Sala de Prensa

44
Junio 2002
Año IV, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


Epoca de cambio o cambio de época,
el debate actual

José Luis Vargas Gutiérrez *

Uno de los temas y debates más interesantes producidos en el mundo académico actual es sobre el nuevo tipo de sociedad. No sólo los números sino también otros datos ligados básicamente a las nuevas relaciones socio-políticas, nos van confirmando que vivimos un cambio de época que está viendo nacer una nueva sociedad.

Científicos sociales y filósofos la denominan de diferentes maneras; por ejemplo, Sociedad post-industrial, término nacido en los fueros de la literatura a cargo del escritor inglés Arthur Penty, y luego trasladado al campo de las ciencias sociales, primero por el famoso sociólogo norteamericano Daniel Bell en su libro "El advenimiento de la sociedad postindustrial"1 y luego, por el no menos famoso Alain Touraine en su obra "La sociedad postindustrial"2. En ambos trabajos, este nuevo tipo de sociedad da cuenta de la aparición y crecimiento acelerado de una nueva economía y de nuevas relaciones basadas en los servicios ligados a la información y el conocimiento.

Justamente por esta última característica (es decir, la información y el conocimiento), hay quienes desde hace dos décadas prefieren llamar a la actual la Sociedad de la Información o Sociedad del Conocimiento. Con esta denominación no sólo se quiere profundizar en el hecho que actualmente el nuevo símbolo de riqueza de las sociedades la constituye la producción, intercambio o apropiación de información, como muy bien lo describe Jean Francois Lyotard en su obra "La condición post-moderna"3, sino que también lo que se quiere es señalar una de las grandes transformaciones actuales: del mundo basado en los átomos, al otro construido sobre bits y bytes, como bien lo ha demostrado Nicholas Negroponte en su trabajo "Ser digital"4.

Precisamente ligado a los términos de bits y bytes, que alude y nos traslada inmediatamente a la imagen de las computadoras, es que otros prefieren llamar a la actual la Sociedad de la Tercera Revolución Cultural, denominación sustentada en el crecimiento exponencial que viene teniendo el uso de la computadora como nueva herramienta comunicacional y productora de información. Este hecho, fortalece la posición de concebir la historia de la humanidad en relación con los cambios en las tecnologías de comunicación: quinientos milenios de oralidad (que nace con el hombre mismo), cinco milenios de escritura, cinco siglos de imprenta y diecisiete años de comunicación electrónica basada en las computadoras personales.

Pero alejándonos de esa particular visión histórica que suele transformarse en un pobre "comunicacionismo" como lo advierte Martín Barbero, lo real es que hay datos contundentes que permiten hablar de una revolución cultural basada en las tecnologías comunicacionales; por ejemplo, nadie ignora que los Estados Unidos es uno de los países más telefonizados del mundo; es decir, para una población de 264 millones, hay 126 millones de teléfonos, y 400 millones de computadoras; es decir, más de tres computadoras por cada teléfono y casi dos por cada habitante. De esos 400 millones, el 10%, o sea, 40 millones están conectados a Internet y en el mundo, como lo señala Nelson Manrique, ya existirían 250 millones de nodos conectados con un promedio de 4 usuarios por nodo, lo cual supone mil millones de personas conectadas a Internet, nada menos que la sexta parte de la población total del mundo. Es decir, ya hay más flujos internacionales de telecomunicaciones entre computadoras que entre teléfonos, tal como lo ha corroborado el Director General de la Unesco para las Comunicaciones, la Información y la Informática, Henrikas Yuskavitsus. Sus implicancias tanto en la educación como en la vida diaria ya están siendo analizadas, como lo ha hecho Sherry Turkley al estudiar la relación temprana entre los niños y las computadoras en su obra "The second self, computer and the human spirit". Turkley ha demostrado el cambio que se opera en el ámbito de concepciones culturales acerca de conceptos básicos como vida, verdad y bondad. Este estudio se inscribe en la temática que nació hace cuarenta años y que continúa cada vez más con mayor vigencia: los efectos de los medios en la población. Al respecto, es importante resaltar un reciente informe sobre los medios de comunicación realizado por la Unesco titulado "Cuidado, los niños están viendo" en donde se señala que "...Los medios influyen fuertemente en el desarrollo de las orientaciones culturales, de las visiones del mundo y de las creencias. Existe una relación interactiva entre la violencia de los medios de comunicación y la violencia real, aquéllos pueden contribuir al desarrollo de una cultura agresiva; los individuos ya agresivos se sirven de los medios de comunicación para confirmar actitudes, que a su vez se ven reforzadas por el contenido de los medios de comunicación..."5 A similares conclusiones han llegado las investigaciones de Armant y Michele Matterlart en su trabajo "¿La cultura contra la democracia? Lo audiovisual en la época transnacional"6, y de Ignacio Ramonet en su obra "La golosina visual"7, por mencionar alguno de los estudios más importantes en esa temática.

Tomando como unidades de análisis a los medios y de manera particular las computadoras y redes informáticas hay otros que prefieren denominar a la actual como Sociedad virtual. Tal es el caso de nuestro compatriota Nelson Manrique en un lindo libro que justamente lleva ese título "La sociedad virtual y otros ensayos"8. En ella, Nelson Manrique nos advierte que la nueva sociedad, la virtual está emergiendo al lado de la sociedad real y que se está gestando en medio de la crisis de la sociedad industrial. Lo virtual está ligado al de supercarretera de la información y se refiere a la existencia de servicios, objetos e información que existen en forma electrónica, abstracta, pero con la contundencia y el efecto de la cosa real.

Como si este abanico de denominaciones no bastaran, otro compatriota nuestro, Rafael Rocagliolo, nos recuerda en su ensayo "Los espacios culturales y su onomástica"9 que hay muchas más; por ejemplo, globalización, nuevas tecnologías, internacionalización, transnacionalización, tercera revolución industrial, autopistas de la información, gateismo, viedoesfera, era de la galaxia bit, etc.

Hay pues muchas maneras de denominar a esta nueva sociedad, pero a pesar de la diversidad de nombres, todas se refieren (recordando a la clásica denominación de "aldea global" de Marshall McLuhan10) a un mundo interconectado por la tecnología y por la inmediatez de las comunicaciones generando no sólo nuevos espacios o industrias culturales sino también nuevos sectores de la economía.

Y ya que nos reencontramos con la economía, abordémosla para explicar una de los transformaciones más significativas del cambio de sociedad: el surgimiento y consolidación de un nuevo sector económico, el sector llamado cuaternario, aquel basado en la información y las comunicaciones. Ya a fines de 1960, Marc Porat11 calculó que algo más del 50% de la PEA en los Estados Unidos era absorbido por este sector. Desde esa fecha a la actualidad, nadie duda en señalar que su crecimiento son los más altos de la economía mundial, en términos de empleo, producción y productividad. Ello se debe, entre otras razones, a que cada vez, en términos relativos, los precios de los productos finales no sólo crecen menos sino que disminuyen; a que las máquinas, como me lo decía mi maestra Kim Morla, son cada vez más "amigables" es decir, ya no es imprescindible entrenamientos previos o asesorías permanentes, cumpliéndose así la profecía del gran "Flaco Tamayo" quien nos decía "…para aprender todos estos nuevos conocimientos sólo se requiere de un ojo y un dedo, nada más"12.

Como puede verse, las características de este nuevo sector económico la hacen imparable y ello arrastra cambios en el orden social y cultural, también de manera acelerada e imparable. Hay pues, como lo llama Erick Hobsbawn13 en su monumental obra sobre el siglo XX, una revolución cultural que está configurando nuevas redes, sentido y símbolos que nos van a permitir vivir en sociedad. Uno de los nuevos bienes, por ejemplo, son los llamados "Bienes simbólicos a domicilio", que están remplazando a los "Bienes simbólicos situados"; es decir, cada vez se requiere menos la asistencia a un lugar para hacer uso o beneficiarse de un servicio, ahora éstos se están desplazando a donde el usuario lo requiera, y de este sistema no escapa ni la propia universidad, al contrario, ella es una de las más interesadas a través de lo que ya se conoce como "Universidad virtual".

Estos cambios, han llegado también a la esfera política, tal como lo ha demostrado Rafael Rocagliolo al analizar la crisis de las organizaciones partidarias, pues en su estudio "Crisis de participación y sociedad televiciada"14 él considera que la "era de la galaxia bit" está cambiando la relación cara a cara de la política. Así, los tradicionales elementos simbólicos del quehacer político como el local partidario, la célula, la militancia e, incluso, los mítines, están desapareciendo. Es decir, estaría cambiando no sólo la base material de la sociedad, sino también la forma en que sus integrantes, es decir nosotros, nos relacionamos, consumimos y configuramos nuevas redes, sentidos y símbolos que nos permitan vivir en comunidad. Dichas características, en la opinión John Keane en su obra "Structural transformations of the public sphere"15, también estarían creando un mundo basado en la red informática, cuyos integrantes actúen sin privilegios o prejuicios raciales, económicos, militares o nacionalistas. En palabras del investigador inglés, se trata de: "Un nuevo espacio global sin soberanía, en donde cualquiera, en cualquier lugar del mundo, se puede expresar sin temor. Se está gestando un inédito medio de comunicación libre, donde no habrá cabida para los autoritarismos". Prácticamente, Keane reafirma lo que John Perry Barlow ya anunciara en su famosa "Declaración de Independencia del Ciberespacio"; es más, Perry Barlow16 asegura que a este nuevo espacio, todos los seres humanos ingresarán sin dificultad.

Estamos hablando pues de una nueva realidad, de una nueva sociedad en la que también se inscribe mi país, el Perú. Es decir, todo lo que hemos señalado no es cuestión o privilegio de los países ricos, pues aunque para algunos les parezca increíble, el Perú es uno de los países que con más entusiasmo se ha inscrito en esta nueva ola, parafraseando a Alvin Toffler. Incluso, el Perú, va más acelerado que otros países de Europa, y para sustentar esto, aquí van algunos datos: la expansión mundial de Internet es del 20% mensual, la del Perú 40%. Ello permite señalar que en muy pocos años, ningún estudiante universitario de Lima, la capital peruana, dejará de tener su correo electrónico y libre acceso a Internet. Esto es posible porque, de acuerdo a algunos datos oficiales, está en su fase terminal el proyecto que conecta a toda la capital por sistemas de redes de televisión por cable, como ya están conectados por una troncal de fibra óptica los 3000 kilómetros de la costa peruana desde la frontera con el Ecuador hasta la chilena, esto sin comentar que se anuncia el satélite de los países andinos materializando así ese viejo proyecto del sistema satelital Bolívar nacido con el Pacto Andino.

Pero aun hay más, pues la Red Científica Peruana, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, viene instalando mil estaciones comunitarias de acceso a Internet en el Perú, las que se sumarán a los cientos de cabinas públicas y comunitarias cómputo que existen y aparecen diariamente. A este proceso, Arequipa, la segunda ciudad peruana, también ha ingresado exitosamente y de manera acelerada, tal como lo demostraron los alumnos del Taller II del cuarto año de Sociología quienes en 1999 investigaron dicho fenómeno. Ellos, en ese año, contabilizaron cerca de cuarenta cabinas públicas en donde asistían un aproximado de 7000 personas diarias. Este número se triplicó cuando la Universidad Nacional de San Agustín conectó unas cuatrocientas máquinas más al sistema de redes. Sumando las cabinas que han continuado instalándose en estos dos últimos años en la ciudad, podremos fácilmente deducir que el número de gente conectada al ciberespacio sigue creciendo geométricamente.

Toda esta nueva realidad no produce conciencias felices. Al contrario, genera nuevas paradojas, contradicciones y también, como lo señala Nelson Manrique, "chicos malos del barrio"; es decir, delincuentes informáticos denominados hackers, no sólo dispuestos a infectar programas, sino también a invadir la privacidad y romper la seguridad de instituciones de todo tipo. Pero esto podría ser un juego de niños si lo comparamos con los malos usos que están empezando a tener algunos agentes que en minutos y sólo clikeando pueden lograr traslados financieros capaces de quebrar la economía de los países si así lo quisieran. Con relación a las nuevas paradojas, Keane, sostiene hay una que debería motivar las investigaciones contemporáneas; es la siguiente: "la abundancia comunicativa impide la comunicación", y entre las contradicciones saltantes se encuentra el fenómeno de la privacidad desvirtuada; es decir, pareciera que en la era de la abundancia comunicativa, ninguna intimidad estaría a buen recaudo; es más, todo parece indicar que esta nueva era ha traído consigo la consigna que mientras más privado es un asunto, es de mayor interés público, haciéndonos recordar las épocas de Luis XVI en donde ser testigo de sus despertares era un honor y un privilegio. Es más, hay quienes ven a esta nueva realidad como una nueva mascara que oculta la verdadera faz del enemigo: la de lanzar el capitalismo hacia metas no soñadas a través de una mercantilización de la sociedad en una escala jamás imaginada. Sin embargo, como lo hemos señalado anteriormente, hay otros que ven en esta nueva realidad un gran potencial democratizador como no existió antes en la historia, cambiando radicalmente la noción de poder, del cual la actual crisis de la política sería apenas una atisbo.

En realidad, estas visiones pesimistas y optimistas no debería extrañarnos, pues eso es normal en todo proceso de cambio. Los apocalípticos e integradores, como lo diría Umberto Eco17, se presentan siempre, pues la historia del progreso es, a la vez, historia de la dominación e historia de la liberación, de la domesticación y de la subversión. Por ello, no es raro que en el caso peruano también se presente y debata el asunto, en esos términos: de bondades y maldades, primando lo último pues hay quienes no sólo ven con incredulidad todo lo manifestado sino que tildan el tema de inútil, pues señalan que hablar en el Perú de una sociedad informatizada o del conocimiento cuando hay sectores que ni siquiera tienen libros para aprender a leer, es irónico; incluso que es incorrecto manejar la noción de posmodernidad cuando el país ni siquiera ha conocido la modernidad, lo cual los lleva al extremo de considerar que ni siquiera tenemos ciudadanos.

Nosotros estamos de acuerdo en que, a pesar de los datos optimistas expuestos anteriormente, esta nueva realidad no nos traslada o ubica en la situación de desarrollo, justicia e igualdad que todos aspiramos. Pues, como todos sabemos, el Perú es un país generalmente deficitario y esta nueva realidad no sólo es precaria sino que arrastra las insuficiencias del pasado. Pero ello tampoco nos ubica en esa visión apocalíptica o incrédula de la otra orilla que sumada a la enfermedad nacional de la envidia y el miedo al éxito, como bien lo describiera Mario Vargas Llosa en el mejor documento político de los últimos años como es el "El pez en el agua"18, liquida cualquier posibilidad no sólo de oportunidad y desarrollo, sino también de sueño e ilusión que es lo que le falta a nuestro país, y en particular a nuestra ciudad en estos momentos.

Nosotros creemos que perdemos energía y tiempo si seguimos pensando y diciendo que ante esta nueva realidad países como el Perú está atrasado o que nos falta transitar por tal o cual etapa, lo importante es reconocer que estamos dentro del proceso, y que incluso, aprovechando la inventiva e ingenio peruano, nos hemos integrado con excelentes posibilidades de desarrollo en él. Estamos pues dentro de la ola, lo cual no significa que hay que dejarlo todo a la tecnología, mucho menos pensar que el flujo de información que es lo que ésta nos proporciona se equipara a la formación de opinión y, consecuentemente fortalecimiento de identidad, conciencia ciudadana y, finalmente, consolidación de la democracia. No. Esto último requiere necesariamente de antiguas e irremplazables fórmulas que, como lo señala Pepi Patrón, haciendo meritos y recordando a su maestro Jürgen Habermas19, tienen que ver con el encuentro, diálogo, disensos y consensos que nos guíen a una acción concertada. Ese es un camino inevitable que aún sigue vigente en la agenda del Perú, y, porqué no, de muchos países de la región que luchan tozudamente por su desarrollo.

_____
Notas:

1 BELL, Daniel. The coming of postindustrial society. Peregrin books, 976.
2 TOURAINE, Alain. La sociedad post-industrial. Ariel, Barcelona, 1969.
3 LYOTARD, Jean-Francois. La condición post-moderna. Madrid. Cátedra, 1986.
4 NEGROPONTE, Nicholas. Ser digital. Atlántida, Bs. As., 1995.
5 Puede verse "Cuidado los niños están viendo" en Fuentes UNESCO 102, 1998.
6 MATTERLART, Armant, DELCOUT, Xavier y MATTERLART, Michele. ¿La cultura contra la democracia? Lo audiovisual en la época transnacional. Ed. Mitre, Barcelona, 1984.
7 RAMONET, Ignacio. La golosina visual. Punto y línea, México 1983.
8 MANRIQUE, Nelson. La sociedad virtual y otros ensayos. PUCP, Lima, 1997.
9 RONCAGLIOLO, Rafael. "Los espacios culturales y su onomástica", en: Diálogos de la comunicación. Nro. 50, Lima, 1997. También puede verse del autor "La política en la galaxia bit", Idem, Nro. 10. "De las políticas de comunicación a la incomunicación política", en: Nueva Sociedad, Nro. 140, 1995. "La TV es el espejo de los pueblos" en Idéele 108, Lima, 1998.
10 McLUHAN, Marshall. La galaxia Gutenberg: génesis del homo typographicus. Planeta, Barcelona. 1985
11 PORAT, Marc Uri. The information economy: definition and measurement. US Department of Commerce, Office of Telecomunication, Washington D.C., may 1997.
12 Eduardo Tamayo fue fundador y durante muchos años, director de la Oficina de Informática de la Universidad Nacional de San Agustín.
13 HOBSBAWN, Eric. Historia del siglo XX. Crítica, Barcelona, 1995
14 RONCAGLIOLO, Rafael. "Crisis de participación y sociedad televiciada" en: Cuestión de Estado, Nros. 4-5, Lima, 1993.
15 KEANE, John. "Structural Transformations of the Public Sphere" en The Communication Review, Vol, 1, OPA Amsterdam, 1995.
16 Puede verse www.eff.org./homes.barlow.html
17 ECO,Umberto. Apocalípticos e integrados frente a la cultura de masas. Lumen, Barcelona, 1973
18 VARGAS LLOSA, Mario. El pez en el agua. Seix Barral, Colombia, 1993.
19 HABERMAS, Jürgen. Teoría de la acción comunicativa. Buenos Aires, Aguilar, 1989.


* José Luis Vargas Gutiérrez es director de la Escuela Profesional de Sociología de la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa-Perú. Esta es su primera colaboración para Sala de Prensa.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.