Sala de Prensa

54
Abril 2003
Año V, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


España: Muertes cercanas

Sanjuana Martínez *

Madrid.- "Todas las muertes de esta guerra nos duelen, pero permítanos que ésta nos duela más". Con esta frase iniciaba la conductora Angels Barceló el informativo de Telecinco para contar "el asesinato" del camarógrafo José Couso.

¿Cómo trabajar periodísticamente una muerte tan cercana? ¿Cómo ser objetivos ante el propio dolor? ¿Cómo narrar los hechos cuando se mezclan sentimientos de impotencia e indignación por la cercanía con las víctimas?

"Es irrepetible, la conmoción y la rabia de ver a toda la redacción llorando cuando nos confirmaron la noticia de la muerte de Couso... no se puede describir", confiesa la presentadora del canal, Montserrat Domínguez.

La cadena de televisión española Telecinco, una de las más independientes, ha convertido "el crimen de guerra" de su empleado en una pugna directa contra el gobierno de José María Aznar, quien hasta el cierre de esta edición no había condenado el ataque estadunidense contra los periodistas que trabajaban desde el Hotel Palestina.

Los empleados de Telecinco se han movilizado organizando plantones fuera de la Embajada de Estados Unidos, en el exterior de sus oficinas o ante los miembros del gobierno de Aznar en sus distintos actos públicos.

Portan camisetas con la fotografía de Couso y un letrero abajo que dice: "Asesinado". También han distribuido pegatinas con la misma imagen y pequeñas pancartas con su foto que muestran durante las manifestaciones o paros laborales secundados por los sindicatos.

Han emitido un comunicado exigiendo a Aznar que condene el asesinato y pidiéndole que se abra una investigación judicial para deslindar responsabilidades contra las tropas estadunidenses.

"Nuestro compañero fue asesinado en Bagdad. A José Couso lo han matado las tropas aliadas, las que dicen que van a salvar a los iraquíes y desde allí las que han convertido en un objetivo militar a la prensa. Será quizás porque, a su juicio, estamos contando con poco patriotismo la marcha de esta guerra. En cualquier caso vamos a seguir enseñando la verdad guste o no a cualquiera de las dos partes del conflicto. Su muerte no debió haber ocurrido, como no debían haber ocurrido ninguna de las matanzas de civiles que los aliados han provocado con esta invasión. Ayer nadie avisó a los reporteros de que el Hotel Palestina era objetivo militar", señalaba el conductor de los informativos al día siguiente del asesinato de Couso.

Consternado, el director de informativos de Telecinco, Juan Pedro Valentín, fue contundente: "Si me preguntan si esta muerte ha valido la pena para algo, yo les contestó que no, que ninguna vida vale la pena por toda la información que hemos recabado en Irak", dijo luego de señalar que había pedido a sus otros enviados que volvieran junto al cuerpo de su compañero: "Esta guerra ya la hemos cubierto".

A la indignación de los empleados de la cadena de televisión, se unió el resto de la prensa española que organizaba de manera espontánea "plantes" informativos al jefe del Ejecutivo y a otros miembros del gabinete ministerial. En el Senado, donde acudió Aznar, los camarógrafos y fotógrafos fueron los primeros en decidir que no tomarían ni una sola imagen del acto, actitud que secundaron los reporteros con la negativa de informar.

La ausencia de explicaciones, la confusión, las versiones contradictorias y hasta la falta de sensibilidad, fue la manera en la que el equipo de gobierno abordó el asesinato de Couso, por lo que los informadores mostraron abiertamente su descontento.

Una de las respuestas más frías fue dada por la ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, que al ver cómo era boicoteado su acto con su homólogo Jack Straw en el Palacio de Viana, se le hizo una sola pregunta sobre el asesinato de Couso y sobre las explicaciones que debería pedir el gobierno español a la administración estadunidense.

"¿Explicaciones? Con ese término, no se han pedido, o en el sentido de explicaciones diplomáticas. Queremos entender qué ha pasado y las autoridades militares han comenzado una investigación", dijo para luego limitarse a expresar su pesar por "todas las víctimas que se están produciendo en Irak: "Las víctimas en todas las guerras que puede haber en el mundo y las víctimas también del terrorismo... Además la unión con Estados Unidos es claramente la misma que antes."

Luego, en un acto en el Congreso de los Diputados, Aznar se sentó en su escaño, mientras ninguno de sus viceministros le acompañó y en soledad, fue testigo de la protesta de los informadores que con fotos del periodista de El Mundo Julio Anguita Parrado y del camarógrafo de Telecinco, José Couso, le daban la espalda; mientras otros diputados de la oposición aplaudían.

En una tensa conferencia de prensa, Aznar tuvo que responder a la pregunta de un periodista de Telecinco que le cuestionaba sobre su "cargo de conciencia" por el asesinato de Couso: "Usted comprenderá lo injusto que es para mí esa pregunta. El único culpable es Saddam Hussein".

La falta de sensibilidad iba en aumento y el ministro de Defensa Federico Trillo declaró que España ya había aceptado la versión del Pentágono y se limitó a atribuir el ataque estadunidense a la prensa como "un gravísimo error".

Fue entonces, cuando la familia de Couso, decidió emitir un comunicado transmitido en reiteradas ocasiones por Telecinco, donde consideraba lo ocurrido como "un brutal crimen de guerra", ya que viola el protocolo adicional de la Convención de Ginebra.

Los familiares han exigido una investigación internacional "que esclarezca de manera creíble y fehaciente los dudosos motivos que han rodeado tan brutal asesinato por parte de la coalición angloamericana" y anunciaron una querella contra el ejército de Estados Unidos y el ministro español de Defensa y contra el presidente Aznar.

Asimismo, la dirección de Telecinco solicitó al embajador de Estados Unidos en España, George L. Argyros, la apertura de una investigación sobre la muerte de Couso que "aclare de forma válida y creíble las circunstancias en que se produjo".

En los distintos programas de entretenimiento, tertulias e informativos, la cadena de televisión decidió seguir mostrando la imagen de su camarógrafo en camisetas y pegatinas, hasta que se esclarezca su muerte.

El homenaje

El periódico El Mundo dedicó varias páginas a Julio Anguita Parrado en los días sucesivos a su muerte. Incluso publicó un especial en sus páginas centrales titulado: "Adiós a un valiente testigo del horror".

Desde la primera página, Pedro J. Ramírez escribía en el editorial institucional del 8 de abril, un día después de su muerte: "Los segundos, los minutos, las horas se hicieron ayer interminables en la redacción de El Mundo. Nada peor que la angustia por la suerte de un compañero al que las agencias daban por muerto". Fue exactamente lo que sentimos ayer en la redacción de este periódico, pero estas palabras habían sido escritas mucho antes: el 19 de noviembre de 2001. Fueron publicadas para describir las horas de incertidumbre que precedieron a la confirmación de la horrible muerte de Julio Fuentes en Afganistán. Ayer la historia se repitió".

Añade: "Como su padre destacó ayer, Julio A. Parrado eligió su propio destino. Sabía los riesgos que corría, pero su vocación y su ilusión por el trabajo bien hecho pesaban mucho más que cualquier posible prevención. Era, pese a su juventud, un gran periodista y un narrador extraordinario, como han podido apreciar los lectores de El Mundo en estos 19 días de guerra".

En dos páginas el periódico hizo el "Diario inacabado de una guerra" y publicó extractos de sus 19 crónicas. Y además a toda página contó con detalles su biografía bajo el titulo: "De Córdoba al Village en busca de una vocación".

Casi todos los columnistas hicieron mención del hecho: "‘Malditas sean las guerras y los canallas que las apoyan’, es mucho más que el lamento dolorido de un padre por la muerte de nuestro compañero Julio A. Parrada. Cuando estamos en vísperas de que se publique el parte de la victoria de los invasores, cautivo y desarmado el pueblo iraquí, las tropas de ocupación estadounidense han alcanzado sus últimos objetivos coloniales, los reporteros de todos los medios de comunicación españoles plantan a Aznar, como San Pedro tres veces en un día, en su condición de promotor de la canallada que se lleva a cabo en Irak", escribió Fernando López Agudín.

El otro medio de comunicación que esta de luto es la agencia británica Reuters con la muerte de su camarógrafo, el ucraniano Taras Protsyuk, por el ataque estadunidense al Hotel Palestina, en donde además resultaron heridos otros tres miembros del equipo: el coordinador británico de satélites Paul Pasquale, la editora jefe de Reuters para el Golfo Pérsico, la libanesa-palestina Samia Najul y el fotógrafo iraquí Faleh Jeiber.

Desde su página web, su director Geert Linnebank, planteaba la posibilidad de "juzgar las tropas estadunidenses", ya que según los testigos y los videos, "siempre supieron que en ese hotel estaba la prensa extranjera. La muerte de Taras no era necesaria".

La televisión árabe Al-Jazira también narraba los hechos de manera pormenorizada, acusando a las tropas estadunidenses de la muerte de su enviado Tarek Ayub, quien recibió el impacto de dos misiles lanzados por un caza bombardero. La conductora de Al-Jazira advertía: "Las muertes de nuestros compañeros nos han dejado destrozados pero no nos van a parar. No dejaremos de informar a pesar de la presión de Estados Unidos".


* Sanjuana Martínez es corresponsal en Madrid del semanario mexicano Proceso. Este es uno de sus despachos y se reproduce en Sala de Prensa con la autorización expresa de la subdirección editorial.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.