Sala de Prensa

60
Octubre 2003
Año V, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


Rasgos diferenciales de los
géneros periodísticos de opinión

Pastora Moreno Espinosa *

RESUMEN: Los géneros de opinión de un periódico impreso, nos pueden vislumbrar toda la problemática de un hecho histórico, político, social, cultural, económico, etc., y no sólo eso, sino también, la realización de un proceso de investigación a través del suceso, con relación a un determinado tema, partiendo de una hipótesis hasta llegar a los últimos resultados del mismo. Anteriormente, los medios apostaban más por los géneros de opinión, mientras que ahora esa importancia ha descendido, lo que a su vez ha provocado que los géneros informativos tengan una mayor carga de opinión que antes. Para referirnos en concreto a los rasgos diferenciales de los géneros periodísticos, temática de nuestra ponencia, en primer lugar, hay que decir que la información y la opinión no siempre aparecen separadas de forma nítida en los textos periodísticos. El estilo, la función que desempeñen y las marcas gráficas y de sección que los medios emplean para separarlos serán, pues, nuestro objeto de estudio y los elementos que nos permitan discernir el género ante el que nos encontramos.

La comunicación periodística es un proceso de interrelación de individuos y grupos sociales, cuya forma es el mensaje. Y los mensajes son técnicas expresivas comunes a todo discurso.

Anteriormente, los medios apostaban más por los géneros de opinión, mientras que ahora esa importancia ha descendido, lo que a su vez ha provocado que los géneros informativos tengan una mayor carga de opinión que antes.

Los géneros de opinión de un periódico impreso, nos pueden vislumbrar toda la problemática de un hecho histórico, político, social, cultural, económico, etc., y no sólo eso, sino también, la realización de un proceso de investigación a través del suceso, con relación a un determinado tema, partiendo de una hipótesis hasta llegar a los últimos resultados del mismo.

Los géneros de opinión tienen tres características fundamentales que les diferencian de los géneros informativos e interpretativos. Éstas son:

  1. No trabajan directamente sobre los hechos, ya que éstos se han dado a conocer en la parte del periódico dedicada a información.
  2. No transmiten datos.
  3. Trabajan sobre ideas y opiniones. Deducen consecuencias teóricas, políticas, culturales de lo que sucede.

Es un hecho comprobado que el periodismo se constituye como un proceso subjetivo, desde el momento en que es realizado por una persona en concreto que tiene su propia visión de la realidad.

Además de la subjetividad innata que tiene todo sujeto, el segundo hecho fundamental que hace al periodismo subjetivo es la selección. Desde el momento en que se selecciona qué información se incluye en un medio y cuál se excluye, hay una opinión por parte del periodista, así como en la ubicación de esa información en el medio (no es lo mismo que vaya al principio que al final), qué espacio se le dedica, si lleva foto y cómo es ésta, cómo se titula, qué se destaca en ella y desde qué posición, etc. Todo ello son selecciones que se realizan de acuerdo a unos criterios subjetivos y que dejan entrever la opinión del periodista con respecto al hecho del que pretende informar o, a veces, desinformar.

Este tema de la opinión/subjetividad en los medios algunas veces es evidente para muchos lectores, pero otras veces pasa desapercibido para una gran cantidad de receptores de los medios de comunicación. También, especialmente interesante es la presencia de la opinión y la subjetividad en los géneros informativos en general y en las noticias en particular.

Partimos de la hipótesis de que existe en la mayoría (si no en todas) de las noticias de los diarios una opinión más o menos oculta, a pesar de que todos los medios se consideran a sí mismos como objetivos e independientes. Esta opinión, expresada de forma más o menos explícita según los casos y que comienza con el mismo proceso de selección que toda noticia conlleva en su elaboración, pasa en muchos casos inadvertida por parte del lector medio. Una opinión que, por tanto, no se suele ver clara, a no ser que nos encontremos ante periódicos sensacionalistas. Y una opinión, en fin, que está presente en la muchas de las noticias bien en forma más interpretativa, o en forma más evidente de juicio de valor.

De otra parte, el lenguaje y las ideas que los medios de comunicación transmiten tratan de corresponderse con las de su público. Esto se manifiesta especialmente en los géneros periodísticos que José Luis Martínez Albertos, entre otros teóricos del periodismo, engloba bajo el nombre de "comments". En cuanto a la terminología, los teóricos no mantienen una postura homogénea. "Los términos 'artículo' y 'comentario' son usados en sentido genérico para referirse a cualquier texto periodístico de opinión y también para designar a sendos géneros periodísticos de opinión con características propias de estructura y de estilo, así como un objetivo propio",1 señalan E. Armañanzas y J. Díaz Noci. En este punto hay que precisar que cada teórico del periodismo sostiene una terminología, aunque los rasgos propios de cada género presentan cualidades que, por el uso, permiten avanzar en el estudio de los mismos.

En cuanto a la clasificación de los géneros de opinión, José Luis Martínez Albertos habla de "cuatro géneros fijos: información, reportaje, crónica y artículo".2 Dentro del artículo, que el autor toma en sentido genérico, incluye el editorial, el comentario –que equipara a la columna–, la crítica, el ensayo, el artículo costumbrista….

Además, el profesor Martínez Albertos no ignora el caos terminológico que existe frente a estos subgéneros periodísticos: "En España se hace un uso polivalente de la columna como instrumento para el análisis y la opinión".3 Lorenzo Gomis alude de forma genérica al comentario: "El comentario también tiene sus géneros y subgéneros: además del editorial y el artículo, son comentarios las cartas de los lectores, las críticas (…) y el chiste gráfico".4

Gonzalo Martín Vivaldi5 se centra en el artículo; y dentro de éste, habla del de costumbres, del de humor y del ensayo, aunque en el apéndice de su manual define también el editorial y la columna.

Por su parte, Esteban Morán Torres6 se refiere al editorial, el comentario, la columna y la crítica, y puntualiza que la confusión terminológica presente en esta área "dificulta el reconocimiento del texto de opinión del cual se está hablando cuando mencionamos los vocablos artículo, columna, comentario, que son los que presentan mayor confusión, no sólo entre los teóricos, sino entre los autores de los mismos textos".7

Para referirnos en concreto a los rasgos diferenciales de los géneros periodísticos, en primer lugar, hay que decir que la información y la opinión no siempre aparecen separadas de forma nítida en los textos periodísticos. El estilo, la función que desempeñen y las marcas gráficas y de sección que los medios emplean para separarlos serán, pues, los elementos que permitan al lector discernir el género ante el que se encuentra. En este punto es significativa la postura del catedrático de la Universidad Complutense José Luis Martínez Albertos: "El campo del estilo rigurosamente informativo está perdiendo terreno y las ganancias se trasladan al campo de lo interpretativo".8

Como afirman Armañanzas y Díaz Noci: "los géneros de opinión parten casi siempre de acontecimientos de actualidad, si bien ésta, en algunos géneros, es más relativa que en los géneros estrictamente informativos, y ofrecen también elementos interpretativos. Pero aun van más allá, y se ocupan de la reflexión profunda que la información de actualidad no puede ofrecer a los lectores".9

Otro de los rasgos que caracterizan a los textos periodísticos de opinión es que se producen a raíz de un acontecimiento noticioso del que previamente, o a la par mediante géneros informativos, se ha informado a los lectores. "Se presupone de esta manera que el receptor dispone de ciertos elementos que ya sabe; no solamente datos objetivos, también valores, reglas de interpretación que se suponen compartidas por la empresa periodística o el autor del texto y los lectores. Será este acervo común, que denominamos contexto, lo que permitirá que el texto, alternativa entre muchas posibles, obtenga también una interpretación, la única entre las muchas posibles", como sostienen Armañanzas y Díaz Noci.10 O al menos, la más aproximada a la intención inicial del emisor. Es importante el establecimiento de un consenso por el que para un grupo de personas (por ejemplo, los lectores de un periódico) se considera que los intereses de toda la población son comunes, y la expresión de ello es que se asumen determinados valores. Y, consecuentemente, ello tiene su reflejo en la lengua escrita, ya que se asume que determinadas expresiones tienen determinados significados. Así, una de las funciones del periodista (cualquiera, pero máxime para el de opinión) es conocer con detalle cuáles son esos valores y expresiones de su público, a la vez que, según Van Dijk, "no omitir circunstancias que puedan influir negativamente sobre la conclusión final, no garantizar la validez general de una justificación".11

Según Martínez Albertos, los textos de opinión "no trabajan directamente sobre hechos, sino sobre ideas, deducen consecuencias ideológicas, culturales, filosóficas… de unos acontecimientos más o menos actuales".12 Para Lorenzo Gomis: "La función de los comentarios publicados o emitidos en los medios impresos y audiovisuales es la de estimular y enriquecer los comentarios del público, ofrecer argumentos, razones, ejemplos, incitar a la audiencia a identificarse con unos o con otros. Que el público comente lo que pasa, se esfuerce por entenderlo, por prever y prevenir e influir en ello".13 Pero los medios de comunicación, siguiendo a Armañanzas y Díaz Noci,14 no ejercen tanta influencia a través de los comentarios que ellos mismos emiten en los textos de opinión, sino al dar cuenta de los hechos que han ocurrido, es decir, al seleccionarlos, postura que Gomis también sostiene: "La gran capacidad persuasiva de la prensa no está tanto en aquellos textos a través de los que trate abiertamente de persuadir de algo por medio de razones y argumentos, como a través de la imagen continua de la realidad a través de los hechos que el medio selecciona en cada noticia".15

Otro aspecto interesante para comentar en este punto es el de la responsabilidad. Armañanzas y Díaz Noci sostienen que, "aunque por cautela en la mayor parte de las publicaciones las opiniones expuestas en los trabajos firmados son responsabilidad de sus autores, lo cierto es que el periódico casi siempre comparte de alguna manera las tesis recogidas en los comentarios, críticas, ensayos… que se publican en sus páginas. El periódico elige sus firmas y, en consecuencia, utiliza opiniones individuales para expresarse".16

Para concluir esta breve introducción a los rasgos diferenciales entre el periodismo interpretativo y el argumentativo, basta señalar en palabras de Armañanzas y Díaz Noci, que "en la opinión, bien sea como portavoz de una publicación (el editorial) o de un autor concreto (artículo firmado), se trata de encontrar el significado de unos hechos; se pretende entenderlos al igual que en la interpretación pero, mientras ésta da el sentido a las noticias, se abstiene de decir qué hay que hacer; la función de opinar o editorialista pretende influir en el lector con recomendaciones y consejos sobre el curso de la acción a seguir".17 La persuasión en los textos argumentativos está sustentada, pues, en el prestigio, en el reconocimiento público de quien escribe. Armañanzas y Díaz Noci lo consideran "el argumento de autoridad",18 tan empleado también en Publicidad.

Finalmente, es preciso recoger la postura al respecto de Lorenzo Gomis: "De las opiniones conjuntas resultan acciones en común. El medio sabe que el público expresa su criterio y que la opinión estimula la opinión. Se trata de persuadir, no de coaccionar; lo esencial es establecer solidaridad entre el influyente y el influido, y entre éste y la colectividad".19

También en este mismo sentido se manifiestan Diezhandino, Bezunartea y Coca cuando afirman que "existe una tendencia creciente a rodear de una aureola excesiva de prestigio a los opinadores".20

Por otro lado, Armañanzas y Díaz Noci21 estructuran los textos de opinión según el método del análisis del discurso de Van Dijk: "El texto se divide así en macroestructuras y microestructuras. La macroestructura nos permite comprender, con leer el texto, cuál es o cuáles son los temas expuestos y, de otro lado, qué tipo de texto es (género)". Hay muchos tipos, pero la que interesa en este análisis es la argumentativa, que incluye, siguiendo a estos autores, "tanto la argumentación como la demostración, deudoras de la retórica clásica y de la nueva retórica de Ch. Perelman".

Van Dijk sintetiza su esquema en hipótesis o premisa y conclusión. En el medio nos encontramos con muchas opciones válidas para la construcción del texto argumentativo. Según él, "así, las hipótesis se subdividen en categorías y suposiciones, igual que en la doctrina clásica de la argumentación se distinguía entre una premisa mayor y otra menor".22

Armañanzas y Díaz Noci añaden que "pueden aparecer refuerzos a la explicación principal, aún más, pueden y deben aparecer argumentos: no se trata sólo de explicar qué ha pasado, sino también cómo y por qué ha pasado (o puede pasar). Se trata de establecer una relación entre precedente (un acontecimiento noticioso, en la mayoría de los casos cuando se trata de un texto periodístico de opinión) y las consecuencias, presentes o futuras, reales o posibles".23

Sin embargo, estas superestructuras se materializan en microestructuras, basadas en la proposición, compuesta por un predicado y varios argumentos. Nos encontramos aquí, siguiendo con construcciones complejas, con que la construcción sintáctica debe estar al servicio de la transmisión de hechos e ideas, es decir, de presupuestos y consecuencias, y la complejidad de éstas se refleja inevitablemente en la articulación de las proposiciones.

Pero, en general, Armañanzas y Díaz Noci24 advierten de que la complejidad no quiere decir dificultad, sino densidad. A continuación afirman: "Tras las proposiciones se hallan las secuencias. Para que el significado que el medio ofrece sea exacto, no son suficientes las proposiciones aisladas. Éstas se unen y articulan entre sí formando secuencias". Por ello, en las secuencias siempre existe coherencia.

Aparte de esto, según su forma discursiva, los géneros pueden tener diferentes tipos de mensaje:

- Un mensaje con propósito informativo. Utilizan la forma expositiva, descriptiva y narrativa.
- Un mensaje con propósito opinativo. Utilizan la forma argumentativa. Dentro de esta variante, podemos encontrar:

  1. El Artículo
  2. La Columna
  3. El Editorial
  4. La Crítica
  5. El Comentario
  6. El Suelto

El artículo

Es el género periodístico que de manera personal interpreta, informa, analiza los acontecimientos y establece una tesis que luego constata. De los géneros de opinión, el artículo es quizá el menos confidencial de todos, del mismo modo que el menos actual. Se caracteriza visualmente por su extensión, que supera con creces a la de una columna.

Su estructura está compuesta por una proposición general que explica el tema e introduce el texto, continúa con detalles menores, más tarde analiza (es la fase formativa), a continuación comprueba y por último valora y concluye, además de apuntar las diversas consecuencias y de hacer una llamada a tomar postura respecto de lo que se está tratando en el texto.

La intención del artículo es la de despertar la conciencia crítica de los lectores a través del análisis y la interpretación pormenorizada de un tema.

El editorial

Es el género que expresa el criterio del medio sobre los hechos más destacables. Ofrece el punto de vista institucional y, como consecuencia de ello, la redacción se ve afectada por un cierto protocolo, empleando un lenguaje menos personal. Suele tratar temas de eminente actualidad aunque no se limita a ellos. La finalidad de este género es la de intentar influir en la opinión pública.

Su estructura se divide en tres partes, una informativa, en la que avanza el tema y que sirve para abrir el texto, una segunda interpretativa, en la que el autor del editorial expone los argumentos y las interpretaciones, y una última fase denominada deliberativa o conclusiva. En ella se conceden las últimas apreciaciones sobre el tema y se cierra el texto.

La columna

La columna analiza, interpreta y valora, y su finalidad concreta es la de orientar al público sobre las noticias.

Tiene tres características: la periodicidad/actualidad, la titulación fija y el carácter emotivo con el que se expresa.

La columna proporciona momentos de recreación, motivo por el que se encuentra cerca de la literatura, tiene total libertad temática y formal, hace uso habitual de la ironía y se establece con frecuencia una identificación entre columnista y lector.

Este tipo de género ha de reunir ciertos rasgos: ha de ser original, nueva, tiene que captar el interés del público, no debe estar escrita en un tono propagandístico y ha de estar dirigida hacia un beneficio social.

Su estructura es completamente libre, aunque como modelo se puede aceptar el convencional de entrada, desarrollo y conclusión.

Dicha estructura aunada a sus características específicas de tono, lenguaje, título, espacio y periodicidad, además de tema y la posibilidad de tratar uno o varios asuntos en el mismo artículo, permite clasificar a la columna de la siguiente manera:

- Columna de opinión. Por su forma y tono serio, parece un editorial. Sin embargo, todos los juicios que en ella se expresan son responsabilidades del columnista, quien así lo acepta mediante su firma. Puede incluso no presentarse esta diferencia en el uso del lenguaje y sólo caracterizarse como columna por sus cualidades formales: título, periodicidad y espacios fijos.

- Columna de información. Se le denomina de este modo a la columna en la cual predomina la información sobre el comentario o éste infiere por la manera en que el columnista trata la información. Él es quien ha trabajado el material para integrar la columna y, por lo mismo es responsable de lo que escribe.

- Columna humorística. Se escribe con el propósito de divertir y entretener a los lectores. Su temática es diversa y los comentario se caracterizan por su ironía.

- Columna de personalidades. El columnista se ocupa de todas las personalidades de la comunidad que destacan en algún momento o por algún motivo. Así, puede referirse a los funcionarios públicos, a los deportistas ganadores de un premio o a los artistas famosos. En suma, se ocupa de toda aquella persona que resulta interesante para los lectores.

- Columna revoltillo. Esta columna es bastante frecuente. Presenta a sus lectores un poco de todo. Está formada por una gran variedad de temas. Por ejemplo, el columnista comenta algún acontecimiento en tono editorial y a renglón seguido cambia de tono. Después hace otro comentario, con el mismo tono serio de un principio o con un enfoque picaresco. Además de esto, en la columna revoltillo se pueden hacer otras muchas combinaciones.

La crítica

La misión de la crítica es la de orientar a la opinión pública, razón por la que ha de ser informativa. Es un género que está inserto en el mundo de la cultura, del arte, y suele circunscribirse a un lector interesado por este ámbito y quizá por ello es un género aparte. En concreto, se ocupa de la labor de un artista y no de sus interioridades.

La crítica se identifica, al margen de por la ficha técnica que ha de llevar y que recoge los datos fundamentales del objeto de análisis, por el lenguaje que emplea, ya que de todos los géneros de opinión, suele ser el más intelectual.

La estructura que el crítico utiliza para este género es totalmente libre. A menudo, en las publicaciones que dejan espacio entre sus páginas para las críticas se encuentran artistas o literatos de reconocido prestigio que ofrecen su opinión sobre tal o cual obra.

Las características específicas de la crítica son:

- La ficha técnica, con los datos más importantes de la obra.
- Un título generalmente connotativo.
- Flexibilidad en la redacción del texto, en el que suelen aparecer:

*Los antecedentes de la obra, datos del autor y producciones anteriores.
*El argumento o al menos, parte de éste.
*El veredicto del crítico sobre la obra.

Además, la crítica ha de informar fielmente, evitar la tendencia a la destrucción y al elogio, ser ponderada y justa, analítica y sintética, de espíritu reflexivo, de tono respetuoso, ecuánime y, por último, de un estilo denso, preciso, ágil y claro.

La clasificación de la crítica puede ser muy variada: literaria, de cine, teatral, de ópera, de ballet, musical, deportiva, taurina (se pisa con la crónica), entre otras muchas.

Su función, por otra parte, ha de ser la de informar, orientar y educar, aunque sí es necesario tener muy presente a la hora de escribir una crítica, que es importante no contar al lector lo que éste tiene que descubrir en la obra.

El comentario

Es un género de opinión caracterizado por su brevedad, que acompaña generalmente a la sección de sociedad o que tiene que ver con frecuencia con la opinión de un entendido sobre cuestiones livianas que no tienen una gran implicación social.

Va firmado casi siempre, y enjuicia temas candentes de cada sección informativa. Se suele encargar a especialistas, cuando no los firman los propios jefes de sección. El hecho de que los comentarios sean responsabilidad de personal de plantilla del periódico es un punto a favor de éstos, ya que demuestra que el diario dispone de un grupo de profesionales capaces de enjuiciar un acontecimiento aportando soluciones. Son textos ligados al editorial, en la medida que se aleja en su redacción del lucimiento estilístico para profundizar en la información. El comentarista tiene un margen mayor que el editorialista a la hora de escribir, ya que se despoja de la seriedad y rigidez propias del editorial para comentar una noticia. Finalmente, en cuanto al esquema del comentario, lo importante de cara a su efectividad es cuidar el comienzo y fin del mismo. 

El suelto

Se trata de una variante del editorial, que ocupa algunos huecos de las páginas de opinión y que son pequeños apuntes sobre cuestiones de actualidad que lo que hacen es ofrecer una opinión sintética del medio con respecto a algún tema. Pero el suelto no es lo mismo que el editorial, pues, aunque coincidan la mayoría de las veces en su autoría institucional política, el editorial suele tener una mayor extensión y una argumentación y unos rasgos estilísticos diferenciados.

Para muchos lectores, el suelto suple al editorial gracias a su corta extensión, de ahí su importancia. Suelen ser trabajos anónimos o firmados con seudónimos. Están escritos en un tono más desenfadado que el editorial, haciendo gala de cierta ironía, párrafos breves, mostrando un tono coloquial, sin retoricismos. Periódicos como El Mundo o ABC otorgan a este género unos espacios generosos. Los sueltos también se diferencian de la simple nota, de la gacetilla, porque no sólo informan sino que juzgan y valoran.

En resumen, la totalidad de los textos de opinión que se publican en un diario no aparece en la sección Opinión. El propio Libro de Estilo de El Mundo apunta al respecto: "Los artículos firmados pueden aparecer indistintamente en esas páginas que abren cada día el número de El Mundo (se refiere a las de Opinión) o dentro de cualquiera de sus secciones informativas, siempre que hagan alusión a las áreas de interés de la sección en que aparezcan".25 Además apunta que los no firmados sólo se publican en las páginas de Opinión.

Por otro lado, el hecho de que cada articulista tenga un estilo propio bien diferenciado repercute en la afiliación de los lectores al medio. Es interesante constatar aquí la complementariedad que ejercen entre sí los textos informativos que se publican en un diario con los argumentativos. Normalmente refuerzan una misma idea, aunque trazada con distintos matices.

La columna, el comentario y la crítica son los tres géneros argumentativos que más licencias estilísticas ofrecen al opinador. El despliegue de recursos lingüísticos es interminable, desde figuras retóricas hasta juegos de estructuras. El lector admite al firmante como el filtro entre la realidad social y su propio ser. Lo sabe y existe un compromiso explícito en que así lo haga. Prueba de ello es que cada cual tiene sus opinadores preferidos en cada diario. Y es que no hay que olvidar que el opinador, antes que eso es periodista, y su función es interpretar la realidad. El modo en que lo haga es el que definirá el género resultante.

En conclusión, cada publicación periódica tiene su personalidad comparable a la de cada ser humano y manifestada externamente en el soporte físico del papel, en su estructura y confección e, internamente, en el lenguaje que emplea y la ideología que transmite a través de ese lenguaje.

Es necesario destacar que el lenguaje empleado por cada periódico responde, en general, al lenguaje del grupo social o sociolecto de sus más asiduos lectores.

En definitiva, todo texto en un periódico, bien firmado por un periodista de plantilla o por un colaborador, es siempre una posición que compromete también al periódico como institución.

_____
Notas:

1 E. ARMANANZAS y J. DÍAZ NOCI: Periodismo y argumentación: Géneros de opinión, más allá de la interpretación. Universidad del País Vasco. 1996.
2 José Luis MARTÍNEZ ALBERTOS: Curso General de Redacción Periodística. Paraninfo, 1996.
3 Lorenzo GOMIS: El medio media: la función política de la prensa. Seminarios y Ediciones. Madrid. 1974.
4 Ibídem pág. 125.
5 Gonzalo MARTIN VIVALDI: Curso de redacción. Paraninfo. Madrid.1976.
6 Esteban MORAN TORRES: Géneros del periodismo de opinión. Eunsa. Pamplona. 1988.
7 Ibídem pág. 187.
8 MARTÍNEZ ALBERTOS, J.L., Op. Cit. pág. 321.
9 ARMAÑANZAS, E. y DÍAZ NOCI, J., Op. Cit. pág. 119.
10 Ibídem, pág. 120.
11 Teun A. VAN DIJK: La noticia como discurso. Comprensión, estructura y producción de la información. Paidós, Barcelona, 1990.
12 MARTÍNEZ ALBERTOS, J.L., Op. Cit. pág. 311.
13 GOMIS, L., Op. Cit. pág. 114.
14 ARMAÑANZAS, E. y DÍAZ NOCI, J., Op. Cit. pág. 123.
15 GOMIS, L., Op. Cit. pág. 115.
16 ARMAÑANZAS, E. y DÍAZ NOCI, J., Op. Cit. pág. 125.
17 Ibídem, pág. 125.
18 Ibídem, pág. 127.
19 GOMIS, L., Op. Cit. pág. 121.
20 BEZUNARTEA, O; DIEZHANDINO, M. P. Y COCA, C. "Fuentes y élites periodísticas", en Estudios de Periodística III. Pamplona. 1994.
21 ARMAÑANZAS, E. y DÍAZ NOCI, J., Op. Cit. pág. 132.
22 VAN DIJK, T. Op. Cit. pág. 88.
23 ARMAÑANZAS, E. y DÍAZ NOCI, J., Op. Cit. pág. 133.
24 Ibídem, pág. 133.
25 Diario El Mundo. Libro de Estilo.


* Pastora Moreno Espinosa es docente de la Universidad de Sevilla, en España. Esta comunicación fue presentada en la IV Bienal Iberoamericana de Comunicación (sociedad, información y conocimiento) realizada en San Salvador entre el 17 y el 19 de septiembre de 2003, la cual se reproduce en SdP con la autorización de los organizadores.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.