Sala de Prensa

102
Junio 2007
Año IX, Vol. 3

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


Teodoro Petkoff, exguerrillero, periodista y líder opositor

“Nadie miente más que un gobierno”

María Laura Carpineta *

Teodoro Petkoff.Teodoro Petkoff fue una de las figuras principales del cambio de imagen de la oposición venezolana. Desacreditada por su apoyo al golpe de Estado contra Hugo Chávez en 2002, nuevos líderes comenzaron a ganar espacio con sus críticas al gobierno, pero destacando su vocación democrática. Uno de ellos es Petkoff, un reconocido ex dirigente comunista que durante los años ’50 y ’60 enfrentó dictaduras y gobiernos de derecha. Esta militancia le ganó varias veces la cárcel, desde donde logró escapar dos veces. Después de un paso por la política sin grandes éxitos, decidió abocarse a otra profesión, el periodismo. Actualmente dirige la revista Tal Cual, uno de los medios antichavistas más feroces. En diálogo con este diario aseguró que sigue siendo un hombre de la izquierda y advirtió sobre un presunto plan de Chávez para controlar, aunque no poseer, los principales medios de comunicación.

–¿Qué cambió en Venezuela con la salida del aire de RCTV?

–Desde el punto vista comunicacional hubo un cambio casi copernicano. El canal 2, RCTV, era el canal de mayor rating del país. El otro canal que tiene tanta audiencia es el 4, Venevisión. Entre los dos suman el 80 por ciento de los televidentes del país. El primero quedó anulado y fuera del aire, mientras que en el segundo su presidente, Gustavo Cisneros, acordó con el gobierno y ahora responde a sus intereses. Esto dejó al 80 por ciento del país aislado de cualquier opinión política opuesta al gobierno y de cualquier persona que, de derecha o de izquierda, tiene una idea distinta. Aquí la libertad de expresión se nos está volviendo una piel de Zapa –como esa piel que se encoge en el cuento de Honoré de Balzac–. Pero además también se trata de un enorme cambio en la vida del país. Las protestas nacionales fueron muy profundas. Las encuestas demuestran que el 90 por ciento de la población está en contra de la salida del aire de RCTV y por eso estamos viendo su rechazo en las calles. Incluso, las cacerolas han estado sonando mucho más en las barriadas que en el centro de las ciudades. Y es porque en los barrios populares no hay señal de cable. El canal preferido de la gran mayoría ha quedado fuera del aire y, por tanto, su elección ha quedado limitada. También hacía tiempo que el estudiantado no salía a la calle. Lo hicieron de manera no violenta, pero igual fueron atacados por la policía y por las bandas armadas del gobierno.

–En el golpe de Estado de 2002 los principales medios venezolanos, incluido RCTV, fueron los promotores del levantamiento y defensores del breve gobierno de facto. ¿Cuál es la actitud actual de estos mismos medios frente a Chávez y su gestión?

–En general los medios han recuperado la templanza. Ya no existe el clima beligerante de 2002 y 2003, cuando los medios se volvieron parte del problema –aunque vale aclarar que el gobierno también era parte del problema–. El problema es preguntarse quién vino primero, ¿el huevo o la gallina? Pero es verdad, los medios asumieron un rol que no les correspondía, eran casi como partidos políticos. Sin embargo, después del referéndum tomaron una postura más propia de un medio de comunicación. Se volvieron más equilibrados, aunque manteniendo una postura crítica. El único medio que en Venezuela ha cambiado en 180 grados es Venevisión. Su presidente, Cisneros, pasó de ser uno de los principales promotores del golpe a ser un aliado del gobierno.

–En estos días se habló del fin de la libertad de expresión en Venezuela, sin embargo, la mayoría de los medios son privados y la oposición sigue teniendo varias voces en la televisión, en la radio y en la prensa...

–Estamos en presencia de un régimen muy peculiar. Chávez por ahora no está intentando crear un monopolio comunicacional, sino una hegemonía comunicacional. Esta última significa la preeminencia de las ideas del partido del gobierno y la anulación de los dos principales canales de televisión –uno por quedar fuera del aire y el otro por cooptación–. El resto de los medios están en los márgenes de la sociedad. En la televisión se ve perfecto. Sólo queda un canal nacional y un canal regional de Caracas, Globovisión, que se ve sólo en Caracas. En el interior, además, la mayoría está en manos amigas. No estamos frente al estilo cubano o soviético. Aquí dicen que hay libertad de expresión porque existen periódicos como el mío. Pero aunque no nos cierran, nos hostigan constantemente. Sólo el mes pasado tuvimos que pagar una multa de 50 mil dólares por insultar supuestamente a la hija de Chávez.

–Pero en el ámbito de la radio y de la prensa impresa la mayoría son medios opositores...

–Porque es como te digo, no se está creando un monopolio mediático, sino que se están dejando voces marginadas. Es el medio televisivo el que más llegada tiene entre la gente, especialmente en los sectores más populares. El problema es que se está intentando pensar en términos de régimen democrático o una Cuba. Hay matices intermedios. El venezolano es un sistema más sofisticado, más astuto. Se hostiga a los medios y se saca del aire a las estaciones de televisión que tienen real impacto popular. La medida contra RCTV además creó la peor censura, la autocensura. Los otros medios ahora se cuidarán más de lo que dicen.

–Hace tres años, cuando el gobierno intentó demandar a RCTV por difundir información falsa o tergiversada, la organización Human Rights Watch aseguró que está en contra de la libertad de expresión prohibir cualquier tipo de información, incluso la falsa. Como periodista, ¿cómo entiende la libertad de expresión?

–El periodismo debe hacerse tratando de decir la verdad. El problema es hacerlo en un país como éste, en donde las fuentes oficiales están prácticamente cerradas. Los periodistas venezolanos no son invitados a las conferencias de Chávez, sus ministros no les hablan. Se puede incurrir en errores, tergiversaciones o solamente mentiras. Pero estoy convencido de que ningún medio miente más que un gobierno.


* María Laura Carpineta es redactora de la sección internacional del diario argentino Página/12, donde publicó esta entrevista que SdP reproduce con la autorización expresa de su editor.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.