifras insignificantes si se comparan con la inversión de las empresas por los medios habituales, aunque representó un sustancioso incremento en relación a 1995, que llegó a sólo US$ 20 millones.

Otra investigación de la empresa estadounidense Internet Advertising Bureau (IAB) indicó que en 1998, la inversión en publicidad por la Red llegó a US$ 1 920 millones en Estados Unidos. El 54 % de la publicidad fue a través de banners, el 40 % por auspicio, 5 % con mensajes temporales y 1 % mediante correo electrónico (4).

Entre tanto, en el primer trimestre de 1999, la inversión publicitaria en la Red llegó a US$ 693 millones, un incremento de 100 % en relación a similar período del año anterior (US$ 351 millones). La proyección anual para 1999 llega a los US$ 3 000 millones.

Entre tanto, Zenith Media, empresa de servicios para medios de comunicación, indica que en 1999 se invertirán US$ 3 400 millones en publicidad por Internet a nivel mundial, el 2000 la cifra se incrementará a US$ 5 400 millones y el 2001 a US$ 8 100 millones (5).

En contraposición, sólo las principales empresas de Internet en Estados Unidos invertirán a fines de 1999 US$ 1 000 millones en publicidad en la prensa, radio, televisión y paneles. El diario The Wall Street Journal señala que la situación no deja de ser paradógica ya que estas compañías "invierten fortunas en una vieja generación de medios de comunicación a los cuales supuestamente va a reemplazar" (6).

El monto de las inversiones en publicidad en Internet debe ser puesto en contexto. En 1998, el mercado de avisaje en Estados Unidos ascendió a US$ 216 000 millones, de los cuales se destinaron a Internet US$ 1 920. En el año 2003, se espera que el monto global ascienda a US$ 285 000 millones y de esa cifra sólo el 1,3 % será en publicidad en la Red.

Los primeros banners publicitarios fueron contratados por empresas del sector computación. Luego se generalizaron a otros rubros como los servicios financieros y en la actualidad ya existen avisos para sectores específicos fuera de campo de la informática.

Así, el informe de IAB detalla que la industria informática destinó US$ 461,8 millones a colocar publicidad por Internet (7), seguido del sector finanzas (US$ 92,8 millones), empresas de venta directa (US$ 74,3 millones), servicios de información local y ocio (US$ 52,3 millones) y los medios de comunicación (US$ 51,6 millones).

En América Latina, IDC pronostica que los gastos de publicidad en Internet crecerán aproximadamente de US$ 45 millones de 1999 hasta US$ 645 millones para el 2003. En la actualidad, los gastos de publicidad en Internet se estiman en menos de un 0,25 % de las inversiones de avisaje totales en Latinoamérica.

Hay que tomar en consideración que sólo 50 sitios web se llevaron en 1998 US$ 965,5 millones en publicidad (8). IAB agrega que esos 50 lugares digitales reciben el 93 % de las rentas generadas por publicidad, lo que significa que el 7 % restante se reparte entre los otros millones de páginas web.

Asimismo, los mayores porcentajes de presupuestos para publicidad por Internet se distribuyeron entre compañías que no son medios de comunicación. En primer lugar se encuentra Netscape, seguido de los buscadores Lycos, InfoSeek y Yahoo (9). En quinto lugar aparece el web Pathfinder, quiosco que agrupa los recursos periodísticos y editoriales del grupo Time Warner Inc.

Además, los precios de los avisos en línea se encuentran en una pendiente descendente. AdKnowledge, una firma estadounidense que asesora la compra de publicidad en Internet, señala que el precio promedio que los anunciantes pagan por mil visitas de un anuncio cayó un 5,6 % en diciembre de 1998, frente a similar mes de 1997, para terminar en US$35,13 (10).

No obstante del sombrío panorama, los pronósticos a futuro son optimistas y señalan que el crecimiento exponencial de la Red permitirá incrementar la publicidad en línea a US$ 15 billones en el año 2003.

Un estudio realizado por Forrester Research Inc (11) indica que si bien las mayores inversiones continuarán en Estados Unidos -país con absoluto dominio en el negocio- los mercados internacionales, especialmente Europa y el lejano Oriente, coparán una franja de este sector. La empresa considera que la cuota del mercado norteamericano pasará del 87 % que tiene actualmente al 70 % en los primeros años del próximo milenio.

Bill Bass, especialista en publicidad de Forrester Research Inc., afirma que las inversiones por publicidad en Internet serán mayores a las que se realicen en la radio o en las revistas en el año 2003. En el caso de los Estados Unidos, afirma que el gasto en publicidad en línea por persona se incrementará de la media actual de US$ 25 a US$ 103, cantidad que será un tercio menor a la inversión en campañas por televisión, pero superior a la de la radio y las revistas.

Actualmente, el 87 % de los diarios estadounidenses con páginas web captan publicidad, un 40 % ha definido el tamaño de sus barras publicitarias, un 43 % dispone de tarifas detalladas y un 22 % admite anuncios clasificados.

  • Las suscripciones:

Algunos medios en Internet optan por vender sus publicaciones en línea a través de suscripción. Una encuesta de Editor & Publisher establece que en febrero de 1997 el 11 % cobró por el acceso a sus servicios, mientras que el 89 % brindó acceso gratis y el 85 % afirmó que no cobraría en el futuro.

Uno de los casos más importante de publicaciones digitales por suscripción es The Wall Street Journal, que desde el 21 de setiembre de 1996 ofrece acceso a su versión interactiva a un precio de US$ 49 anuales o US$ 29 para los suscriptores de la edición de papel que ya pagan US$ 164 al año. Desde el 4 de marzo de 1999, brinda suscripciones diarias por US$ 1,95, cifra superior al valor del ejemplar impreso que se vende a US$ 0,75, pero que la empresa justifica por los servicios extras que obtiene el afiliado por Internet, como acceso a los archivos y a los artículos publicados fuera de Estados Unidos.

El director de negocios de The Wall Street Journal, Thomas Baker, explicó que el periódico se daba por satisfecho si a finales de 1996 conseguía alrededor de 25 000 suscriptores (12). En sólo tres semanas, ya se contaba con 30 000 suscriptores, sin contar con los 100 000 que tenían acceso gratuito en 1996 por utilizar el browser Internet Explorer, de Microsoft (13). Para marzo de 1998, la cifra llegaba a 150 000 suscriptores, y los editores esperan alcanzar la rentabilidad en 1999.

Aunque la cifra representa menos del 10 % de la circulación del diario impreso, que vende 1 800 000 ejemplares diarios, algunos analistas la consideran prometedora porque insisten en que Internet es un territorio virgen y no existen parámetros para medir el éxito de las publicaciones que se aventuran en el nuevo medio.

"Llegar a los 30 000 lectores en tan corto plazo (tres semanas) significa haber obtenido una respuesta sólida", asegura John Morton, analista de medios impresos de la compañía estadounidense Lynch, Jones & Ryan.

Ejemplos de publicaciones digitales con acceso mediante suscripción (14)

Publicación

Business Week




Comumer Report


The Economist



Money




Slate





Wall Street Journal

Precio

US$ 39,95 por versión web
US$ 42,95 edición impresa y web


US$ 2,95 por mes. US$ 24 por un año

US$ 19 para suscriptores de la versión impresa


US$ 48 por año. Los suscriptores de la revista impresa lo obtienen gratis.


US$ 49,95 al año. US$ 29,95 para quienes ya tiene la suscripción de la versión impresa.


US$ 19,95 por año. US$ 29 para quienes ya tienen la suscripción en papel.

Acceso a:

La página web, incluyendo fuentes adicionales de noticias y función de búsqueda.


Todos los artículos y archivos.


Contenidos completos de la publicación en papel y archivos.


Archivos aumentados y herramientas de inversión y análisis.


Acceso a toda la publicación.




Versión impresa y acceso a noticias adicionales.

Hasta el momento, algunos medios de comunicación, en especial los especializados y las revistas eróticas (15), cobran por el acceso a sus páginas electrónicas. Este es el caso de Sport Zone, empresa conjunta de la cadena deportiva ESPN (de Walt Disney) y Starware Corp, que ofrece acceso por US$ 39,95 al año, $ 4,95 al mes e inclusive US$ 1 por un día. Sobre Sport Zone hay que señalar que en 1995 vendía la publicidad más cara en Internet, a un valor de US$ 100 mil por trimestre.

Los micropagos -transacciones en las que se les cobra a los usuarios de la web una tarifa que oscila entre fracciones de un centavo hasta un dólar- son un método cada vez más utilizado en Internet. Yankee Group, que sigue la pista al sector en línea, señaló que los micropagos podrían llegar a los 350 millones de dólares para el 2000 (16).

En el caso de Sport Zone, se asoció con Cyber Cash, especialista en facturación electrónica, para el cobro de la tarifa de un dólar, que atrae a quienes les interesa un evento deportivo en particular.

Reuters, por su parte, vende sus informaciones pero no a los usuarios finales, sino a otros sitios web. Aunque cuenta con su propia página, la agencia vende sus noticias a más de 200 paginas digitales, incluyendo a portales como Yahoo, Excite y Lycos, las versiones digitales de The New York Times y The Wall Street Journal, así como a proveedores como America Online. En 1999, el 55 % de los ingresos de Reuters provenían de la web, en lugar de sus negocios tradicionales de venta de información a periódicos, radios y canales de televisión. Su filial en la Red, Reuters New Media International, es rentable desde 1997.

Reuters o The Wall Street Journal son casos singulares ya que en general es difícil conseguir que los usuarios se suscriban a servicios informativos. La principal razón es el alto porcentaje de información que se obtiene en Internet totalmente gratis. El origen de la Red, creada por científicos y estudiantes, le dio unos valores y un espíritu incompatibles con los fines comerciales. Aunque desde la aparición de la web se llenó de páginas electrónicas de empresas, la tradición de suministrar información gratis es fuerte.

Lo que cuenta es ver si se puede transformar a la Red de un medio donde la información básicamente circula gratis a uno en el cual hay que pagar por ella.

Esta preocupación hizo que los editores de la revista digital Slate, de propiedad de Microsoft, desistieran por más de un año de su intención inicial de cobrar una suscripción.

Sin embargo, Microsoft decidió finalmente que su revista sobre actualidad, política y cultura tenga un precio, establecido en US$ 19,95 al año, por considerar que la idea de mantener una publicación solamente con la publicidad está condenada al fracaso (17).

Los editores de las publicaciones en línea con acceso mediante suscripción, consideran que Internet se convertirá en una plataforma donde se cobrarán por los servicios, como ocurrirá en la futura Autopista de la Información. Señalan que brindar información en forma gratuita es parte de una estrategia para hacerse con una cuota del mercado, pero no es el modelo que durará para siempre ya que las publicaciones tendrán que evolucionar hasta convertirse en ediciones pagadas.

Buscando respuestas

A pesar del panorama deficitario, algunos especialistas son optimistas. Noelia Fernández, profesora de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, afirma que el crecimiento de la audiencia, las posibilidades de mejorar el mensaje publicitario y su efectividad -casi un 80 % de los usuarios recuerdan los mensajes vistos por primera vez- hacen de la red un mercado con mucho futuro (18).

Por su parte, el director adjunto de The Jerusalem Post Online, Derek Fattal, considera que el nivel de anuncios depende de la calidad de la información que brindan los medios. En tal sentido, apuesta por acercar la información a los usuarios. "Por ejemplo, con servicios locales que informen sobre el estado de tráfico en las calles de una ciudad o de los horarios de los autobuses se conseguirán anunciantes locales y por lo tanto una importante fuente de ingreso (19).

Jack Fuller, presidente de Tribune Co. admite que, a pesar de las pérdidas económicas actuales, sus guías locales en línea son una buena inversión porque tienen una alta proyección (20).

El criterio, entonces, es conseguir lectores para luego obtener ingresos, con la confianza de que Internet será cada vez más importante en el mercado periodístico, gracias a las ventajas que presenta frente a los medios tradicionales.

Algunos periódicos como The New York Times consideran que los ingresos no son realmente lo importante. La cuota del mercado es el criterio que se debe tomar en cuenta para el éxito de las publicaciones en línea, anotan los responsables de la publicación en línea que en 1997 perdió 15 millones de dólares no obstante que los ingresos por publicidad crecieron en más de un 60 % en relación al año anterior (21).

Los directivos de los medios de comunicación estadounidenses consideran que el futuro de la publicidad en los medios electrónicos marcha hacia los anuncios clasificados, que en su país representa un 40 % de los ingresos de los periódicos impresos. En el año 2000 esperan que el 10 % de los anuncios por palabras se gestionará a través de la Red.

Precisamente, hacia el mercado de los avisos económicos se dirigen las nuevas publicaciones digitales que ofrecen páginas web para ventas de vehículos, inmuebles y empleos, las tres grandes áreas tradicionales de los anuncios clasificados.

A pesar de los tropiezos para conseguir suscripciones y publicidad, todas las empresas editoras tienen en claro que no pueden seguir brindando información gratis y de calidad cuando cuesta mucho conseguirla. Anotan que los ingresos por publicidad no son suficientes para sostener una edición digital y tampoco lo serán en el futuro,

Una respuesta puede ser la combinación de información gratis financiada por la publicidad y otra que requiera suscripción. En El Nuevo Herald, por ejemplo, se puede acceder a la información diaria en forma gratuita, mientras que el ingreso a los archivos de los diferentes diarios de la organización Knight-Ridder es restringido a un pago mensual.

El País, de España, ofrece también servicios de pago. El primero es para las empresas que buscan información sobre las entidades con las que mantienen relaciones comerciales, previo pago por cada consulta. El otro servicio es Súper Línea Tributaria, con información detallada del sistema impositivo español. El ingreso es por suscripción mensual.

San Jose Mercury, de Estados Unidos, ofrece gratis titulares de informaciones y resúmenes noticiosos, mientras que por el pago de US$ 4,95 mensuales, se puede acceder al texto completo de los artículos, actualizaciones cada hora, servicios de agencias de noticias y notas de opinión. Un servicio parecido ofrece USA Today en la Red por US$ 12,95.

La revista The Economist ofrece el 20 % de sus artículos semanales en forma gratuita y el resto puede observarse previo pago de una suscripción de US$ 8. La publicación británica no tiene previsto recuperar su inversión en Internet hasta el año 2000.

La página Pathfinder, que reune las publicaciones digitales del grupo Time Inc., combina publicaciones pagadas -como Entertainment Weekly- con revistas de acceso gratis, como Fortune. Sin embargo, las pérdidas continúan, llegando a 10 millones de dólares anuales (22).

Otros sistemas de ingreso

Además de la publicidad y las suscripciones, algunas publicaciones en línea aprovechan su popularidad y alto número de visitas para obtener ingresos a través de la venta de servicios y productos.

The Washington Post es uno de los periódicos más importantes que convirtió sus páginas en portales locales en donde se ofrece a los usuarios tiendas virtuales para comprar productos.

Además del diario electrónico que se coloca en la Red, el periódico se convierte en guía para los turistas y los usuarios, con listados sobre las entradas disposibles, los calendarios de las películas de estreno y los restaurantes, así como almacenes virtuales donde se puede comprar con tarjeta de crédito.

Los primeros en aplicar este modelo fueron las revistas virtuales musicales, que en Estados Unidos representan un mercado pujante. La facturación por concepto de publicidad, venta de discos, entradas a concierto y productos relacionados con el sector ascendió a US$ 71 millones en 1998 y podría dispararse a US$ 2 800 millones el 2002, según la firma de asesoría Jupiter Communications (23).

A pesar de que en algunos casos los ingresos por las ventas son superiores a la publicidad, las empresas editoras de las revistas web musicales no descuidan su contenido informativo, toda vez que es el atractivo inicial que permite la visita de los potenciales compradores. Es así que MTV Online de Viacom, la página electrónica de música más grande y popular actualmente, cuenta con el apoyo de 90 personas, incluyendo 12 redactores y editores, encargados de los reportajes en línea (24).

Un camino similar tomaron las estaciones de radio en Internet. Un ejemplo es GoGaGa, de Estados Unidos, que despliega en la pantalla la lista de canciones que se transmiten en cada programa. Si algún usuario está interesado en adquirir una canción, presiona con el ratón el hiperenlace situado al lado de la canción y pasa a la página electrónica de Amazon u otra empresa minorista en línea especializada en ventas de música. Si el oyente hace una compra, GoGaGa recibe una comisión de entre 5 y 15 %.

Time Warner Inc. cambió su estrategia original de buscar ingresos mediante publicidad y ahora es un minorista en Internet que vende una gama de productos relacionados con sus empresas periodísticas y de entretenimiento.

En el campo de los servicios, The Wall Street Journal ofrece en su sitio web FutureStep un servicios de reclutamiento de personal ejecutivo, en forma conjunta con la empresa Korn/Ferry International, especializada en el rubro. Para los profesionales, brinda inscripciones confidenciales a fin de incluirlos en sus listas de candidatos. A las empresas, proporciona propuestas de ejecutivos (entre los profesionales inscritos). Entre tanto, los anunciantes del diario que buscan personal, se les brinda servicio de evaluación de aspirantes.

Aunque inicialmente se brinda en inglés y para Estados Unidos, The Wall Street Journal ofrece ampliar el servicio a otros idiomas y a diferentes países.

_____
Notas:

1 Dow Jones & Co, una de las principales editoras de Estados Unidos, admite en su principal publicación, The Wall Street Journal, que "puede darse el lujo de ser paciente" y esperar la llegada de un equilibrio financiero.

2 USIS, Internet y periodismo: Un tema para debatir, diario El Comercio, Lima, 1 de febrero de 1998, p G8.

3 CLARK, Don, Internet: las pérdidas desconectan a muchas publicaciones en línea, The Wall Street Journal Americas, El Comercio, 15 de enero de 1997.

4 Publicidad en Internet creció un 112 % en 1998, diario El Mundo, España, 17 de mayo de 1999.

5 Zenith Media es una empresa conjunto de los grupos publicitarios Saatchi & Saatchi y Cordiant Communications Group. La publicidad en Internet se duplicará el 2000, Agencia Reuters, Londres, 5 de julio de 1999.

6 HWANG, Suein, Pese a pérdidas, firmas de Internet preparan gran ofensiva publicitaria, The Wall Street Journal Américas, El Comercio 20 de agosto de 1999.

7 Microsoft destinó US$ 34,9 millones, IBM US$ 28,5 millones y Compaq US$ 16,2 millones.

8 eMarketer, empresa estadounidense, precisa que los 50 web se llevaron ese año el 95 % de la inversión en publicidad.

9 El éxito alcanzado por los buscadores para obtener publicidad se justifica en el hecho de que son los sitios web más usados. Entre las 25 páginas más visitadas en la web, el 36 % son programas de búsqueda como Excite, Yahoo, Infoseek y Lycos. WEBER, Thomas, El ciberespacio al desnudo: quién lo habita y cómo se usa, The Wall Street Journal Americas, El Comercio, Lima, 17 de abril de 1998

Ante los buenos resultados de los buscadores en materia publicitaria, otras empresas desea sumarse el éxito, como Telefónica, que en abril de 1997 firmó a través de su filial Telefónica Publicidad e Información (TPI) un convenio con Altavista, mediante el cual la empresa estadounidense cede el uso de su marca, el software de búsqueda y la base de datos de direcciones en Internet para que TPI pueda crear una réplica del buscador y gestionar la publicidad en el nuevo sitio.

10 Los anuncios en línea caen a precios de liquidación, The Wall Street Journal América, El Comercio, 25 de febrero de 1999.

11 CERNUDA, Olalla, La nueva gallina de los huevos de oro de Internet, El Mundo, España, 24 de agosto de 1998.

12 SÁNCHEZ, Emilio, "Journal" pone a prueba rentabilidad de Internet, Agencia EFE , Washington, 20 de setiembre de 1996.

13 WEBER, Thomas, TAMBURRI, Rosanna, Los lectores, dispuestos a pagar por un diario interactivo, The Wall Street Journal Americas, El Comercio, 10 de octubre de 1996.

14 SANDBERG, Jared, Ya nada en gratis en la vida. Las revistas en línea comienzan a cobrar por su contenido en la Web, The Wall Street Journal Americas, El Comercio, 27 de febrero de 1998.

15 CNN informa que la mayoría de sitios webs pierde todo lo invertido a excepción de los 28 mil sites dedicados a temas sexuales para adultos. Un caso es Club Love, de Internet Entertainment Group, que ganó 20 millones de dólares en 1997.

16 The Wall Street Journal Americas, El Comercio, marzo de 1997.

17 Cuando apareció Slate en 1996, su director Michael Kinsley explicó que se suspendía el proyecto de cobro de suscripción señalando que "hay demasiadas personas... que se sienten demasiado atraídas por la novedad del medio como para querer pagar un poco más por recibir un contenido específico". En febrero de 1996, Rogers Weeb, editor de la revista, comentó que "todavía no estoy seguro de que la publicidad y el comercio electrónico lograrán materializarse lo suficiente como para sostener financieramente una publicación como Slate. Incluso si la publicidad en Internet se duplicara de aquí en los próximos tres a cinco años. No estoy seguro de que sea suficiente". SANDBERG, Jared, Ya nada en gratis en la vida. Las revistas en línea comienzan a cobrar por su contenido en la Web, The Wall Street Journal Americas, El Comercio, 27 de febrero de 1998.

18 Página web de la Universidad de Navarra, sección noticias, 7 de noviembre de 1997.

19 MARCOS, Charo, Los medios apuestan por la publicidad para financiar Internet, diario El Mundo, España, 7 de noviembre de 1997.

20 Vicent Giuliano, presidente de la empresa estadounidense The Electronic Publishing Group, afirma que las guías locales digitales tienen un gran futuro porque las personas dedican un 80 por ciento de su dinero y esfuerzo a su entorno más cercano.

21 Dos años después de aparecer la página web de The New York Times, la publicación digital alcanzó 1 900 000 visitas diarias, superando en número a la edición impresa, que llega a 1 300 000 ejemplares.

22 CLARK, Don, Internet: las pérdidas desconectan a muchas publicaciones en línea, The Wall Street Journal Americas, El Comercio, 15 de enero de 1997

23 REILLY, Patrick, Las revistas de música ahora quieren una tajada de Internet, The Wall Street Journal Americas, diario El Comercio, Lima, 16 de abril de 1998.

24 Gracias a una alianza entre Viacom (su empresa matriz) y TCI Music (la división en línea de Liberty Media Group), MTV relanzó sus servicios digitales en junio de 1999.


* Roberto Silva Rodríguez es un periodista peruano, bachiller en Comunicación Social, egresado de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, de Lima. Ha colaborado en el diario oficial El Peruano, luego en Radio Antena 1 y desde 1995 en Radioprogramas del Perú, donde redacta las informaciones para la página web de la emisora (www.rpp.com.pe). Es también colaborador de Sala de Prensa.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.