Sala de Prensa

54
Abril 2003
Año V, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


La información y las bombas

Francis Pisani *

La información desempeña una doble función clave para la campaña en Irak. En primer lugar, Estados Unidos basa gran parte de su superioridad militar en la circulación de una cantidad considerable de información en tiempo real entre los servicios y las unidades en combate. La logística está sustentada en este principio. Las fuerzas especiales coordinan sus ataques directamente con la aviación, gracias al acceso simultáneo a toda la información disponible. Sin embargo, la información también concierne directamente a los periodistas, un frente que el Pentágono toma muy en serio.

"La rápida circulación de la información nos permite atacar un objetivo en sólo unos pocos minutos; a veces, ocho a diez minutos", explica John Arquilla, profesor de estrategia militar en la Escuela Naval de Monterrey. Durante la guerra del Golfo, se requería 10 horas entre el momento en que se detectaba el objetivo y la intervención de la aviación.

Arquilla precisa que ya no es necesario dirigir toneladas de bombas sobre una división para desarmarla. "Estamos hablando de lanzarles mensajes, diciéndoles: 'Más vale que se queden quietos, o si no...'". Se han lanzado ochenta millones de volantes durante la primera semana, contra los 20 millones durante la guerra del Golfo.

El objetivo es minimizar la destrucción y la muerte de civiles, para tranquilizar a la opinión pública, y aterrorizar a los combatientes iraquíes, con la esperanza de lograr una rendición rápida. Es allí donde los periodistas tienen una función que desempeñar.

Lucian Truscott, escritor egresado de West Point, acaba de publicar un artículo de opinión en el New York Times, en el cual escribe: "En Irak, la administración de Bush [...] ha convertido a los medios en un arma de guerra; mediante la información, logra atormentar e intimidar a los líderes militares iraquíes". Al no obstaculizar el acceso a las imágenes difundidas por la televisión estadunidense, envían un mensaje "sencillo y directo: Ríndanse. La oposición no tiene esperanza. Si no nos creen, sólo miren la televisión".

El caso de los periodistas "empotrados" en las unidades regulares no debería presentar riesgos excesivos, como lo indican las palabras de David Bloom, corresponsal de NBC News, registradas por el International Herald Tribune: "Estos soldados han sido maravillosos con nosotros. Han hecho todo y cuanto les hemos pedido, y nosotros estamos tratando de devolverles el favor haciendo todo y cuanto ellos nos pidan".

"La Gramática es la primera operación secreta importante en cualquier guerra", observa la lingüista australiana Dra. Annabelle Lukin, citada por el Sydney Morning Herald. Es sumamente tentador decir "nosotros", cuano uno comparte las mismas raciones o está en la mira de los mismos francotiradores.

Estos periodistas pueden, llegado el caso, difundir noticias que desagradan, como aquellas del soldado que lanzó una granada en la carpa de sus oficiales.

Con el fin, entre otros, de controlar estos desbordes, la Casa Blanca creó una Oficina de Comunicaciones Globales, encargada de coordinar todo lo que se le informa a los medios, de entregarles diariamente citas fáciles de usar, imágenes conmovedoras y análisis correspondientes a la visión del presidente y de su círculo más cercano.

"Estamos aquí para la coordinación diaria [entre la Casa Blanca y los ministerios], la planificación a mediana escala y la estrategia general. Trabajamos en los tres temas cada día", ha declarado recientemente en el Washington Post, Tucker Eskew, director de la Oficina.

Lo que sale de dicha oficina puede ser verdadero o falso, tener éxito o fracasar, pero "nada de ello es accidental", afirma Scott Gerwehr, de la Rand Corporation, un grupo de analistas cercano al aparato militar.

El teórico de la guerra de las redes, John Arquilla, nos explicó que en la era de la información "el que tiene la mejor historia es el que gana, no aquel con la bomba más grande". El Pentágono se esfuerza por tener ambas. Esto no es algo tan simple, explica Mark Bowden, autor y periodista de la revista The Atlantic: "En la batalla de Bagdad, la información será tan importante como las armas y las bombas; pero sólo si la verdad es lo que esperamos que sea".

_________
Referencias:

- White House Office of Global Communications: http://www.whitehouse.gov/ogc/
- Lucian Truscott - Using the News as a Weapon:
http://www.nytimes.com/2003/03/25/opinion/25TRUS.html
- The International Herald Tribune - Tone of war coverage shifts as realities sink in:
http://www.iht.com/articles/91071.html
- Sydney Morning Herald - Softening us up in a subtle war of words:
http://www.smh.com.au/articles/2003/03/24/1048354539919.html
- Washington Post - Bush Message Machine Is Set To Roll With Its Own War Plan:
http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/articles/A49399-2003Mar18.html
- Mark Bowden - Will Baghdad Fight to the End?:
http://www.nytimes.com/2003/03/27/opinion/27BOWD.html


* Francis Pisani es corresponsal de tecnología en Silicon Valley para El País, Le Monde y Reforma. Este artículo se publicó en Reforma y fue cedido por el autor como colaboración para Sala de Prensa.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.