Sala de Prensa

109
Noviembre 2008
Año X, Vol. 4

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   


En Tijuana los reporteros usan chalecos antibala

Exponer la vida por la noticia

Jorge Morales Almada *

Agazapado detrás de un vehículo, Sergio Ortiz se protege de las balas. Está en la línea de fuego durante un tiroteo en la colonia Loma Dorada, donde sicarios al servicio de un supuesto narcotraficante apodado "El Muletas" se enfrentan con fusiles de alto poder a policías y soldados. Su única arma es una cámara fotográfica, con la que intenta captar la mejor imagen para el periódico en el que trabaja. Las ráfagas de los AK-47 retumban ante el tímido clic del obturador. Adrenalina pura. Zona de guerra.

El riesgo de ser alcanzado por una bala es inminente durante la cobertura noticiosa de esta violentada ciudad fronteriza, donde en las últimas seis semanas se han registrado varios tiroteos entre supuestos narcotraficantes, policías y militares, además de las ya habituales persecuciones a balazos y ejecuciones al estilo de la mafia, las cuales han dejado un saldo de más de 160 muertos en ese período.

Por ello Ortiz, al igual que otros reporteros de Tijuana, han decidido portar chalecos antibalas durante su tarea diaria.

El sábado pasado le tocó también acudir a la balacera donde fue capturado Eduardo Arellano Félix quien, según las autoridades mexicanas, era el líder del cartel de Tijuana.

"Nuestro trabajo se ha vuelto más delicado, el peligro está latente, estar pensando que una bala perdida te puede tocar", comenta este reportero gráfico del diario Frontera, empresa que decidió dotar de chalecos antibalas a sus reporteros de la nota policiaca.

Todavía sin acostumbrarse a ese escudo, el fotorreportero comenta que portar el antibalas lo hace sentir un blanco más. La violencia suscitada en Tijuana les ha cambiado la dinámica y su vida personal.

"De unas semanas a la fecha siente uno como paranoia, salgo de casa y estoy volteando para todos lados, voy espejeando en el carro, revisando que no venga un convoy de carros, no precisamente porque me estén buscando, sino que son precauciones porque está pasando por todos lados, esta gente está llegando a cualquier hora y en cualquier lugar y te puedes cruzar en un mal momento", dice Ortiz. "Como periodistas estamos en más riesgo, pero le está tocando a todas las personas que viven en Tijuana, creo que estamos viviendo una paranoia, como el fin de semana que hubo fuegos artificiales (durante un concierto) y empezaron a hacer llamadas de que eran balazos".

Daniel Salinas, reportero del mismo diario, explicó que otra de las medidas que la empresa ha decidido tomar para protegerlos es firmar las notas, artículos o reportajes sobre el crimen organizado como "Redacción/Frontera".

"Los reporteros ha estado expuestos a eventos de alto impacto, si no se ha muerto uno es de milagro, por eso para estar protegidos se decidió adquirir chalecos, aunque la instrucción es no acercarse demasiado a los hechos", mencionó Jorge Fregoso, reportero de Síntesis TV, quien también porta su chaleco antibalas.

"Decidimos conseguir chalecos porque la situación se ha puesto cada vez más complicada, es una manera de prevenir, no porque exista una amenaza directa, sino que puedes ser blanco de una bala perdida… Por experiencia sabemos que esta gente busca desestabilizar y los periodistas son blanco de esta situación", comentó Fregoso.

Como reporteros, dijo, han tomado otras medidas extra, como dejar espacio entre los vehículos mientras conducen en caso de que ocurra algún altercado y tengan oportunidad de escapar.

"En cuanto a la vida privada, tratamos de evitar ir a ciertos lugares, tratar de ser precavidos", comentó. "Porque estamos viviendo cosas que no se habían visto antes, 12 cuerpos tirados, más de cien muertos en un mes, entambados en ácido, calcinados, balaceras a plena luz del día".

Los tiroteos de los narcotraficantes han llegado a decenas de víctimas inocentes, una de las más recientes fue un bebé que iba a bordo de un vehículo que conducía su papá y que chocó cuando un grupo de sicarios empezó a hacer disparos a diestra y siniestra.

Said Betanzos, reportero de Televisa, dijo que la directiva de noticieros de la empresa ha pedido a sus reporteros y camarógrafos no acercarse a las balaceras para evitar tragedias.

"Nosotros no portamos chalecos, en los casos de alto impacto, por medidas de seguridad, la instrucción es ir al lugar cuando se acabe el tiroteo, para no exponernos, nuestro jefe nos ha dicho que más vale perder la nota que perder un amigo, que no quiere héroes. Claro, nosotros vamos porque nos gusta, pero se toman las debidas precauciones", dijo Betanzos.

Para Rosario Mosso, reportera del semanario Zeta, la mejor protección es verificar la información que se va a publicar. "Nosotros tenemos más de 20 años lidiando con estos temas, siempre hemos tenido cuidado de verificar nuestras fuentes con la regla de tres, confirmamos con tres partes diferentes la información que nos llega, para estar seguros que lo que vamos a publicar sea verdad", comentó la discípula del extinto periodista Jesús Blancornelas.

El trabajo periodístico de Zeta es diferente al que realizan los diarios de Tijuana, dijo Mosso, ya que es una labor más de investigación que de reportar los hechos. No obstante, la instrucción para la cobertura de las balaceras es básica: no exponerse y seguir las indicaciones de las autoridades presentes en el incidente.

Esa es la dinámica a la que se enfrentan los reporteros en esta ciudad, que se ha convertido en una zona guerra si se toma en cuenta que durante las últimas semanas se ha superado el número de muertos en comparación con Bagdad. "Si tomas en cuenta las cifras que ha arrojado esto, más de 160 muertes en 38 días, que durante dos semanas tuvimos un promedio de un asesinato cada tres horas, de que estamos expuestos a tiroteos y fuegos cruzados, sí podemos decir que estamos en una zona de guerra", agregó Daniel Salinas.

(N. de la R: Tijuana es la ciudad fronteriza con Estados Unidos más importante del estado mexicano de Baja California.)


* Jorge Morales Almada es reportero del diario estadunidense La Opinión de Los Ángeles, donde publicó esta nota el pasado 28 de octubre. © La Opinión de Los Ángeles.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.