Sala de Prensa

95
Septiembre 2006
Año VIII, Vol. 3

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


Oriana Fallaci:
una vida intensa y controvertida

Oriana Fallaci (77), figura emblemática y controvertida de la prensa y la literatura italiana, murió en un hospital de Florencia, su ciudad natal, a consecuencia de cáncer, enfermedad que combatía desde hace varios años y que denominaba El otro en sus últimas obras. Nacida el 29 de junio de 1929, vivía alternadamente en Florencia y Nueva York, había sido hospitalizada con la mayor discreción en una clínica privada hace varios días.

La periodista y escritora, ex corresponsal de guerra, sobre todo en Medio Oriente y Vietnam, entrevistó en los años 60 y 70 a los personajes más importantes del mundo, entre ellos Yasser Arafat, Golda Meir, Indira Gandhi, Henry Kissinger, Mao Tse Tung, Robert Kennedy, además de actores o gente del espectáculo, como Sean Connery. En 2002 causó sensación con la publicación de su libro La rabia y el orgullo, escrito tras la conmoción de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos. Ese libro, denunciado como un panfleto antimusulmán, desató apasionadas polémicas y le valió procesos judiciales. Con el mismo espíritu escribió La fuerza de la razón, donde criticaba la pasividad de Occidente ante el Islam, provocando una nueva polémica.

La famosa corresponsal de guerra fustigaba en sus últimos libros la llamada "Eurabia" (Europa más Arabia), continente que según ella se está convirtiendo "en una provincia del Islam, una colonia del Islam". Según sus análisis, la creciente inmigración proveniente de los países árabes obedece a una estrategia, concebida por los ideólogos musulmanes, que piden, además, el reconocimiento de su "diversidad" para valorizar y consolidar su influencia religiosa y cultural en todo el viejo continente.

Oriana Fallaci, que pasó de la izquierda a la derecha, se definía como una "atea cristiana", es decir, como no creyente pero leal a la identidad cristiana de Europa.

La periodista fue recibida por el papa Benedicto XVI discretamente en agosto de 2005 en la residencia de verano pontificia de Castel Gandolfo, cerca de Roma, pese a que en sus libros criticaba a la Iglesia y al cristianismo, "los cuales serán fagocitados por el Islam, que convertirá a Jesucristo en un hijo degenerado, un profeta de segunda clase", según escribió.

La reportera, que cuando era adolescente luchó con la resistencia antifascista, comenzó su carrera a los 17 años escribiendo para el diario Il Corriere della Sera. Como enviada especial en el mundo entero, Oriana Fallaci logró lo que parecía imposible para una mujer. Fue también una de las pocas mujeres a las que el ayatola iraní Jomeini concedió una entrevista, en 1979. Su historia de amor más conocida fue con un opositor asesinado durante el régimen de los coroneles en Grecia, Alekos Panagoulis. En su novela Un hombre contó la historia de Panagoulis, héroe de la resistencia y su amante en los años 70, a quien conoció en una entrevista.

Entre sus best-sellers se incluyen Entrevista con la historia, clásico del periodismo por sus grandes conversaciones con políticos y actores, y Carta a un niño que nunca nació, sobre el aborto.

La periodista resultó herida de bala en México el 2 de octubre de 1968, cuando se encontraba en la Plaza de las Tres Culturas cubriendo las incidencias del movimiento estudiantil.

Fallaci, que estaba siendo juzgada en Italia por difamar el Islam, fue elogiada este viernes por toda la clase política italiana por la pasión con la que defendía sus ideas.

"Pese a que no coincidíamos en las mismas ideas, hay que reconocerle el coraje intelectual y la sinceridad humana, porque era un interlocutor con el que se podía siempre discutir de manera franca", declaró este viernes el secretario de Democráticos de Izquierda, Piero Fassino.

"Era una mujer conocida a nivel mundial y una protagonista de grandes batallas culturales", aseguró el presidente de la República, Giorgio Napolitano.

Con su muerte, Italia "pierde una mujer comprometida y a una intelectual independiente. Sus entrevistas y reportajes han ayudado a generaciones enteras a entender el mundo y a conocer la historia", afirmó el alcalde de Roma, Walter Veltroni.

La renombrada periodista, que colaboró con los grandes diarios de la prensa extranjera tanto de Estados Unidos como de Francia y Alemania, será enterrada en una ceremonia privada, como era su deseo.

Esta es una entrevista que le hizo la agencia alemana DPA en 1999, poco antes de cumplir 70 años de edad:

Oriana FallaciCuando en 1972 quiso entrevistar al emperador Haile Selassie, de Etiopía, funcionarios de la corte objetaron que la solicitante portara pantalones.

"Dígale a Su Majestad que vendré en pantalones o desnuda", replicó Oriana Fallaci.

Ya entonces la franqueza y la dureza de esta periodista y escritoria italiana, en su trato con los poderosos del mundo, eran tan legendarias como sus reportajes sobre escenarios de guerra del planeta.

Casi siempre tuvo éxito, aunque no raras veces fue también controvertida. En ese entonces logró la entrevista con el emperador etiope, si bien en un vestido.

Oriana Fallaci, cuyos libros fueron todos best-seller, cumple este jueves 29 de junio 70 años. "No soy ningún Rambo femenino con el casco en la cabeza y el puñal entre los dientes", dijo una vez la periodista nacida en Florencia.

Al mismo tiempo, sin embargo, confesaba que la guerra tenía para ella "una atracción fatal", una "perversa fascinación".

De Vietnam a Líbano, hasta la Guerra del Golfo, sus reportajes aparecieron en renombradas publicaciones mundiales como el Times de Londres, la revista Life o el New York Times. Pese a la exactitud y la obsesión por el detalle, fue criticada por su extremo dramatismo. Pero la "Greta Garbo de la prensa" no se dejó confundir.

"Mi carácter se lo debo a mi padre", reconoce. Antifascista declarado, condenado a muerte, "escapó por un pelo del pelotón de fusilamiento". El le enseñó a disparar con un fusil. También ella se unió durante la Segunda Guerra Mundial a la resistencia contra Benito Mussolini, llevando armas a los partisanos.

Tras la guerra se hizo periodista. Entrevistaba a personalidades prominentes, desde toreros hasta artistas. Al estallar el levantamiento húngaro, en 1956, viajó a Budapest.

En el movimiento estudiantil de 1968, en México, resultó herida de bala; en Vietnam participó en operaciones de combate del ejército de Estados Unidos y entrevistó al general Giap, jefe militar norvietnamita. Era ya una reconocida estrella del periodismo mundial cuando viajó de Roma a Nueva York.

Su libro Carta a un niño que nunca nació, publicado en 1975, en medio del debate europeo sobre el aborto, y su novela Un hombre, aparecida en 1979, sobre la dictadura griega, fueron sensación mundial.

Un hombre describe el destino de su amigo Alexandros Panagoulis, opositor a la dictadura militar griega, quien, tras ser excarcelado, murió en un accidente automovilístico ­probablemente asesinado por sicarios del régimen de los coroneles.

El libro tuvo impacto por sus descripciones de salvajes escenas de tortura. Los críticos le reprocharon haber escrito una historia épica, sin guardar como escritora la necesaria distancia.

"Su novelas deben probablemente su éxito a que logra mezclar con sentido publicitarios este pathos anticuado con una historia actual y autobiográfica", escribió entonces en Alemania la crítica literaria del Frankfurter Allgemeine Zeitung.

Publicó después Inshallah, una densa novela sobre la guerra civil libanesa.

En 1991, cuando Irak invadió Kuwait, voló junto a las unidades estadunidenses en el Golfo. Salió decepcionada de los soldados.

"No me gustaron. No eran los estadunidenses que conocía en Vietnam, los muchachos joviales y simpáticos", escribió, en un tono que casi parecía un panegírico.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.