Sala de Prensa

74
Diciembre 2004
Año VI, Vol. 3

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


La linotipia de José Arnaldo Márquez

Richard Rodríguez Revollar *

Según se anota en las enciclopedias y la folletería de los grandes inventos, la linotipia es creación del estadunidense de origen alemán Ottmar Mergenthaler (1854-1899), quien la patentó el año 1886 y la puso al servicio de la humanidad.

Para esa fecha, todavía teníamos vivo en el Perú a un poeta y periodista dueño de una fama pasajera, pero que cayó derrotado por el vicio de la bohemia y la pasión por los inventos descalabrados que terminaron de llevarlo a la ruina: José Arnaldo Márquez (1830-1903).

Durante la década de 1870, Márquez tuvo el proyecto de una máquina de imprimir matrices, la cual representaba para entonces toda una revolución en el arte tipográfico. La afanada idea de materializar su obra lo llevó hasta Barcelona donde se dio el trabajo de fundir cada una de las piezas de su aparato mecánico, al mismo tiempo que se asociaba con hombres de empresa para atraer capitales y lanzar el negocio.

Pero fallaban piezas o le faltaban tornillos. La linotipia de Márquez no prendía. Agotado su último centavo en la misión, este hombre que era una especie de José Arcadio Buendía se trasladó a París hasta donde lo siguió la miseria. Así hubo de ser rescatado por Martín García Merou, un escritor argentino radicado en la Ciudad Luz.

García Merou, conmovido por el estado angustioso del peruano, le estiró la mano reuniéndolo con los ingenieros Nolasco Ortiz Viola y Alberto Blancas. Ante esa pequeña audiencia, el revivido Márquez explicó el funcionamiento de su máquina que en letras del escritor argentino (Recuerdos Literarios, 1891) era así:

“Para componer se daba vuelta a un manubrio que giraba alrededor de dos alfabetos circulares, colocados perpendicularmente. La letra señalada en cada alfabeto iba a incrustarse en una matriz que hacía efecto de componedor y de cliché para estereotipia. La composición de la pasta maleable de la matriz era también uno de los secretos de Márquez”.

El instrumento fue retocado por última vez y patentado en Nueva York el 4 de marzo de 1873. Una gira de Márquez por Inglaterra y Francia para divulgar el invento fue fatal, pues amigos de las ideas ajenas le hurtaron los planos. La máquina durmió buen tiempo, hasta que el 18 de enero de 1879 el Congreso Peruano dio la orden de fabricarlo de manera industrial.

Hubiera sido un generoso aporte del Perú a la sociedad mundial, pero 1879 fue también el año de la guerra. Nuestra infausta guerra con Chile postergó cualquier proceso de estimada envergadura. A partir de allí, la obra de Márquez desmayó para siempre.

El ingenio de José Arnaldo Márquez nunca fue reivindicado. Algunas calles en los distritos limeños de Comas, Jesús María y San Martín de Porres llevan su nombre en honor a su obra poética, aunque tal no fue su mejor virtud. Contemporáneo de los románticos Salaverry y Corpancho, José de la Riva Agüero lo califica más bien como un poeta sin mérito.

En cambio, se constituyó como agudo ensayista. En 1848 empezó a escribir en “El Comercio” y posteriormente en “El Heraldo”, “El Diablo”, “La Actualidad” y “El Diario”, entre otras publicaciones. Fundó y editó “La Semana” (1851), “El Cosmorama” (1867) y “El Educador Popular” (1873-1877). También escribió teatro y tradujo al castellano obras de Shakespeare, Byron, Longellow y Whitman por encargo de la Real Academia Española para su colección de clásicos en lenguas extranjeras.

Márquez murió muy pobre, asistido caritativamente por el presidente de la república Eduardo López de Romaña.

__________
Bibliografía:

Tauro del Pino, Alberto. 2001 Enciclopedia Ilustrada del Perú. Lima: Peisa.
Gargurevich, Juan. 1991 Historia de la prensa peruana 1594-1990. Lima: La Voz Ediciones.
Diccionario Histórico y Biográfico del Perú Siglos XV-XX. 1986 Lima: Editorial Milla Batres.


* Richard Rodríguez Revollar es periodista, bachiller en Comunicación Social por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima. Ha laborado en diferentes medios de comunicación escrita desde 1994. Entre los años 2000 y 2002 fue editor del noticiero de la página web del canal de televisión Frecuencia Latina. Actualmente es colaborador de la revista electrónica América Reporte.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.