Sala de Prensa

111
Enero 2009
Año X, Vol. 4

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   


Cómo se cubrió hace 50 años

La revolución cubana en la prensa

"La Revolución cubana, en los titulares". Así encabeza el portal BBC Mundo un especial sobre el 50 aniversario de la entrada de las tropas de Fidel Castro a La Habana y que nos sirve para darnos una idea sobre la forma en que una parte de la prensa en el mundo cubrió el triunfo de la guerrilla sobre el régimen de Fulgencio Batista. De paso, nos brinda la oportunidad de comparar las posturas editoriales de entonces con las actuales a medio siglo de régimen cubano.

Argentina

El desenlace de la revolución en Cuba ocupó indiscutidamente las primeras planas argentinas el segundo día de 1959, ya que, por los festejos de Año Nuevo, el 1 de enero no habían circulado los diarios. Y los titulares fueron contundentes: "Encabezados por 'Che' Guevara entraron en La Habana los rebeldes. Las fuerzas libertadoras fueron objeto de una gran demostración", consignó Crítica, por entonces el diario de mayor influencia entre los intelectuales argentinos.

La portada de dicho vespertino, dedicada exclusivamente a Cuba, incluyó una foto en la que "dos de los hijos del dictador Batista... aparecen sonrientes en su llegada a Nueva York, sin comprender el drama que su padre desencadenó en el pueblo cubano, hundiéndolo en el silencio y la opresión". En las ediciones siguientes, Crítica destinó importantes espacios a Ernesto Guevara. El 3 de enero tituló: "El argentino Guevara: permitió al pueblo cubano ser hoy material y moralmente libre, dicen los exiliados". Y hasta entrevistó a su familia: "El padre del 'Che' no irá pronto a Cuba. La mamá... sí espera ir pronto allá".

Ese mismo día, el diario El Mundo, hoy fuera de circulación, tituló a cinco columnas: "Es inminente el arribo de Fidel Castro a La Habana. La capital cubana prepara una triunfal recepción al patriota". Al día siguiente, escribió que "Fidel y Guevara están fundidos en el mismo bronce de la gesta libertadora".

El conservador diario La Prensa abrió su edición con el editorial "Otro dictador que huye", sobre la caída de Batista. Y expresó: "Ha huído, derrocado, otro dictador de los que con su solo nombre ensombrecen la historia de América".

Clarín, por entonces un diario popular e incipiente y hoy el matutino de mayor circulación del país, destacó en su portada del 2 de enero una foto casi artística de Fidel Castro de perfil, con el comentario: "Cuba: Batista entregó el gobierno a una junta militar y huyó; Castro sigue la lucha". En las páginas interiores, un gran despliegue fotográfico ilustró las "Sucesivas etapas de un movimiento triunfante", incluidos los festejos en las calles de Buenos Aires. Bajo la foto de un Guevara muy joven se leía "Ernesto Guevara, apodado 'Ché' por sus compañeros, es uno de los principales lugartenientes de Castro. Joven de gran valentía, el argentino... dirigió varias de las operaciones más difíciles de la prolongada lucha". Días más tarde, Clarín envió a su corresponsal en Estados Unidos a Cuba para "establecer contacto directo con los hombres de la liberación".

Al avanzar el mes, un pronóstico se repitió en Crítica y El Mundo: "Habrá elecciones en Cuba dentro de un año y medio", vaticinaron. Ya ha pasado medio siglo.

Chile

El 2 de enero de 1959 los principales diarios chilenos dedicaron amplios espacios al triunfo de la Revolución cubana.

La portada de El Mercurio tituló: "El ex dictador cubano, Fulgencio Batista, buscó refugio en República Dominicana". Una foto de Batista y su familia, y otra de Fidel Castro en la Sierra Maestra, ilustraron el despacho principal. Otros artículos señalaron: "La caída del régimen de Batista causó sorpresa en el extranjero", "Batista atribuyó a la falta de armamento el fracaso de la lucha contra Fidel Castro", y "Más de cien ex funcionarios del gobierno depuesto llegaron a Estados Unidos pidiendo asilo político".

En tanto, las notas de Clarín - un diario popular, el de mayor circulación en Chile hasta que fue confiscado tras el golpe militar de 1973- expresaron: "Cayó otro tirano: huyó Batista, un magistrado asumió el poder", "Hijo del dictador calificó de inesperada la salida de Cuba", y "F. Batista se refugió en Santo Domingo, guarida de dictadores".

La información publicada en la prensa chilena provino principalmente de La Habana y Washington, elaborada por las agencias noticiosas Associated Press (AP) y United Press International (UPI).

Colombia

En sus ediciones del 2 de enero de 1959, los principales diarios de Colombia no disimularon su entusiasmo por el triunfo de la Revolución cubana, una noticia que desplazó a otras de índole nacional, como las alzas de precios o el discurso de Año Nuevo del presidente Alberto Lleras Camargo.

El Tiempo tituló "Cayó Batista", e informó sobre su huida a Estados Unidos. También publicó una galería fotográfica con nueve caras, donde aparecían los dictadores que habían sido derrocados en América Latina hasta ese momento. Salían marcadas con una gran "X" las fotos de los generales Perón (Argentina), Rojas Pinilla (Colombia), Carías (Honduras), Odría (Perú), Pérez Jiménez (Venezuela), Somoza padre (Nicaragua) y Batista (Cuba). Y quedaban pendientes por marcar las caras de Stroessner (Paraguay) y Trujillo (República Dominicana).

El Espectador informó sobre el juramento de Rafael Urrutia como nuevo presidente provisional de Cuba, y publicó en primera página grandes fotografías de los saqueos que se habían producido en La Habana y de la liberación de los prisioneros políticos por parte de la guerrilla comandada por Fidel Castro. El diario también informó sobre la celebración que hubo el 1 de enero en las calles bogotanas por la caída de Batista, en la que participaron muchos autos que hicieron sonar sus bocinas.

Pero, además, el triunfo de la Revolución cubana fue tema de los editoriales. El de El Tiempo, por ejemplo, tituló "Otra Victoria de la Democracia" y expresó: "La caída de Fulgencio Batista, cuyo régimen de oprobio afrentaba la dignidad de América, es una victoria de la democracia continental, que todos los pueblos saludarán con alborozo, porque aguardaban con esperanza".

México

El 2 de enero, la prensa mexicana relató cómo Fulgencio Batista había dejado Cuba, pero no hizo referencias a un triunfo claro de la Revolución.

El Universal tituló la información "El Presidente Batista huyó de Cuba; reina la confusión", relatando cómo Fulgencio Batista había huido hacia República Dominicana, mientras su familia y miembros de su gobierno habían volado rumbo a Jacksonville, Florida. En Cuba, se reportó la imposibilidad de las milicias rebeldes para controlar a los grupos de cubanos que se manifestaban en La Habana.

En tanto, Excélsior publicó un trabajo titulado "Los Dictadores de América", donde hablaba sobre el gobierno del general Leónidas Trujillo y sobre el discurso de Fidel Castro que pedía a los cubanos que "no confíen en nadie". Sin embargo, la mayor cobertura se centró en la huida de funcionarios del gobierno cubano hacia Estados Unidos, particularmente Nueva Orleans y Florida, y en describir cómo los exiliados protestaban contra ellos y tomaban las embajadas. Sobre Cuba se describía el caos que reinaba en las ciudades, y la destrucción de casinos, hoteles y casas de miembros del gobierno de Batista.

Venezuela

Para los venezolanos, la caída de Batista extendió la alegría que habían experimentado un año antes con del derrocamiento del gobierno militar venezolano. Con gran despliegue, y con gran simpatía, la prensa venezolana de los primeros días de 1959 dio cuenta de los momentos finales de Fulgencio Batista y la entrada "triunfal" de los rebeldes de Fidel Castro. El presidente de la Junta de Gobierno que regía en Venezuela, Edgar Sanabria, dijo en un fugaz encuentro con la prensa que "el desayuno me cayó mejor cuando me enteré de la noticia". Se refería a la huída de Batista y la inminente llegada de los rebeldes.

Por el tono general que se percibe en los principales medios de la época, a todos los diarios les "cayó bien" la noticia.

Lo demuestra este titular de Últimas Noticias del 2 de enero: "El Cristo de la selva venció al Judas cubano". El periódico hizo una edición especial de Año Nuevo, pese a que ese día no circulan los diarios. "Cayó Batista", destacó en su titular. Y en páginas interiores insistió: "Cayó Batista. La noticia temprana hizo levantar a los caraqueños que recordaron el 23 de enero".

En su edición regular del 2 de enero, Últimas Noticias presentó un gran titular a página completa: "Fidel Castro Manda", destacando la inminente llegada de las tropas rebeldes a La Habana. Dedicó 15 de sus 49 páginas a informar sobre los sucesos en Cuba. Destacó también los disturbios que se habían registrado frente a la Embajada de Cuba en Venezuela -"los representantes de Batista"- en los que una "bella jóven cubana fue muerta a tiros a la puerta de su embajada", como consigó el periódico en su última página, generalmente consagrada a temas de seguridad pública o "sucesos".

El mismo día, El Universal aseguró que "La caída de Batista causó ayer en Caracas y el resto del país entusiasmo unánime", y publicó una reseña fotográfica de las caravanas de autos que salieron por las calles de la capital venezolana con banderas cubanas a celebrar el acontecimiento.

Para el día 3 de enero, ya el diario El Universal había logrado colocar dos enviados especiales en La Habana, pese a que el mismo periódico informaba de la dificultad de viajar entre Venezuela y la isla por la alta demanda de pasajeros. "400 cubanos rumbo a la isla" colapsan el aeropuerto de Maiquetía y aunque quieren llegar lo antes posible a su tierra expresan a los periodistas "su gratitud con el pueblo de Venezuela".

En medio del debate político hay una preocupación deportiva que recoge el diario La Esfera: "Desbandada de la pelota cubana", una noticia importante para un país que comparte con la isla antillana la pasión por el béisbol. Se refería al riesgo de que los jugadores estadounidenses de la liga cubana dejaran el país ante supuestas amenazas recibidas del Movimiento 26 de julio, la organización política de Fidel Castro.

Apenas conocida la noticia de la caída de Batista, los periódicos se llenaron de avisos pagados en los que diferentes grupos o asociaciones expresaban su júbilo por los "nuevos tiempos". Por ejemplo, El Rincón Cubano, un restaurante de lo que entonces era el este de Caracas, publicó un texto agradeciciendo "a nuestros hermanos venezolanos por la cooperación y el profundo sentido democrático demostrados en el triunfo obtenido". Incluso la Alta Cámara Ejecutiva Masónica unió "su júbilo al que exteriorizan todos los pueblos de América" y saludó "la libertad del pueblo cubano".

En las páginas internas de El Universal un pequeño aviso clasificado se confunde con la información. En letras grandes se lee Castro - pero se trata de otro Castro, uno que repara neveras, lavadoras, televisores y radios. Quizá este Castro supo aprovechar la coincidente sonoridad del apellido para llamar la atención de clientes potenciales, a quienes debe haberles parecido al menos una hábil ocurrencia.

Alemania

Nadie sabía mucho de la lejana isla de Cuba en las dos Alemanias, mucho menos de las intenciones de las tropas de Fidel Castro que el 1 de enero ocuparon La Habana.

ALEMANIA ORIENTAL

En la Alemania comunista la noticia fue manejada con mucho cuidado y hasta con recelo.

El diario Berliner Zeitung la incluyó al pie de su primera página recién el día 3 de enero, con el título "Las tropas de Castro en La Habana". "La victoria del pueblo cubano sobre la dictadura de Batista, apoyada por Estados Unidos, causa consternación en Washington", proseguía el encabezado de un artículo que terminaba con una advertencia: "Ahora, Estados Unidos recibe una inevitable cuenta por haber apoyado durante tantos años a Batista".

El diario Neues Deutschland, órgano del Partido Comunista de Alemania Oriental, anunció la noticia el 2 de enero, en un brevísimo párrafo: "Batista huyó de Cuba". Dos días después, tituló: "Liberada La Habana". El diario comunista celebró entonces "la victoria de los luchadores por la libertad de Cuba (que) ha provocado una creciente ola de protestas antiimperialistas contra Estados Unidos y sus aliados, que hasta ahora habían apoyado la dictadura de Batista". El periódico opinó: "Se dice que Fidel Castro, un hombre de origen burgués, busca implantar reformas democráticas, pero aún queda abierta la pregunta de si está realmente comprometido con un programa económico antiimperialista".

ALEMANIA OCCIDENTAL

En la prensa alemana occidental, la imagen de los jóvenes guerrilleros que habían vencido a una dictadura brutal los convirtió en una suerte de héroes románticos.

El semanario Der Spiegel, la revista más importante de Alemania Occidental, le dedicó la portada y siete páginas centrales en su edición del 14 de enero, con la foto de Fidel Castro y el título "Con doce pistolas al poder". Desde el fondo de una prolija enumeración de los abusos del régimen de Batista y la campaña de los guerrilleros, emergía la imagen de Fidel Castro, en la que Spiegel destacaba su "negra barba de pirata y húmeda mirada de existencialista".

Un aliado de Castro, el diplomático Ernesto Betancourt, informaba al Spiegel sobre los rumores de estatización: "¡Pero si Castro mismo es dueño de un ingenio azucarero! ¡Qué beneficios podría tener quitando la propiedad!".

España

Los periódicos españoles despertaron el 1 de enero de 1959 con cuentos de Navidad, cartas a los Reyes Magos y un dilema: "¿Sonaron o no sonaron las campanadas de la Puerta del Sol?" La mayoría de las emisoras de Madrid no transmitieron las campanadas por un problema de suministro eléctrico. Los acontecimientos en Cuba se detallaban en las páginas interiores, subrayando que el presidente cubano sería el juez Miguel Urrutia. La Revolución compartió páginas con el inminente lanzamiento del primer cohete ruso a la Luna.

El diario popular El Alcázar (ya desaparecido) publicó la historia a cinco columnas: "Barricadas en La Habana para impedir que los rebeldes se apoderen de la ciudad". Al día siguiente, cuando ya se había confirmado la entrada de Castro, tituló: "El anticomunismo es una de las bases del movimiento de Fidel Castro", según declaraciones del ex ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Jorge Mañach, afincado en Madrid. El Alcázar describió las concentraciones de cubanos en Madrid, emocionados por el derrocamiento del régimen en la isla. Asimismo, en una foto del saliente presidente Batista comentó: "Energía, dureza, tenacidad, fuerza".

El diario ABC, el único que sobrevive de aquella época, también publicó una carta de Mañach titulada: "Fidel Castro no es comunista". "Su ideario es el de Martí, puesto, claro está, a la altura de los tiempos, pero dentro de un riguroso esquema democrático", señalaba el intelectual. La portada rezaba: "Fidel Castro promete el pleno restablecimiento de las Garantías Constitucionales". En las páginas interiores incluía declaraciones de Agustina Castro, hermana de Fidel, de paso por Madrid: "Admiro la seguridad que siempre tuvo Fidel de conseguir su sueño con la ayuda de Dios".

Al día siguiente, la publicación destacó una promesa del hermano mayor del líder cubano: "Ramón Castro caminará 200 kilómetros en cumplimiento de una promesa a Nuestra Señora de la Caridad del Cobre por el fin de la guerra". También reprodujo la primera declaración oficial del Gobierno de Franco: "España desea el restablecimiento de la normalidad en Cuba". Pero, un párrafo más abajo, en un extracto de un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores, el redactor de turno pareció pasar por alto los hechos ocurridos en la isla: "El embajador en La Habana ha comunicado que la colonia española se encuentra sin novedad".

Estados Unidos

"Rebeldes cubanos no quieren mediación, declara agente de Fidel Castro". Así tituló el Washington Post una nota sobre los eventos en Cuba el 1 de enero de 1959 cuando empezaba a darse a conocer la noticia de la huida de Fulgencio Batista y el triunfo de la Revolución cubana.

En la otra costa del país, Los Angeles Times declaraba, en la página 18, que "Estados Unidos no enviará tropas a Cuba". En imágenes en blanco y negro, y con música de cine, los noticieros mostraron imágenes de celebración, disturbios, y turistas de Estados Unidos huyendo de La Habana, y a un joven Fidel Castro rodeado de multitudes.

"Cuba es de Castro", "Presidente Batista huye de Cuba", "Un millón dice 'sí' a ejecuciones en Cuba" y "Nuevo gobierno cubano reconocido por Estados Unidos", anunciaban los titulares que en ese entonces aparecían antes de cada noticia.

Al siguiente día lo que pasaba en la isla caribeña ya era titular en todo el país: "Las fuerzas de Castro en la Habana", rezaba la portada del Arizona Daily Sun.

También en primera plana, el Washington Post siguió de cerca "la toma" de la embajada cubana por parte del nuevo gobierno, y le dio un toque local con una nota sobre una familia de turistas del área que estaba "sana y salva" en medio de la revuelta. El béisbol tampoco quedó fuera de la cobertura: "Los Nats no planean retirar sus jugadores de la liga cubana" (3 de enero de 1959).

El New York Times, por su parte, declaró: "Cuba: El primer paso hacia una nueva era". "El más duro, el más valiente y el más brutal de los dictadores modernos de Latinoamérica, el general Fulgencio Batista, esta semana se enfrentó a su igual", iniciaba la crónica. Y concluía: "Quienes lucharon contra el general Batista creen que lucharon por libertad, democracia y un gobierno decente. Todavía queda por verse en los próximos meses si... lucharon en vano o si de verdad comienza una nueva era para Cuba".

Francia

Los diarios franceses dedicaron espacios destacados a informar sobre el desenlace de la Revolución cubana. "El presidente Batista abandona Cuba luego de ceder el poder a una Junta Militar", tituló en su portada el vespertino Le Monde en su edición del 2 de enero, publicada la tarde anterior.

La nota consignó que "la insurrección a la que Fidel Castro dio la señal en su espectacular desembarco de diciembre de 1956 en la provincia de Oriente necesitó 25 meses para sacar del poder al general Batista, mandamás de la isla casi sin interrupción desde hace casi un cuarto de siglo".

Al día siguiente, Le Monde tituló en primera página: "Fidel Castro va a hacer su entrada triunfal en La Habana". Describía a Castro como "el abogado rebelde, de silueta poderosa, cara barbuda y puros que llenan regularmente las páginas de las grandes revistas internacionales".

Pero una prueba de las dificultades de los diarios franceses por entender lo que ocurría exactamente en Cuba es una nota publicada el mismo 1 de enero en la página internacional del matutino Le Figaro, titulada: "Fracaso de los rebeldes de Fidel Castro delante de Santa Clara".

Dos días después, Le Figaro titulaba en portada: "Las tropas de Castro entran en La Habana". En su página internacional, el matutino dedicó diversos artículos a la Revolución cubana: uno sobre las "manifestaciones de entusiasmo en América Latina", y otro con declaraciones de Castro recogidas por la agencia de noticias AP. "Es ahora que comienza la revolución", dijo el líder revolucionario, según consigna el título de la nota. "No es el poder que me interesa", aclaraba Castro, "y no tengo intención de tomarlo. Venimos a asegurar la libertad del pueblo".

Reino Unido

En el Reino Unido, el año 1959 comenzó con portadas dedicadas a informar sobre el lanzamiento de un cohete soviético, la huelga de mineros británicos, y un trágico accidente de un auto hundido en el río Támesis. La hazaña revolucionaria en Cuba se coló en las páginas interiores de los periódicos, y de a poco fue ganando relevancia.

El Daily Mirror, que por entonces se comercializaba con el slogan "El diario de mayor venta del mundo", dedicó un espacio a las noticias que llegaban desde Cuba en su edición del 2 de enero. "Las multitudes cubanas saquean tiendas", tituló el diario, que reflejó la situación en las calles de La Habana en la sección de policiales. "Destruyen casinos manejados por gangsters estadounidenses, con licencias otorgadas por Batista", denunció la publicación. Días después, dedicó una página casi completa a la llegada del hijo de Castro a La Habana, acompañada de una columna de opinión en la que se criticaba el envío de armas a las tropas de Batista: "¿Por qué diablos envió armas Gran Bretaña a un dictador tiránico?... No debe sorprendernos entonces que los victoriosos rebeldes cubanos estén molestos con Gran Bretaña".

El conservador The Times, por su parte, informó de los sucesos el mismo 1 de enero. "Los tanques detienen a los rebeldes", dijo la crónica, que adjudicó al gobierno cubano el triunfo sobre los rebeldes. Según los datos que manejaban, las fuerzas de Castro habían perdido 3.000 hombres, a razón de "tres rebeldes muertos, por cada soldado muerto". Al día siguiente, la crónica se focalizó en lo que ya se veía como un triunfo de los revolucionarios. Según The Times, Castro había obtenido "una recompensa a su fanática perseverancia", y la "Cruzada Fidelista" ponía fin a un régimen brutal y corrupto. En contratapa, una galería de fotos ilustró los acontecimientos.

La publicación incluyó, además, una carta de lectores firmada por el novelista inglés Graham Greene, quien había visitado la isla caribeña y más tarde se convertiría en un abierto simpatizante del presidente Castro. "A mí me habían dicho erróneamente, cuando visité Santiago en 1957, que el dr. Castro era un comunista... Es extraño que nuestras autoridades en La Habana no supieran que Castro tenía el apoyo de la Acción Católica", señalaba el escritor (3 de enero de 1959).

El tabloide Daily Mail, actualmente el segundo en ventas en el Reino Unido, dedicó la portada del 2 de enero al relato de un testigo presencial en La Habana. "Estoy sitiado por los rebeldes en mi hotel", declaró el reportero Jeffrey Blyth, desde el piso 17 del Hotel Sevilla. "Veo a los rebeldes comenzar una orgía de saqueos y destrucción", dijo en su reporte telefónico a las oficinas del periódico en Londres. El 3 de enero, la narración de los hechos dejó paso al análisis: "Ahora los cubanos esperan que una porción de democracia llegue a la isla".

El Evening Standard, por su parte, contó los hechos desde la perspectiva del presidente saliente: "Batista huye", tituló. Y detalló: "Brindó con champaña por la paz y la prosperidad de Cuba". Para el vespertino, Batista había renunciado para "evitar más derramamiento de sangre", y su salida había marcado el fin de "una batalla de 25 meses".

La descripción más interesante de la figura de Castro la publicó por entonces el Manchester Guardian (luego relanzado como The Guardian, uno de los periódicos en circulación hasta hoy). Lo definió como un "boy scout napoleónico, con barba beatnik", haciendo alusión al movimiento bohemio del mismo nombre. "En dos años, (Castro) convirtió a 40 guerrilleros audaces en un ejército conquistador, capaz de interrumpir el orden de la vida y la economía de Cuba", escribieron el 2 de enero. Y agregaron sobre él: "Con su personalidad magnética... siempre está en la línea de fuego con sus hombres".

Rusia

El 2 de enero, los tres principales periódicos de la entonces Unión Soviética - Pravda, Izvestya y Trud- cubrieron la noticia de forma concisa. Para ello, se basaron en la información suministrada por agencias de noticias. Informaron que, en su primer discurso, Castro había declarado que el nuevo gobierno restauraría la Constitución, permitiría la libertad de prensa, protegería los derechos de los trabajadores y castigaría a los simpatizantes de la dictadura. Debido a la diferencia horaria, el 3 de enero fue el día en el que la prensa soviética dio una amplia cobertura a los acontecimientos de aquel país que, en los años inmediatos, se convertiría en su principal aliado en el continente americano.

El Pravda publicó un artículo titulado: "Los primeros pasos del gobierno cubano", escrito por un corresponsal del periódico en México. Allí destacó que los rebeldes habían ocupado "posiciones estratégicas en La Habana, capital de Cuba", donde estaba previsto el arribo de Castro y del presidente temporal Manuel Urrutia. "El éxito de los rebeldes fue en gran parte debido a la resistencia de la población. Los ataques jugaron un rol clave en el arresto del fugitivo presidente Batista", destacó el Pravda. "Hoy, Castro anunció que la resistencia ya se había terminado... La victoriosa batalla de los patriotas cubanos es altamente valorada y admirada por todos los trabajadores de América", agregó.

El Izvestya, por su parte, tituló su artículo: "Fin de la dictadura de Batista". Según la redacción del periódico, la noticia había llegado por telegrama "informando sobre el éxito de los rebeldes cubanos". La publicación incluyó un resumen histórico de la lucha armada de más de dos años, y destacó que el movimiento rebelde que había empezado en las regiones montañosas se había extendido por todo el país, controlando el 75% de las zonas productoras de azúcar. "La monopolista nación de Estados Unidos ha hecho su mejor esfuerzo para apoyar a la dictadura, proveyendo a Batista con armas para apuntar a pacíficos civiles... Sin embargo, en los dos últimos días se ha demostrado que Washington ha fracasado... La junta militar fue incapaz de controlar la situación", denunció el medio de comunicación. "La caída de la dictadura en Cuba sigue a los derrocamientos en Argentina, Venezuela, Colombia y Guatemala, con lo que se demuestra la proliferación de movimientos nacionales que luchan por la libertad en Latinoamérica", agregó el artículo.

Los titulares de Trud fueron celebratorios: "¡Cuba está luchando. Cuba va a ganar!", se leyó en su portada. El primer día del año nuevo trajo "cambios dramáticos a la vida de los cubanos", anticipó el diario. Según la información, "combates severos todavía se están produciendo, pero la victoria está garantizada por los rebeldes quienes han entrado en la capital, tras asumir el control de tres provincias". El 2 de enero, se anunció la conformación del nuevo gobierno, con una nota de análisis de proyección regional: "El vergonzoso final del régimen de Batista demuestra el fortalecimiento del poder de los latinoamericanos y su creciente deseo de luchar contra el imperialismo", declaró el Trud. Y agregó: "El derrocamiento de la tiranía ha unido a las clases trabajadoras y al campesinado así como también a algunos grupos de intelectuales y círculos de empresarios".


* Estos textos forman parte del especial de BBC Mundo "Revolución, 50 años". Estos son sus autores: Argentina: Clara Fernández Escudero. Chile: Andrea Henríquez. Colombia: Hernando Salazar. México: Patricia Mercado. Venezuela: Carlos Chirinos. Alemania: Sergio Correa. España: Juanjo Robledo. Estados Unidos: Rebeca Logan. Francia: Gerardo Lissardy. Reino Unido: Valeria Perasso. Rusia: Irakli Imnaishvili. El especial completo puede leerse desde aquí.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2009


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.