Sala de Prensa

116
Junio 2009
Año XI, Vol. 5

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   


Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.Feminicidio en la nota roja:
análisis discursivo con perspectiva de género

Yesika Cruz Martínez *

“Sin ánimos de volver a hacernos mártires, debemos  aceptar cuánto pesa buscarse un destino distinto al que se previó para nosotras, litigar, ahora ya ni siquiera frontalmente,  dado que los movimientos de liberación femenina han sido aplacados porque se considera que sus demandas ya fueron satisfechas, con una sociedad que todavía no sabe asumir sin hostilidad y rencores a quienes cambian1

INTRODUCCIÓN

Este análisis encuentra su  génesis en  mi pasión por el periodismo en la prensa escrita, además de mi inquietud ante el incremento evidenciado en el estado de Oaxaca del número de mujeres que fueron y son asesinadas por varones debido a la posición y rol que desempeñan en la sociedad patriarcal.

En las siguientes páginas se analizará el discurso de las notas rojas que dan cuenta de los feminicidios, con base en la perspectiva de género, un tema poco estudiado, por lo que admite diversas vertientes. Y aclaro que, en este escrito no se abordará la polisemia del mismo, sólo es una aproximación que deja muchas líneas abiertas para que se investigue.

Uno de los retos fue redactar sin emplear un lenguaje sexista, ya que como se leerá “quienes se dedican a la comunicación sólo se esforzarán por hacer un periodismo intencionalmente no sexista si aceptan que el periodismo que se practica hoy es muchas veces discriminatorio y fortalecedor de valores equívocos”2.

De igual forma, me hubiera gustado que el análisis de discurso fuera “más allá de la oración”, como plantea Deborah Tannen3, un estudio del lenguaje en un sentido más amplio, como lo es la conversación verbal. No obstante, necesitaría más tiempo y espacio de lo que admite un ensayo para abordar el tema con la profundidad y extensión que éste exige.

Por lo anterior, sólo estudié el ámbito de los textos de las notas rojas que considero son los más “representativos” por sus formas discursivas, así, relega su carácter estadístico.

Y con base en el método denominado por Jhon B. Thompsom “análisis sintáctico”4, que podemos observar en los trabajos de Katrin Gothmann (Manual de género en el periodismo), Teresa Meana Suárez (Porque las palabras no se las lleva el viento), Norma Valle, Berta Hiriart y Ana María Amado (El abc de un periodismo no sexista), he de apuntar que los textos “representativos” son aquellos que, por su estructuración (la forma en la que han sido escritos), denotan el silencio, invisibilización, exclusión y menosprecio hacia las mujeres.

Asimismo, estos tienen importancia debido a que su análisis nos ayuda a reflexionar y a poner en relieve algunas maneras en las que el discurso cotidiano contribuye a reafirmar y naturalizar las iniquidades de género, además de que a través de éste podemos percibir parte del sexismo y machismo que impera en la sociedad.

El presente ensayo está compuesto de tres partes. La primera, que versa sobre lo conceptual, ofrece la definición de feminicidio y otras categorías centrales de la teoría feminista como sexo, género, androcentrismo. Posteriormente, se establece la relación entre lengua sexista y medios de información. Establecida la parte teórica, el siguiente apartado versa sobre el contenido de las notas periodísticas y, para ello, primero se explica la construcción teórico-metodológica que nos sirvió de base para el análisis.

DESARROLLO

Marco conceptual feminista

Feminicidio y perspectiva de género

De acuerdo con Diana E. H. Russel, feminicidio es “un acto más allá de los asesinatos misóginos” que se aplica a “todas las formas de asesinato sexista”, y aclara: “los asesinatos misóginos se limitan a aquellos motivados por el odio hacia las mujeres (bebés, niñas, jovencitas y adultas), en tanto que los asesinos sexistas  incluyen a los asesinatos realizados por varones (niños, jóvenes y adultos) motivados por un sentido de tener derecho a ello y/o superioridad sobre las mujeres, por el placer o deseos sádico hacia ellas, y/o por la suposición de propiedad sobre las mujeres”5.

Es decir, un feminicidio puede ocurrir aunque “un marido golpeador pudo no tener la intención de asesinar a su esposa cuando la atacó”6, pues su acción fue motivada por el derecho que creyó tener sobre su pareja, más que por ser misógino.

Por ello, asesinato de mujeres por varones por el simple hecho de ser mujeres (feminicidio), es una frase complicada de entender cuando la visión machista, que hemos aprendido durante años, nubla una realidad innegable.

En Oaxaca (segundo lugar en feminicidios por encima de Ciudad Juárez)7 durante los últimos ocho años “en promedio casi cinco mujeres fueron asesinadas cada mes”8, es decir, una cada seis días. Estos feminicidios se registraron principalmente en zonas urbanas como es el ejemplo de Oaxaca de Juárez, Salina Cruz, Tuxtepec y Sola de Vega.

Ante tal contexto, los diarios más visibles de Oaxaca minimizan dichos sucesos y “los temas de violencia contra las mujeres son tratados como nota roja; es decir, sólo como actos delincuenciales”; al mismo tiempo, la manera en la que informan sobre los asesinatos de mujeres “tiene características amarillistas y excluyentes”.9

Asimismo, el feminicidio encuentra sus bases teóricas en la perspectiva de género, esta visión feminista crítica, analítica, explicativa, política y alternativa a lo que acontece en el orden de géneros. Un enfoque que no busca la subordinación de los varones, sino que exige la equidad y libertad tanto para hombres como para mujeres.

Lo anterior porque en la sociedad patriarcal, en la que se construye la feminidad, el género femenino ha sufrido principalmente las consecuencias de una sociedad inequitativa. 

Sexo versus género

Katrin Gothmann define el sexo como “las características biológicas que distinguen a hombres y mujeres”, mientras que el género se refiere a “las diferencias sociales entre mujeres y hombres que han sido aprendidas, cambian con el tiempo y presentan grandes variaciones tanto entre diversas culturas, como dentro de una misma cultura”10.

Luego, dependiendo la cultura, “si nacemos con cierto cuerpo somos mujeres y por lo tanto adoptamos ciertas características de comportamiento, formas de sentir, de pensar, un tipo de trabajo, el lugar que debemos ocupar en el mundo, se nos dice que así ha sido siempre y por lo tanto continuará siéndolo”11. Estas ideas se nos hacen naturales al transcurrir los años, por lo que John B. Thompson señala que la “estrategia de naturalización” se da cuando “un estado de cosas que sea de creación social e histórica puede tratarse como un suceso natural o como resultado inevitable de características naturales, de manera que, por ejemplo, la división del trabajo entre los hombres y mujeres instituida socialmente puede tratarse como producto de las características fisiológicas y las diferencias entre los sexos”12.

Sexismo

Pero la construcción de géneros y su naturalización trasciende el pensamiento, ya que se transforma en una actitud sexista, “ejercicio discriminatorio por el cual se adscriben características psicológicas y formas de comportamiento y se asignan roles fijos a las personas por el sólo hecho de pertenecer a un determinado sexo, restringiendo y condicionando de este modo la posibilidad de un desarrollo pleno para todos los sujetos sociales, sean estos hombres o mujeres”13.

Al respecto, Teresa Meana Suárez enfatiza que el sexismo minimiza las acciones de las mujeres, no le da importancia, contrariamente a lo que ocurre con el sexo opuesto, cuyas acciones se ven como positivas. Luego dice: “Es sexismo ese conjunto de métodos empleados en una sociedad androcéntrica y que determinan una situación de inferioridad, subordinación y explotación”14.

Por ejemplo, en el hogar y en la escuela se enseña que las niñas deben ser “delicadas”, “cariñosas” “miedosas” “calladas”, etc., mientras que los niños deben ser “fuertes”, se les dice que “no deben llorar como las niñas”, son galanes y causan gracia sus distintos amoríos.

Así también, la actitud del sexismo se ve en la historiografía nacionalista; por ejemplo, durante la Revolución Mexicana de 1910, en Oaxaca, se escribió acerca de Ricardo Flores Magón, Benito Juárez Maza, entre otros, pero poco se sabe de las soldaderas oaxaqueñas Paula Cuevas Paz, Ángela Jiménez y Manuela Maya.

En la televisión comercial pocas mujeres son líderes de opinión mientras que a más hombres se les reconoce su trabajo periodístico. Así también, en la prensa escrita resaltan más las opiniones de personajes masculinos, por ello este género es el más visible en las secciones de economía y política. 

Androcentrismo

La actitud sexista, de la que se ha hecho mención, deriva del pensamiento androcéntrico que, según Eulalia Lledó, “es el enfoque en las investigaciones y estudios desde una única perspectiva: la del sexo masculino. Supone considerar a los hombres como el centro y la medida de todas las cosas” 15, en donde el modelo masculino “debe imitarse” y las mujeres se ven como seres dependientes y subordinas a los varones.

“Un ejemplo de pensamiento androcéntrico sería el referirse a las edades del hombre cuando se pretende hablar de la evolución de toda la humanidad. No sabemos si detrás de la palabra hombre se está pretendiendo englobar a las mujeres. Si es así, éstas quedan invisibles, y si no es así, quedan excluidas”16.

Por ello, el androcentrismo “consiste fundamentalmente en una determinada y parcial visión del mundo, en la consideración de que lo que han hecho los hombres es lo que ha hecho la humanidad o, al revés, que todo lo que ha realizado el género humano lo han realizado sólo los hombres; es pensar que lo que es bueno para los hombres es bueno para la humanidad, es creer que la experiencia masculina incluye y es la medida de las experiencias humanas”17.

Es así como la concepción androcéntrica de la humanidad, “que dejó fuera a la mitad del género humano: a las mujeres”18, y la actitud sexista, ponen en tela de juicio la existencia de libertad, igual y justicia entre hombres y mujeres; asimismo, deja al descubierto el bajo grado de democratización existente en el sistema patriarcal. “Si una parte de la sociedad está excluida de las esferas del poder, la democracia no puede funcionar”19

Ante el androcentrismo y sexismo, la perspectiva de género “desmenuza las características y los mecanismos del orden patriarcal, y de manera explícita critica sus aspectos nocivos, destructivos, opresivos y enajenantes debido a la organización social estructurada en la iniquidad, injusticia, y la jerarquización basada en las diferencias sexuales transformadas en desigualdad”20.

De la relación entre el lenguaje sexista y medios de información

Medios de “información”, el lenguaje y construcción de género están totalmente implicados, por lo que se vuelve indispensable “desentrañar las complejas redes de mensajes y comunicaciones con que los medios masivos (o, mejor, la industria cultural en su conjunto) producen y alimentan un imaginario común acerca de las identidades sexuales”21.

Feministas filológicas ya han advertido que en los discursos de los medios podemos observar un periodismo “discriminatorio y fortalecedor de valores equivocados”22. De ahí que en los medios de información la opinión de las mujeres es limitada, en contradicción con el uso de la imagen “femenina” que se mercantiliza.

Al respecto, la investigadora Teresa Mean escribe que “la lengua constituye, como mínimo, el reflejo de la realidad, de la sociedad que la utiliza. Así como la sociedad es racista, clasista, heterosexista, la lengua también lo es. Y por supuesto recoge las desigualdades derivadas de la situación de discriminación de las mujeres y refleja todo el sexismo y androcentrismo existente”23.

Por ello, se emplea un lenguaje sexista “cuando se emite un mensaje que, debido a su forma, es decir, debido a las palabras escogidas o al modo de estructurarlas, resulta discriminatorio por razón de sexo”24.

Por lo anterior, entre el lenguaje y el género existe un vínculo estrecho, ya que en la cotidianidad “usamos el lenguaje; a la vez, actuamos como mujeres  o como hombres de acuerdo a las pautas que la cultura marca a cada género sexual”25.

Es indispensable mencionar que el uso del lenguaje sexista en los medios de información no es un factor determinante para la construcción del sexismo y androcentrismo, sin embargo, sí ayuda a reafirmarlo y naturalizarlo, pues el riesgo está en que, además del pensamiento androcéntrico, la actividad del receptor o lectora no sea tan autónoma y que “sus elecciones (sus gustos, sus ideas, el material para organizar el sentido de sus mensajes, en suma) están acotadas por los contenidos y las versiones massmediáticas de la cultura”26.

ANÁLISIS DISCURSIVO DE LAS NOTAS ROJAS

¿Cómo es la situación de las mujeres en el estado de Oaxaca?

Con base en el informe27 de la Comisión Especial para Conocer y dar Seguimiento a las Investigaciones Relacionadas con los Feminicidios en la República Mexicana y a la Procuración de Justicia, publicado en mayo del 2006, encontramos que el estado de Oaxaca ocupa el cuarto lugar de entidades con mayor proporción de mujeres que de hombres, “únicamente superado por Guanajuato, el Distrito Federal y el Estado de México”, por los que en todos los distritos de la entidad, la población femenina es considerablemente mayor a la masculina.

En Oaxaca ocurren más feminicidios que en Ciudad Juárez y en los últimos ocho años “en promedio casi cinco mujeres fueron asesinadas cada mes”, es decir, “una cada seis días”28.

En tanto, el capítulo sexto del informe,  “La perspectiva de los medios de comunicación frente al feminicidio29”, apunta: “Con excepciones, como lo es la agencia informativa de CIMAC noticias, en el resto de la prensa la manera como se informa sobre los feminicidios de la mujeres tienen características amarillistas y excluyentes” y se señala, entre otros puntos:

1.-Los temas de violencia contra las mujeres son tratados como nota roja; es decir, sólo como actos delincuenciales.

2.-Los cuerpos de las mujeres se expresan en forma denigrante, tanto en fotografía como en texto. Se dan los detalles de cómo fueron encontradas, dónde, a qué se dedicaban, etcétera, pero no se hace análisis alguno para comprender qué está detrás del hecho y la condición de esas mujeres.

Al respecto, Ximena Avellaneda Díaz, coordinadora del Área de Salud Sexual y Reproductiva del GES, asegura que “el feminicidio responde a la impunidad, al machismo y ver que el asesinato de una mujer es algo casi natural”30, por ello asegura que en los diarios los feminicidios deben estar en la páginas de adentro, “porque es un problema social, estos sucesos deben salir de la nota roja”.

Categorías para el análisis discursivo

Quienes escribieron la nota roja de feminicidio, ¿quisieron redactar con un lenguaje sexista? ¿Se reafirmó la visión del androcentrismo y la actitud sexista en quienes las leyeron? Para saber certeramente tales respuestas se requiere de una investigación más profunda que resuelva dichos cuestionamientos.

Y aclaro, queda fuera de los límites de este ensayo concluir que quienes escriben la nota roja lo hagan o no con la intención clara y consciente de naturalizar y reafirmar el androcentrismo y sexismo existente, así como no se puede determinar si la información escrita influye sobre todos y todas las personas que leen la  sección, ya que, como indica la hermenéutica profunda, habría que analizar otros elementos que inciden en los proceso de producción, circulación y recepción de la nota roja, por lo que se requiere una investigación más allá del ámbito del discurso escrito, de un género o medio de información.

Una primera aproximación es el análisis discursivo de las notas rojas, que si bien es cierto se limita a la oración, es un medio de información cotidiano, que nos ayuda a obtener resultados derivados de la estructuración del pensamiento.

Después de todo, como apunta J.B. Thompsom, “el objeto del análisis discursivo no es ningún ejemplo pulido y diseñado para comprobar nuestras intuiciones lingüísticas, sino más bien ejemplos reales de comunicación cotidiana: una conversación entre amigos, una interacción en el salón de clases, un editorial de periódico, un programa de televisión”31.

Al escribir la nota roja es muy probable que quienes redactan no necesariamente quieran producir un texto con lenguaje sexista; no obstante, el resultado de su estructuración recoge la visión androcéntrica que impera en el pensamiento.

Respecto a los efectos producidos por los textos de las notas, se agrupan en dos fenómenos32:

1.-El silencio sobre la existencia de las mujeres, el ocultamiento y su exclusión.
2.-La expresión del desprecio, del odio, de la consideración de las mujeres como subalternas, dependientes de los varones y como sujetos de segunda categoría.

“Lo que no se nombra no existe”33, por ello, el silencio sobre la existencia de las mujeres, el ocultamiento y su exclusión, se produce cuando, en el lenguaje escrito, registra34:

Expresiones genéricas (EG): Es utilizar una expresión que representa algo específico en un grupo de cosas, para nominar todo el grupo, no hay referentes femeninos, sólo se emplea el masculino.
EG: El hombre En lugar de: La humanidad
EG: El hombre latinoamericano En lugar de: El pueblo latinoamericano
EG: La armonía del hombre con el medio ambiente En lugar de: La armonía de la persona con el medio ambiente

El masculino plural para ambos géneros:
EG: vecinos En lugar de: las y los vecinos
EG: los niños En lugar de: las niñas y los niños, la infancia
EG: los ciudadanos En lugar de: la ciudadanía

Términos marcados con desinencias masculinas
EG: Los profesores En lugar de: profesorado
EG: El alumno En lugar de: alumnado

El uso del género masculino no paralelo con el femenino al hacer mención de oficios, cargos, profesiones y títulos
EG: el médico legista En lugar de: cuando se trate de una mujer: la médica legista

El análisis que aquí presento está basado en los trabajos del método del “análisis sintáctico”35. A partir de las propuestas recupero categorías, las cuales describo brevemente, que hacen posible el análisis.

La expresión del desprecio, del odio, de la consideración de las mujeres como subalternas, dependientes de los varones y como sujetos de segunda categoría, se manifiesta sobre todo en: 

  • Mujer sujeta a estereotipos: los estereotipos son una idea falsa de algo, “son generalizadores sobre comportamientos y características atribuidas a un determinado ámbito o persona”36. Por ejemplo, si la mujer es proyectada como género débil o en caso de que se le descalifique por ser “chismosa”.
  • La construcción de imágenes asimétricas: palabras que en el terreno gramatical resultan asimétricas según su género, por ejemplo, las que están en femenino se les adjudican connotaciones negativas:. zorro-zorra, perra-perro.
  • Uso asimétrico de tratamientos en palabras: la connotación que señala “señorita” es sexista, pues en la sociedad machista se le llama así a las mujeres solteras y a quien no se ha iniciado en las prácticas sexuales, de ahí el mito de la “virginidad”, como se dice cuando el himen no ha sido tocado; en contraposición, no se utiliza de modo simétrico el término señorito. Otro ejemplo es la palabra “ama de casa”, empleada sólo para las mujeres que se dedican a los quehaceres del hogar, no empleándose “amo de casa” para los hombres. En una sociedad donde el trabajo en el hogar debe ser equitativo, la palabra deberá ser usada en ambos géneros o bien ser eliminada.
  • Protagonismo gramatical: “indican la jerarquía que su mentalidad establece en las relaciones con los otros” y ocurre cuando a una mujer se le relega, mientras que al hombre se le da mayor importancia.
  • Expresiones sensacionalistas:37 son aquellas palabras que “busca generar sensaciones, no raciocinios”, a través de estímulos externos “que se producen en el ánimo de las personas al impactar sus sentidos y sistema nervioso” con fines “económico-comerciales”, se  desprecia a las mujeres, porque los hechos mercantilizados se vuelve más importantes que ellas.

Análisis discursivo

A continuación transcribo unos ejemplos de discursos de notas rojas (sólo casos de feminicidios en Oaxaca) que analizaré con base en la perspectiva de género. Asimismo, menciono algunas alternativas que podrían ayudar a evitar el lenguaje sexista que, como ya se mencionó, se da “cuando se emite un mensaje que, debido a su forma, es decir, debido a la palabras escogidas o al modo de estructurarlas, resulta discriminatorio por razón de sexo”38.

Los textos fueron tomados de la sección “policiaca” (espacio de las notas rojas) del diario Noticias. Las fechas de las publicaciones varían entre el 19/01/2006 al 2/02/2007, y aclaro, no son todas las notas de feminicidios publicadas en este diario.

Fuente: diario Noticias39
Fecha: 19/01/2006
Asesinada: Rosa María Santiago Avendaño
Edad: 42 años 
Cabeza o titular: Municipal asesina a puñaladas a esposa
Entrada: De 14 puñaladas fue asesinada ayer una mujer en su domicilio de la colonia Miramar en Salina Cruz y el presunto responsable fue su esposo, Alejandro Cruz Sierra, de 50 años de edad, quien fue detenido por el hijo de la mujer y quedó a disposición del agente del ministerio público. 
Párrafo 3 y 4: A la vivienda arribó su esposo, Alejandro Cruz, de quien ya se está divorciando y quería dormir con ella. La mujer le dijo que ya no lo quería y lo corrió, como lo había hecho la noche anterior. Ello molestó a Cruz Sierra, quien tomó un filoso cuchillo y en 14 ocasiones lo enterró en el cuerpo de quien fuera su mujer.
Análisis
El título de la nota indica el uso asimétrico de tratamientos en palabras, al hacer mención de la agraviada y del agresor de maneras distintas, pues mientras se prioriza área laboral de Alejandro Cruz, “municipal”, al referirse a la difunta, Rosa María Avendaño, se le menciona desde su rol como esposa y no como su ocupación laboral. El protagonismo gramatical, se evidencia en la nota cuando se apunta “en 14 ocasiones lo enterró en el cuerpo de quien fuera su mujer”, ya que estas palabras relegan y suponen a la mujer como propiedad de el hombre, como si se tratara de un objeto, lo anterior invisibiliza la autonomía de las mujeres, por ello, se justifican el hecho a partir de la mención de posesión.
Consideración:
En lugar de “Municipal asesina a puñaladas a esposa”, podría escribirse “Feminicidio en Salina Cruz, su pareja no aceptó la separación”, o “Continúan los feminicidios, un caso más en Salina Cruz”. 
No emplear palabras que hagan ver a la mujer como propiedad del varón, sino al contrario hay que visibilizar el derecho que tienen las mujeres a decidir sin que sus decisiones sean motivo de agresiones por parte de sus parejas.

Fuente: diario Noticias
Fecha: 21/04/2006
Asesinada: Osiris Carolina Parra Antonio
Edad: 16 años
Cabeza o titular: Estrangulada
Entrada: Osiris Carolina Parra Antonio de 16 años de edad, fue golpeada y estrangulada en el panteón de Santa Cruz Xoxocotlán, la policía arrestó anoche  a su concubino, Miguel Ángel Cuevas Ortiz, como principal sospechoso y además busca a otros pandilleros que podrían estar implicados.
Párrafo 3: Con asombro descubrió que junto a la barda del campo santo se hallaba el cuerpo sin vida de una joven semidesnuda, con una playera blanca y un brazier de color rojo y carecía de pantalón y prendas íntimas, sólo tenía unos tenis color rojo.
Palabras genéricas de toda la nota: Los integrantes del Consejo Médico Legal, pacíficos ciudadanos.  
Análisis
El título estrangulada” es un ejemplo de expresión sensacionalista, ya que prioriza el cómo murió sobre el hecho, relegando y despreciando la importancia del feminicidio. Respecto al párrafo 3, otra expresión sensacionalista y también ejemplo de mujer sujeta a estereotipos es la narración de cómo fue encontrada Osiris Parra Antonio: “un brazier de color rojo y carecía de pantalón y prendas íntimas”, evidentemente más que una descripción es un discurso que busca generar sensaciones. Asimismo, quien escribe la nota roja no escribe del feminicidio en sí y prefiere aludir al cuerpo sexuado de la mujer aludiendo a la ropa interior, es decir el estereotipo del cuerpo de las mujeres en relación a lo sexuado (mismo tipo de descripción en la nota del feminicidio de Rita Santiago Pérez, 13/02/2006). En la nota hay expresiones genéricas como “los integrantes del Consejo Médico Legal y pacíficos ciudadanos”, que hacen referencia al empleo del masculino plural para ambos géneros y términos marcados con desinencias masculinas. Por lo que se puede creer que: 1.- Hay sexismo en el área laboral y que todos los que  integran el Consejo Médico Legal son  hombres, no habiendo mujeres. Igualmente que los “pacíficos ciudadanos”, a los que se refiere la nota son sólo hombres. 2.- Que sí existen mujeres, pero no son mencionadas, por lo que quedan excluidas con el empleo de un genérico.
Consideración: El título puede ser sustituido por “Mujer joven violentada y asesinada  aparece en el panteón de Xoxo”. Respecto a las expresiones genéricas, tenemos que recordar que “lo que no menciona no existe”, por ello, no es un exceso de palabras el mencionar ambos géneros, sino que es falta de cotidianidad y de utilización. Quizá en el periodismo se nos ha enseñado que el ahorro de palabras es indispensable, sin embargo, mencionar a ambos géneros es practicar un periodismo no sexista. Por tal motivo, para los genéricos se puede emplear ambos artículoslas y los integrantes del Consejo Médico Legal”, o un en lugar del artículo masculino “los”, se puede utilizar un pronombre relativo, “quienes integran el Consejo Médico Legal”, la misma recomendación sería para sustituir “pacíficos ciudadanos” por “la ciudadanía pacífica” o “los y las ciudadanas pacíficas”.

Fuente: diario Noticias
Fecha: 22/04/2006
Asesinada: Osiris Carolina Parra Antonio
Edad: 16 años
Cabeza o titular: Niega haber dado muerte a su concubina  
Entrada: Miguel Ángel Cuevas Ortiz, alias “El Orejón”, integrante de la banda de pandilleros denominada “Los trece”, al ser entrevistado en relación a su presunta participación en el homicidio cometido en agravio de su concubina Osiris Guadalupe Parra Antonio, de 16 años de edad, aseguró que no tenía motivos para privarla de su existencia.
Párrafo 7: “Los agentes encargados de la investigación reconocieron que la adolecente llevaba una vida desenfrenada, ya que esporádicamente acudía a prestar servicios al antro de vicio y prostitución denominado el Coyote Hugly…”
Palabras genéricas: Elementos de la policía ministerial, los agentes, los habitantes.
Análisis
En la nota hallamos protagonismo gramatical ya que quien escribe en la entrada de la nota da prioridad a lo afirmado por Miguel Ángel Cuevas Ortiz, mientras el acto de feminicidio es relegado. En el párrafo 7 se apunta: “Los agentes encargados de la investigación”, dicha expresión es una expresión genérica que entra tanto en las categorías uso del género masculino no paralelo con el femenino al hacer mención de cargos y términos marcados con desinencia masculina, pues no hay referentes femeninos, por lo que supone que o no hay mujeres que desempeñen dicho cargo o bien que sí hay pero no son mencionadas y por lo tanto quedan invisibilizadas. También  hay una construcción de imagen asimétrica, ya que mientras se carga de una connotación negativa al decir que una mujer “presta servicios”, al escribir que es un hombre el que “presta servicios”, la idea se vuelve distinta. Asimismo, al leer “Los agentes encargados de la investigación reconocieron que la adolecente llevaba una vida desenfrenada ya que esporádicamente acudía a prestar servicios al antro de vicio y prostitución denominado el Coyote Hugly”, es evidente la expresión de una mujer sujeta a estereotipos en la que se busca justificar el feminicidio. (Esta frase vida desenfrenada también se emplea en la nota de El Imparcial de fecha 23/07/2006, donde se escribe sobre el feminicidio de la sexoservidora Yachemi Martínez Sánchez). Detrás de tal expresión se oculta el odio, desprecio y la mentalidad de considerar a las sexoservidoras como personas de segunda categoría, así como el pensamiento sexista de quien escribe, pues reafirma que los hombres pueden ser “juez y parte”,  lo anterior porque mientras son ellos quienes buscan a las sexoservidoras y “hacen que exista este oficio” como  menciona Mary en una entrevista40, son también ellos quienes las estereotipan, critican, maltratan y asesinan. En la nota también podemos observar expresiones genéricas con el uso del género masculino no paralelo con el femenino al hacer mención de cargos (elementos de la policía ministerial y los agentes), además del masculino plural para ambos géneros (los habitantes de Xoxo). Las expresiones genéricas anteriores, hacen referencia a: 1.- Que hay sexismo en el área laboral y que todos los elementos de la policía ministerial, los agentes y los habitantes son  hombres, no habiendo mujeres, o bien 2.- Que sí existen mujeres, pero no son mencionadas, por lo que quedan invisibilizadas con el empleo de un genérico. En lo que respecta a las palabras  “los habitantes” y “elementos de la policía ministerial” es evidente que invisibilizan y excluyen a las mujeres, ya que es obvio que en Xoxocotlán habitan mujeres y también laboran policías y agentes mujeres.
Consideración:
Evitar el protagonismo gramatical, las expresiones genéricas y la construcción de imágenes asimétricas. No emplear palabras que sujeten a la mujer a estereotipos ya que eso no ayuda a entender los hechos sino contrariamente los naturaliza. En lugar de “los habitantes”, puede ser “los y las personas que habitan en Xoxo”, o “quienes habitan en Xoxo”. Tomar la misma consideración para el caso de “elementos de la policía ministerial” y “los agentes”.

Fuente: diario Noticias
Fecha: 27/05/2007
Asesinada: Osiris Carolina Parra Antonio
Cabeza o titular: Formal prisión a homicida de Xoxo
Entrada: El juez Cuarto de lo Penal dictó auto de formal prisión al pandillero Erick Javier López Espejel “El cachetón” y “El glommer” por el delito de homicidio calificando cometido en agravio de la joven Osiris Carolina Parra Antonio y cuyo cadáver fue localizado el pasado 20 de abril en el panteón municipal de Santa Cruz Xoxocotlán.
Párrafo 2 y 4: De acuerdo con  las investigaciones, Erick Javier López decidió asesinar a la joven por el robo de dinero en el bar El juramento y haberlo herido en su dignidad al indicarle que no sabía hacer el sexo. Con ello, el pasado miércoles fue liberado Miguel Ángel Cuevas Ortiz, quien se encontraba arraigado al ser señalado por María Guadalupe Antonio Vásquez, madre de la extinta. “Al estar en el antro de vicio El cachetón sufrió el robo de su dinero cuando entró al cuarto con la joven y quien además le dijo que era inexperto en las artes del amor”.
Análisis
De acuerdo con Diane Russel “el término homicidio se deriva de la palabra latina hom, que significa hombre, como la palabra humanidad (mankind) y el uso genérico de hombre (man), homicidio se aplica también  a las mujeres”41, por ello la investigadora en sus escritos sustituye dicho termino sexista por el de  “feminicidio” que hace referencia al “asesinato de mujeres por varones por el simple hecho de ser mujeres”. Por ello, el título “homicidio” nos muestra una expresión genérica, ya que se utiliza esta expresión para nominar al asesinato de mujeres; dado que la palabra homicidio no incluye a las asesinadas, resulta una palabra excluyente. Respecto a los párrafos 2 y 4, encontramos dos expresiones que muestran a la mujer sujeta a estereotipos, ya que lo escrito (“haberlo herido en su dignidad al indicarle que no sabía hacer el sexo” y “quien además le dijo que era inexperto en las artes del amor”) busca evidenciar las palabras de Osiris Parra que se presentan como ofensivas y como un error. Este estereotipo “generaliza el comportamiento atribuido a las mujeres” en el que no se les permite hablar del placer sexual, tema que en cambio se ve como apropiado en el sexo puesto. Por ello, estas palabras muestran a la asesinada como subalterna, dependientes de los varones y esconden la iniquidad y exclusión del que son objeto las mujeres. 
Consideración: Título puede ser sustituido por “Formal prisión a feminicida en Xoxo”, “esclarecen feminicidio ocurrido en Xoxo”. Es indispensable que al escribir la nota se reflexione acerca de lo que se escribe, ya que al emplear un lenguaje sexista mucha veces se reafirma el pensamiento sexista en lugar de combatirlos.

Fuente: diario Noticias
Fecha: 08/07/2007
Asesinada y asesinado: Minerva Martínez Aguilar y Encarnación “NN”
Edad: no se especifica, sólo apuntan “ancianos”
Cabeza o titular: Sanguinario
Entrada: Dos ancianos que vivían sobre la avenida Veracruz de la colonia Benito Juárez, fueron asesinados en el interior de su domicilio particular y la policía presume que él o los asesinos utilizaron un palo de madera y un machete que fueron encontrados en el lugar de los hechos.
Párrafo 3, 4 y 5: Según los vecinos, el octogenario se llamaba Encarnación “NN” y su esposa Minerva Martínez Aguilar. El cuerpo del anciano era mejor conocido como “chon”, y presentaba una herida producida con un arma punzocortante en el cuello, así como varias heridas hechas por un arma contundente, presumiblemente un machete. Mientras el cadáver de la señora presentaba una herida en la cabeza y varias más en el resto del cuerpo.
Palabras genéricas: ancianos, vecinos, elemento de la policía ministerial, los vecinos, los ministeriales, el comandante regional de la policía, el agente del ministerio público, peritos.
Análisis
El título “Sanguinario”, es una expresión sensacionalista ya que busca despertar emociones en quienes leen la nota, por ello dicha expresión minimiza los asesinatos. Las frases “dos ancianos” y “asesinados” son expresiones genéricas, pues expresan que dos hombres (el masculino plural para ambos géneros) han sido asesinados (término marcado con desinencia masculina) y no una mujer y un  hombre como nos narra la nota, por ello, es evidente el silencio y ocultamiento sobre la existencia de las mujeres. En el cuerpo de la nota se da prioridad al asesinato del hombre que al feminicidio, pues es notoria la jerarquía establecida al estructurar los hechos, por lo que observamos un ejemplo de protagonismo gramatical.
Consideración
En necesario eliminar las palabras sensacionalistas que inhiben la reflexión, así como hay que evitar las palabras genéricas y el protagonismo gramatical. Recordemos que ambos géneros son igual de importantes.

CONCLUSIÓN

Consideraciones para evitar un lenguaje sexista en la nota roja

Con base en los resultados de los análisis discursivos, encontramos que, debido a la estructura y a su fondo, las notas rojas resultan discriminatorias por razón de sexo, siendo las expresiones genéricas las más recurrentes, lo que expresa silencio, ocultamiento y exclusión de las mujeres.

Asimismo, el protagonismo gramatical y la expresión sensacionalista aparecen con más frecuencia que el uso de mujer sujeta a estereotipos, uso asimétrico de tratamientos en palabras y construcción de imagen asimétrica, no obstante, en conjunto todas estas palabras indican desprecio, odio hacia las mujeres, la consideración de que son subalternas, dependientes de los varones y personas de segunda categoría.

No se puede concluir que quienes escriben la nota roja lo hagan o no con la intención clara y consciente de naturalizar y reafirmar el androcentrismo y sexismo existente, pues para conocer esa arista, se requiere de una investigación profunda, que escapa a la naturaleza de este ensayo. No obstante, con base en el análisis discursivo realizado, es evidente que quienes escriben esta sección utilizan el lenguaje sexista en su redacción como reflejo del pensamiento androcéntrico y actitud sexista imperante en la sociedad.

Ante esto, “quienes se dedican a la comunicación sólo se esforzarán por hacer un periodismo intencionalmente no sexista si aceptan que el periodismo que se practica hoy es muchas veces discriminatorio y fortalecedor de valores equívocos”42.

Para ello, como periodistas debemos desterrar el androcentrismo y sexismo de nuestras vidas, desde el ámbito personal hasta laboral. Además de que por medio de libros, talleres, pláticas, etcétera, que abordan la perspectiva de género, podremos encontrar herramientas que nos ayuden a ejercer un periodismo equitativo.

Asimismo, los libros de equidad de género apuntan que para superar “estas formas excluyentes del lenguaje” podemos cambiar palabras, de tal modo que el texto final no resulte sexista ya que, como se evidenció, el discurso cotidiano contribuye a reafirmar y naturalizar las iniquidades de género.

En los medios de comunicación y en las demás áreas pertinentes, el uso de la “transversalidad” se vuelve una herramienta indispensable para incorporar la perspectiva de género en la vida diaria.

Gender Mainstreaming define transversalidad de género como “la reorganización, mejoramiento, desarrollo, y evaluación de procesos de toma de decisiones en todas las políticas nacionales y en la estructura institucional. El objetivo de la transversalidad de género es incluir en todos los procesos de toma de decisiones la perspectiva de las relaciones de los géneros y aprovechar dichos espacios para promover la equidad”43.

Así, en el caso del periodismo, los temas a cubrir son revisados en función de la equidad de género, es decir, al escribir una nota, reportaje o cualquier otro género periodístico buscaremos equidad entre ambos sexos y reflexionaremos sobre lo que escribimos.

Asimismo, investigaremos opiniones de mujeres y hombres por igual, es decir, buscaremos el equilibrio de la información, pediremos datos desglosados por sexo para analizar si el problema o hecho afecta de la misma manera a mujeres que a hombres, entre otras acciones.

Después de todo, como apunta Jesús Martín Barbero, la o el “comunicador mediador/a asume como base de su acción las simetrías, las desigualdades sociales y culturales, que tensionan y desgarran toda comunicación, y entiende su oficio como el trabajo y la lucha por una sociedad donde comunicar equivale a poner en común, o sea a entrar a participar y ser actores en la construcción de una sociedad democrática”44

_______
NOTAS:

1 MASTRETTA, Ángeles. La mujer es un misterio. [En línea] Antología del Ensayo Hispánico. http://ensayo.rom.uga.edu/antologia/XXA/mastretta/ [diciembre, 2007]
2 VALLE, Norma.  et al. El A, B, C, de un periodismo no sexista. Santiago, Chile: Fempress, 1996. Pág. 83
3 TANNEN, Deborah. Género y discurso. Barcelona, España: Paidós Editorial, 1996. Pág.17
4  Que nos ayudará a encontrar "indicadores asociados con diferencias de géneros, donde el género gramatical de las expresiones lingüísticas pueden servir como vehículo para transmitir suposiciones en cuanto a los sexos. El análisis de estos y otros aspectos de la gramática o sintaxis práctica puede ayudar a poner en relieve algunas maneras en que se construye el significado en las formas discursivas”. THOMPSOM, John B. Ideología y cultura moderna.  México: Universidad Autónoma Metropolitana, 2002. Pág. 417-418
5 RUSSEL, Diana y R. Armes. Feminicide in Global Perspective, capítulo 2. Nueva York: Teachers College Press, 2001. Pág12-25 (Traducido por Guillermo Vega Z.)
6 RUSSEL, Diana y R. Armes. Op. Cit. Pág. 130
7 Comisión Especial para Conocer y Dar seguimiento a las Investigaciones Relacionadas con los feminicidios en la República Mexicana y a la Procuración de Justicia Vinculada. H. Congreso de la Unión, Cámara de Diputados, LIX Legislatura. Violencia feminicida en Oaxaca. México, 2006. Pág. 42
8 Colectivo Huaxyacac y Coordinadora de  Mujeres Oaxaqueña 1 de agosto. Feminicidio en Oaxaca: Informe ciudadano sobre la injusticia para las mujeres. Oaxaca, México, 2007. Pág.6
9 Comisión Especial para Conocer y Dar seguimiento a las Investigaciones Relacionadas con los feminicidios en la República Mexicana y a la Procuración de Justicia Vinculada. Op. Cit.  Pág. 155
10 GOTHMANN, Katrin. Manual de Género en el periodismo. Quito, Ecuador: Soboc Grafic, 2001. Pág.7
11 Íbid
12 THOMPSOM, John B. Op. Cit. Pág. 99
13 Federación de Mujeres Progresistas. REF: lenguaje sexista. [En línea]La Alianza Intercambios. http://www.alianzaintercambios.org/files/doc/1179267393_LENGUAJESEX.pdf[septiembre 2007]
14 MEANA, Suárez. Porque las palabras no se las lleva el viento. [En línea] Xarxa feminista del País Valencia. http://www.nodo50.org/xarxafeministapv/IMG/pdf/sexismo_en_el_lenguaje-2.pdf [agosto 2007]
15 MEANA, Suárez. Op. Cit. Pág.11
16 Íbid
17 MEANA, Suárez. Op. Cit. Pág.12
18 LAGARDE, Marcela. Género y feminismo: desarrollo humano y democracia. Madrid :Horas y Horas San Cristóbal.1996
19 GOTHMANN, Katrin. Op. Cit. Pág.16
20 CAZÉS, Daniel. La perspectiva de género: guía para diseñar, poner en marcha, dar seguimiento y evaluación a proyectos de investigación y acciones públicas y civiles. México: Talleres gráficos de México, 1998. Pàg.79
21VALLE, Norma.  et al. Op. Cit. Pág.33
22 Íbid. Pág.83
23 MEANA, Suárez. Op. Cit. Pág.11
24  Federación de Mujeres Progresistas. Op. Cit. Pág.6
25 VALLE, Norma.  et al. Op. Cit. Pág.31
26 Íbid. Pág.43
27 Comisión Especial para Conocer y Dar seguimiento a las Investigaciones Relacionadas con los feminicidios en la República Mexicana y a la Procuración de Justicia Vinculada. Op. Cit. Pág. 89 y 90
28 Colectivo Huaxyacac y Coordinadora de  Mujeres Oaxaqueña 1 de agosto. Op. Cit. Pág.6
29 Comisión Especial para Conocer y Dar seguimiento a las Investigaciones Relacionadas con los feminicidios en la República Mexicana y a la Procuración de Justicia Vinculada. Op. Cit. Pág. 155
30 Revolucionemos Oaxaca. Feministas de Oaxaca. [En línea] Revolucionemos Oaxaca.org. [En línea] Revolucionemos Oaxaca. http://revolucionemosoaxaca.org/content/view/102/1/ [junio, 2007]
31 THOMPSOM, John B. Op. Cit. Pág. 415
32 MEANA, Suárez. Op. Cit. Pág. 17
33 Íbid. Pág. 30
34 Las siguientes sugerencias fueron realizadas con base en los siguientes textos: Manual de Género en el periodismo,  Porque las palabras no se las lleva el viento y El A, B, C, de un periodismo no sexista
35 THOMPSOM, John B. Op. Cit. Pág. 417-418
36 GOTHMANN, Katrin. Op. Cit. Pág.24
37 TORRICO, Erick.  El sensacionalismo: Algunos elementos para su comprensión y análisis. [En línea] Sala de Prensa. Julio 2002. http://www.saladeprensa.org/art374.htm [septiembre 2007]
38 Federación de Mujeres Progresistas. Op. Cit. Pág.6
39 Todos los párrafos de las notas rojas incluidas en este ensayo fueron escritas sin modificaciones ortográficas
40 MÉNDEZ Citlalli Y Cruz Yesika. Sexoservidoras, vida sin maquillaje ni máscaras. Revista Mujeres. Mensual julio 2007. No 63. Pág. 57
41 RUSSEL, Diana y R. Armes. Op. Cit. Pág. 12-25
42 VALLE, Norma.  et al. Op. Cit. Pág.83
43 GOTHMANN, Katrin. Op. Cit. Pág. 41
44 MARTÌN BARBERO, Jesús. Los oficios del comunicador. Artículo presentado durante las Jornadas de Comunicación en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), en febrero de 2001.

______________
BIBLIOGRAFÍA:

CAZÉS, Daniel. La perspectiva de género: guía para diseñar, poner en marcha, dar seguimiento y evaluación a proyectos de investigación y acciones públicas y civiles. México: Talleres gráficos de México, 1998.
Colectivo Huaxyacac y Coordinadora de  Mujeres Oaxaqueña 1 de agosto. Feminicidio en Oaxaca: Informe ciudadano sobre la injusticia para las mujeres. Oaxaca, México, 2007.
Comisión Especial para Conocer y Dar seguimiento a las Investigaciones Relacionadas con los feminicidios en la República Mexicana y a la Procuración de Justicia Vinculada. H. Congreso de la Unión, Cámara de Diputados, LIX Legislatura. Violencia feminicida en Oaxaca. México, 2006.
Federación de Mujeres Progresistas. REF: lenguaje sexista. [En línea]La Alianza Intercambios. http://www.alianzaintercambios.org/files/doc/1179267393_LENGUAJESEX.pdf[septiembre 2007].
GOTHMANN, Katrin. Manual de Género en el periodismo. Quito, Ecuador: Soboc Grafic, 2001.
LAGARDE, Marcela. Género y feminismo: desarrollo humano y democracia. Madrid :Horas y Horas San Cristóbal.1996.
MARTÌN BARBERO, Jesús. Los oficios del comunicador. Artículo presentado durante las Jornadas de Comunicación en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), en febrero de 2001.
MASTRETTA, Ángeles. La mujer es un misterio. [En línea] Antología del Ensayo Hispánico. http://ensayo.rom.uga.edu/antologia/XXA/mastretta/ [diciembre, 2007]
MEANA, Suárez. Porque las palabras no se las lleva el viento. [En línea] Xarxa feminista del País Valencia. http://www.nodo50.org/xarxafeministapv/IMG/pdf/sexismo_en_el_lenguaje-2.pdf [agosto 2007]
MÉNDEZ Citlalli Y Cruz Yesika. Sexoservidoras, vida sin maquillaje ni máscaras. Revista Mujeres. Mensual julio 2007. No 63.
Revolucionemos Oaxaca. Feministas de Oaxaca. [En línea] Revolucionemos Oaxaca.org. [En línea] Revolucionemos Oaxaca. http://revolucionemosoaxaca.org/content/view/102/1/ [junio, 2007]
RUSSEL, Diana y R. Armes. Feminicide in Global Perspective, capítulo 2. Nueva York: Teachers College Press, 2001. (Traducido por Guillermo Vega Z.)
TANNEN, Deborah. Género y discurso. Barcelona, España: Paidós Editorial, 1996.
THOMPSOM, John B. Ideología y cultura moderna.  México: Universidad Autónoma Metropolitana, 2002.
TORRICO, Erick.  El sensacionalismo: Algunos elementos para su comprensión y análisis. [En línea] Sala de Prensa. Julio 2002.
http://www.saladeprensa.org/art374.htm [septiembre 2007]
VALLE, Norma.  et al. El A, B, C, de un periodismo no sexista. Santiago, Chile: Fempress, 1996.


* Yesika Cruz Martínez es licenciada en Counicación Social. En diciembre de 2007 formo junto con dos colegas el medio alternativo revolucionemosoaxaca.org. Esta es su primera colaboración para SdP.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2009


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.