Sala de Prensa

115
Mayo 2009
Año XI, Vol. 5

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   


Las agencias de noticias internacionales:
predominantes e influyentes

Frank González *

Resumen: Este artículo analiza el predominio de las agencias de noticias internacionales sobre los flujos informativos y su vigencia como modelo comunicacional, en el contexto mediático actual caracterizado por el vertiginoso e incesante desarrollo de la tecnología y el surgimiento de nuevos paradigmas para la elaboración, distribución y consumo de productos comunicativos. Mediante la selección y jerarquización de los temas que ponen a disposición de sus receptores, las agencias de noticias construyen su agenda a partir de la cual sugieren visiones de la realidad en correspondencia con su intencionalidad editorial e influyen, de esa manera, en la agenda de sus abonados.

Desde su surgimiento como modelo comunicacional a mediados del siglo XIX, las agencias de noticias  han tenido una presencia importante en los flujos de información periodística a partir del lugar poco visible, aunque privilegiado, que ocupan en el sistema de medios. En su cotidianidad las agencias seleccionan, elaboran y transmiten relatos de interés público que influyen, en buena medida, en el proceso de construcción de la agenda de sus abonados1.

En 1840, apenas cinco años después de la fundación de la primera agencia de noticias, el célebre escritor francés Honoré de Balzac  se refirió con su proverbial elocuencia a  aquella nueva forma de hacer periodismo y su influencia sobre la agenda del resto de los medios. Por su importancia para comprender el origen, objetivos y papel de las agencias de noticias en el entorno mediático, reproducimos  en extenso los comentarios de Balzac:   

“El público puede creer que hay varios periódicos, pero no hay, en definitiva, más que uno solo periódico.

“Hay en París, en la calle Jean Jacques Rousseau, una oficina dirigida por M. Havas, ex-banquero, ex-copropietario de la Gazette de France, ex-co-asociado de una empresa para la explotación de las licencias otorgadas por Napoleón en la época del Bloqueo continental. M. Havas ha visto muchos gobiernos, venera el Hecho y profesa poca admiración por los Principios; asimismo ha servido a todas las administraciones con igual fidelidad. Si las personas cambian él sabe que el espíritu jamás cambia y que la dirección a dar al espíritu público es siempre la misma.

“M. Havas tiene una agencia que nadie tiene interés en divulgar, ni los ministerios, ni los periódicos de oposición. He aquí por qué. M. Havas tiene corresponsales en el mundo entero; recibe todos los periódicos de todos los países del globo, él el primero. Además está instalado en la calle Jean Jacques Rousseau, enfrente de la oficina de correos, para no perder un minuto. Se le deja así dueño de todos los secretos, salvo los secretos diplomáticos, porque la única cosa que el ignora es lo que piensan M. de Pahlen o M. d´Apponyi. Pero con una condición: el da al Presidente del Consejo de madrugada un pequeño boletín universal, perfectamente redactado, que resulta del despojamiento de todas las correspondencias y de todos los periódicos.

“Todos los periódicos de París han renunciado, por motivos de economía, a hacer, por su cuenta, los gastos a los que M. Havas se dedica tanto más cuanto que tiene ahora un monopolio, y todos los periódicos, dispensados de traducir como antaño los periódicos extranjeros y de mantener agentes, subvencionan a M. Havas con una suma mensual, para recibir de él, a hora fija, las noticias del extranjeros. Sean o no conscientes de ello los periódicos no tienen más que lo que el primer ministro les deja publicar. Además, M. Havas, los trata según la cantidad de su abono. Si los Débats dan cien escudos por mes, tienen tal o cual noticia antes que los otros. Si hay veinte periódicos y la media de su abono con M. Havas es de doscientos francos, M. Havas recibe de ellos cuatro mil francos mensuales. El recibe seis mil del ministerio por un servicio singular que vamos a explicar. ¿Se entiende ahora la pobre uniformidad de las noticias extranjeras en todos los periódicos? Cada uno tiñe de blanco, verde, rojo o azul la noticia que le envía el Maitre-Jacques de la Presse2. Sobre este punto no hay más que un periódico hecho por él, y en cuya fuente beben todos los periódicos”  (LOPEZ-ESCOBAR, 1978: 37-39).

La descripción de Balzac nos permite identificar algunos rasgos esenciales de las primeras agencias de noticias:

  1. Tienen como objetivo principal la reproducción del capital, mediante la comercialización de un producto de creciente aceptación y demanda: la noticia.
  2. Actúan a nombre y en representación de sus abonados para la selección, elaboración y distribución de información  noticiosa dirigida, fundamentalmente, al consumo de masas mediante su reproducción en otros medios.
  3. Realizan esta actividad a partir de una red internacional de corresponsales y prestan atención especial a la inmediatez en la transmisión y recepción de las noticias.
  4. Satisfacen necesidades informativas de sus abonados por un precio módico, en comparación con los gastos en que éstos tendrían que incurrir si pretendieran hacerlo por sus propios medios.
  5. Cultivan el periodismo informativo, centrado en los hechos, en contraposición al discurso proselitista y doctrinario del periodismo ideológico o de opinión de entonces.
  6. Establecen una relación de beneficio recíproco con los gobiernos.

Las agencias de noticias revolucionaron el incipiente mercado mediático, al transformar la noticia en una mercancía de consumo masivo para satisfacer y crear necesidades relacionadas con la política, la economía, el entretenimiento y otras actividades de interés social. Los temas políticos y financieros predominaron en los contenidos de las primeras agencias, en sintonía con el proceso de industrialización (BOYD-BARRET y RANTANEN, 2002). La presencia en el mercado les permitió comprobar la eficacia de sus estrategias de negocios y entrar en contacto con sus audiencias y competidores, con quienes construyeron una relación dialéctica  en el proceso de construcción de la agenda. 

La producción de la noticia

Al igual que en otros medios, la construcción de la agenda en las agencias de noticias internacionales es un proceso de complejas mediaciones en el cual intervienen los periodistas y su cultura profesional, las estructuras organizativas, las rutinas productivas, la influencia de fuerzas externas y la ideología.

Desde el punto de vista organizativo, las agencias de noticias funcionan –como regla- a partir de estructuras verticales controladas desde la oficina central,  encargada a su vez de editar las informaciones procedentes de las corresponsalías y distribuirlas entre  los abonados.  Este esquema altamente centralizado ha sido modificado en algunos casos, con la creación de oficinas regionales con relativa autonomía para agilizar el proceso de recepción, edición y transmisión de la información, aunque la dirección del trabajo en su conjunto sigue en manos de la central.

Las rutinas productivas, a su vez, descansan en un conjunto de procedimientos para hacer cumplir la política editorial con la inmediatez, precisión y  continuidad  que caracterizan el periodismo en las agencias de noticias internacionales. Un aspecto importante en este sentido, son las previsiones periódicas –diarias, semanales, mensuales- a pesar de las cuales una buena parte de los temas abordados son imprevistos. Las rutinas productivas juegan también un papel importante en la calidad del producto periodístico para que sea aceptado por clientes de diferentes tendencias, intereses y preferencias en cualquier parte del mundo.

Tanto la central como las corresponsalías están sometidas a la presión de fuerzas externas que influyen en el proceso de construcción de la agenda como: la tecnología, las fuentes, la producción de otras agencias de noticias y medios, nacionales y extranjeros; las demandas de los abonados y las audiencias en general; el marco jurídico-legal; y los reclamos de autoridades políticas y administrativas del territorio en que operan.

La ideología, por su parte, juega un papel determinante en la intencionalidad editorial, marca el rumbo y establece los límites de la producción de contenidos, incluyendo la selección, jerarquización y tratamiento de los temas.

En el centro de este proceso de complejas mediaciones están los periodistas y su cultura profesional3.   

El cártel de agencias

En la segunda mitad del siglo XIX,  Reuters, Wolff y Havas, formaron el denominado cártel de agencias de noticias, mediante el cual se distribuyeron  los mercados mediáticos, en consonancia con los intereses geopolíticos de sus estados de origen. La alianza  tuvo también como propósito el control sobre la red telegráfica mundial, a fin de evitar la intromisión de terceros en esa área de vital importancia para las agencias4.

El cártel funcionó, de una u otra forma, hasta 1934, cuando desapareció bajo la presión de las agencias norteamericanas, quienes habían acumulado fuerzas suficientes para desafiar al monopolio europeo hasta obligarlo a desaparecer.

Unos años antes, en 1918, AP había logrado penetrar en América del Sur tras la firma  un acuerdo con Havas para penetrar en América Latina y en 1927 fue admitida con miembro pleno del cártel, en tanto que las también estadounidenses United Press (UP) y la Internacional News Service (INS) actuaron  siempre por su cuenta.

Con el debilitamiento de Wolf, tras la derrota alemana en la I Guerra Mundial, y la rápida expansión de AP y UP, al concluir el primer tercio del siglo XX  eran cuatro las agencias de noticias de alcance global, dos europeas e igual número de norteamericanas: Reuters, Havas, AP y UP, con la INS en un distante quinto lugar.

Con la derrota del nazismo en la II Guerra Mundial, Alemania perdió definitivamente sus aspiraciones de reingresar a  la elite mundial de las agencias de noticias,  Francia iniciaba la recuperación del suyo con la creación de la Agencia Francesa de Prensa (AFP) y Reuters recobraba fuerzas tras el desgaste provocado por la contienda bélica. Por su parte, AP y UP consolidaban su control sobre el sistema informativo internacional, en la misma medida en que Estados Unidos emergía como la principal potencia capitalista mundial.

Según el estudio publicado por la UNESCO en 1953 intitulado Les Agences Télégraphics d’information,  AP, UP, INS, Reuters, AFP y  la soviética TASS abastecían un mercado potencial que agrupaba al 98,7% de la población mundial residente en 144 Estados y otros territorios.  A la agencia de noticias de la desaparecida Unión Soviética le atribuía el informe el control sobre el mercado mediático de once Estados y otros territorios de Asia y Europa, en lo cuales habitaba el 30,9% de la población mundial. (LOPEZ-ESCOBAR, 1978: 189).

En la primera mitad de la década de 1980, el número de las agencias de noticias de alcance global  se redujo a cuatro a raíz del repliegue de UPI, agobiada por problemas administrativos y financieros, y en la de 1990 a tres como resultado del debilitamiento de TASS y su transformación en la agencia rusa ITAR-TASS. En el trío formado por Reuters, AP y AFP concurren rasgos comunes que explican su predominio en el ambiente mediático internacional:

a. Junto a la desaparecida Wolff, fueron las fundadoras del sistema informativo internacional a mediados del siglo XIX.

b. Radican en países con mercados mediáticos extensos y solventes, en los cuales aventajan a sus competidores foráneos.

c. Pertenecen a naciones desarrolladas con un papel protagónico en los acontecimientos internacionales y una influencia, en ocasiones especial, sobre determinadas regiones del planeta o sobre el mundo en su conjunto, como el caso de Estados Unidos.

d. Las tres elaboran productos multilingües y para dos de ellas, Reuters y AP, el idioma base es el inglés.

e. Disponen de vastas redes de corresponsales y ofertan información en todos los formatos posibles: texto, fotografía, infografía, audio, audiovisual y multimedia; y han desarrollado servicios personalizados en correspondencia con la creciente segmentación de las audiencias. El caso más ilustrativo es Reuters, que en las últimas cuatro décadas ha desarrollado un poderoso servicio de información económica y financiera, hasta el punto de convertirse en emblema de un nuevo modelo de agencia, más atenta a las cotizaciones de las bolsas de Londres, Tokio y Nueva York que a los intereses políticos de sus países de origen (CLARET, 1994). 

f. A pesar de la creciente tendencia a la concentración de la propiedad y el control sobre los medios por parte de grandes corporaciones transnacionales, estas agencias conservaron su autonomía empresarial hasta mayo de 2007, cuando el grupo mediático canadiense Tohmson adquirió a Reuters  por 12,736 millones de euros.5

En opinión de Oliver Boyd-Barret, hasta la desaparición del cártel, en las agencias era perceptible una mezcla de los tres discursos prevalecientes hasta entonces respecto a los medios: 1) poderosos e influyentes; 2) vehículos de propaganda de clases o de los estados nacionales; y 3) ejemplo de un profesionalismo periodístico moderno, sofisticado tecnológicamente.

Bajo la  supremacía estadounidense cobró fuerza  el concepto de libre flujo de información, respaldado por el gobierno norteamericano y adoptado por la Organización de Naciones Unidas (ONU), al amparo del cual las  agencias capitalistas de alcance global reforzaron su control sobre los mercados mediáticos internacionales. De esta manera, esas agencias se convirtieron en la cara visible de las relaciones de dominación y dependencia cultural entre las naciones ricas del Norte industrializado y las empobrecidas y subdesarrolladas del Sur.

El Nuevo Orden Mundial de la Información y la Comunicación  

La década de 1970 fue un período de singular efervescencia en el escenario internacional, caracterizado por el debilitamiento de la hegemonía de Estados Unidos azotado por una crisis económica mundial, y por otra de credibilidad como resultado del fracaso en Viet Nam y el escándalo de Watergate, entre otros.

Para Armand Mattelart, esos años “…representaron un giro histórico en la aproximación tanto de los mecanismos industriales que rigen la producción de la información y de la cultura de masas, como de los desequilibrios internacionales de los flujos y los intercambios. Es la edad de oro de la crítica”. (MATTELART, 1998: 73).

En esos años, el Tercer Mundo encontró en la ONU y en varias instituciones de su sistema, como la UNESCO, un terreno fértil para sus aspiraciones, respaldadas por los países socialistas de entonces y por la casi totalidad de las naciones subdesarrolladas, cuyos puntos de vista predominaban y obtenían la mayoría en las votaciones en el organismo mundial, excepto en el Consejo de Seguridad.

La eliminación de las asimetrías en los flujos informativos fue el centro del debate internacional en el marco de la ONU y del Movimiento de Países No Alineados, sobre el “Nuevo Orden Mundial de la Información y la Comunicación” (NOMIC).

El análisis fijó su atención inicialmente en la actuación de las cuatro agencias internacionales capitalistas de alcance global de entonces –AP,AFP, REUTERS y UPI- y se fue ampliando gradualmente a otros aspectos de la comunicación de masas.

“…Una idea central acompaña el proceso que se sigue en el campo de la comunicación: existe un ‘imperialismo cultural’ y la situación de ‘dependencia cultural’ que éste origina no obedece a una manipulación o a una suerte de complot, sino que se debe a un hecho estructural. Los efectos de la dominación forman parte de las raíces del principio del intercambio desigual entre el centro y la periferia”. (MATTELART, 1998: 73).

“Un solo mundo, voces múltiples”6 fue el título del informe presentado en 1980 por la comisión internacional creada por la UNESCO, encabezada por el irlandés Sean MacBride, para analizar el problema y formular recomendaciones.

El informe MacBride abogó por la eliminación de los desequilibrios en los flujos informativos, en la comunicación y sus estructuras; por el desarrollo de políticas nacionales de comunicación vinculadas a objetivos de desarrollo económico, social y cultural; por el fortalecimiento de la identidad cultural de las naciones; y por la reducción de la comercialización de la información. Además consideró vital la existencia de agencias de noticias nacionales fuertes para mejorar la cobertura nacional e internacional de cada país y recomendó la creación de redes regionales, donde fuera posible, para incrementar los flujos noticiosos y servir a los grupos lingüísticos principales en las respectivas áreas geográficas (UNESCO, 1980).

Tras varios intentos frustrados para detener el avance de las posiciones tercermundistas, Estados Unidos abandonó la UNESCO en diciembre de 1983 seguido por Gran Bretaña y Singapur unos meses después. La decisión anglo-estadounidense significó un duro golpe para el financiamiento de la UNESCO, y una demostración de fuerza de la cruzada neoliberal impulsada por el eje Reagan-Tathcher, como parte del Nuevo Orden Mundial promovido por el entonces presidente norteamericano.

Con el colapso posterior de la Unión Soviética y los Estados socialistas del este europeo, culminó la configuración del nuevo  contexto político que dio paso a la hegemonía unipolar estadounidense y aceleró la globalización neoliberal, cuya ola privatizadora alcanzó a los medios y los mercados mediáticos en general, incluyendo las telecomunicaciones.

Estados Unidos retornó en 2003 a la UNESCO, de cuya agenda desaparecieron7  las iniciativas transformadoras en la comunicación para abrazar nuevamente el concepto de libre flujo de la información, ahora bajo el encantamiento de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs).

“…Pese a sus muchas limitaciones, estos debates constituyeron la primera llamada de alarma con respecto al intercambio desigual de imágenes y de informaciones. Estos debates –dejando de lado su retórica, a veces virulenta- expresaron una puesta en cuestión del modelo de desarrollo, y, por consiguiente, de un tipo de relación entre el Norte y el Sur…” (MATTELART, 1998: 75).

De cualquier manera, el debate sobre la necesidad del NOMIC no afectó en la práctica a las agencias de noticias de alcance global que, por el contrario, salieron fortalecidas como resultado de la hegemonía mundial unipolar de Estados Unidos.

El impacto de las TICs

El vertiginoso desarrollo de las TICs coincidió con la adopción de  políticas conservadoras y neoliberales en las potencias capitalistas, en sustitución del modelo de Estado benefactor asumido después de la II Guerra Mundial. Ese cambio de estrategia fue acompañado por una transformación en la base técnico-material del sistema con la generalización “del paradigma microelectrónico y su modelo de organización basado en la producción flexible” (MUNSTER, 2003).

El desarrollo de las TICs posibilitó la resuelta expansión de Internet a partir de mediados de los años 90, hasta convertirse en un poderoso medio público de comunicación, con un  impacto progresivo en todos los sectores de la sociedad.

La red de redes trajo consigo oportunidades y amenazas para las agencias de noticias internacionales, modificó sus estructuras organizativas y rutinas productivas, la cultura profesional de sus periodistas, las relaciones con fuerzas externas como las fuentes y las audiencias y puso a prueba, una vez más, su capacidad de respuesta y adaptación a los nuevos escenarios y paradigmas.

Con la llegada de Internet, las agencias de noticias dejaron de ser sólo suministradoras de información a otros medios y entraron en contacto directo con el público lo cual propició, entre otras cosas, la atención personalizada mediante la segmentación de los circuitos por áreas de interés; ampliaron la oferta de productos y servicios informativos; redujeron drásticamente sus gastos en la  transmisión de la información; e incrementaron el acceso directo e inmediato a las fuentes de información.

Con Internet surgieron nuevos competidores, cuando otros medios se convirtieron en organizaciones de alcance global y asumieron funciones de  proveedores mayoristas de información, siguiendo el modelo y las rutinas productivas de las agencias de noticias. Grandes periódicos, cadenas de televisión, emisoras de radio y otros medios crearon sus propias redes de corresponsales y establecieron sus portales en la web, para distribuir  contenidos interactivos, hipertextuales y multimediales.

Los usuarios, incluyendo los medios, tuvieron acceso a grandes volúmenes de información sobre los más diversos temas, de forma gratuita o pagando una cuota módica, al punto de generalizarse una falsa percepción sobre la presunta inevitabilidad de la desaparición de las agencias de noticias, sobrepasadas supuestamente por los nuevos paradigmas de elaboración y consumo de productos comunicativos.

Sin embargo, las agencias no sólo se adaptaron a los nuevos tiempos, sino que reforzaron su control sobre los flujos noticiosos con la aparición de nuevas formas de penetración en los mercados mediáticos.

Ninguno de los nuevos medios de alcance global fue capaz de superar a las agencias de noticias, de igual rango, en el manejo de información inmediata, continua y diversa dirigida a grandes audiencias y, por el contrario, muchos de ellos se convirtieron en propagadores importantes de los productos y servicios informativos de las agencias, como es el caso de los sitios web de periódicos, estaciones de radio y televisión, portales de información general y especializada, entre otros.

Con el desarrollo de Internet surgieron los agregadotes de noticias8 y con ellos una nueva modalidad para la multiplicación del mensaje de las agencias y el reforzamiento de la homogeneidad de los contenidos en la web,  a pesar de la ilusión creada por la aparente abundancia de fuentes de información.

Como resultado de un estudio sobre la articulación de la economía política de las agencias de noticias y el intercambio informativo en el ciberespacio, en el período 2001-2006, Chris Paterson comprobó la existencia de  poca diversidad informativa real en el ámbito de las noticias en línea y el amplio dominio  de Reuters y AP  sobre la información noticiosa internacional, en idioma inglés, difundida en la web  (PATERSON, 2006).

“Esta investigación indica que el discurso sobre acontecimientos internacionales trascendentes, dentro de la esfera pública global, está sustancialmente determinado por las prácticas productivas y las prioridades institucionales de dos servicios informativos: Reuters y Associated Press” (PATERSON, 2006).

Al referirse a la ilusión de abundancia informativa creada por los agregadores de noticias como Google y Yahoo, Paterson pone como ejemplo la forma de  presentar a sus lectores  relatos noticiosos con docenas de enlaces a medios locales o regionales, la mayoría de los cuales carece de una cobertura propia del suceso y utiliza como fuentes los despachos de las agencias de noticias.

“Esto nos deja ante el panorama de un mundo de noticias en línea (en idioma inglés) en el cual sólo cuatro organizaciones tiene una cobertura internacional extensa: Reuters, AP, AFP y BBC; otros pocos tienen alguna cobertura internacional: CNN, MSN, New York Times, The Guardian y unos pocos grandes periódicos, canales de televisión y emisoras de radio; y la mayoría no cuentan con cobertura internacional propia” (PATERSON, 2006).

David Sancha, por su parte, llega a conclusiones similares al investigar “El uso de la información de agencia en las ediciones electrónicas de diarios en España”, mediante un estudio comparativo de los sitios web de “El Periódico”, “El Mundo” y “La Vanguardia”, durante una semana, en abril de 2005.

Sancha comprobó que “el uso abusivo de las agencias uniformiza las informaciones en los servicios on line de las ediciones de diarios en Internet” al hallar que “los servicios de información on line de los diarios recurren a la agencia como fuente principal de las informaciones…” Demostró además que “las rutinas productivas presentes en las ediciones on line de los diarios –inmediatez y actualización constante de la información- dificultan la introducción de matices editoriales en la elaboración de las noticias”, pues “la urgencia por publicar las noticias en Internet hace que los teletipos9 se publiquen con una edición mínima, sin el contraste de fuentes y con la veracidad sobreentendida de la información servida por la agencia…” (SANCHA, 2005).

Si algo parecen confirmar los hallazgos de Paterson y Sancha es la capacidad demostrada por las agencias de noticias para adaptarse a cada nueva circunstancia en un contexto mediático en el cual siguen siendo predominantes e influyentes.

_____
Notas:

1 En este artículo empleamos indistintamente los términos abonados, clientes, receptores, consumidores y usuarios para referirnos a personas jurídicas o naturales que acceden a productos y servicios informativos elaborados por las agencias de noticias, para beneficio propio o de sus audiencias, ya sea mediante pago o gratuitamente.
2 Esteban López-Escobar cita a André Dubuc para explicar, en palabras de Balzac, que  Maitre-Jacques, era la manera de referirse a  un funcionario encargado del recorte y selección de textos de la prensa (LOPEZ-ESCOBAR, 1978: 38).
3 El ejercicio del periodismo en una agencia de noticias internacional suele ser considerado por algunos una experiencia poco gratificante, por su relativo anonimato y las restricciones que imponen sus estructuras y normas narrativas en comparación con otros medios. Para otros, sin embargo,  las agencias constituyen un espacio para el pleno despliegue de las capacidades profesionales, y culturales en general, al tiempo que un reto permanente a la excelencia. Todos los periodistas de las agencias de noticias internacionales, como norma, aspiran a ser corresponsales, lo cual les permite alcanzar la cima de la realización profesional, después de un largo período de preparación. El corresponsal es no sólo un periodista capaz de elaborar y transmitir su mensaje con inmediatez, y precisión, en condiciones usualmente complejas, sino también un analista preparado para evaluar críticamente la información a su disposición y seleccionar los temas sobre los cuales construirá el relato noticioso, teniendo en cuenta los intereses de la agencia y sus abonados. En el cumplimiento de sus funciones, el corresponsal forma parte de un equipo cuya retaguardia y dirección radican en una Central donde otros periodistas, que  estuvieron o estarán alguna vez en su lugar, ocupan diferentes posiciones en un proceso que demanda de todos el mismo nivel de compromiso y eficiencia. La preparación profesional y cultural, la versatilidad, capacidad de adaptación a nuevas circunstancias y de respuesta a situaciones inesperadas, facilidad para las relaciones humanas, creatividad, laboriosidad, sentido de la organización, dominio de lenguas extranjeras y autocontrol, son algunos de los atributos que cualquier agencia de noticias internacional desearía ver en  sus periodistas. Los periodistas de las agencias de noticias internacionales deben ser multilingües y además poseer: una sólida preparación profesional y cultural; capacidad para  organizar, dirigir y participar en la cobertura de acontecimientos de naturaleza diversa en situaciones no siempre ideales; y un conocimiento actualizado del país donde se encuentran y de la política editorial de la agencia para seleccionar y jerarquizar los temas sobre los cuales trabajarán. Otras cualidades son también recomendables como ser emprendedor, laborioso, fácil para las relaciones humanas, observador, sensible (READ, 1992:151), acucioso y capaz de discernir entre lo trascendente y lo irrelevante, lo verdadero y lo falso, especialmente cuando se desenvuelve en un ambiente en el que sus principales fuentes de información son  instituciones y otros medios locales, sobre los cuales no tiene control.
4 Timoteo Álvarez sitúa el surgimiento del cártel en el acuerdo suscrito en 1859 por las tres agencias para la expansión del negocio y del servicio telegráfico, con la intención de protegerse de posibles competidores. Diez años más tarde establecen el monopolio de cada una sobre la explotación del servicio telegráfico en sus países de origen y en otros territorios que consideraban afines y en mayo de 1876 acuerdan la repartición del mundo en territorios propios de cada una (ALVAREZ, 2005: 39). “Reuter se reserva el conjunto del imperio británico, Holanda y sus colonias, Australia, las Indias Orientales y el Extremo Oriente. A la agencia Havas le corresponden Francia, Italia, España, Portugal, el Levante, Indochina y América Latina. La agencia Wolff centra su actividad en la Europa central y septentrional (unos mercados que pierde al final de la guerra mundial de 1914 a 1918). Con respecto a diversos territorios y zonas, como el caso del imperio otomano y de Egipto, se estableció un acuerdo de explotación conjunta. Otros países –como fue el caso de Estados Unidos- son declarados “neutrales”. Esta organización oligopólica refuerza, por otra parte, el monopolio de cada una de las grandes agencias en su propio mercado nacional…” (MATTELART, 1998: 30).
5Como resultado de esta megafusión surgió el grupo Thomson-Reuters, nuevo líder de la información financiera mundial con el 34% del mercado, con lo cual desplazó a una segunda posición a Bloomberg, poseedora del 33%. En este sentido, debe tenerse en cuenta que las acciones de Reuters se cotizan en bolsa desde junio de 1984.
6 Conocido también como el informe Mc Bride, fue publicado por la UNESCO en 1980. “Un  solo mundo, voces múltiples” fue el título de la versión en español del documento, conocido en inglés como “Many Voices, One World”.
7 En realidad, el concepto de libre flujo de la información retornó con fuerza al discurso de la UNESCO a partir del 16 de noviembre de 1987 con la elección del catalán Federico Mayor Zaragoza para el cargo de Director General, en sustitución del senegalés Amadou Mahtar M’Bow. El giro en la posición de la UNESCO fue consagrado en la resolución “La comunicación al servicio de la humanidad”, aprobada por la XXV Conferencia General de la UNESCO, efectuada en  París en octubre-noviembre de 1989  (CASTRO, 1995).
8 Chris Paterson los define como los portales o motores de búsqueda con mecanismos para recuperar, seleccionar, jerarquizar y enlazar una gran cantidad de noticias publicadas en otros lugares del ciberespacio. Algunos, como Google News, comenzaron así, mientras otros, como Yahoo, comenzaron siendo mayormente distriguidores en línea de servicios cablegráficos y se convirtieron en agregadotes de noticias con la apariencia de nutrirse de miles de fuentes noticiosas. Para más detalles, ver Paterson, Chris. News Agency Dominante in Internacional News on the Internet, en Papers in Internacional and Global Communication, No. 01/06.
9 Se refiere a los despachos de las agencias de noticias.

__________
Bibliografía:

Álvarez, Jesús Timoteo (2005) Historia y modelos de comunicación en el siglo XX. La Habana, Pablo de la Torriente.
Boyd-Barret, O. y Rantanen, T. (2002) Global and National News Agencies: Opportunities and Threats in the Age of Internet. En: Briggs, A., y Cobley, P. (Eds.), The Media: and Introduction, segunda edición. Londres, Longman. Consultado el día 1 de junio de 2006 en http://www.csupomona.edu/~oboydbarrett/site/RecentPublishedArticles/ .
Castro Savoir, J.A. (1995) Tesis doctoral “Las agencias transnacionales de prensa al final del siglo XX. Impacto del Nuevo Orden Mundial de la Información y la Comunicación en los objetivos informativos de las grandes redes periodísticas (1973-1993)”. Madrid, Universidad Complutense.
Claret, A. (1994) Las nuevas reglas de juego. Agencias de prensa y relaciones Norte-Sur. En: Pérez, C. "La aldea Babel - Medios de comunicación y relaciones Norte-Sur (Colección INTERMÓN)". Barcelona, Deriva. Consultado el 23-03-09 en http://www.xtec.es/~cgarci38/ceta/sociedad/reglas.htm
López-Escobar, E. (1978) Análisis del “nuevo orden” internacional de la información. Pamplona, Ediciones Universidad de Navarra, S.A.
Mattelart, A. (1998) La mundialización de la comunicación. Buenos Aires, Paidós. Buenos Aires.
MUNSTER, B. (2003) La tecnología: mito y realidad. Consultado el  05-10-2005 en www.nodo50.org/cubasigloXXI/ congreso/munster_05abr03.pdf
Paterson,C. (2006) News agency dominance in international news on the Internet. En Papers in International and Global Communication. No.01/06. ISSN 1752-1793. Centre for International Communications Research. University of Leeds. Consultado el 30-08-06 en http://ics.leeds.ac.uk/papers/cicr/exhibits/42/cicrpaterson.pdf.
Read, D. (1992) The Power of News. The History of Reuters. Oxford, Oxford University Press.
Sancha, D. S/F El uso de la información de agencia en las ediciones electrónicas de los diarios de España. Consultado el 20-04-08 en http://www.bib.uab.es/pub/athenea/15788646n8a13.pdf
UNESCO (1980) Many Voices, One World. París, UNESCO. Consultado el 12-07-08 en http://unesdoc.unesco.org/ulis/cgi-bin/ulis.pl?database=&lin=1&gp=0&look=new&sc1=1&sc2=1&nl=1&req=2&text=%20Many%20voices,%20one%20world&text_p=phrase+like


* Frank González es presidente de la agencia de noticias internacional Prensa Latina, en Cuba, y colaborador de SdP.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2009


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.