Sala de Prensa

103
Mayo 2008
Año X, Vol. 4

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


CIDH - OEA

Asesinato de Periodistas

Relatoría Especial para la Libertad de Expresión *

1. El asesinato de periodistas y comunicadores sociales, por motivos relacionados con su trabajo periodístico, constituye la más grave violación del derecho a la libertad de expresión. El asesinato de un periodista no solo vulnera en forma grave su derecho a la vida, sino que suprime en forma radical su derecho a expresarse libremente y vulnera el derecho de las sociedades y de sus ciudadanos y ciudadanas a buscar y recibir informaciones e ideas de toda índole. La vulneración de la dimensión social y colectiva del derecho a la libertad de expresión se hace aún más grave por el efecto de autocensura que tiene, sobre los demás trabajadores de la comunicación social, el asesinato de un periodista cometido en razón de su labor. La impunidad de estos crímenes acentúa la autocensura y constituye, también, una seria vulneración del derecho a la libertad de expresión en su dimensión individual y en su dimensión colectiva.

2. Desde su primer informe anual en el año 1998, la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión (en adelante, "la Relatoría") ha seguido con especial atención y preocupación la situación de la vulneración del derecho a la vida de los periodistas en los países de la región, en particular, los asesinatos de que han sido víctimas, y la situación de las investigaciones relacionadas con estos hechos.

3. En el año 1998, la Relatoría manifestó expresamente que "[l]os asesinatos de periodistas son una amenaza grave para el ejercicio de la libertad de expresión y la forma más directa de atacarla"1, y señaló ya, en ese momento, que

El Relator ha recibido información de que la mayoría de los casos de asesinatos y amenazas de periodistas han quedado impunes y no están siendo investigados por las autoridades judiciales con la efectividad, profundidad y dedicación que ameritan. Sobre el particular, el Relator expresa que cada Estado tiene el deber de investigar efectivamente los hechos donde existan asesinatos o amenazas a periodistas y sancionar a sus responsables.2

4. La Relatoría ha seguido considerando como su mayor preocupación el asesinato de periodistas debido principalmente al valor de la vida humana que se vulnera y al efecto amedrentador que siembra sobre los periodistas, en especial, y también sobre toda la sociedad.3

5. En su monitoreo diario de la situación de la libertad de expresión en la región, la Relatoría ha podido constatar períodos de grave deterioro de la misma y de una mayor vulnerabilidad de los periodistas. En estos períodos se ha registrado un aumento en las amenazas y en la violencia física que en su forma más brutal se ha expresado en el asesinato de periodistas y comunicadores sociales.4

6. En varios de estos períodos, el agravamiento de la situación se ha debido a las condiciones particularmente críticas de algunos países. Por ejemplo, en los años 1998, y 2000 a 2003, la situación de Colombia fue especialmente alarmante. En el año 1998 fueron asesinados, en este país, 10 periodistas, en el año 2000 fueron asesinados 9 periodistas, en el 2001 fueron asesinados otros 10 periodistas, en el año 2002 fueron asesinados 14 periodistas y en el año 2003, de nuevo, 9 periodistas. Igualmente, entre junio de 2004 y junio de 2005, la situación fue especialmente crítica en México, en donde fueron asesinados 7 periodistas, iniciándose este período con el asesinato del periodista Francisco Javier Ortiz Franco, cofundador y editorialista del semanario Zeta.5 En el año 2006, la Relatoría registró como período de especial alarma el comprendido entre el 1 de octubre y el 31 de diciembre, en el que fueron asesinados 6 periodistas en México y se produjeron numerosos actos de agresiones físicas y amenazas contra periodistas en otros países, entre ellos, Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Cuba, Ecuador, El Salvador, Haití, Honduras, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela.6

7. La Relatoría ha observado, igualmente, que una constante de las investigaciones iniciadas una vez ocurridos los asesinatos de los periodistas es la falta de esclarecimiento de los hechos y la impunidad. En ese sentido, la Relatoría ha registrado, en la casi totalidad de los casos, la falta de investigaciones adecuadas, y en su mayoría, la falta de identificación de los autores de los crímenes o de la totalidad de ellos, la ausencia de capturas, y la inexistencia de juicios y sanciones.

8. En relación con esta situación, la Relatoría ha llamado constantemente la atención sobre las amenazas y agresiones contra los periodistas y trabajadores de la comunicación social ocurridas en varios países7 y ha expresado sistemáticamente su condena por los asesinatos8, instando, en cada uno de sus pronunciamientos, a las autoridades de los respectivos Estados, a investigar de manera rápida, exhaustiva, diligente y eficaz los hechos, con el fin de lograr su esclarecimiento, así como el enjuiciamiento y sanción de todos sus autores, y evitar, de este modo, que hechos similares se repitan.

9. El asesinato de periodistas, cuando se produce en razón del ejercicio de su labor, configura, como se señaló antes, una grave violación del derecho a la libertad de expresión, en su dimensión tanto individual como colectiva. El asesinato de un periodista o de un comunicador social, fundado en su trabajo, no sólo silencia la voz del periodista, vulnerando su derecho a expresarse libremente, sino que vulnera el derecho de las sociedades, como un todo, a recibir y buscar, tranquila y libremente, informaciones e ideas de toda índole. El asesinato de periodistas, en razón de su trabajo, tiene también el efecto de amedrentar a otros periodistas y a los ciudadanos y ciudadanas que desean denunciar determinados hechos o dar a conocer públicamente sus opiniones sobre los mismos. En este sentido, el asesinato de periodistas o comunicadores sociales, en razón de su labor, es un hecho que afecta profundamente la existencia y consolidación de sociedades democráticas, estables y participativas, en las que resulta esencial la participación de una ciudadanía bien informada en la toma de decisiones.

10. La Relatoría considera necesario recordar, al respecto, que los Estados tienen la obligación de respetar el derecho a la vida de todas las personas sujetas a su jurisdicción y de prevenir las violaciones del mismo, y, en consecuencia, tienen la obligación de respetar el derecho a la vida de los periodistas y comunicadores sociales y de prevenir su violación. Los Estados tienen, en este sentido, el deber de adoptar las medidas necesarias y adecuadas para proteger este derecho y para evitar que tanto sus agentes como los particulares atenten contra él.

11. La Relatoría considera, asimismo, que la carencia de adecuadas investigaciones y la impunidad, en relación con los asesinatos de periodistas cometidos en razón de su labor, configuran una violación del derecho a la libertad de expresión en su dimensión individual y en su dimensión social, y tienen el grave efecto de propiciar la repetición de los mismos.

12. Por tanto, la obligación de investigar y de combatir la impunidad de los asesinatos de periodistas es, igualmente, una obligación fundamental y prioritaria de los Estados para garantizar no sólo el derecho a la vida sino, también, y en forma esencial, el libre y pleno ejercicio del derecho de las personas bajo su jurisdicción a la libertad de expresión. El cumplimiento del deber de investigar constituye, además, una de las más importantes medidas para prevenir y evitar los atentados contra la vida de los periodistas y comunicadores sociales.

13. Atendiendo a todo lo anterior, la Relatoría ha considerado de suma importancia hacer un estudio de la situación de las investigaciones de los asesinatos de periodistas y comunicadores sociales en la región. Para el efecto, ha definido el período que va del año 1995 al año 2005.9

14. En la determinación de este período la Relatoría ha tenido en cuenta varios criterios. En primer lugar, la identificación de un período suficientemente representativo de la situación a ser analizada, que le permitiera a la Relatoría hacer un estudio no sólo de hechos sino, sobre todo, de tendencias. En segundo lugar, la Relatoría consideró pertinente definir un año de inicio que le garantizara la cercanía temporal necesaria para recoger adecuadamente la información que el estudio requería. Y, en tercer lugar, la Relatoría consideró que, dado el objeto del estudio, era pertinente dar un tiempo prudencial, en relación con los hechos ocurridos en el último año que fuese seleccionado para el estudio, a fin de que los Estados avanzaran en las respectivas investigaciones.

15. Aplicando estos criterios, la Relatoría consideró que el estudio de un período de diez años le permitía hacer un seguimiento adecuado de los hechos, con el fin de establecer tendencias. Asimismo, y teniendo en cuenta que la Relatoría inició su trabajo en el año 1998, consideró que el año 1995, como año de inicio del periodo a ser estudiado, era un año lo suficientemente cercano para recoger la información que el estudio demandaba. Y, finalmente, el año 2005, como año de cierre del periodo de diez años, permitía cumplir, a su vez, con el requerimiento de dar a los Estados un tiempo prudencial para avanzar adecuadamente en las investigaciones y en la obtención de resultados en las mismas.

16. Igualmente, en la identificación de los casos a ser considerados en el estudio, la Relatoría tuvo en cuenta, para definir el criterio respectivo, el enorme impacto que la impunidad tiene para establecer, oportuna y plenamente, si el asesinato de un periodista estuvo o no motivado en su labor periodística, en contextos a menudo caracterizados por la inseguridad ciudadana y la violencia. En algunos casos, gracias a la información que circula públicamente en los propios medios de los trabajadores de la comunicación social, se ha podido descartar el móvil profesional. En otros casos, con base en la información recibida de distintas fuentes, entre ellas, los informes de los Estados, la Relatoría ha podido asumir que el móvil del asesinato fue la actividad periodística. Sin embargo, en la mayoría de los casos la impunidad que existe respecto del asesinato, inserta, además, en un contexto complejo de violencia y/o inseguridad, hace muy difícil establecer si el crimen estuvo o no motivado por el trabajo periodístico de la víctima. La Relatoría ha considerado que en estos casos no se puede ni confirmar ni descartar el móvil del asesinato fundado en la labor profesional del periodista. En esta medida, la Relatoría ha adoptado como criterio para registrar los asesinatos objeto del presente estudio, el de asesinatos cometidos "por motivos que pudieran estar relacionados con la actividad periodística."

17. Adicional a los anteriores criterios, la Relatoría definió también una metodología para la realización del estudio, que se desarrolló de la siguiente forma: i) Elaboración de un cuadro preliminar que contenía información sobre los siguientes aspectos, referidos a los periodistas asesinados durante el período 1995-2005, por motivos que pudieran estar relacionados con el ejercicio de la actividad periodística: el nombre del periodista o comunicador social asesinado; la fecha y el país en que ocurrieron los hechos; y una descripción sucinta de los mismos. Este cuadro preliminar se elaboró con base en los informes anuales de la Relatoría, en el monitoreo diario que realiza a la situación de la libertad de expresión en la región, en sus comunicados trimestrales, en los informes recibidos de los Estados y en la información pública de organizaciones no gubernamentales internacionales y nacionales. ii) Envío, en julio de 2006, de este cuadro preliminar a los Estados, a organizaciones no gubernamentales y a otras instituciones, solicitando información sobre la situación de las investigaciones de dichos crímenes, con base en una serie de preguntas formuladas por la Relatoría. Esta solicitud de información fue reiterada, con posterioridad, a los Estados. iii) Elaboración de un proyecto de cuadro final, con base en la información recibida tanto de los Estados como de las organizaciones no gubernamentales y de otras instituciones, en el que se actualizaba la información preliminar sistematizada por la Relatoría en el primer cuadro y se reducía, consecuente con la nueva información, el número de casos inicialmente registrados; iv) Envío, en el mes de enero de 2008, de este proyecto de cuadro final a los Estados, con el fin de recibir de ellos las observaciones y la actualización de información que pudieran considerar pertinente, respecto del mencionado proyecto de cuadro final; v) Elaboración del cuadro final sobre la situación de las investigaciones de los asesinatos de periodistas y comunicadores sociales cometidos en la región durante el período 1995-2005, por motivos que pudieran estar relacionados con el ejercicio de la actividad periodística; vi) Estudio analítico de la información sistematizada en el cuadro final, teniendo como pautas para el análisis las preguntas inicialmente enviadas a los Estados, a las organizaciones no gubernamentales y a otras instituciones, y privilegiando la identificación de tendencias; y vii) Sometimiento a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, quien aprobó el presente estudio especial en fecha 8 de marzo de 2008, en el marco de su 131 Período Ordinario de Sesiones.

18. Las preguntas formuladas a los Estados, a las organizaciones no gubernamentales y a otras instituciones fueron las siguientes: "1) Información diferente sobre la ocurrencia de los asesinatos mencionados en el cuadro [preliminar]; 2) ¿En qué etapa procesal se encuentran los respectivos procesos relacionados con dichos asesinatos?; 3) ¿Se ha determinado si los asesinatos tuvieron relación con el ejercicio de la actividad periodística de las víctimas?; 4) ¿Existen actualmente personas procesadas como autores materiales, intelectuales, cómplices o encubridores respecto a tales asesinatos?; 5) ¿Existen actualmente personas condenadas como autores materiales, intelectuales, cómplices o encubridores respecto a tales asesinatos?; 6) ¿Existen actualmente personas privadas de libertad en relación con tales asesinatos? ¿Cuántas?; 7) ¿De haber existido dificultades para avanzar en las respectivas investigaciones, cuáles serían, en resumen, las principales?".10

19. Atendiendo tanto a la información inicialmente sistematizada como a la información recibida con posterioridad, la Relatoría ha hecho especial énfasis, en este estudio, en la situación de impunidad que ha encontrado en el seguimiento realizado. Igualmente, la Relatoría ha querido destacar la conexión intrínseca que existe entre, de una parte, la ausencia de investigaciones adecuadas y eficaces de los asesinatos de periodistas y comunicadores sociales y, de otra, la vulneración del derecho a la libertad de expresión. Esta aproximación a la situación se desarrolla en el capítulo segundo del estudio.

20. Para hacer este análisis, la Relatoría ha encontrado pertinente tratar de sistematizar, previamente, los estándares sobre la obligación que tienen los Estados, en el marco de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, de investigar las violaciones de los derechos humanos reconocidos y protegidos en estos instrumentos y de combatir la impunidad. Dado el interés que la Relatoría tiene en llamar la atención sobre la impunidad respecto de los asesinatos de periodistas y comunicadores sociales, el capítulo del estudio dedicado a la sistematización de estos estándares recoge también lo que los órganos de protección del Sistema Interamericano han dicho sobre la forma en que los Estados deben adelantar las investigaciones cuando se viola el derecho a la vida.

21. La Relatoría considera, como ha sido dicho, reiteradamente, por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que la obligación de investigar es una obligación positiva de los Estados que materializa, en uno de sus aspectos, la obligación general de garantizar dichos derechos. En este sentido, la Relatoría considera fundamental que los Estados puedan adelantar, respecto de los asesinatos de periodistas, investigaciones ajustadas a los estándares establecidos por los órganos de protección del Sistema Interamericano. El seguimiento de estos estándares puede permitir a los Estados avanzar, de un modo sustancial, en la superación de la impunidad. En esta perspectiva, la Relatoría espera contribuir, con esta sistematización, al mejor conocimiento, difusión y respeto de los mismos. La Relatoría ha tenido en cuenta también estos estándares en el momento de analizar, en este estudio, la información recibida sobre el estado de las investigaciones.

22. El estudio contempla, también, un capítulo de conclusiones y recomendaciones. La Relatoría tiene entre sus objetivos los de estimular la conciencia por el pleno respeto a la libertad de expresión en el hemisferio, considerando el papel fundamental que ésta juega en la consolidación y desarrollo de los sistemas democráticos y en la denuncia y protección de los demás derechos humanos, y formular recomendaciones a los Estados miembros sobre materias relacionadas con la libertad de expresión, a fin de que se adopten las medidas pertinentes y necesarias a su favor. En este sentido, la Relatoría espera que las recomendaciones hechas en este estudio contribuyan a mejorar la situación de la libertad de expresión en la región.

NOTAS:

1.- Informe Especial del Relator sobre la Libertad de Expresión, 1998. Capítulo III. Evaluación sobre el estado de la libertad de expresión en el Hemisferio, versión pdf. pág 25, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=134&lID=2
2.- Informe Especial del Relator sobre la Libertad de Expresión, 1998. Capítulo III. Evaluación sobre el estado de la libertad de expresión en el Hemisferio, versión pdf. pág 26, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=134&lID=2
3.- Al respecto, Informe Anual de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, 2006. Capítulo IV. Conclusiones y recomendaciones, conclusión 2, versión en pdf, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=691&lID=2; Informe de la Relatoría para la Libertad de Expresión, 2005. Capítulo VII. Consideraciones y recomendaciones finales, consideración 2, versión en pdf, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=662&lID=2; Informe Anual de la Relatoría para la Libertad de Expresión, 2004. Capítulo VII. Consideraciones y Recomendaciones Finales, consideración 3, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=445&lID=2; Informe Anual de la Relatoría para la Libertad de Expresión, 2003. Capítulo VII. Consideraciones y recomendaciones finales, consideración y recomendación 4, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=273&lID=2; Informe Anual de la Relatoría para la Libertad de Expresión, 2002. Capítulo VI. Consideraciones finales y recomendaciones, consideración y recomendación 2, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=331&lID=2; Informe Anual de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, 2001. Capítulo VI. Consideraciones finales y recomendaciones, consideración y recomendación 2, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.aspartID=391&lID=2; Informe Anual del Relator Especial para la Libertad de Expresión, 2000. Capítulo VI. Consideraciones finales y recomendaciones, consideración y recomendación 2, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=607&lID=2; Informe Anual del Relator Especial para la Libertad de Expresión, 1999. Capítulo III. Consideraciones finales y recomendaciones, versión pdf, pág. xv, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=135&lID=2
4.- Cf., entre otros, Relatoría Especial para la Libertad de Expresión. Comunicado de Prensa 154/06, 12 de octubre de 2006, período en el que se registraron numerosos hechos de amenazas y agresiones y siete homicidios de periodistas, en: http://www.cidh.org/relatoria/showarticle. asp?artID=680&IID=2; Comunicado de Prensa 119/05, 19 de abril 2005, destacando en su Informe Anual el aumento de la violencia en el 2004, y el número de periodistas asesinados en ese año, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=498&lID=2: Informe Anual de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, 2001. Capítulo II. Evaluación sobre el estado de la Libertad de Expresión en la Región. B. Evaluación, párr. 6, en el que se señala que "[e]l asesinato a periodistas sigue representando el problema más grave en materia de libertad de expresión e información en las Américas."
5.- El señor Ortiz Franco fue asesinado el 22 de junio de 2004, en Tijuana. Ver: Reporteros sin Fronteras. Autoridad, impunidad y autocensura: las duras condiciones de los periodistas fronterizos, junio 2005 en: http://www.rsf.org/IMG/pdf/rapport_mexique_esp.pdf Los otros periodistas asesinados, en México, entre junio de 2004 y junio de 2005, son: Francisco Arratia Saldierna, Roberto Javier Mora García, Leodegario Aguilar Lucas, Gregorio Rodríguez Hernández, Dolores Guadalupe García Escamilla y Raúl Giba Guerrero. Ver: cuadro anexo al presente estudio: "Estudio especial sobre la situación de las investigaciones sobre el asesinato de periodistas en el período 1995-2005" (en adelante, también, "cuadro anexo al presente estudio").
6.- Cf. Relatoría Especial para la Libertad de Expresión. Comunicado de Prensa 162/07, 29 de enero de 2007, sobre el alto número de amenazas y agresiones contra periodistas en el cuatro trimestre del 2006 en: http://www.cidh.org/relatoria/showarticle.asp?artID=689&IID=2
7.- Cf., entre otros, Relatoría Especial para la Libertad de Expresión. Comunicado de Prensa 162/07, 29 de enero de 2007, sobre el alto número de amenazas y agresiones contra periodistas en el cuatro trimestre del 2006; Comunicado de Prensa 154/06, 12 de octubre de 2006, sobre las amenazas a varios periodistas y directivos de medios de comunicación en Argentina, sobre amenazas contra comunicadores en Brasil, Colombia, Guatemala y Paraguay, sobre amenazas y atentados contra periodistas en México y Perú; Comunicado de Prensa 144/06, 7 de julio de 2006, respecto de México en: http://www.cidh.org/relatoria/showarticle.asp?artID=669&IID=2
8.- Cf. Relatoría Especial para la Libertad de Expresión. Comunicado de Prensa 154/06, 12 de octubre de 2006, sobre los asesinatos de los periodistas Manoel Paulino da Silva y Ajuricaba Monassa de Paula en Brasil, los periodistas Milton Fabián Sánchez y Atilano Pérez Barrios en Colombia, el periodista Eduardo Heriberto Maas Bol en Guatemala, el periodista Enrique Perea Quintanilla en México, el periodista y dirigente político Jesús Flores Rojas en Venezuela; Comunicado de Prensa 144/06, 7 de julio de 2006, en relación con el asesinato de los periodistas Jorge Aguirre y José Joaquín Tovar en Venezuela; Comunicado de Prensa 146/06, 19 de junio de 2006, sobre el asesinato del periodista José Joaquín Tovar en Venezuela, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=667&lID=2; Comunicado de Prensa 134/06 (Rev.1), 6 de abril de 2006, sobre el asesinato del fotógrafo Jorge Aguirre en Venezuela, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=656&lID=2; Comunicado de Prensa 115/05, 14 de enero de 2005, sobre el asesinato del periodista colombiano Julio Hernando Palacios Sánchez en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=353&lID=2; Comunicado de Prensa 112/04, sobre asesinato de la periodista María José Bravo en Nicaragua, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=187&lID=2; Comunicado de Prensa 109/04, sobre el asesinato del periodista Francisco Arratia Saldierna en México en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=187&lID=2; Comunicado de Prensa 103/04, sobre el asesinato del periodista José Carlos Araújo en Brasil, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=125&lID=2; Comunicado de Prensa 99/04, sobre el asesinato del periodista Carlos José Guadamuz en Nicaragua, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/artListCat.asp?year=2004&countryID=1&lID=2&catID=1; Comunicado de Prensa 96/03, sobre el asesinato del periodista Germán Antonio Rivas en Honduras, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=119&lID=2; Comunicado de Prensa 82/03, sobre el asesinato del periodista Nicanor Lihnares Batista en Brasil, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=103&lID=2; Comunicado de Prensa 76/03, sobre el asesinato de los periodistas Guillermo Bravo Vega y Jaime Rengifo Rebelo en Colombia, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=97&lID=2; Comunicado de Prensa 71/03, sobre el asesinato del periodista Luis Eduardo Alfonso Parada en Colombia, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=92&lID=2; Comunicado de Prensa 63/02, sobre el asesinato del periodista Domingos Sávio Brandão de Lima Júnior en Brasil, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=82&lID=2; Comunicado de Prensa 59/02, sobre el asesinato del periodista Efraín Varela Noriega en Colombia, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=77&lID=2; Comunicado de Prensa 48/01, sobre el asesinato del periodista Brignol Lindor en Haiti, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=66&lID=2; Comunicado de Prensa 43/01, sobre el asesinato de los periodistas Pablo Emilio Parra Castañeda, Arquímedes Arias Henao, José Ubiel Vásquez y Jorge Enrique Urbano en Colombia, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=58&lID=2; Comunicado de Prensa 44/01, sobre asesinato del periodista Parmenio
Medina en Costa Rica, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=59&lID=2; Comunicado de Prensa 42/01, sobre el asesinato del periodista Flavio Bedoya en Colombia, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=57&lID=2; Comunicado de Prensa 36/00. Los tres Defensores de la Libertad de Expresión del Mundo Expresaron su Preocupación por los Asesinatos a Periodistas y por la Existencia de Leyes Restrictivas a la Libertad de Expresión, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=43&lID=2; Comunicado de Prensa 25/00, sobre el asesinato del periodista Roberto Martínez y la agresión a otros dos periodista en Guatemala, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=31&lID=2; Comunicado de Prensa 22/00, sobre el asesinato del periodista haitiano Jean Léopold Dominique, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=28&lID=2; Comunicado de Prensa 20/99, sobre el asesinato del periodista Pablo Emilio Medina en Colombia, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=9&lID=2; Comunicado de Prensa 18/99, sobre asesinato de los comunicadores sociales Luis Alberto Rincón y Alberto Sánchez en Colombia, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=23&lID=2; Comunicado de Prensa 14/99, sobre el asesinato de los periodistas Rodolfo Luis Torres y Guzmán Quintero Torres en Colombia, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=21&lID=2; Comunicado de Prensa 12/99, sobre el asesinato del humorista Jaime Garzón en Colombia en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=20&lID=2
9.- Al respecto, Informe Anual de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, 2006. Capítulo I. Información general. B. Principales actividades de la Relatoría. 5. Estudios y publicaciones, Estudio especial sobre impunidad, párr. 22, versión en pdf, en: http://www.cidh.oas.org/relatoria/showarticle.asp?artID=691&lID=2 Aun cuando el presente estudio está centrado en la situación de las investigaciones por los asesinatos de periodistas cometidos por motivos que podrían estar relacionados con la actividad periodística, la Relatoría considera también como un hecho de suma gravedad que vulnera, entre otros derechos, el derecho a la libertad de expresión en su doble dimensión, la desaparición forzada de periodistas en razón de su labor y la impunidad en relación con estos crímenes.
10.- Ver: Contenido de las cartas enviadas por el Relator Especial para la Libertad de Expresión a los Estados, las Organizaciones no Gubernamentales y otras instituciones, el 28 de julio de 2006.


Relatoría Especial para la Libertad de Expresión - CIDH - OEA. Itroducción al "Estudio especial sobre la situación de las investigaciones sobre el asesinato de periodistas por motivos que pudieran estar relacionados con la actividad periodística - Periodo 1995-2005".


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.