Sala de Prensa

73
Noviembre 2004
Año VI, Vol. 3

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


Al-Jazeera: Periodismo bajo presión

Gerardo Romo *

Vivir bajo las presiones del poder político en Oriente Medio es, para los periodistas de Al-Jazeera, tan natural como el respirar. Desde su fundación, en noviembre de 1996, éstas han sido muchas: impedimentos a corresponsales para obtener una visa en países vecinos de Qatar, presiones económicas, arrestos injustificados a reporteros, bombardeos a sus instalaciones, amenazas de muerte y la muerte misma.

Así transcurre, anda, suena y relata el devenir de Al-Jazeera -sin perder su firmeza, en un español casi impecable- Dima Khatib, jefa de redacción de la televisora árabe quien, con ironía, recuerda cómo el mundo occidental hasta antes del 11 de septiembre de 2001 (y en especial Estados Unidos): “Nos consideró la luz de la democracia en Oriente para después asegurar que somos lo más oscuro del periodismo”.

Las alabanzas desaparecieron –relata Dima a un público de estudiantes- cuando Al-Jazeera se atrevió a dar voz a los afganos, incluido Osama Bin Laden, tras la guerra emprendida por Estados Unidos contra Afganistán en respuesta a los atentados ocurridos en Nueva York.

Dima admite estar tan acostumbrada a la persecución y las presiones “que uno termina por no darse cuenta, vivimos y laboramos con presiones. Nos dan motivo para seguir trabajando”.

Comenta que Al-Jazeera surgió con la misión de ser el primer medio de comunicación que sirviera de plataforma a las voces de los sin voz, las cuales no quisieron ser escuchadas por los medios de “propaganda”, cuya función primordial –explica- radica en exaltar la figura de jefes de Estado y ministros.

“Nosotros comenzamos a tratar temas tabú para la cultura de Oriente, como la sexualidad, y la religión, esto ocasionó una revolución en la sociedad. Sabíamos que cada vez que se transmitiera algo se abriría una nueva ventana al pensamiento”.

Esta postura, explica la jefa de redacción de Al-Jazeera, provocó que por lo menos en 50 por ciento de los países árabes como Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Irak y Kuwait, entre otros, se prohibiera la entrada a sus reporteros y la cadena fuera perseguida y hostigada de manera constante, tal y como hasta ahora.

Credibilidad: factor de responsabilidad

La cadena televisiva que cubriera de manera especial la guerra en Irak –señala la periodista- fue declarada enemiga de cada Estado árabe y considerada como un factor desestabilizador. “No gustamos a nadie, eso quiere decir que vamos por buen camino”.

Aunado al enojo gubernamental provocado por los periodistas de Al-Jazeera, la aceptación de la gente fue creciendo hasta que la opinión pública árabe se transformó en el alma de la cadena.

“El pueblo se convirtió en nuestra principal fuente de información. La gente empezó a hablar a nuestras instalaciones de manera constante para denunciar hechos, confió en nosotros y eso nos da mucha más responsabilidad, pues si en estos momentos se nos ocurre decir que algo es gris, aunque sea de otro color, la gente nos cree”.

A pesar de las presiones, Al-Jazeera sigue trabajando para sobrevivir en la independencia y con profesionalismo periodístico. “Nuestra protección es decir siempre la verdad”, reitera Dima.

Incluso, informa que la cadena televisiva para la que labora en Qatar, piensa lanzar próximamente una edición de noticieros y programas de opinión producidos en inglés.

La tarea, admite Dima Khatib, será difícil, y visualiza que las presiones continuarán, pero se dice convencida de que el apoyo de otros medios a nivel internacional que compren imágenes producidas por Al-Jazeera podrá ser una de sus principales fuentes de supervivencia y crecimiento como medio de comunicación.

“Tejer una red de solidaridad internacional entre los medios de comunicación sería muy importante para el sostenimiento, para seguir vivos y cumplir con la misión de informara a la ciudadanía.”

Dima aclara que uno de los principios fundamentales de la televisora es tomar todas las voces que integran un conflicto, con el objetivo de permitirle a la ciudadanía garantizar su derecho a ser informada. “Nosotros ejercemos la libertad de expresión sin límite. La democracia inicia con la libertad de expresión”.

Sólo hechos

A sus 33 años, Dima Khatib no pierde las esperanzas de que el medio en el que labora pueda llegar a ser un factor para que la verdadera democracia, basada en el respeto al pueblo, sea una realidad en el mundo árabe.

Dima llega por primera vez a México, acompañada por su madre. “En Al-Jazeera presentamos hechos, nada más. No se involucran las opiniones ni los sentimientos de los periodistas”, afirma.

Convencida de que el pueblo árabe, no sólo merece, sino necesita de de una prensa libre, la periodista afirma que frente a los hechos el pueblo árabe es inteligente para decidir. “El terrorismo es una percepción subjetiva, nosotros dejamos que el público decida quién es terrorista y quién no”.

-¿Cómo han vivido la presión? -se le pregunta a la periodista.

-Las formas de presión que hemos recibido por parte de los gobiernos árabes son tantas y tan variadas como te las puedas imaginar. Presión económica, política, hostigamiento, amenazas tanto a periodistas como a nuestros invitados, bombardeos, muerte…

Y comienza el recuento presidido por un silencio fúnebre, pues cuenta el asesinato de su compañero corresponsal en Irak (el 11 de marzo de 2003), así como el arraigo domiciliario del corresponsal de Al-Jazeera en España.

Sobre ambos casos, comenta que la televisora sigue en espera de explicaciones, tanto del gobierno español como del de Estados Unidos, sin que todavía se tenga respuesta.

“La explicación exigida no es sólo para nosotros, es sobre todo para las familias de nuestros compañeros. Es una pena que un país que defiende la libertad de expresión, como Estados Unidos, se niegue a dar información sobre la muerte del corresponsal de Al-Jazeera en Irak.

“La presión te puede hacer pagar un precio muy alto, incluso el de la vida, pero uno debe ante todo cuidar a su familia, pues al igual que en Latinoamérica, para nosotros es algo muy importante.”

Antes de publicar una información, dice Dima Khatib, “debes pensar bien en las repercusiones, sobre todo en relación con todos los actores involucrados, es como ver un vaso desde todos sus ángulos”.

La jefa de redacción de la cadena de Qatar comenta que Al-Jazeera tiene planes e interés de venir a México este año, para hacer unos reportajes.

Entre los temas que tratarían están el movimiento zapatista, la situación de la frontera, la migración, así como la influencia de personajes árabes en la vida económica del país.

“Siento que el mundo árabe y el pueblo latinoamericano tienen muchas cosas en común, las cuales tienen que ver con la historia ancestral y los valores –como la familia- de ambas sociedades.”

Dima recomienda a quienes ejercen el periodismo que aprendan la mayor cantidad de idiomas posibles, pues asegura que cuando se conoce la lengua de un país es más fácil comprender su cultura y entender a la población.

Además, expresa que se corre el riesgo de que el traductor manipule la declaración del entrevistado. “Por eso nosotros nunca aceptamos un traductor oficial, aunque nos los han querido imponer como método para censurarnos”.

“Se nos llegó a acusar de ser la voz de Bin Laden, pero no somos sólo la voz de Osama, sino la de todos. En Al-Jazeera nunca aceptamos las cosas tal y como son, siempre las cuestionamos, siempre preguntamos.”

Nota: La entrevista fue publicada en el diario El independiente el 1 de marzo de 2004 durante la celebración del tercer Congreso Internacional de Comunicación organizado por el Tecnológico de Monterrey campus Guadalajara.


* Gerardo Romo Arias se desempeñó como corresponsal en Zacatecas de El independiente y además trabajó como reportero de la revista México Binacional, elaborada en la misma ciudad, además de haber sido reportero por dos años del periódico local Imagen. Actualmente se desempeña como free lance en su natal Zacatecas. Esta es su primera colaboración para Sala de Prensa.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.