Sala de Prensa

42
Abril 2002
Año IV, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


La prensa debe rendir cuentas

Rubén Darío Buitrón *

Germán Rey es Defensor del Lector en diario El Tiempo de Bogotá. Prestigioso promotor de espacios de investigación social y cultural, escritor y literato, su función en el diario lo enfrenta todos los días a la necesidad de reflexionar sobre los avatares del ejercicio periodístico cotidiano. Se trata de un cargo que lo sitúa en la delicada y a veces conflictiva frontera entre periodistas y lectores.

El diálogo con Rey se produjo en su reciente visita a Guayaquil, donde participó en un coloquio, auspiciado por Fundación El Universo y el programa Símbolos de Libertad (Itabsa), sobre el cubrimiento periodístico del conflicto bélico entre Estados Unidos y Afganistán.

Inteligente, perceptivo, dotado de humor fino y sorprendente, de hablar simple y complejo a la vez, a partir de su experiencia en El Tiempo desnuda los defectos de la prensa y de los periodistas.

¿Cuáles son los conflictos cotidianos a los que se enfrentan el periodista y el medio en la cobertura y puesta en escena de la guerra de Estados Unidos contra Afganistán?

Sobre todo en la capacidad de autonomía, independencia y distancia. En países como Colombia, donde la violencia política es diaria y los actores son tan diversos (ejército, guerrilla, paramilitares, sicarios) el debate ha llegado a ser tan difícil que según lo que escribas y lo que los lectores y los propios actores perciban, llegan a preguntarte "de qué lado estás".

¿Tiene herramientas el periodista para afrontar tan difíciles dilemas?

Las tiene: la indagación, la exploración, el análisis, la contextualización. Pero dar contexto a la noticia requiere un serio esfuerzo profesional.

¿Y el periodista norteamericano? La cobertura de la guerra ha traído graves problemas a la tradición liberal de la prensa de los Estados Unidos...

Muy complejo este tema. Hay disposiciones para que no se difundan las intervenciones de Osama Ben Laden, hay interferencias directas a la emisión del canal Al Jazeera, de Qatar, hay limitaciones a la cobertura directa de los ataques. El periodismo norteamericano tendrá que hacer un enorme esfuerzo por recuperar su credibilidad y libertad.

El poder político y los gobiernos llegan a creer que los problemas están en los medios de comunicación y no en la realidad...

Claro. Achacan a la prensa muchos de esos problemas, dicen que está mal que se dé exposición y espacios a ciertos temas, a ciertos personajes, a ciertas ideologías, pero evitan mirar a otros lados donde ocurren los principales males. Es decir, derivan hacia la prensa lo que ocurre en la realidad.

"Ahora, en el caso del terrorismo y la difusión de sus tesis y sus actos de violencia, el problema es qué se muestra y cómo se muestra. Si, por ejemplo, en el caso de Colombia se hace una amplia entrevista al dirigente paramilitar Carlos Castaño, no está mal por el hecho de ser él: el peligro es cuando tú lees esa entrevista y en ella no hay ningún cuestionamiento a Castaño, ningún argumento contundente que lo ponga contra la pared, por el contrario, se le da todo el espacio para que difunda sus proclamas."

¿Estamos hablando entonces de la necesidad de que la propia prensa tenga una autonomía responsable?

Es un debate permanente en los estados y en las sociedades el límite entre la información y la responsabilidad social. Pero en ningún caso es conveniente una exuberancia restrictiva por parte de los gobiernos. Mucho mejor, no sólo para la prensa sino para la sociedad, es que los propios medios profundicen sus mecanismos de autorregulación a través de la formación de sus periodistas, la promoción de procesos de discusión interna, abrir más espacios a las cartas de los lectores y confrontar con lo que están haciendo y diciendo los periodistas. El otro tema, que me pregunto permanentemente, es qué tanto resisten esos mecanismos de autorregulación y la responsabilidad de los medios frente a los índices de audiencia.

¿Y el papel del lector, el radioescucha o el televidente? La pasividad de ellos también contribuye a los excesos de una prensa no responsable o no controlada.

En la medida en que una sociedad sea más fuerte civilmente y tenga mayor participación social van a haber más exigencias y demandas a la calidad de la información.

¿Entonces los periodistas también tendremos que rendir cuentas, como se exige a políticos y autoridades?

Así como los ciudadanos tenemos todo el derecho y el deber de exigir cuentas a las autoridades, asimismo tendremos que pedir cuentas a la prensa. ¿En qué podemos pedirle cuentas a la prensa? En sus niveles de pluralismo, de calidad de información que ofrece, de oportunidad (no es lo mismo decirlo ahora que decirlo una semana después), equilibrio, objetividad hasta donde es posible.

"Esta construcción de un nuevo lector va en sentido contrario a la actitud de gobiernos y estados por controlar la información. Cuando un gobierno pretende ocultar información a su pueblo, se está contradiciendo, pues no le da todos los elementos de juicio para que el propio pueblo saque sus conclusiones y lo apoye, critique y contribuya con ideas para mejorar la gestión del régimen.

"Me parece excelente esa idea de la construcción de un nuevo lector. Al construir un lector estamos construyendo otra manera de manejar la información y, alrededor de eso, construyendo otros tipos de lectores. Junto a la transformación del lector está la del ciudadano. Y ahí hay un elemento importantísimo: ese nuevo lector del que tú hablas ya no sólo será mejor lector y mejor ciudadano, sino que ayudará y presionará a los medios a diseñar el presente de los medios y un nuevo manejo de la información.

"Pero eso demanda un nuevo tipo de periodista, con altísima sensibilidad, percepción, preparación y contextualización, pues, sin esos valores, se quedará atrás del lector y el ciudadano...

"El problema de la formación del periodista ya no está en las técnicas sino en los horizontes. Está en la capacidad de observar, ver e interpretar, pues, finalmente, el periodista es un intérprete de sus tiempos. Entre más elementos tenga de la sensibilidad contemporánea puede entender más los problemas de economía, política, sucesos, deportes, cualquier tema que sea su especialidad. Yo creo que esa apertura mental es una condición vital del periodista contemporáneo."


* Rubén Darío Buitrón es editor general del diario El Universo, en Ecuador, y colaborador de Sala de Prensa.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.