Sala de Prensa

123
Enero 2010
Año XI, Vol. 5

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S Twitéalo
   
   


Nicaragua
Las mujeres en los medios
(una aproximación al tema)

Guillermo Rothschuh *

A Ofelia Morales, por su ejemplo

I. Primeras irrupciones

Al adentrarnos al siglo veintiuno, las mujeres todavía constituyen una minoría en la dirección de los medios de comunicación en Nicaragua. En la prensa escrita únicamente dos mujeres han sido hasta ahora directoras, Cristiana Chamorro Barrios del diario La Prensa y María Elsa Suárez en Bolsa de Noticias. En la televisión el cortejo lo integran como jefas de prensa, Rose Mary Torthon, María Lily Delgado, Juliana Arana, Tifani Roberts, Mónica Soaene, Erika Ramírez, María Elsa Suárez y Claudia Sarria. Todos conocemos la incidencia de Martha Sacasa en Canal 2, y de Nanda Valle en Canal 12, verdaderos poderes frente al trono. Sin ostentar cargos, inciden de manera determinante en todo cuanto se hace o deja de hacer en estos canales. 

La apertura en la radio ha sido mayor, no por eso las mujeres se sitúan en posiciones similares a las que ostentan los hombres, a pesar de disponer de iguales o mayores capacidades profesionales. El poco acceso de las mujeres en los cargos directivos de los medios, revela los valores de una sociedad aquejada de un machismo insultante y anacrónico. Siendo mayoría en los medios, su presencia masiva no se traduce todavía en detentar cargos de primera, ni de ser sus puntales más firmes, hecho que revela como pocos, su situación real al interior de la sociedad nicaragüense.

En la década de los sesenta del siglo pasado, las mujeres comenzaron a estudiar periodismo, con la intención de hacer sentir su voz. La cuestión de género todavía no estaba planteada en Nicaragua. El discurso femenino con referentes propios no existía en el mundo, como lo constató Igor Caruso en La separación de los amantes (1969). La revolución sandinista se tradujo en la aparición masiva de las mujeres en el escenario nacional. Contrario a lo esperado, su irrupción masiva no implicó una apertura similar en los puestos directivos del gobierno revolucionario. El machismo estaba tan enraizado en los corazones de los comandantes, que a la hora definitiva, las mujeres no disfrutaron del peso que tuvieron durante la guerra. Uno fue el discurso y otra la realidad.

En los años anteriores al triunfo revolucionario, algunas voces femeninas se hicieron sentir a través de los medios. Ángela Saballos adquirió mayor visibilidad, debido a su temprana incorporación como redactora del diario La Prensa. Ada Luz Monterrey se introdujo al periodismo conducida de la mano por Ignacio Briones Torres. Las luchas magisteriales impactaron el ánimo de Lilí Soto Vázquez. Sus cuestionamientos al somocismo fueron evidentes en Extra Visión. Telma Nidia Guerrero, Mercedes Solís, Vivian Torres Solís, Maritza Cordero entre otras se metieron a las catacumbas para deponer el régimen y obtener justicia para todos. Sus luchas estuvieron precedidas por la profesora Ofelia Morales, luchadora sindical, periodista severa y entusiasta, cuya ejemplaridad marca el tiempo. El signo distintivo del periodismo durante ese período fue su sesgo político-ideológico.

La revolución triunfante generó  aplausos y concitó rencores. La sociedad nicaragüense quedó  partida en dos. No se habían silenciado los cañones, cuando la dirigencia convocó a la defensa de la revolución. Un acontecimiento histórico de esta magnitud desafiaba la hegemonía continental norteamericana. Henry Kissinger se adelantó a expresar que los europeos no tenían capacidad de veto en la garganta pastoril de América, como llamó Pablo Neruda a esta región del mundo. A los dos años del triunfo revolucionario, el hecho político-militar gravitaba en todo lo que hacía o dejaba de hacer el periodismo nacional. La consigna elevada a los cielos por la dirigencia sandinista era simple: estabas con la revolución o en su contra. No había cabida para los matices, ni para las medias tintas.

La salvaguardia de la revolución impuso cambios en los planes y programas de estudio de la Escuela de Periodismo. En época de guerra la doctrina liberal de la información hace crisis. Los programas tenían como eje articulador el estudio de la propaganda y contrapropaganda. Los medios pasaron a formar parte de los estados mayores de las fuerzas beligerantes.

La lógica de la defensa revolucionaria impregnaba el ejercicio periodístico. En la medida en que arreciaban los enfrentamientos en el plano militar, político e ideológico, los espacios de libertad conquistados eran achicados. La guerra de baja intensidad utiliza a los medios de comunicación, como aparatos encaminados a poner al rojo vivo, la mente y los corazones.

En octubre de 1980 se produjo el desencuentro entre la revolución y los directivos de La Prensa. La Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), sirvió como escenario para cuestionar la conducción revolucionaria. A partir de ese momento las relaciones entre La Prensa y el gobierno revolucionario fueron irreconciliables. Este contexto marcó el ejercicio del periodismo en Nicaragua durante la década de los ochenta.

II. Su presencia en la prensa escrita

La llegada de Cristiana Chamorro a La prensa ocurrió en octubre de 1979. Ajustada a la ruta trazada por su padre, empezó desde abajo como redactora. En mayo de 1981 de vuelta en Nicaragua, asumió el cargo de asistente de la página editorial y como reportera en las calles. La marcha al exilio de Pedro Joaquín Chamorro Barrios, su integración a la contra revolución, la deserción del Ing. Jaime Chamorro Cardenal y el exilio forzado de Pablo Antonio Cuadra, en momentos en que se arreciaban las diferencias con los sandinistas, fueron determinantes para que Violeta Chamorro asumiera la dirección del periódico y la presidencia de su junta directiva. El 2 de marzo de 1986, el día en que se conmemoraba el sesenta aniversario de fundación de La Prensa, asumió la dirección del periódico.

Cristiana había fungido como subdirectora, tuvo el cuidado de no asumir mayores responsabilidades. Para escalar a la dirección, tenía que ganarse antes el respeto de sus compañeros a base de trabajo, constancia y disciplina. Tenía como soporte el ejemplo de su padres, Pedro Joaquín y Violeta, más la actitud decidida de su abuela Margarita Cardenal, quien se hizo cargo de la dirección ejecutiva de La prensa en 1956, ante la prisión decretada contra su hijo por los Somoza, acusándolo de haber tomado parte en la conjura que condujo a la eliminación de Anastasio Somoza García.

En 1991 Cristiana fue removida del cargo. La medida se tomó para que La Prensa no incidiera y guardara una prudente distancia ante la gestión de gobierno de su antigua directora, Violeta Chamorro. Los directivos del periódico, durante la presidencia de Enrique Bolaños, asumieron una posición distinta. Su cercanía con el mandatario fue evidente.

Durante esos años difíciles y traumáticos, llegó a La Prensa Fidelina Suárez el 12 de mayo de 1982. Su escuela de aprendizaje fue complicaba, no sólo por las circunstancias en que discurría la libertad de expresión en Nicaragua, Fidelina también tenía que acomodarse a las variantes introducidas por los tres editores. Cada tres días los énfasis informativos cambiaban. Según estuviese a cargo de la edición, Pedro Joaquín Chamorro Barrios, Horacio Ruiz o Carlos Ramírez, las exigencias se desplazaban hacia las noticias económicas, políticas o de interés humano.

En 1987 cuando Suárez había crecido en el oficio acumulando una gran experiencia en la cobertura de los temas económicos, fue nombrada como Jefe de Información. Las tensiones derivadas de la situación que vivía La Prensa, se expresaban en la improvisación y en las redefiniciones constantes de su política informativa.

La promoción de Fidelina Suárez al cargo de Jefe de Redacción en marzo de 1990, no la liberaron de continuar reporteando en el área económica, tuvo que asumir las tareas de editora de las páginas de Sucesos y Departamentales. El 18 de enero de 1996, ante el fallecimiento de Carlos Ramírez, fue nombrada como Editora General del periódico. Por vez primera una mujer asumía ese cargo en el periódico más antiguo del país. Su ascenso le permitió asistir al parto de la sección de Negocios y Economía. Mario De Franco y José Dávila contribuyeron a delinear el perfil del nuevo producto informativo de La Prensa. El sismo de enero de 1999, ante el despido de su subdirector Pedro Xavier Solís, provocó la renuncia del poeta Pablo Antonio Cuadra y su separación como Editora General. Cuatro meses después fue llamada por Xavier Reyes Alba, para que asumiera el cargo de Editora General de La Noticia.

Como el medio en que fue contratada tuvo corta vida. El 18 de septiembre de 2002 desapareció del mapa. Como órgano oficioso del expresidente Arnoldo Alemán, la línea informativa de La Noticia era abiertamente proclive a las posiciones políticas del ex mandatario y sumamente crítica de la gestión de gobierno del presidente Enrique Bolaños. Teniendo como aliados al diario La Prensa y Canal 2, Bolaños optó por cancelar las suscripciones de La Noticia, en los ministerios de Estado, entes autónomos y descentralizados. Su decisión era un calco de las medidas adoptadas por Violeta Barrios y Arnoldo Alemán, que cancelaron también los anuncios gubernamentales del diario Barricada. Al hacer lo mismo, Bolaños precipitó la muerte de La noticia.

Bolaños igualmente decidió sacar del aire a La Poderosa, una emisora antigubernamental, creada para sostener el discurso de Alemán, desde la llanura. Los sandinistas ya habían aplicado la misma medicina durante los ochenta. Las pautas publicitarias de los gobiernos nicaragüenses, se otorgan para premiar a los aliados, para cooptar a los indecisos y para castigar a los adversarios. Un círculo maldito que pareciera no tener fin. Xavier Reyes decidió crear Trinchera de Noticia, con formato de carta. En Trinchera uno se entera de lo que piensan, sienten y dicen los aliados políticos de Alemán. El 18 de septiembre de 2002, apareció su primer número. Desde ese mismo día, Fidelina Suárez asumió las funciones de Editora General.

Entre las pocas periodistas destacada como directora de un medio de comunicación impreso figura María Elsa Suárez, quien ascendió al pináculo 24 de enero de 1995 tras la muerte de su padre, el periodista Emigdio Suárez Sovalbarro, fundador de Bolsa de Noticias en 1974. Ante la inminencia de su fallecimiento, Emigdio la nombró como subdirectora general, seis meses antes de su deceso. Sintió la necesidad de enseñarle todos lo pormenores del oficio. María Elsa recibió su bautismo en el Sistema Sandinista de Televisión. La primera fuente asignada fue el área económica, en una época en que las exportaciones figuraban como primer rubro de la economía nacional.

María Elsa sobrevivió a los cambios introducidos en Canal 6, después de la derrota electoral sandinista en febrero de 1990. Esta circunstancia le permitió asistir al nacimiento de una economía centralizada y a la entronización de una economía de mercado. Su condición de reportera económica la llevó a escribir acerca de la nacionalización de la banca, durante el gobierno sandinista y a su privatización, con la llegada de Violeta Chamorro a la presidencia. La experiencia acumulada fue decisiva para que su padre le confiara la dirección de Bolsa de Noticias. María Elsa también ocupa el cargo de directora informativa de los noticieros del Canal 23.

La periodista María Elena Palacios llegó  a La Prensa en el momento de su reapertura, en octubre de 1987, después de la larga censura impuesta por el sandinismo, al declararse partidaria de la provisión de fondos del Congreso de Estados Unidos, para pertrechar a la contrarrevolución. A los pocos meses le confiaron la edición de los textos económicos. Nueve años después, el 18 de enero de 1996, fue promocionada como Jefe de Redacción. Ese año tuvo que multiplicarse. Además de garantizar cierres, editaba las noticias económicas, departamentales, sucesos e internacionales. El periódico entraba a una nueva etapa. La censura quedaba atrás como un recuerdo persistente. Igual que lo ocurrido a Fidelina, fue separada del cargo en enero de 1999.      

El 3 de mayo de 1999, Xavier Reyes la reclutó con el mismo cargo en La Noticia. Con el cierre del periódico, en septiembre de 2003, fue llamada a ocupar la Jefatura de Redacción de Bolsa de Noticias. Dos meses antes de incorporarse a su nuevo destino, María Elena Palacios, fundó en Radio Magic la radio revista Que todos se enteren. En julio de 2003 trasladó su programa a Radio Éxitos de Julio César Armas, un hombre que se inició en la radio en los años cuarenta del siglo pasado. La revista se trasmite de lunes a viernes de doce a doce y treinta meridiano.

El periódico Barricada conducido por Carlos Fernando Chamorro, se convirtió en reducto de un conjunto de jóvenes que pronto descollarían en el ámbito informativo nicaragüense. Entre los fundadores de Barricada en septiembre de 1979, destaca Sofía Montenegro. En un tiempo en que para figurar como parte del staff de un medio de comunicación sandinista, sus miembros eran escrupulosamente pasados por la criba de la dirigencia roji-negra, Sofía no sólo formó parte del primer equipo del órgano oficial del partido sandinista, también le fue confiada la edición de la página internacional.

El internacionalismo proletario formaba parte del ideario político de los partidos de izquierda. La formación académica de Sofía se adecuaba a las circunstancias. Tenía una visión diáfana del tinglado político internacional. Alimentada por diversos canales con el mundo, asimiló el feminismo como postura política, convirtiéndose en una de sus primeras militantes en Nicaragua.

En un segundo momento le fue confiada la página de opinión. Barricada continuó la tradición del diarismo nicaragüense. De lunes a viernes Barricada fijaba la posición editorial del periódico, acerca de los temas más relevantes del país. Chamorro Barrios era el encargado de escribir los editoriales. Con el traslado de Carlos Fernando al Departamento de Agitación y Propaganda, (Dap), Sofía fue llamada a esa instancia como responsable de la Sección de Prensa Internacional. Luego regresó al periódico donde presentó el proyecto Gente, un suplemento inaugural. Sofía atrajo a dos jóvenes talentosos, Mildred Largaespada y Pablo Cerna, seducidos con su propuesta editorial. Como parte del equipo de planta se incorporó a Silvia Torres. El feminismo comenzaba a dar sus primeros pasos en el periódico sandinista.

Sofía escandalizaba a los puritanos, al abrir espacio a la sicóloga Auxiliadora Marenco, para que abordara temas considerados tabúes: la relación de parejas y los temas de sexualidad. Ana María Pizarro se sumaba al coro escribiendo sobre salud reproductiva y Ana Criquillón, ventilaba temas que alarmaban a los insulsos. Gente nació como una propuesta radical, propiciando el abordaje de temas proscritos hasta entonces en la agenda de los medios. La autonomía e independencia de las mujeres, no figuraban como elemento central del discurso de los revolucionarios locales. Orlando Núñez, devoto confeso de Wilhem Reich, sangraba los lomos de sus compañeros, acusándolos, igual que lo hizo su maestro alemán, de comportarse como revolucionarios en los centros de trabajo y como reaccionarios en sus hogares.

La más grande contribución de Sofía Montenegro, fue haber estimulado el interés sobre los derechos que asistían a las mujeres, en un momento en que el partido de vanguardia iba a la zaga. Antonio Gramsci, desde finales de los años treinta del siglo pasado, había sentenciado que mientras se continuara retrasando la plena igualdad entre hombres y mujeres, jamás iba a ocurrir la verdadera liberación del género humano.

Las posiciones de Sofía resultaban irritantes e incomprensibles, para quienes piensan hasta el día hoy, que los movimientos sociales tienen que supeditar e hipotecar sus reivindicaciones, ante los altares de un partido, que se arroga el derecho de saber en qué momento las mujeres deben izar o arriar sus banderas. Sofía pertenece al grupo de mujeres que han alcanzado por derecho propio, funciones directivas en el campo de la comunicación.

La mayor parte del ejercicio profesional de Gixa Torres se ha concentrado en la radio. Sus inicios como reportera los hizo en el noticiero El Planeta de Raúl Arana Selva. Al mes de haberse iniciado como periodista, Gixa quedó atrapada en el Palacio Nacional, el 22 de agosto de 1978. Se encontraba cubriendo la Cámara de Diputados cuando un comando sandinista interrumpió intempestivamente la sesión. El duro revés al somocismo, permitió la liberación de miembros y simpatizantes sandinistas recluidos en las cárceles, como parte de las demandas del comando revolucionario encabezado por Edén Pastora, Hugo Torres y Dora María Téllez. Durante seis años, Gixa se destacó como redactora del impreso Trabajadores editado por la Central Sandinista de Trabajadores (CST). En 1989 ingresó como reportera de La Voz de Nicaragua.

La derrota electoral sandinista encontró  a Gixa Torres dando cobertura a los acontecimientos políticos del país a través de la emisora del gobierno. Tuvo la dicha de formar parte del equipo fundador de Radio Ya, en abril de 1990. En la nueva emisora su primera tarea fue como editora del noticiero de las seis de la mañana. Al año siguiente Carlos Guadamuz le confió la dirección de prensa de la Ya. Tenía a su cargo el resumen noticioso de Contacto 620 y de la Revista Ya de Noche, cuyo primer conductor fue el desaparecido Luis Angel Berríos, quien fue sustituido por el poeta Tito Leiva. En diciembre de 1999, Gixa fue separada de su cargo, como resultado de la defenestración de Carlos Guadamuz por desavenencias políticas con el Comandante Daniel Ortega.

La separación de la emisora la condujo a ocuparse de las relaciones públicas del Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas María Elena Cuadra y del Movimiento Infantil Luis Alfonso Velásquez, (2002-enero de 2007) cuando le fue entregada la dirección informativa de Radio Nicaragua, la emisora que funciona bajo la dirección de la presidencia de la república. Durante la gestión de Enrique Bolaños, la radioemisora sufrió un desgaste de tal magnitud, que casi la hace desaparecer.

Uno de los desafíos de Torres es tratar de evitar que Radio Nicaragua muera de inanición. La ayuda recibida antes del gobierno sandinista, no es igual a la que recibe ahora. El interés de la familia gobernante, se concentra ahora en sus propios medios, especialmente en Radio Ya y Canal 4.  

Todavía no había concluido sus estudios de periodismo cuando Aura Lila Moreno fue integrada al Departamento de Agitación y Propaganda del Frente Sandinista en agosto de 1979. En ese organismo permanecería hasta marzo de 1985 en que pasó a formar parte del equipo de redactores de El Nuevo Diario. Como primeriza le encargaron la cobertura de los juzgados, Cruz Roja, educación y salud. Un año después era la encargada del área económica. La situación de guerra y bloqueo, la motivaron a crear El soldado de la producción, una columna que aparecía tres veces por semana en el primer cuerpo del periódico. En 1989 Aura Lila fue destinada a dar seguimiento a la campaña electoral. Le tocó cubrir el primer revés de Daniel Ortega.

Al año siguiente Aura Lila atendía tres fuentes sensibles: la presidencia de la república, la cancillería y el ejército, que comenzaba por un proceso de transformaciones, una vez acabada la guerra. Diez años después de haber llegado al periódico, el treinta de marzo de 1995 apareció dando vida como editora al suplemento Esta Semana, que aparecía todos los lunes. El tres de octubre del año siguiente fundó Martes dedicado a la cobertura de temas juveniles. Francisco Chamorro impulsaba la creación de los suplementos que Aura Lila se encargaba de otorgar vida. El diez de septiembre de 1999 El Nuevo Diario creó un nuevo suplemento: Salud y sexualidad, desde una perspectiva desafiante para una sociedad atrapada sin rubor en una doble moral. Los temas eróticos y sexuales, continuaban siendo tabúes entre algunas almas piadosas.

Aura Lila alternó la edición de los suplementos con las tareas de editora de las páginas internacionales, departamentales y pulso político, denominado posteriormente como Pulso Nacional. En 2001 apareció el suplemento controversial Mundo oculto. Jesús Amador nutría sus páginas. En el año 2005 Aura Lila dejó el periódico. Continúo como corresponsal de la Agencia Internacional de Noticias Reuter y en 2006 ingresó como redactora de Visión Sandinista la revista creada y dirigida por Mayra Reyes, en los años duros de la sequía publicitaria.

A finales de diciembre de 1981 Nicaragua vivió la tragedia de la Navidad Roja. Las fuerzas contrarrevolucionarias operaban en los márgenes fronterizos con Honduras. Los pueblos indígenas encabezados por los miskitos, confrontaban el proyecto impulsado por la revolución sandinista. En ese mismo momento Patricia Orozco fue asignada a aquella zona para cumplir funciones vinculadas con la propaganda política. Orozco trataba de convencer a las comunidades de Bonanza, Siuna y Rosita, a las pobladores de las riberas del Río Coco y del propio Bilwi, sobre las bondades del nuevo proyecto político. Vivió en esos lugares lo más crudo de la contienda militar. En 1984 fue a parar como responsable de la Sección de Medios del DAP.

Paralelo a sus funciones como encargada de atender prensa, radio y televisión, Orozco fue nombrada como Subdirectora de Radio Sandino. Desde este cargo atendía la sección de prensa de la radioemisora. Era la encargada de aterrizar las líneas políticas e ideológicas emanadas del FSLN. Durante 1987 y 1988 asumió como directora creativa del Sistema Nacional de Publicidad. Militante al servicio del partido, Orozco fue enviada después a la Dirección de Prensa de la Dirección de Relaciones Públicas del Ministerio del Interior. En 1989 era la encargada del Centro de Capacitación y Comunicación de la Asociación de Mujeres Luisa Amanda Espinoza. Patricia estuvo exactamente lo que dura un embarazo en el Instituto de Fomento Municipal (Inifom), con el agravante que soportó sus dolores desde que llegó a esa institución.

Durante los primeros años de los noventa, Orozco trabajó en la Fundación Xochiquetzal. En 1992 fundó  Perspectivas junto con Héctor Mairena en Radio Universidad. El programa se transmitía los días sábado en horario de ocho de la mañana. En noviembre de1994 a Orozco le confiaron la edición de Gente, en el diario Barricada. En 1996 Patricia apareció en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos Cenidh. Al año siguiente fundó Primera Línea con Maritza Cordero en Radio Sandino. Después de un breve paso por la Coordinadora de la Niñez (Codeni), fue a parar a Dos Generaciones como jefe de prensa. En 2000 apareció como codirectora y conductora del programa radial Onda Local, fundado por Carlos Fernando Chamorro. En 2006 Orozco se quedó sola en la dirección de Onda Local.

La periodista Alina Guerrero, tiene el honor de ser la primera mujer directora de una Escuela de Periodismo en Nicaragua. En 1982 Alina comenzó impartiendo clases de radio, siendo aún estudiante. Ese mismo año hizo una pasantía en Radio Sandino. En 1983 Alina fue nombrada como Directora de Radio Universidad, siendo la primera mujer en ocupar ese cargo. Al año siguiente viajó a Quito a realizar estudios de postgrado en programación y producción radiofónica. Con la finalidad de fortalecer su formación académica, Alina realizo estudios de metodología de la enseñanza del periodismo en el Instituto de Periodismo en Berlín, Alemania. En 1986 se estrenó como directora de la Escuela de Periodismo. Se mantuvo en el cargo hasta 1989.

En 1990 fundó su programa radial La media naranja en Radio Universidad. Un programa sabatino con un discurso de género, encaminado a ensanchas espacios para las mujeres.  Alina creó la versión televisiva de La media naranja en el Canal 4. Perseverante en su propósito, mantuvo en las pantallas el programa durante diez años. En 2006 fundó en Canal 4 Actualidad, donde amplió la agenda temática. El programa despareció en junio de 2008. Paralelo a este programa televisivo, abrió una nueva ventana para asomarse al mundo. En Canal 10 produce dos segmentos, Nuestra vida bajo su conducción y En positivo bajo la conducción de Cristal Sánchez. Dispuesta a renovar sus compromisos con su audiencia fundó Hablemos un rato en Canal 10 bajo la conducción de Julieta Arróliga y Ulises Huete.

La controversial Azucena Castillo es la segunda mujer en ocupar el cargo como directora de Radio Universidad. Desde esta radioemisora insurgió al mundo de la comunicación en 1989. Sin complejo alguno, tuvo bajo su conducción Clásicos, un programa con los músicos más célebres del mundo. En 1990 la Chena pasó a dirigir la sección Universidad al día. Con un perfil informativo que trascendía los muros universitarios, creó Al día todos los días un año después. Con esta determinación rompía el cascaron. No contenta fundó Panorama universitario y luego lanzó junto con Jorge Loáisiga y la mexicana Elsa Arreola, el programa Entre jóvenes. Año de profusión creativa buscó como conectarse con el gusto juvenil a través del programa Al ritmo de la adolescencia, que sólo estuvo en el aire cuatro meses.

En 1993 formó parte del equipo radial de La media naranja de Alina Guerrero. Ese mismo año se juntó  con Denis Schwartz para conducir Panorama económico, en horario de las ocho de la mañana bajo la dirección de Lester Mendieta y Mauricio Lacayo. Durante todo este tiempo, la Chena siguió dirigiendo Al día todos los días y Panorama Universitario. Ese mismo año acompañó a Alina Guerrero en la versión televisiva de La media naranja. En 1995 Evert Cárcamo la reclutó junto con su hermano Valentín, miembro del equipo de teatro Nistoyolero, como parte del programa televisivo La Cámara Matizona. La puesta en escena de Los Peladíez fue exitoso. La Cámara Matizona subió el rating de Canal 4.

Con el afán de disponer a la vez de dos o tres programas de radio, la Chena llegó a Radio Ya como reportera. Carlos Guadamuz le franqueó los micrófonos para que continuara con su programa universitario. Ante las posibilidades reales de reclamos la Chena introdujo una variación en su nombre, le puso Panorámica universitaria, que se transmitía los sábados por la mañana en Stereo Ya. El primero de junio de 1999 el director de La primerísima, William Grigsby le hizo una oferta que no podía rechazar. Le confío la conducción de Tardes de primera de lunes a viernes en horario de dos a cuatro de la tarde. Después del triunfo electoral de Daniel Ortega, en noviembre de 2007, pasó un año en la jefatura de relaciones públicas de Enacal.

Todavía no acababa de asentar sus pies en La primerísima, cuando el 14 de marzo de 2008 aceptó la candidatura del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), para la vice alcaldía de Managua. La decapitación del MRS por parte del Consejo Supremo Electoral, la devolvieron a su redil. La Chena regresó a fundar Ciudad despierta en Radio Universidad, a finales de julio y para el primero de octubre de 2008 amaneció ciñéndose la corona como directora de la radioemisora en la que se inició en los medios.

El primero de septiembre de 2008 Tirza Sáenz asumió la dirección de prensa de La Primerísima. William Grigsby le confió la conducción de un área sensible por la manera en que los medios informan y participan en una coyuntura crítica de la vida nacional. Los alineamientos políticos de los medios están a la orden del día. A Sáenz corresponde buscar un equilibrio pocas veces conseguido. Este es su mayor reto al frente de una emisora comprometida editorialmente con el partido en el poder. Antes de ocupar este cargo, Sáenz tuvo que recorrer un amplio camino. Su primera responsabilidad en un medio de comunicación fue precisamente en la radio. Xavier Reyes la reclutó como reportera de su programa 60 Minutos, en Radio El Pensamiento.

En 1994 Sáenz dirigió Espacio Libertad en Radio Universidad de siete a ocho de la mañana los días sábados. Un programa sobre mujeres y niñez desde la perspectiva de género. Al año siguiente asumió como jefe de prensa del noticiero Telenica 8 bajo la dirección de Mónica Seoane, reputada periodista peruana radica en Nicaragua. Después de una ligera estadía en Radio 800, Tirza pasó a laborar en Noticias y Comentarios en Radio 580, bajo la dirección de los veteranos William Ramírez y José Esteban Quezada, creadores del noticiero Sucesos en Radio Corporación en 1973. Los sábados dirigía su propio programa Hablando Claro. En 1998 Quezada la contrató como periodista de Sucesos en la audición del medio día.

Desde 2001 Sáenz forma parte del equipo de periodistas de Círculo de Espera, programa deportivo que se transmite de lunes a sábado a las seis de la tarde  a través de La primerísima y los domingos a las diez de la mañana. En este programa destacan Rigoberto Solís, René Pineda y Marlos Rosales. En el año 2007 condujo en la misma radioemisora Tus derechos. El nuevo desafío ofrece a Tirza la oportunidad de mostrar la levadura de la que está hecha. Desde la jefatura de prensa nutre Somos noticias y Al día sin Fronteras, con información de primera mano, en un momento en que los noticieros de radio parasitan de los periódicos.

La joven Marcela Rivera llegó a Radio Ya en 1995 a realizar sus prácticas profesionales. La jefe de prensa Gixa Torres le encomendó la redacción de noticias y brindar atención a los corresponsales departamentales. Parte de su labor se concentraba en alimentar la revista Ya de Noche bajo la conducción del poeta Tito Leiva. Al año siguiente fue a parar a Radio Mujer bajo la dirección de la periodista Ada Luz Monterrey. La joven Rivera dirigía el programa Súper Jóvenes, los días martes y jueves en horario de seis a siete de la noche. Ese mismo año fue contratada como reportera de Noticias 12 del Canal 12 de televisión. Trabajando para la emisión de las seis y nueve de la noche, a Rivera le fueron asignadas las fuentes claves del momento: la presidencia de la república, la cancillería y los ministerios de educación y salud.

En noviembre de 1999 fue contratada por William Ramírez para laborar en Radio 580. Con el propósito de aumentar su audiencia, Ramírez relanzó el Noticiero Extra el 1 de noviembre, fundado en Radio Mundial en 1966 por Rolando Avendaña Sandino y Manuel Espinoza Enríquez. Dos años después fue contratada a tiempo completo en la 580.

En 2002 Rivera redujo su presencia en la emisora concentrando su trabajo como editora de la audición matutina del noticiero Extra, para alternar como reportera en el noticiero televisivo Telediario bajo la dirección de Jorge Katín, en Canal 10. En enero de 2005 los directivos de Canal 10 lanzaron un nuevo noticiero Acción 10, bajo la dirección de Mauricio Madrigal, donde se quedó todavía durante un mes. Con esa entrega y pasión por la radio, a Rivera le fue confiada la jefatura de prensa de la 580. El director Amaru Ramírez, la creyó lo suficiente madura para confiarle uno de los cargos más sensibles de este medio de comunicación.  

III. Su redespliegue en los noventa

Los noventa del siglo pasado abrieron un nuevo paréntesis en materia de comunicación. El gobierno de Violeta Chamorro propició un clima de libertades. La Universidad Centroamericana, fundó la Facultad de Ciencias de la Comunicación en abril de 1991, convirtiéndose en el verdadero semillero de formación académica de la nueva camada de comunicadores. Una de las primeras medidas de la nueva facultad, fue desmontar el plan de estudio vigente. Nicaragua asomaba a otra realidad. Aunque plagada de contradicciones, la transición política abría una nueva oportunidad en el desempeño de los nuevos profesionales.

La polarización todavía se respiraba en las aulas universitarias. Los estudiantes de periodismo se dividían en sandinistas y antisandinistas. La creación de la Cátedra Abierta, un foro de discusión académica, aproximó a los alumnos de comunicación, a descubrir que el horizonte político no era blanco y negro, como lo definían los dirigentes locales.

En 1991 Karla Castillo comenzó  a trabajar en El Nuevo Diario, el periódico fundado por Xavier Chamorro Cardenal y Danilo Aguire Solís, en mayo de 1980, cuando La Prensa se partió en dos, como resultado de las contradicciones vividas al interior del periódico. Castillo pertenece a la generación que ingresó a la universidad en 1988, cuyos egresados se han distinguido por ocupar cargos directivos en los diferentes medios de comunicación. Tres años después fue nombrada editora de la página de Sucesos de El Nuevo Diario.

Aunque Castillo ha introducido cambios en la titulación y en la manera en que son redactados los artículos vinculados con la nota roja, su trabajo todavía está inconcluso. Tiene que desbrozar una página donde aparecen innecesariamente cadáveres de mujeres y hombres salpicados de sangre.

Nohelia González miembro de la misma promoción a la que pertenece Castillo, llegó a Barricada a realizar una pasantía en 1989 y se quedó durante dos años. En 1991 fue contratada como divulgadora del Ministerio de Salud, cargo en el que sostuvo hasta 1993, cuando la nueva Ministra Martha Palacios, prescindió de sus servicios. Durante 1994 trabajó como free lance de Univisión, la poderosa cadena hispana radicada en Estados Unidos. En  diciembre de ese mismo año arribó a La Prensa como reportera en el área económica.

En marzo de 1998, Nohelia  se fue a Chile a estudiar una maestría en Ciencias Políticas. Estando en Nicaragua en enero de 1999, fue ascendida a Jefe de Información, uno de los puestos claves del periódico. Durante esos meses ayudó a coordinar la agenda de los reporteros, y hacer equipo con Luis Sánchez Sancho en los cierres del periódico.

En abril de 1999 viajó de regreso a Chile a concluir sus estudios. Cuando volvió a La Prensa se encontró que había sido relevada del cargo. Su lugar lo había ocupado Fabián Medina, compañero de promoción de Castillo y González. En 2004 La Prensa amplió a cuatro el número de Jefes de Información y Nohelia volvió a ocupar su viejo cargo. Su promoción la condujo a coordinar las páginas nacionales, internacionales y de deportes. También le fue confiada la página web. Actualmente se encuentra enfrascada en el rediseño del sitio.

A González le correspondió editar la Página Universitaria, fundada conjuntamente por la Facultad de Ciencias de la Comunicación y Cristiana Chamorro, en mayo de 1991. Los estudiantes de periodismo contaban por primera vez con su propia página para realizar sus prácticas y ampliar su visión sobre el quehacer de una profesión cautiva de los avatares políticos nacionales. La Prensa cerró esta página en agosto de 2008.

IV. Alientan un nuevo espíritu

La joven Guadalupe Espinoza llegó a La prensa como reportera en 1994. El subdirector del periódico Pedro Joaquín Chamorro Barrios, la estimuló asignándole responsabilidades en los suplementos comerciales. La nueva generación aspiraba a  romper la camisa de fuerza que ató a las generaciones precedentes. Albergaban el propósito de cambiar las reglas del juego. Sin hipotecar sus preferencias políticas estaban deseosas por informar de los acontecimientos más importantes del país, abandonando los caminos trillados de la agitación y propaganda, que saturaba de punta a punta el ejercicio del periodismo en Nicaragua. Tenían una clara inclinación por ampliar la agenda temática, ser portadores de una nueva ascesis y de nuevos compromisos con la democratización de la sociedad nicaragüense.

La atracción que ejercían los temas suaves, formaban parte de los nuevos requerimientos planteados por el mercado. El modelo económico propiciado por el gobierno de Violeta Chamorro asentaba sus pies en la economía de mercado. La Prensa ampliaba su horizonte haciéndose cargo de las demandas de los anunciantes. Los mismos medios de comunicación pasaban por un proceso de transformaciones frenéticas. La revolución científico-técnica tenía en los medios, a su barco insignia. La segmentación del mercado se traducía para los medios en la segmentación de sus propuestas. Los suplementos venían a ser la respuesta adecuada. Internet presagiaba cambios de mayores alcances.

La periodista Josefa Gómez, compañera de promoción de Castillo, González y Medina, fue llamada a editar Siempre Joven. En el equipo inicial de este suplemento tuvieron participación Lilliam Alvarado y Auxiliadora Rosales, compañeras de promoción de todas las anteriores. Josefa también dirigió La Revista, la página de farándula, entretenimiento, proyección de artistas y actividades culturales del diario La Prensa. Auxiliadora Rosales se haría cargo después de esta misma página. Por su parte Lilliam Alvarado fue editora de Sucesos y Departamentales. En 1998 Guadalupe Espinoza formó parte del proyecto renovador del suplemento Siempre Joven. Ana Caproti fue nombrada editora y a Guadalupe le confiaron la coordinación de todo el equipo de Aquí entre nos, el nuevo suplemento juvenil, que pronto se convertiría en el más leído de Nicaragua.

El periodista Roberto Fonseca tenía bajo su responsabilidad los suplementos editados por La Prensa. El equipo encargado de escribir los materiales de Aquí entre nos, era supervisado por Fonseca, quien además se encargaba de su edición y titulación. La llegada de Fabián Medina como responsable de los suplementos, produjo cambios. La característica más notable de Aquí entre nos, fue la manera en que asumió su trabajo el conjunto de jóvenes encargados de su redacción. Tatiana Rothschuh Andino, Luis Enrique Duarte y Marta Leonor González, se distinguieron por alternar las funciones de redacción, titulación y edición de los artículos que escribían para el suplemento. Medina orientó que cada quien debía editar sus productos, alentando de esta manera el desarrollo de sus pupilos. Rothschuh Andino también fue editora de departamentales.

Un año antes de marcharse de La Prensa a Guadalupe Espinoza la transfirieron a la edición de la Revista. Fue el mismo año en que María Haydee Martínez fue llamada a trabajar en el periódico y posteriormente llegó a ocupar simultáneamente los dos cargos por los que pasó Guadalupe Espinoza. En 2007 le asignaron la Revista y el suplemento Aquí entre nos. Guadalupe se marchó en 2005 completando un ciclo vital en su carrera profesional.

En 1998 el huracán Mitch desató  las energías de Gretchen Robleto. Viviendo en Estelí, atendió  al llamado de ayuda que se hacía de víveres y frazadas para compensar las desgracias de las personas albergadas en los refugios improvisados. Robleto Lupiac tomó una cámara y ejerció por un breve tiempo las funciones de reportera primeriza. Fagocitada por el virus del periodismo comenzó su tarea como corresponsal de La Prensa en Somoto, su ciudad natal.

No había transcurrido ni siquiera un año, cuando ofreció sus servicios a la redacción del periódico. Luis Sánchez Sancho le dijo que se viniera. En 1999 ya caminaba por los pasillos del diario, con aires de señora. Su talento, disciplina y buen juicio fueron los atributos que Roberto Fonseca tuvo en cuenta para ofrecerle la creación de un nuevo suplemento para mujeres. Sin pensarlo dos veces Robleto organizó los focus gruop hasta que lograron dar el punto al nuevo producto que querían presentar a las lectoras.

La Prensa seguía diversificando sus propuestas y abarcando nuevos segmentos de lectores. En agosto de 2001 debutó en sociedad Nosotras, un nombre o un llamado al círculo de lectores que demandaba atención y reclamaba su propio medio de comunicación.

Con la criatura en sus manos, Robleto fue acicalando su rostro y moldeando su figura. La titulación en letras finas y esbeltas le pareció la más adecuada. Los colores pasteles pintaron su cara. Abrió espacio a los temas de nutrición, ginecología y decoración. Aparecieron las columnistas invitadas. No contenta, salió a las escuelas de moda en busca de trajes y modelos nicaragüenses.

Robleto intentaba romper la tradición de ilustrar los suplementos con mujeres preciosas, salidas de las páginas de las revistas internacionales. Convirtió a Nosotras en una auténtica pasarela. En sus páginas comenzaron a desfilar Silma Lila Ramírez, Tatiana Brown, Xiomara Blandino, Sharon Amador y Cristiana Frixione, para nombrar a las más apetecidas. Nosotras se encargó de irradiar su belleza, proyectar su figura y fijar sus nombres en los corazones desbocados de los nicaragüenses. El mito de que Nosotras era sólo para lectoras, quedó roto. Los hombres fisgoneaban sus páginas para mejorar sus gustos y apreciar de cuerpo entero la belleza de sus modelos.

Después de ocho años en La Prensa, la joven norteña salió en busca de nuevos retos. En julio de 2008 se fue directo a enfrentar los desafíos que implican los reclamos que hacen los deudores al Banco de Exportación, demandando un nuevo trato. Su vacío fue ocupado por María Haydee Martínez, quien ya había recorrido un enorme trecho, como editora de Aquí entre nos y la Revista.

En la misma acera de la Carretera Norte donde tiene instalado su laboratorio el diario La Prensa, se yerguen los cuarteles generales de El Nuevo Diario. Tania Trejos, que apostó por El Nuevo Diario en 2004, es la encargada de atraer el gusto de lectoras y lectores para que fijen su mirada, en los suplementos bajo su responsabilidad.

María Teresa Pérez con Misterios y Enigmas, trata de reconvertir el suplemento Mundo Oculto, en una propuesta distinta. Todavía busca como vestirlo con un nuevo contenido que rompa con el esoterismo que cargaba Mundo Oculto. Los contenidos de Salud y Sexualidad ofrecen un amplio espectro de lectura, ayuda a levantar el velo de hipocresía de una sociedad que no se cansa de hablar sobre estos temas en voz baja, pero que todavía no se atreve a ventilarlos en público.

La contribución de Salud y Sexualidad al conocimiento de temas urgidos por la juventud nicaragüense, lo colocan en el borde delantero. Los aportes de este suplemento lo hicieron merecedora Pérez del Premio Centroamericano Periodismo y Salud de la Mujer, el 12 de marzo de 2009 con su trabajo Climaterio y menopausia. Edith Pineda edita Ellas, una lectura alternativa, orientada a vencer las represiones y a presentar a jóvenes empresarias, solteras o casadas, con un currículo prodigioso, que envidian algunos hombres.

La vida profesional de Doren Roa oscila entre la Radio Universidad y El Nuevo Diario. Conectada con los gustos juveniles, Doren es la editora de Buena Onda, un suplemento dirigido a un segmento que busca en sus páginas, no sólo sus apariciones nocturnas en el bacan de las discos, sino también las últimas novedades de la farándula internacional. El cuarteto lo completa Sayali Baca, una joven que alterna su escritura en las páginas de Variedades y los demás suplementos de El Nuevo Diario. Tania Trejos ha sabido conducir a su equipo con mano firme, tratando de sortear los escollos y arrecifes, que implica no contar con mayores recursos económicos y humanos.

En 1999 Noelia Sánchez fue nombrada corresponsal de La Prensa en Rivas. Su consistencia y perseverancia fueron la causa para ser invitada a formar parte del equipo central de redacción. En diciembre de 2007 fue nombrada editora de Nicas en el Exterior, una página que sale todos los martes con diversas informaciones provenientes de Estados Unidos y Costa Rica, los dos lugares con la más alta concentración de nicaragüenses. En su labor es acompañada por Auxiliadora Rosales.

La Prensa cuenta con experiencia en este tipo de publicaciones. Durante los noventa editaba una versión sólo para sus lectores en Costa Rica y Miami. La incidencia significativa que han tenido las remesas enviadas por los nicaragüenses en el sostenimiento de la economía nacional, amerita ser compensada. En febrero de 2008 Sánchez sirvió de apoyo para la edición de las páginas departamentales y de sucesos. En julio de este mismo año fue nombrada como editora de ambas páginas.   

En enero de 1990 Manuel Arana Valle entregó  a su hija Alma Rosa, las riendas de la Mundial. Su tarea desde entonces ha sido titánica. La Mundial ya vivió su mejor momento, pero Alma Rosa confía en salir a flote. El tiempo marcha en su contra. Las emisoras en amplitud modulada han dejado de ser las más escuchadas. Durante estos años ha acontecido un fenómeno similar al que vivió su padre, al fundar la Mundial el 1 de marzo de 1948. Manuel Arana Valle se percató que los días de La Voz de la América Central estaban contados. La onda corta comenzaba a ser desplazada por la amplitud modulada. ¿La terquedad de Alma Rosa le impedirá ver que si no realiza un cambio de frecuencia, en vez de resucitar a la Mundial, precipitará su muerte?  

V. El rápido ascenso en la TV

El primero de septiembre de 1991 apareció  en las pantallas de Canal 2, la primera edición de TV Cosep, bajo la dirección de Rose Mary Thornton. La salida del noticiero de la empresa privada implicó dos rupturas. Por primera vez una mujer asumía la dirección de un noticiero televisivo en Nicaragua. Desde su fundación en 1956 nunca una mujer había tenido la oportunidad de elaborar, editar y presentar un noticiero televisivo bajo su liderazgo. La morosidad con que las mujeres han venido asumiendo papeles dirigenciales en los medios de comunicación, se debe más a una decisión de los dueños de medios, que por falta de capacidad de las féminas. TV Cosep también rompió con el oficialismo que campeó en la televisión desde 1979, en que los sandinistas tomaron el poder. La llegada a la presidencia de Violeta Chamorro, fue una reedición de lo mismo. Ambos canales quedaron bajo la tuición del poder ejecutivo.

La duración de TV Cosep era breve. Se transmitía de siete a siete y quince de la noche. El interés por verlo radicaba en su novedad, era una propuesta distinta. Los nicaragüenses jamás han podido acostumbrarse a los noticieros oficiales. En América Latina, como en el resto del mundo, todo lo que huele a oficialismo en los medios de comunicación, genera suspicacias. Las audiencias captan rápidamente que lo transmitido a través de estos medios, no es más que una versión edulcorada de la realidad.

A los detentadores de los poderes públicos sólo les interesa brindar su propia versión de los hechos. Toda crítica es rechazada. Sólo existe una verdad: la suya. Siempre ponen en tela de juicio las noticias provenientes de otros medios. En el retrato merecido que hace Gabriel García Márquez de Fidel Castro, al referirse a la prensa cubana, establece que esta “ha sido hecha más para ocultar que para decir”. La lisonja y el elogio constituyen las premisas del discurso oficial.

TV Cosep pese a representar al sector privado era visto todas las noches. Durante dos años estuvo en pantalla. Sólo terminó cuando Octavio Sacasa se dio cuenta que había llegado la hora de crear su propio noticiero. María Lily Delgado, Lesbia Aguilera y Orlando Flores, conformaban el equipo creado por Thornton. El país todavía vivía los dolores de la transición, los forcejeos políticos continuaban. El 17 de agosto de 1993 el Comando 380 jefeado por José Ángel Talavera, El Chacal, secuestró a los diputados Carlos Gallo, Doris Tijerino y Miriam Arguello, que habían llegado a Quilalí a enterarse de su situación.

El contra golpe sandinista se produjo dos días después. Un comando encabezado por Donald Mendoza, Cara de piña, se tomó la sede de la Unión Nacional Opositora, (Uno), reteniendo como rehenes a Alfredo César, Luis Sánchez Sancho, Humberto Castilla.

Los medios transmitieron durante cinco días consecutivos las acciones militares. TV Cosep no fue la excepción, Rose Mary cubrió ambos acontecimientos. Dos años antes, el 23 de noviembre de 1992, el dirigente de la empresa privada, Arges Sequeira Mangas, había sido asesinado en El Sauce. El país fue estremecido con su muerte. Rose Mary Thornton cubrió el hecho y se llenó de espanto. El 21 de julio de 1993  Pedrito el Hondureño se tomó Estelí. Los choques armados dentro de la ciudad, entre los miembros del ejército y la policía, contra los recompas, puso de nuevo la mirada del mundo sobre Nicaragua.

El encabalgamiento de los acontecimientos, dos por año, demostraban que las heridas lejos de restañarse, estaban abiertas. La televisión se encargaba de mostrar, como en un juego de béisbol, las incidencias de una serie de sucesos sangrientos, que parecían no tener fin.

En 1995 Octavio Sacasa encargó  a Thornton dirigir el primer noticiero de Canal 2, en esta nueva etapa. TV Noticias comenzó sus transmisiones a las siete de la noche. En tiempo record TV Noticias se situó en primer lugar. Sus competidores, Extra Visión y El Noticiero Nacional fueron relegados, ante la nueva propuesta informativa. Rose Mary quedó sorprendida por la seguridad con que Adriana Sivori cubría las noticias y se encargó de integrarla a su equipo.

En 1997 Thornton abandonó Canal 2. Eduardo Enríquez pasó a dirigir TV Noticias. El noticiero pasó a transmitirse en vivo. Eduardo confío a María Lily Delgado la producción y presentación de su edición estelar de las seis y treinta de la tarde. Enríquez venía de dirigir el periódico La Tribuna de Haroldo Montealegre.

En el equipo periodístico de TV Noticias destacaba un grupo de mujeres, con credenciales propias. Irene Mercado se encargaba de los deportes. Svetlana Contreras de los eventos sociales (agua, energía, educación), Digna Bendaña del área económica, Adriana Sivori era una especie de utility. Lesbia Aguilera continúo como encargada de armar la agenda y de garantizar la logística. Una de las peculiaridades de María Lily Delgado, durante los tres años que presentó la edición estelar de TV Noticias, fue la de escribir los guiones, revisar el material y decidir que iba en la pantalla. Una decisión que curtió su temple y preparó su ánimo para asumir la dirección del noticiero de Canal 2 en 2001.

A su regreso a Nicaragua de Canadá, en el año 2000, brindó cobertura a las elecciones en que resultó  ganador de la alcaldía de Managua, Herty Lewites. Uno de las grandes lecciones aprendidas en ese momento fue que si no seguía día a día el curso de los acontecimientos políticos en Nicaragua, resultaba difícil hacer una lectura correcta de los hechos.

Al año siguiente, como Jefe de Prensa de Canal 2, María Lily encabezó las 48 horas de transmisión que hizo esa televisora de las elecciones nacionales. Enrique Bolaños se alzaría con la victoria. Era el tercer revés consecutivo de Daniel Ortega. Se aprestaba a dejar el canal, cuando le dijeron que tenía una llamada. Al ponerse al teléfono la persona se identificó como Jorge Ramos. Creía que era una tomadura de pelo. En verdad era el periodista estrella de Univisión. Me quedé con tu transmisión, fue una excelente cobertura, le dijo Ramos. Estas fueron las credenciales que portó cinco años después, para identificarse ante el periodista mexicano y pedirle que la llevara a la entrevista que tenía pactada con el candidato del FSLN Daniel Ortega. Dos años antes había dejado la dirección de noticias de Canal 2.

Tres elecciones marcan el destino profesional de María Lily Delgado. La elección de Lewites fue la antesala para su ingreso como directora de noticias de Canal 2. La elección de Bolaños la vinculó con Jorge Ramos y la elección de Ortega a la presidencia en 2006, sirvieron como telón de fondo para su contratación como corresponsal de Univisión en Nicaragua, en diciembre de 2006. María Lily se fue del Canal 2 dejando los noticieros en primer lugar, excepto la edición de medio día a cargo de Alberto Mora. El 2 abría sus pantallas a la nota roja. María Lily se opuso con un argumento con el que comulga todavía: No sé hacer notas rojas. Los noticieros de calidad son perdurables. La nota roja va a pasar me dijo.

En 1997 Erika Ramírez aterrizó  en Canal 12 como jefe de noticias. Los directivos de este canal decidieron abrir sus propios programas noticiosos. Erika forma parte de la misma promoción que Castillo, González, Gómez, Alvarado, que muy pronto alcanzaron cargos de dirección en los medios. La experiencia acumulada por Erika como parte del equipo de Extra Visión del experimentado Manuel Espinoza Enríquez, facilitó el cumplimiento de las responsabilidades confiada por Mariano y Fernanda Valle. Uno de los rasgos de Noticias 12 ha sido la firme creencia en la solidez profesional de las mujeres. En la columna vertebral del noticiero destacan los nombres de Fátima Mayorga, Aura Torres, Sandra Estrada, Claudia Rivas, Marcela Rivera, María José Uriarte y Samanta Lugo.

El crecimiento especial que tuvo Erika en la cobertura de las noticias económicas en Extra Visión, sumado a sus deseos de brillar junto al resto de sus compañeros, le permitió avanzar en la dirección deseada: distinguirse como directora de noticias. El papel relevante desempeñado en Noticias 12 sirvió de pivote para catapultarse como jefe de relaciones públicas de Unión FENOSA, tocándole vivir los momentos más álgidos de una institución sometida al cuestionamiento permanente de la ciudadanía. La marcha de Erika convenció a Nanda Valle de hacerse cargo del área de prensa. La contratación de Félix Cisneros permitió afianzar el área informativa, no obstante Valle continúa como timonel con todo lo relacionado con el aspecto noticioso dentro de Canal 12.    

El ascenso de Arnoldo Alemán al poder, abrió las puertas de la Secretaría de Información y Prensa a Carlos Briceño. El virtual alineamiento de Canal 8 a favor de Alemán se tradujo en el otorgamiento del cargo. Para llenar el vacío en Tele Nica, llamó a Tifani Roberts en enero de 1997. En ese momento únicamente existía el Noticiero Independiente. A Roberts le corresponde el grandísimo mérito de haber fundado el Noticiero 24 horas. Con un resumen inicial de media hora, su contenido era cambiado a lo largo del día. El resumen era grabado por la propia Roberts, imprimiendo un ritmo rápido a la lectura para romper la monotonía. Al nuevo noticiero integraron dos nuevos segmentos, uno de economía y otro de noticias internacionales. Su edición era retransmitida a las diez de la noche. El noticiero contaba con un equipo pequeño: José Abraham Sánchez, Marta Danelia Corea y Tamara Montes. Después fue integrada Valeria Imhof.

Con un acento especial en las noticias de carácter económico y político, brindó especial cobertura a las huelgas y marchas estudiantiles universitarias en defensa del 6% establecido en la Constitución Política, siempre al acecho de ser disminuido. Valeria Imhof sufrió los rigores de las protestas. La independencia con que Roberts dirigía los espacios noticiosos fue absoluta. Briceño jamás terció a favor del gobierno pese a tener bajo su dirección el área informativa del ejecutivo. Más bien los asedios que vivió provinieron del sector empresarial. El olvido de cobertura a un acto del Banco Mercantil propiedad de Haroldo Montealegre, implicó la cancelación de sus anuncios. Una prueba más de las condicionalidades impuestas por los empresarios a los medios. La entrega de pautas publicitarias está supeditada. Nada entregan gratis.   

La periodista peruana Mónica Seoane llegó a Centro América cuando las turbulencias políticas y militares estremecían el istmo. Enviada por Univisión en 1987 como corresponsal a El Salvador, vivió los desenlaces de la contienda que se libraba en la región centroamericana. La invasión de las tropas militares norteamericanas en Panamá en diciembre de 1989 la llevaron a cubrir el trágico episodio.

El General Manuel Antonio Noriega, un antiguo servidor de la Central de Inteligencia de Estados Unidos fue depuesto sin contemplaciones por Bush padre. Seoane fue testigo del inicio de la nueva política intervencionista norteamericana. La hiperpotencia al sentirse liberada de contrapesos en el escenario internacional, invadió Panamá, impuso la censura de prensa ensayada en Grenada seis años antes y sacó en sus aviones de combate a Noriega, para ser juzgado en los Estados Unidos. Con este hecho sentaban un precedente negativo y asestaban y golpe irreparable al derecho internacional. La política de las cañoneras y de los desembarcos militares eran reeditadas.

La periodista de Univisión llegaba a Nicaragua según lo demandaran las circunstancias. En los meses previos a las elecciones de febrero de 1990, Mónica Seoane se trasladó a Nicaragua para seguir de cerca el desarrollo electoral. En Panamá Seoane fue testigo privilegiada al brindar cobertura a la derrota electoral sandinista. Un año después se trasladó a vivir en Nicaragua formando parte del equipo del programa Portada, cuya característica fundamental era el reportaje largo. El trabajo que realizó junto con su equipo, acerca de la biografía de la guatemalteca Rigoberta Menchú resultó ganador de un Emmy.

En 1998 a solicitud de Carlos Briceño asumió la dirección de prensa de Canal 8. Briceño buscaba cambiar la imagen de su noticiero y sabía que Seoane era la persona indicada para conseguir este objetivo. La periodista peruana tuvo que multiplicarse para cumplir su tarea. A Mónica le correspondía dirigir, corregir, asignar tareas y apoyar en el trabajo logístico. Las dificultades técnicas y económicas fueron su peor enemigo. Durante un año se mantuvo en el cargo, constatando que el personal bajo su dirección era bueno, pero muy inexperto en el conocimiento del lenguaje televisivo. 

Claudia Sarria es otra de las pocas mujeres que se cuentan con los dedos de las manos, ocupando cargos directivos en la televisión nicaragüense. Inició su periplo en el Sistema Sandinista de Televisión el mismo año del triunfo revolucionario. La designación de la Costa Caribe como su fuente de cobertura, le permitió especializarse en una región tradicionalmente postergada en la agenda de los medios de comunicación nacionales. Sarria pasó a ser Jefe de Información. Su trabajo se concentró en dar seguimiento y apoyo al trabajo desplegado por los periodistas del SSTV. Durante ese tiempo también participó en Vistazo Semanal, conducido por Angela Saballos. A Sarria le correspondía preparar el resumen de las noticias internacionales, que se pasaban todos los domingos en Vistazo Semanal, el programa estelar transmitido a las ocho de la noche.

Con el cambio de gobierno en los noventa Sarria fue asignada a las noticias internacionales. Su permanencia en Canal 6 duró hasta que Arnoldo Alemán cerró la estación. Después de acumular mayor experiencia en la consultoría de Sergio de Castro, pasó a ser la relacionista pública de la Cámara Americana de Comercio (Amcham). En 1999 fue contratada por Canal 2, volviendo a ocupar el cargo de Jefe de Información. A la vez que apoyaba a María Lily Delgado, Sarria se encargaba de la producción y presentación de la edición de las diez de la noche de TV Noticias.

En 2007 fue contratada por Iván García como Jefe de Prensa de 11 Noticias. Con este nombramiento Sarria cierra con éxito el ciclo abierto en 1979 en el Sistema Sandinista de Televisión.

El ingreso de Johsy Castillo al Noticiero Sandinista en 1987 un año después de estar participando en la producción de programas juveniles, una vez que se percató que lo que más le atraía era el mundo periodístico. Antes de marcharse del SSTV tras la derrota electoral sandinista, se ocupó de la cobertura electoral tratando de atraer el voto juvenil a favor de FSLN. Manuel Espinoza Enríquez la llevó a Extra Visión, donde multiplicó sus afanes: reporteaba, presentaba el noticiero, asignaba tareas a sus demás compañeros desde su cargo de Jefe de Información y atendía a los jóvenes llegados de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, seleccionados para realizar sus prácticas profesionales. En 1997 Johsy ingresó a Canal 8 como presentadora de noticias en su horario estelar de las seis de la tarde. Tifani Roberts la llamó para que hiciera dupla con Cid Largaespada.

Ese mismo año, Castillo condujo y produjo un programa de entrevistas al medio día. Al despuntar el nuevo siglo, fundó su propio programa de proyección turística, Explorando, en el Canal 23, donde produjo y dirigió más de sesenta programas. Su deseo de proyectar integralmente al país, la condujo a recorrerlo de un extremo a otro, incluyendo la Costa Caribe. En ese momento su programa era la única propuesta de carácter turístico que se pasaba en las pantallas.

Después de haberse iniciado como reportera en El Nuevo Diario, Maricela Caldera fue llamada por Carlos Briceño en octubre de 2007, para reforzar el equipo de prensa de Canal 8. Con celeridad Caldera pasó de reportera de El Noticiero Independiente, a ser su presentadora, alternando con Juan Cortés. A los pocos días reporteaba para el noticiero 24 Horas, convirtiéndose en una de sus presentadores. En abril de 2008 Caldera fue nombrada como conductora de La Revista. En julio fue promocionada al cargo de responsable de las tres ediciones de El Noticiero Independiente. 

VI. Los suplementos literarios

La poeta Rosario Murillo tiene el mérito de haber sido la primera mujer encargada de coordinar y dirigir un suplemento cultural, en un medio de comunicación nacional. En 1980 Murillo fundó Ventana, el suplemento que circulaba todos los sábados junto con el diario Barricada. En la primera etapa el Consejo Editorial de Ventana estaba integrado por Rosario Murillo, Gioconda Belli, Francisco de Asís Fernández y Guillermo Rothschuh Villanueva. Como delegados de los ministerios de educación y cultura participaban Guillermo Rothschuh Tablada y Lisandro Chávez Alfaro.

Ventana se propuso desde un inicio a incorporar en sus páginas, todos los aspectos vinculados con la cultura. Fue el primer suplemento cultural en el sentido pleno de la palabra. Para dar continuidad al proyecto, en un segundo momento la poeta Murillo se quedó dirigiendo sola Ventana. Para cumplir su tarea contrató a los poetas Erick Aguirre, Félix Navarrete, Emilio Zambrana y Roberto Estrada. Ventana desapareció con la derrota electoral del Comandante Ortega en febrero de 1990, no así el diario Barricada que cerró en 1996, asfixiado por la falta de publicidad.

La periodista Marta Leonor González llegó a La Prensa en diciembre de 1998. Una de las tareas que cumplía con fruición eran las reseñas encargadas por el poeta Pablo Antonio Cuadra. En su condición de poeta y escritora, González tenía una especial predilección por las entrevistas de escritores y artistas plásticos. El trabajo de Marta Leonor en el periódico era mucho más amplio. Tenía que redactar notas de prensa y artículos para otras secciones y suplementos. La renuncia del poeta Cuadra a la dirección de La Prensa, la colocaron frente al reto de asumir la edición de La Prensa Literaria, el suplemento de más larga data en la historia de Nicaragua y cuya fundación se debe al poeta Pablo Antonio Cuadra en 1954.

En 1999, antes de atravesar el siglo, Marta Leonor tomaba la estafeta del poeta Cuadra. Una de sus primeras acciones fue ampliar la agenda del suplemento. Se lanzó a la búsqueda del equilibrio entre la nueva y viejas generaciones de escritores. Todas las manifestaciones artísticas y literarias encontraron acogida en La Prensa Literaria. González ha propiciado el diálogo intergeneracional. El lema bajo el cual Pablo Antonio Cuadra creó a su suplemento todavía persiste como divisa. La Prensa Literaria pretende ser una universidad de bolsillo. 

VII. Su posicionamiento en los medios

La explosión femenina en los medios continuará por largo rato. La proporción de mujeres que ingresa a realizar estudios de periodismo o comunicación en las distintas universidades del país, es superior al de los hombres. Su presencia masiva en la televisión se explica por las preferencias que tienen por los estudios vinculados con las cámaras y las pantallas. Un síndrome que no se circunscribe a Nicaragua, un fenómeno similar acontece en el ámbito latinoamericano. La hegemonía audiovisual orienta sus pasos en esta dirección. Cada día son menos las personas que prefieren prensa escrita y menos aún las que deseen estudiar radio. En los noventa comenzó a incrementarse la matrícula femenina. En poco tiempo la nueva generación pasó a disputar cargos en los medios.

El crecimiento desorbitado de las radioemisoras a lo largo y ancho de Nicaragua, no ha demandado mayores recursos humanos. La frecuencia modulada no absorbe a profesionales graduados en las universidades. Con una programación asentada en la música, los profesionales de la comunicación están convencidos que no tienen espacio en este medio. La mayor demanda proviene de las empresas y de las instituciones estatales. El periodismo empresarial o corporativo está de moda. La apertura de sucursales de firmas regionales, la multiplicación de los negocios, los ministerios de Estado, los entes descentralizados, la industria y la banca, andan a la caza de especialistas en comunicación corporativa o en relaciones públicas. La paga que ofrecen es tentadora. Muchos periodistas han desertado de los medios para irse a laborar en estos nichos.

Los periódicos continúan siendo los medios de mayor incidencia en la agenda pública. Su ascendiente no se limita a los líderes de opinión. Todavía marcan el rumbo de los noticieros radiales y televisivos. En la mayoría de las radioemisoras los programas noticiosos se limitan a leer los periódicos y a bajar notas curiosas de internet. Los programas de opinión en la televisión son severamente enjuiciados por las audiencias. El Canal 10 después de cancelar a Jaime Arellano como conductor de El 10 en La Nación, redefinió su política informativa. No quiere indisponerse con el gobierno. Arellano corrió la misma suerte en Canal 2, que hasta ahora no sabe con qué programa reemplazar el cierre de El 2 en La Nación. El periodista Erving Vega trata de asentarse, ofreciendo una manera diferente de conducción en Estudio 24 Horas. Buenos Días Nicaragua, en Canal 12 conducido por Stalin Vladimir, ha mejorado. La Revista de Alberto Mora se ha convertido en un espacio cautivo. En su programa únicamente aparecen personas afectas al gobierno.

El confrontamiento de los medios por parte del presidente Ortega continúa. Las elecciones municipales polarizaron aún más a la sociedad nicaragüense. El periodismo light ha resultado un sucedáneo, muchas veces evita que las mujeres sean arrastradas a las contiendas libradas entre los diferentes actores políticos. Aunque Jennifer Ortiz de Canal 8, Claudia Rivas de Canal 10, Sheyla Cano de Canal 2, Maritza Tellería de Radio Informaciones, Marcela Rivera de la 580, Natalia Sandoval del noticiero Sin Fronteras, se distinguen por la calidad de su trabajo, cubren la Asamblea Nacional, en un área política sensible.

En los periódicos sobresalen como redactoras de El Nuevo Diario Matilde Córdoba, Leila García y Leonor Álvarez, hacen equipo con Ary Neil Pantoja, Ramón Potosme y Melvin Martínez, bajo la coordinación de Juan Ramón Huerta. En La Prensa María José Uriarte, Gisella Canales y Arlen Cerda, forman parte de la columna vertebral de las páginas políticas, junto con Lucydalia Baca y Ludwing Loáisiga, conducidos por Douglas Carcache.   

Al adentrarnos al segundo decenio del siglo veintiuno, ¿veremos cambios en la correlación de fuerzas al interior de los medios? ¿Incrementará el número de mujeres en cargos de dirección? Cuentan con la suficiente capacidad para ejercer estas funciones. Su ingreso definitivo a los puestos de dirección, ocurrirá en la medida en que sus propuestas de género y sus aportes al desarrollo del país, convenzan a los incrédulos de siempre, que lejos de constituir una rémora, las mujeres propician cambios y transformaciones que favorecen al conjunto de la sociedad nicaragüense. ¡La hora de las mujeres ha llegado! De su voluntad, capacidad de lucha y cuestionamiento a fondo del modelo impuesto hasta ahora, depende su ascenso irreversible a los cargos de dirección en los diferentes medios.


* Guillermo Rothschuh es exdecano de la Facultad de Comunicación de la UCA, director del Observatorio de Medios del Centro de Investigación de la Comunicación (Cinco) y colaborador de SdP.


Suscríbete a Saladeprensa.org
Correo-e:
Consulta el grupo de SdP en Google

Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2009


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.