Sala de Prensa

120
Octubre 2009
Año XI, Vol. 5

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   


Internet ya es cuarentona…

Carlos Enrique Orozco *

La cosecha de 1969 fue muy buena para la ciencia y la tecnología. El ser humano llegó a la Luna, pero también empezó Internet, este maravilloso invento que ha trastornado nuestras vidas y la forma en que nos comunicamos.

Un texto publicado en la revista The Economist, (www.economist.com/sciencetechnology/displayStory.cfm?story_id=14391822) nos recuerda que un 2 de septiembre de 1969 en el laboratorio de Leonard Kleinrock, en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) una computadora transmitió datos a otra por medio de un pequeño cable. Este fue el inicio de ARPANET, un proyecto de red de telecomunicaciones impulsado por el Pentágono para comunicarse con investigadores diseminados por todo Estados Unidos. Unas semanas después, para diciembre, ya estaban operando los primeros cuatro nodos de esta nueva red: la UCLA, el Stanford Research Institute, la Universidad de California en Santa Bárbara y  la Universidad de Utah. En 1983,  después de varias dificultades técnicas y muchas pruebas, ARPANET adoptó la tecnología TCP/IP que agilizó los envíos, pero no fue hasta 1991 con la invención de la World Wide Web por Tim Berners-Lee y Robert Cailliau del Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) en Ginebra con lo que Internet empezó su enorme expansión para llegar a ser lo que conocemos actualmente.

Las cifras de Internet son espectaculares e inimaginables hace sólo dos décadas: 1.1 miles de millones (billions en inglés) de personas usan la red para buscar información, mandar mensajes instantáneos o comunicaciones más extensas; comprar, vender o rentar bienes y servicios, escuchar música, ver películas completas, videos y programas de televisión; leer diarios, revistas y libros, ubicar sitios en el mundo, jugar en escenarios virtuales, usar redes sociales, reservar en hoteles, viajes y todo lo que se nos pueda ocurrir. Sólo You Tube transmite en tres meses la información que todas las estaciones de radio y canales de televisión del mundo hacen en un año. Creo que no hay actividad humana que no haya sido tocada, en todos los sentidos de la palabra, por esa gigantesca telaraña de computadoras conectadas entre sí. 

Internet llegó unos años después a México, pero todavía sigue creciendo. Según el informe Hábitos de los usuarios de Internet en México (mayo del 2009) realizado por la AMIPCI (Asociación Mexicana de Internet), somos 27.6 millones de usuarios mayores de 6 años; de los cuales 22.7 vivimos en ciudades y 4.9 en zonas no urbanas. La cifra total implica una tasa de penetración del 29.7% de la población mayor de 6 años. El índice de crecimiento con relación al año anterior ha sido 27.6 % en 2008; 23.9% en 2007 y 20.2 en el 2006. El número de computadoras en 2008 era de 18.2 millones y la mayoría (62%) tienen acceso a Internet.

¿Qué hay sobre los internautas en México? Poco más de la mitad (56%) son hombres, pero el porcentaje de mujeres cada vez es mayor por lo que se espera que en un futuro próximo se igualen las cifras. Un dato significativo para un paìs con grandes desigualdades como México es que el grupo socioeconómico de bajos ingresos (D en la jerga de los mercadólogos) es el que tuvo el mayor crecimiento entre 2007 y 2008 al pasar del 24% al 33% en la tasa de penetración.

Como es de imaginarse, los jóvenes (12-19 años) son los mayores usuarios de Internet con el 63% del grupo poblacional de esa edad y va disminuyendo la tasa conforme aumenta la edad; entre 20 y 24 años (55%); entre 25 y 34 (35%); entre 35 y 44 (24%) y entre 45 y 54 (19%).

El estudio clasifica tres tipos de usos de la red: sociales, recreativos y consumo de medios de comunicación. En el uso social, lo más requerido es el correo electrónico (70%); le sigue el chat (58%); los chat room (41%) y el compartir fotos y videos con 34%. Bajar música es lo más usado en la modalidad recreativa (49%); le siguen las páginas de humor (32%) y los juegos en línea (30%). Con relación a los medios de comunicación, la lectura de periódicos fue la que tuvo mayor frecuencia con 22%, seguido por escuchar música (11%).

El hogar es el principal espacio de acceso a la red con 48% y le siguen los beneméritos cibercafés con 34% (por cierto, espero que algún día se les reconozca el decisivo rol que han tenido como difusores de esta tecnología) y el lugar de trabajo (19%) y de estudio (11%). El tiempo promedio de conexión en México es de 2.54 horas y el horario estelar (prime time en términos televisivos) es de 4 a 6 de la tarde entre lunes y viernes.

Algunos analistas dicen que la Internet cuarentona está pasando por su crisis de la edad madura. Su rápido crecimiento ha superado muchas de las expectativas iniciales que se tenían, pero ha tenido que cambiar para adaptarse a las nuevas circunstancias.

Su futuro está en juego. En los últimos años se ha discutido si la forma igualitaria de tratar los flujos de información en la red continúan o si se modifica para darle prioridad a los grandes paquetes informativos. El actual protocolo usado para el envío de datos trata por igual a los paquetes de información de las grandes empresas de telefonía y video que los de los pequeños usuarios. Esto se conoce como la neutralidad de la red y parece muy justo; sin embargo, también es un tanto ineficiente porque tienen que competir por el mismo carril de la autopista los pequeños autos un tanto lentos junto con los bólidos diseñados para competencias de alta velocidad. Para seguir con la metáfora, los fabricantes de los autos más poderosos y rápidos están solicitando privilegios en la carretera para que no les “estorben” los pequeños coches y ganar ventaja sobre ellos.  Por esta razón, las grandes empresas propusieron que se modifique la neutralidad de la red para favorecer un trato diferenciado por pago en el tráfico por la red. Los argumentos de quienes están a favor de mantener la neutralidad de Internet se pueden consultar en el sitio savetheinternet.com, mientras que las razones en pro del tráfico diferenciado por pago están en handsoff.org/blog. La cuarentona, pero todavía atractiva, va a tomar sus decisiones.


* Carlos Enrique Orozco es académico y periodista. Es jefe del Departamento de Estudios Socioculturales en el ITESO, donde trabaja desde 1982. Ahí fundó y fue el primer coordinador (1998-2002) de la Maestría en Comunicación de la Ciencia y la Cultura. Este texto lo publicó en su blog El cierzo, enfocado en la ciencia y la cultura y lo reproducimos con autorización expresa del autor, como su primer aporte para Sala de Prensa.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2009


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.