Sala de Prensa

123
Enero 2010
Año XI, Vol. 5

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S Twitéalo
   
   


Perú
Políticas de comunicación en la primera década del siglo XXI

Max Tello *

Escribir este artículo despertó reflexiones de larga data. En los 80 escribía y presentaba en mis clases las innumerables posibilidades que las nuevas tecnologías iban a significar para la expresión y comunicación de los ciudadanos. Ese futuro ya fue y ahora es momento de aprovecharlo. Sin embargo, 80 y 90 fueron décadas terribles en la historia del Perú.

En el siglo XXI el Perú se levantó convalesciente de tres serias dolencias: la crísis política que llevó a niveles de violencia política rayando con la guerra civil, la crísis económica, y la falta de gobernabilidad y corrupción producto de una camarilla enquistada en el poder político. Mirar hacia atrás de una a dos décadas y encontrar todo esto puede sonar sorprendente para una persona que llega hoy a Lima y ve una sociedad en rápido desarrollo, pujante y optimista, entregada a la comunicación global y decidida a mirar al futuro. Sin embargo, cabe advertir que muchas de las causas de estas crísis aún persisten en las profundidades geográficas y políticas del país, lo cual no deja de afectar las relaciones políticas entre poder, comunicación y ciudadanía.

Rafael Roncagliolo (1995) dice que los esfuerzos por establecer políticas democráticas de comunicación, iniciados en los 70 en América Latina, han sido abandonados por los Estados. Esta derrota, exacerbada por el liberalismo, se inscribe en una transformación cultural que ha afectado radicalmente la vida política. En realidad es como si un país abandonase la idea de tener políticas educativas, culturales o de género. Imagínense una educación o una cultura librada a las fuerzas del mercado o relaciones de género libradas a la opinion pública, sus bondades y sus prejuicios.

Las políticas de comunicación no son sólo las leyes y normas que en un país regulan los procesos de comunicación, sino los principios que marcan la relación entre Estado, medios de comunicación y ciudadanos. Estos principios, justos o no, pueden conducir estas relaciones hacia una gama de opciones que va desde facilitar la expresión e información de los ciudadanos hasta desinformarles y tratar de manipular la expresión de los medios de comunicación.

Primero fue la apertura del mercado telefónico

Los primeros pasos de ajustar las políticas de comunicación a un esquema neoliberal se dieron en los 90 en el contexto de la privatización de la telefonía.

Al inicio de los 90 el Estado peruano asigno los servicios públicos de telecomunicaciones al sector privado, reservándose para si el rol de regulador del mercado y supervisor del cumplimiento de deberes por las empresas operadoras. La ley No 26285 del 12 de enero de 1994 establecía la progresiva desaparición de los servicios de telecomunicación pública de telefonía fija nacional e internacional, estableciendo un período de competencia limitada.

Asi, el 16 de mayo de 1994 el Estado peruano por una parte, y la Compania Peruana de Teléfonos y la empresa Nacional de Telecomunicaciones por la otra, endosaron contratos de concesión a Telefónica del Perú S.A.A.

Pero el período de competencia limitada fue muy corto y era necesario establecer un marco que garantice los estandares y reglas para promocionar la competencia en el sector, entonces se creó la Comisión Técnica de Telecomunicaciones en 1997, por resolución suprema número Nº 564-97-PCM.  

En agosto de 1998 por Decreto Supremo Nº 021-98-MTC, la concesión y acuerdos con Telefónica del Perú S.A.A. fueron modificadas, adelantando la expiración del período de competencia limitada y abriendo las telecomunicaciones del Peru al mercado, promoviendo la inversion y el desarrollo de las telecomunicaciones.

En los años siguientes se dan un conjunto de leyes y normas regulando licencias, frecuencias, bandas para telefonía fija y cellular, concesiones, etc. Todo en el marco de las Políticas para abrir el mercado de las Telecomunicaciones, aprobadas por el decreto supremo N° 020-98-MTC y publicadas el 5 de agosto de 1998.

Políticas de comunicación y comunicación política

Las políticas de comunicación establece el marco de referencia para la dinámica de la comunicación política, donde Estado, medios y ciudadanos establecen sus interdependencias, aquí se distinguen tres escenarios de interdependencia (Trelles, 2006):

a) Los efectos negativos de las disfunciones del gobierno y de los medios de comunicación que debilitan la estabilidad política. y social. Por ejemplo, Durante el gobierno del presidente Fujimori, la comunicación política se caracterizó por la manipulación del “escenario massmediático, la personalización del poder y de la imagen, la proactividad en la creación de agendas públicas desde el gobierno, una ciudadanía sumisa y una participación ciudadana centrada en encuestas” (Castañeda, 2003, p. 43).

En este caso los actos de corrupción y nepotismo van acompañados de Ineficacia en la conducción del gobierno. Su soporte a nivel de medios de comunicación es Manipulación de la agenda informativa y Ausencia de sustento en la investigación periodística.

“El diario oficial El Peruano, junto con la mayoría de diarios existents durante el gobierno de Fujimori, fueron manipulados desde el SIN con fines políticos, propagandísticos y reeleccionistas (durante su periodo dictatorial)”. (Quezada-Paredes, 2008)

b) El segundo escenario de confrontación por los resultados adversos, cuando los efectos de los medios de comunicación y del gobierno producen conflictos políticos. Es el caso de el presidente Toledo, quien al no tener una clara política de comunicación  no pudo interactuar eficientemente con los medios ni desplegar el nivel de control que se presentó en el gobierno de Fujimori, lo cual marcó su imagen política y puso en evidencia cada falla o error en su entorno. Esto puede sonar positivo y favorable a la gobernabilidad del país, pero tambien tiene un efecto en la vulnerabilidad de la democracia, exponiéndola en más de una ocasión a violentos ataques desde las fuerzas del autoritarismo.

En este caso las acciones a nivel politico muestran Incumplimiento de las demandas socials y provocan percepción desfavorable de las instituciones. La reacción de los medios es producir escándalo por denuncias carentes de sustento, transmisión de las demandas sociales insatisfechas y una construcción de la realidad crítica y agobiante.

El actual gobierno del APRA no deja de adolecer de un eficaz sistema de comunicaciones. El terremoto del 2007 en el sur del Perú demostro la ausencia de una sólida política de informaciones desde el gobierno.

“Los medios, inicialmente utilizados para proyectar una imagen positiva del gobierno en el escenario de la desgracia, dejaron más bien al descubierto las imprevisiones y su irresponsable aprovechamiento para repeler las críticas y el clamor de los damnificados, como el caso de los pobladores pisqueños desguarnecidos de protección policial ante el saqueo de bandas armadas delincuenciales que el ministro del Interior Luis Alva Castro pretendió absurdamente negar”. (Ramos de la Flor, 2008)

La situación actual está en el segundo escenario: confrontación por los resultados adversos, cuando los efectos de los medios de comunicación y del gobierno producen conflictos políticos.

c) El tercer escenario es la interdependencia por los resultados favorables, que sin sacrificar las funciones específicas de la prensa, tanto el gobierno como los medios de comunicación participan en el orden político y social”. Ejemplo, En el gobierno de Alejandro Toledo, los medios de comunicación recuperaron libertad para el ejercicio profesional. Se publicaron nuevos diarios como Correo, Perú 21 o La primera cuyos editoriales incisivos orientaron las opiniones del ciudadano.

Aqui el Estado vela por el orden social y rendición de cuentas, la transparencia en la gestión política, eficacia, legitimidad y la búsqueda de la percepción social favorable. Los medios de comunicación responden con Información de los hechos, Investigación de la gestión política, articulación del debate cívico, mediación de la percepción social favorable.

Participación de la sociedad civil

El poder no se pide, se gana, se conquista, y así las Veedurías Ciudadanas de la Comunicación Social empezaron a aparecer en varios países de América Latina. En Perú, desde 1999, la ONG Calandria patrocinó la Veeduría (www.veeduria.org.pe), la cual es un observatorio mediático en el que una red de ciudadanos voluntarios vigilan y debaten con los medios sobre ética y desarrollo. La misión de la Veeduría es la “evaluación permanente sobre la calidad y el desempeño público de los medios y contribuir a una mejor educación de la sociedad peruana a través de los medios”.

La Veeduría, un proyecto visionario dirigido por Rosa Maria Alfaro, va a ser trascendental en el proceso de producción de la Ley de Radio y Televisión.

Discusión sobre la comunicación pública

El año 2002, el entonces ministro de educación del presidente Toledo, Nicolás Linch, levantó la cuestión relativa a la posibilidad de conversión de los medios electrónicos de comunicación del estado - en forma concreta Radio Nacional y Canal 7- en medios de comunicación públicos del Perú. Esta discusión suscita cada cierto tiempo declaraciones y acciones de los políticos. Esto hubiera sido una gran oportunidad para que estos medios públicos sirvan de lugar de encuentro para los distintos segmentos de la sociedad. (Perla, 2006) Finalmente nada o poco ocurrió.

Pero, ya antes en el 2001, durante el gobierno de transición del Dr. Valentín Paniagua se efectuaron cambios estructurales en el manejo de la radio y television estatal del Perú. Una entusiasta descripción de Quezada y Paredes describe esta etapa tan sui generis: “Desde la conformación del directorio de IRTP (Instituto de Radio y television del Perú) donde no había nadie vinculado al Ejecutivo, éstos eran designados por el Ministerio de Educación. Se convocó a profesionales con experiencia en medios de comunicación, sin vinculaciones políticas, personas del ámbito cultural independiente y se trabajó con jóvenes para la producción de una programación que abarcara los distintos aspectos de la realidad nacional en la que vivíamos. Se reconoce esta época principalmente por la autonomía con la que se dotó al canal, el Ejecutivo se esforzó por mantenerse al margen de las decisiones que se tomaban en la administración, no por descuido sino por no intervenir ni presionar en dar un uso político al canal, ni en promocionar las acciones del gobierno. Esta autonomía y la intervención de personas independientes de distintos ámbitos, produjo un incremento cualitativo en la programación y también una estabilidad económica con la que se pudo trabajar y seguir produciendo. Los informativos cubrían sólo actividades de interés público y se logró una gran aceptación ciudadana. Se propugnó un enfoque multipartidario, uno de los aspectos mejor logrados en dicha administración del IRTP”. (Quezada-Paredes, 2008) Visto en perspectiva, es lo que correspondía a una etapa de transición después de una brutal manipulación de los media por el SIN durante el gobierno de Fujimori, pero el espíritu del paper de Quezada y Paredes me dió esperanzas en una nueva generación de analistas de la comunicación comprometidos con el cambio.

El gobierno de Alejandro Toledo continuo por un año con esta política. Es en este contexto que Nicolás Linch llamó la atención sobre esta posibilidad.  Pero se producen denuncias sobre la dirección referidos a la sobrevaluación en la compra de un programa televisivo y la administración terminó.

Entonces empieza un Nuevo momento, dentro del Marco del proceso de modernización de la gestión del Estado, con Decreto Supremo Nº009-2003-PCM, se adscribe al Instituto Nacional de Radio y Televisión del Perú – IRTP al Sector Presidencia del Consejo de Ministros. El poder ejecutivo manejaba nuevamente de manera directa los medios estatales y nombran una nueva administración

del IRTP con personas experimentadas en radiodifusión privada y se plantea un canal neutral, de servicio público, orientado al debate, con una línea plural y objetiva. Esto se manifesto en una gama de programas periodísticos de diferentes posiciones mostrando una pluralidad no recordada en la television peruana.

Pero claro, no es que se tratara de television pública, eran medios estatales, gubernamentales, dedicados a mantener una apertura. Más tarde, cuando el gobierno de Toledo enfrentaba el cargamontón de la oposición esta apertura no tuvo mas remedio que reducirse y los medios estatales se alinearon a las necesidades gubernamentales. Lo cual ha sido reproducido por el actual gobierno del APRA.

 Visto en perspectiva y a la luz de las nuevas tecnologías me imagino que flaco favor le haríamos a las organizaciones de la sociedad civil invitándoles a organizar su programación en un canal y radio con la herencia de sucesivas burocracias, con la típica actitud de oficina estatal, temerosos de las decisiones del poder y con poco o ningún compromiso con las diferentes causas socials que abundan en el país.

En estos tiempos de televisión digital e internet las organizaciones sociales tienen la oportunidad de desarrollar su propios medios de comunicación usando tecnologías de bajo costo y alcanzando audiencias nacionales y globales.

Nueva Ley General de Telecomunicaciones

Estando en Lima por unos meses, entre una misión de campo y otra, recibí  el encargo de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad San Martín de Porres de elaborar un paper que fuera un aporte de la Universidad para la nueva ley de radio y televisión que entonces se discutía. A esas alturas del siglo XXI me acorde de la reflexión de Roncagliolo sobre los treinta años de discusión sobre el tema y traté de ponerme en el espíritu de gentes que no habían vivido las discusiones del Nuevo Orden ni de las Políticas de Comunicación. Asi, que me hice una pregunta básica: Quién controla la televisión en los Estados Unidos. Era la forma de decirle a los politicos, basado en evidencia, que las políticas de comunicación no sólo eran posibles sino necesarias (Max Tello, 2004). Entonces me sumergí en los recovecos de la Comisión Federal de Comunicaciones y en sus impensables espartanas regulaciones de las comunicaciones en el big brother. Presenté mi paper un par de veces en el Congreso y en la Comisión encargada de desarrollar la ley, fue bien recibido, percibí su interés y entiendo que fue de utilidad.

El 16 de Julio del 2004 vio la luz la ley 28278, la cual estableció el nuevo marco legal para el desarrollo de la radio y television en el Peru. Entre otros aspectos, esta ley regula clasificación de servicios, participación extranjera,  proyección de los servicios de transmisión, el Consejo Consultivo de Radio y Televisión, las obligaciones económicas por transmission y las sanciones en caso de faltas. Esta regulación fue aprobada por medio del decreto supremo Nº 005-2005-MTC del 15 de febrero del 2005.

La Ley 28278 fué el resultado de un múltiple esfuerzo ciudadano llevado a cabo desde el año 2001 tras la corrupción en el sector televisivo durante la década de los 90. Para llegar a la actual norma legal se barajaron más de veinte proyectos en el Congreso de la República. Al ser producto de una larga negociación la ley finalmente promulgada no ha satisfecho completamente las expectativas de nadie. Pero, es un paso adelante y expresa la base de posibles realizaciones de mejor desarrollo del sector radiotelevisivo.

La ley define la radio y la televisión como servicios privados de interés público. Se refiere a la radio y televisión en el concepto tradicional, no en el contexto de las nuevas tecnologías digitales y online.

Quiero destacar algunos avances de la ley:

En el artículo 7: El Ministerio de Transportes y Comunicaciones convoca a

Audiencias Públicas Descentralizadas cuando menos dos veces al año, para atender consultas y recibir propuestas que contribuyan al mejoramiento de las actividades de radiodifusión.

Las Audiencias Públicas no se orientan a injerir en el contenido de la programación.

El artículo 46 de la Ley reconoce el derecho de acceso commercial equitativo a la radio y la televisión de los candidatos participantes en un proceso electoral.

La Ley ordena al servicio de radiodifusión estatal que ejercite el principio de equidad informativa y de pluralismo de opiniones.

La ley crea el Consejo Consultivo de Radio y Televisión (CONCORTV), integrado mayoritariamente por representantes de diferentes sectores de la sociedad civil: uno del gobierno,  nueve miembros son de diferentes sectores privados: dos del ámbito de la radiodifusión, uno del académico, uno de los consumidores, dos de los medios de prensa, uno del ámbito publicitario, uno del de educación y uno de las organizaciones civiles. La norma estableció que este nuevo órgano administrativo sólo actuara como una instancia consultiva del Ministerio de Transportes y Comunicaciones y en áreas muy específicas. Nada remotamente comparable con la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos. Este ente de composición pluralista y democrática tiene una estructura muy simple, semejante a la del actual Consejo Nacional de Cinematografía (CONACINE), creado por la Ley 26370 de 1994. Pero aunque las atribuciones que se otorgan al CONCORTV son pocas, bien aprovechadas podrían servir para el mejoramiento integral de la radio y la televisión de señal abierta.

La Ley de Radio y Televisión establece diversos mecanismos de consulta y de participación de los ciudadanos mediante audiencias públicas ordinaries y extraordinarias, acceso permanente a la información actualizada del portal del Ministerio, presentación de quejas y otros, encaminados a establecer de una manera distinta la relación entre los operadores de medios electrónicos, el público y el Estado. Esta variación sustancial en la composición de los actores de la comunicación social puede ser útil y productiva sólo si se tiene conciencia de su utilidad y si el órgano representativo de los ciudadanos ante el Ministerio, es decir el CONCORTV, actúa cotidianamente como punto de confluencia entre todos.(Jose Perla 2005, pag. 115)

La Veeduría Ciudadana de la Comunicación observa los siguientes problemas en la Ley:

  • No coloca restricciones o límites a la inversión extranjera (artículo 24). Apostar a 40% y no más o a la reciprocidad.
  • El Poder Ejecutivo sigue con todo el poder posible (en general). El Consejo debe ser autónomo para impedir la influencia política de turno
  • Fusión de empresa al 40% es oligopolio (artículo 22)
  • La renovación de licencias sigue siendo automática (artículo 15)
  • No aparecen prevenciones ni sanciones contra la corrupción y la venta de libertad de expresión: no es causa de suspensión de licencia; no hay obligación de transparencia informativa sobre ingresos y egresos económicos
  • No hay defensorías del televidente ni del oyente .

Decisiones sobre Tecnología

A lo largo, de la primera década del siglo XXI en Perú se ha procurado regular los servicios de satelite y las nuevas tecnologís como internet y la television de alta definición.

El decreto supremo Nº 022-2005-MTC (publicado el 24 de agosto del 2005) regula el correcto desarrollo de provedores de servicios de satelite, siguiendo las tendencias en regulaciones y acuerdos internacionales.

La ley Nº  28493, del 12 de abril del 2005 regula la publicidad electrónica no solicitada o SPAM a través del correo electrónico.

Cuando llegué al Perú a mediados del 2008 me sorprendió encontrar una vieja discusión: qué standard tecnológico decidir. En esta ocasión el tema era la television digital, y claro, la discusión era que la tecnología no era neutral y todo lo demás. Las opciones eran las reconocidas por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT): Advanced Television System Commitee (ATSC, norteamericano), Digital Video Broadcasting (DBV, europeo) e Integrated Services Digital Broadcasting (ISDB, japonés). Me recordo mucho las historias de la televisión a color, los formatos de videocinta y los formatos de video digital. Hoy las discusiones giran en torno a la capacidad de multicasting del sistema europeo, las ventajas del sistema japones para equipos moviles y los requerimientos de ancho de banda del sistema Americano. Como en anteriores debates todos los productores coinciden que tarde o temprano los sistemas se igualarán en capacidades tecnológicas y esta discusión no será más que una discusión por un mercado en su momento inicial.

Nuevas tecnologías, nuevos desafíos

No me molesta decir que el tema de las políticas de comunicación ha sobrepasado la capacidad de pensar y actuar de los politicos y las decisiones políticas. Las nuevas tecnologías estan más alla de la imaginación de la mayor parte de nuestros decisores y lo que puedan normar en más de una ocasión no va a poder alcanzar la capacidad de la tecnología de actuar sobre la realidad global.

Otro espacio de demandas a repensar las políticas de comunicación es el de la transformación de los medios. Rafael Roncagliolo describió agudamente el movimiento de primacía de los electrónicos y desplazamientos de los impresos y la transformación del consumo cultural que significa el cable. Esto ha sufrido una rápida revolución. Es tan acertado seguir las tendencies del mercado para entender los cambios en el poder, duos y trios, incorporando telefono, cable e internet nos muestran la tendencia a una vida refugiada en la privacidad. Cada día me sorprendo más trabajando en casa cosas que antes me hubieran tomado meses de idas y vueltas a bibliotecas y centros de documentación, mi actividad social, de participación y discusión es cada vez más mediada por facebook y me pregunto que políticas de comunicación permiten esto y cuáles son las consecuencias para la sociedad y la política.

A lo largo de los últimos quince años he andado haciendo mi trabajo de comunicador por el mundo. Hace una década un nuevo medio apareció en la lista de mis clientes, el website. Ya perdi la cuenta de cuántos hice y para quién. Afortunadamente nunca me toco hacer nada impropio ni muy escándaloso. Lo más subversivo fue uno para introducir la anticoncepción de emergencia en un país y otro para promover la legalización del aborto.  Pero lo que si se es que es un medio que escapa a todo control. La experiencia me ha enseñado que lo más práctico es utilizar servidores de grandes compañías como geocities o yahoo, los cuales tienen extraordinarios estandares de seguridad y desde alli dirigirme a audiencias globales o localizadas en alguna parte del mundo. Luego, las políticas framework de estos web no son las que emanan del gobierno peruano, sino probablemente de la Federal Communications Commision, o finalmente de ninguno, ya que los servidores son cientos de espejos instalados en diferentes partes del mundo y si por alguna razón de control uno deja de operar el usuario no nota la diferencia.

El futuro mediático inmediato es medios corriendo por internet, e internet corriendo por el cable y los canales de la television digital satelital. Es la nueva generación del matrimonio entre informática y telecomunicaciones. Me acuerdo que ya hablaba de ello hace 30 años. Poco pueden hacer los países del sur para controlar estos flujos. Eso es una ventaja extraordinaria. Hace unos meses estaba viviendo en Zimbabwe, todo el discurso de la oposición a Mugabe corría a través de internet y el gobierno estaba absolutamente desarmado ante esta realidad. Otro “Nuevo canal”: SMS por los teléfonos celulares. Lección aprendida, los nuevos medios han abierto espacios de respuesta y control desde la sociedad civil impensables diez años atrás. Confieso a mis casi 50 que muchas de las opciones de participación y respuesta que veo hoy en día eran impensables cuando empece mi vida de maestro universitario y eso me da una gran esperanza en la capacidad de las próximas generaciones de recrear un país más integrado y democrático.

Cuando veo la oferta de cable de Peru realmente me sorprendo, canales de noticias nacionales 24 horas donde uno puede ver en directo el juicio al presidente Fujimori, canales transmitiendo los debates del Congreso de la República en directo, horas de horas, aburridisimos pero permitiendo el acceso de los interesados a información que antes era reservada a un reducido grupo de periodistas y visitantes. Los dos mega eventos internacionales auspiciados por el Gobierno del Peru el 2008 fueron realmente mega-media-eventos, con intensa cobertura en televisión, internet, prensa y radio.

Otro extraordinario reto de la década venidera será la globalización de la educación online. No más educación tradicional, basada en una carpeta, viajando horas a una escuela limitada por los recursos locales. La educación media, técnica y profesional sera online y las escuelas valdran por su calidad intrínseca y no por la validación que pueda darle el Mnisterio de Educación de un país específico. Esto es completamente valido en la Universidad Inglesa con marcado éxito de sus ramas online basadas en todo el mundo. Será el reto de los próximos años de la educación en latinoamérica. Gracias a su libertinaje con el software Perú ha sido un país de avanzada en procesos informáticos y varios proyectos de esta naturaleza estan germinando en la iniciativa privada.

Una de las últimas acciones de Bush antes de dejar la Casa Blanca fue firmar el Tratado de Libre Comercio con Perú, premio a los multiples esfuerzos de nuestra economía de alinearse a los requerimientos del big brother y realmente una hazaña para un país que hace una década se debatía en crisis, falta de gobernabilidad y violencia. No suelo sentirme orgulloso de nuestras relaciones con el vecino del norte, pero hay que reconocer que fue una expression del cambio cultural que esta produciéndose en el país. Como dirían los comentaristas de futbol, estamos aprendiendo a tener capacidad resolutiva. Lo que me pregunto es cómo va a solucionarse la contradicción entre Tratado de Libre Comercio y los millones de DVDs y software piratas que circulan en el país. La decision política lógica sería reprimir este mercado. Lo cual sacaría del acceso a bienes culturales a gran parte de los segmentos B, C y D de la población. Sin contar con la casi imposibilidad de controlar la producción en cada esquina del país. Estoy casi seguro que DVDs ”made in Peru”, sobrecitos de papa a la huancaina y ocopa en polvo, software de la avenida Garcilaso y jugo de ceviche pre elaborado estan en las preferencias de los casi tres millones peruanos que viven en el extranjero, vienen de visita al país y vuelven a sus nuevos hogares en ultramar.

A lo largo de la primera decada del siglo XXI el espacio público no ha sido propicio para el intercambio de ideas, más alla de las luchas políticas en el Peru.

Los actores políticos ni los medios de comunicación canalizan con eficiencia las demandas sociales. Mientras Lima y algunas provincias festejan el boom de desarrollo del país. En las provincias del sur, la sierra sur y la selva se viene cultivando un extenso malestar producto de la falta de acceso a los beneficios del desarrolo y la incapacidad de expresar su voz con suficiente fuerza e impacto a través de los canales politicos y mediáticos. La comunicación política presenta fallas y produce la desconexión entre el gobierno y la sociedad civil.

Los medios de comunicación, construyen una realidad paralela que muchas veces, por su carácter simbólico, generan nuevos significados, resalta acciones políticas disfuncionales y hace visible las falencias comunicativas del gobierno. Durante el régimen de Alejandro Toledo, cuando el país se recuperaba del autoritarismo, la falta de una clara política de comunicación concertada con los medios llevo a una infructuosa relación con los medios poniendo en evidencia las debilidades del gobierno y casi afectando la estabilidad política del país. Ambas partes contribuían al pandemonium: Toledo y su entorno se esforzaban por construir una imagen disfuncional y la prensa se ensañaba en poner el dedo en la llaga. No puedo imaginar lo dolorosa de la situación para el eficiente ministro Kuzinski, quien guió la economía del país hacia la aparente bonanza actual.

Una eficiente relación política en la comunicación podría estar determinada por un lado por medios orientados por los principios democráticos y éticos, un consejo de la Radio y Televisión con mayor iniciativa y capacidad de intervención, mecanismos de autorregulación y repensar las capacidades de los nuevos medios para contribuir al desarrollo del país. Y por el otro lado por gobiernos que respeten la libertad de prensa,  muestren transparencia en la gestión y promuevan una comunicación política eficiente.

Lista de Referencias

- Marisol Castañeda, M. 2003. Relaciones entre Estado y sociedad civil en el proceso de transición. Balance de los modelos de comunicación. In: CASTAÑEDA, M. e ALFARO, M. (ed). ¿Concertación o vigilancia? Relaciones entre Estado y Sociedad Civil. Peru, Calandria.
- José  Perla Anaya, 2005 La Ley de Radio y Televisión. Análisis y comentarios. Asociación Calandria  Lima, Perú. 
- José  Perla Anaya, 2006. Medios Públicos para Espacios Públicos en una era de grandes cambios. En De lo estatal a lo público. Medios: ¿de quién y para qué? Calandria, Lima-Perú 
- Alicia Quezada y Rina Paredes, 2008. Hacia medios públicos en el Perú, una ruta histórica compleja En De lo estatal a lo público Medios: ¿de quién y para qué? Calandria, Lima-Perú 
- Jorge Ramos de la Flor, 2008. Las políticas de comunicación y su aporte a la seguridad nacional. Universidad Nacional Federico Villarreal (Online) Disponible en: http://www.unfv.edu.pe/site/willana/politicas.html 
- Rafael Roncagliolo, 1995. De las políticas de comunicación a la incomunicación de la política. Nueva Sociedad Nro. 140 Noviembre - Diciembre 1995, pp. 102-111 Lima, Peru 
- Max Tello, 2002. Quién controla la televisión en los Estados Unidos? (Online) Disponible en http://www.maxtello.com/links.htm  
- Martín Eduardo Trelles Cruz, 2006. Medios de comunicación y gobernabilidad.
- Escenarios de interdependencia en la comunicación política UNIrevista - Vol. 1, n° 3: Universidad San Martin de Porres, Lima, 2006.


* Max Tello es licenciado en Ciencias de la Comunicación, con maestría en Ciencias en Tecnologías de la Información y estudios de postgrado en Población. Es profesor universitario en varios países de América Latina y colaborador de SdP. Ha sido consultor de WHO, PAHO, UNFPA, USAID, JHU-CCP, FAO y otras organizaciones en casi treinta países en África y América Latina. Ha publicado cuatro libros sobre comunicaciones e innumerables artículos en diversas revistas especializadas.


Suscríbete a Saladeprensa.org
Correo-e:
Consulta el grupo de SdP en Google

Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2009


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.