Sala de Prensa


40
Febrero 2002
Año III, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


Consideraciones sobre un
nuevo orden mundial en la información

Germán Ortiz Leiva *

El suceso histórico del 11 de septiembre pasado, que ha forzado a hablar del principio del fin de la postguerra fría, hunde sus raíces en asuntos que han ocurrido en la ultima década, fruto no sólo de decisiones políticas de líderes y organizaciones, sino de la difusión de mensajes que transforman cotidianamente lo básico de la realidad social del hombre actual: lo mediático.

El grado de autonomía de las potencias establecidas y de otras emergentes, el nivel de vulnerabilidad de las periféricas, junto a una polarización cultural y el incremento de la pobreza de un mundo con varios modelos de desarrollo, se fundamenta en el orden que sustrae sus mejores recursos de una sociedad basada en el control de la información, de aquellos que desean un mundo de una manera y no de otra. Es un logro de la llamada sociedad del conocimiento pero a su vez, su limitante.

De ahí el interés de reconocer las fracturas o si se quiere los retos de la información, ante un mundo en permanente cambio y una continuidad que reconfigura el sistema internacional, para legitimar las tareas políticas, el papel de la opinión pública y el manejo de sus diversos conflictos. Cuatro rasgos, retos o fracturas se perciben entonces, ante este nuevo estado de cosas:

1.- Simultaneidad ó credibilidad

El "síndrome CNN" se evidenció desde el mismo momento en que ocurrieron los hechos. La simultaneidad del cubrimiento en tiempo real con acceso inmediato a los lugares de las noticias no sólo es un logro de la tecnología sino de la llamada "cenetización" de la información para calificar de alguna manera el fenómeno mediático de darle credibilidad a algo por la simultaneidad con que se cubre.

No por uno ocurre necesariamente lo otro. Pero como la información se desenvuelve a la par de las propuestas de los gobernantes de turno, pocos reconocen en últimas, donde termina la información oficial y donde comienza la de conveniencia social, es decir aquella que realmente se da sin otro interés que el de informar, porque por ahora, una y otra se tratan por igual ante la impasibilidad del receptor.

2.- Pluralidad y objetividad

Aunque dos valores periodísticos complementarios, los matices en la información ante un tema difícil como la guerra o la violencia que ella produce, dificultan el manejo objetivo de un hecho complejo como aquella.

Las explicaciones a considerar por tanto, son múltiples aunque a veces algunas resulten legítimas ante el dolor y la repugnancia social que sus efectos causan. Las próximas guerras parecen apuntar a situaciones similares a las que se viven desde septiembre pasado, y el comunicador debe estar preparado para su tratamiento periodístico. No es precisamente la postura de un periodismo para la paz, aquel que no sea crítico, pluralista y abierto a las diversas explicaciones de muchos eventos socialmente controvertibles que se producen ante el ejercicio de informar.

En este punto, la vieja guardia del periodismo norteamericano dio una importante lección a la sociedad de su país al final de la guerra en Vietnam, cuando iniciaron una serie de crónicas de batalla en el que mostraban la crudeza humana del conflicto y la locura de los acciones militares indiscriminados para la extinción de un enemigo invisible.

Pocos sectores dudaron en un comienzo, entre ellos los propios medios de comunicación, de la conveniencia de luchar contra el comunismo como uno de los grandes males sociales que padecían en ese momento, y en defensa de los derechos y la democracia de un mundo libre, que les llevaron inclusive a apoyar el régimen débil, impopular y corrupto de su presidente del momento Ngo Dim Diem, que con sus secuelas, daría al traste con el tiempo a la propuesta de reforma política impuesta desde Norteamérica.

3.- Conveniencia informativa ó precensura

El mayor riesgo de las guerras actuales en las que la tecnología bélica toma como un arma más a la información, el control de la misma transforma el papel de los reporteros. Las llamadas operaciones sicológicas son de tal trascendencia, que ahora prácticamente no existe grupo armado o Estado en el mundo que no sepa reconocer en la información, la mejor manera para ganar adeptos a la causa o desinformar a la sociedad sobre su adversario.

En el caso de los gobiernos este control se hace con el ánimo de "proteger" intereses de seguridad nacional. A veces sólo se cuenta una parte, la que conviene, en otras, sencillamente no se cuenta. Por eso los medios de comunicación están llamados a hacer lo que siempre deben hacer: cubrir los hechos de la manera más objetiva con el único regente de la información como deben ser los hechos mismos.

Cuando no se dice toda la verdad o se cuenta sólo lo que interesa ó más vende, la guerra se hace más peligrosa para quienes la cubren y sumamente eficaz para quienes la financian.

4.- Comunicación política como alternativa

Ante el deber de informar por parte de la prensa, la opción de observar los hechos de manera distinta para contar mejor las historias, aparece de nuevo con la propuesta del profesor McCombs de "reinventar la noticia".

De dimensionar la política bajo la comunicación y no al contrario. De comprender que la información ante el transcurrir de un tiempo inesperado y rápido, debe estar allí para comunicar y develar las complejas relaciones humanas ante los intereses de las inexplicables relaciones políticas.

Ante el horror de la guerra de penumbras propia del orden que se inició, cobra vigencia la frase del periodista español Julio Fuentes del diario El Mundo asesinado en una emboscada en Afganistán en noviembre pasado: en la tarea de informar "los medios ponen luz en las guerras".


* Germán Ortiz Leiva es colaborador de Sala de Prensa y analista internacional del Observatorio de Medios de la Universidad de La Sabana, en Colombia.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.