Sala de Prensa


40
Febrero 2002
Año III, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


Manejo de la información en el
actual contexto de crisis mundial

Ignacio Ramonet *

Como hemos dicho voy a dar una conferencia esta tarde y no se trata aquí de repetir la conferencia sino más bien hablar de cómo nosotros podemos ver algunos de los problemas que se plantean hoy en el campo de la comunicación o de la información, y efectivamente el tema sobre el cual queremos intercambiar ideas. Yo quisiera efectivamente escucharlos a ustedes también, saber qué sentimiento tienen los periodistas paraguayos en particular sobre la problemática que concierne a nuestra profesión, pero también concierne en definitiva la situación internacional.

Podemos empezar, yo les voy a dar dos o tres reflexiones desde que empezó esta crisis desde el 11 de setiembre. Desde el punto de vista de la comunicación hablamos, no estamos hablando aquí desde el punto de vista político o geopolítico porque tendríamos que hablar obviamente a parte pero ¿cómo se está conduciendo esta cuestión desde el punto de vista de la comunicación? Dos o tres reflexiones. La primera es la siguiente:

Los autores del atentado no buscan solo causar destrozos materiales sino que simultáneamente están buscando un efecto mediático máximo

Es decir que desde el principio de estos atentados del 11 de setiembre, observamos que los autores del atentado están utilizando a los medios como un arma en la lucha que ellos conducen. En ese sentido ellos mismos están aplicando lo que desde la guerra de Vietnam los propios militares saben y es que ya no hay conflicto importante, serio en el mundo que no tenga dos frentes, un frente militar que conducen los militares, con la estrategia militar, etc., y un frente mediático. Es decir, no hay hoy un conflicto armado que tenga esas dos caras. Y la segunda es casi más importante o tan importante como la primera, los norteamericanos sacaron la experiencia de esta importancia durante la guerra de Vietnam como todos sabemos. Yo en uno de mis libros que se llama La tiranía de la comunicación le he dedicado un capítulo a esta relación entre guerras y medios de comunicación y sabemos como los británicos en particular la guerra de las Malvinas pone a punto en 1982 un método para que el frente mediático esté bajo control militar. Es lo que se llama el modelo de las Malvinas que luego los americanos aplican en Panamá en el ‘89, aplican en La Granada ya en el ‘83 y que luego va a ser el gran modelo de la guerra del Golfo (Pérsico), y que la OTAN aplica en la guerra de Kosovo. Entonces, repito los autores del atentado, aquí vemos que en realidad no están buscando el mayor destrozo material. Porque si hubiesen querido obtener mayor destrozo material de hecho podrían haber utilizado, como ahora todos los analistas lo indican. podrían haber utilizado esa arma nueva que ellos inventan, el uso de un avión de línea cargado de kerosén como arma por primera vez: Podían haber utilizado esta arma nueva contra por ejemplo una central nuclear, como tenían cuatro aviones desviados podían haber hecho saltar cuatro centrales nucleares, porque hemos descubierto que centrales nucleares no están a prueba de un línea cargada de kerosén o podían por lo tanto haber lanzado uno o dos aviones contra una gran presa por ejemplo, una presa hidráulica que, si se lo destruía, las consecuencias hubieran sido monstruosas porque ciudades enteras hubieran sido arrastradas por el agua.

Lo que están buscando es un efecto mediático, atacando primero a símbolos, especialmente el Pentágono es un símbolo evidentemente muy significativo y luego las Torres Gemelas, porque además saben automáticamente al atacar las Torres de manera desfasada y no simultáneamente, el segundo ataque va a ser filmado en directo y además el primero también lo fue. Entonces ellos el primer día obtienen una victoria militar digamos y una victoria mediática porque imponen al mundo entero finalmente las imágenes que ellos han producido como un producto de Hollywood, ellos producen las imágenes de las Torres en llamas. Esto es significativo pero también es significativo la reacción de los Estados Unidos desde el punto de vista mediático, por ejemplo ¿qué hacen los Estados Unidos como respuesta a este ataque desde el punto de vista mediático? Curiosamente toman dos decisiones: la primera decisión es "no vamos a permitir que se difundan imágenes de los cuerpos norteamericanos, de las victimas norteamericanas destrozados, no vamos a ofrecerle al mundo la marca del impacto de los atentados en los cuerpos americanos". Y de hecho con muy pocas excepciones no veremos a los muertos de los atentados ni en el Pentágono ni en las Torres, no veremos las imágenes por ejemplo en las clínicas, en los hospitales y los atentados van a producir una cifra abstracta, es decir, se va a hablar de 6 mil muertos, 6 mil muertos abstractos y no vamos a ver a un muerto concreto, o no vamos a ver ni siquiera a un herido concreto. Y en Estados Unidos hasta se censuraron las imágenes que hemos podido ver en otros lugares de las personas que se tiraron de las Torres, donde han habido fotografías; eso mismo fue censurado después, este es un primer ejemplo, una primera decisión. No es una decisión nueva en la historia de la relación entre la administración norteamericana particular y los conflictos.Por ejemplo nosotros sabemos como profesionales de la información que eso ya ocurrió cuando hubo el ataque de Pearl Harbor. Se ha comparado estos atentados del 11 de setiembre con los ataques de Pearl Harbor en el 41 y ¿qué ocurrió cuando hubo estos ataques en el 41?. Recuerdo que Pearl Harbor hubo más o menos unas dos mil victimas, eran además esencialmente militares. Aquí ha habido no se sabe 5 mil, 6 mil, 7 mil entorno a los 6 mil en todo caso. Cuando se produjo el ataque a Pearl Harbor la administración norteamericana ya prohibió que la prensa o que los noticieros cinematográficos presentaran a las victimas de ese ataque, nosotros hemos visto recientemente la película pero en realidad no se pudo ver en la época los cuerpos norteamericanos heridos por los japoneses o víctimas de los ataques japoneses. Hubo una censura de suprimir los cuerpos y los norteamericanos no autorizaron de nuevo a que se viera los heridos, los muertos norteamericanos más que en 1943 cuando ellos se proponían entrar en el frente europeo y hubo que removilizar a la opinión pública norteamericana. Pero hay un precedente en lo que está ocurriendo en este momento desde el punto de vista comunicacional.

La segunda observación sobre la actitud norteamericana en cuanto a comunicación es que, curiosamente lo que hemos visto es que la prensa norteamericana, que tantas lecciones ha dado al periodismo internacional en términos de profesionalidad, en términos de objetividad, en términos de rigor, en términos de exigencia de separar los hechos y los comentarios, de separar las constataciones y las sensaciones, de los sentimientos etc., de hecho globalmente esos medios no han respetado sus propias consignas. En la medida que globalmente los periodistas norteamericanos con un cierto número de excepciones a los que me voy a referir, pero globalmente los periodistas norteamericanos han reaccionado como patriotas norteamericanos, es decir se han enrolado en la guerra y son parte del conflicto, consideran que son parte del conflicto, han abandonado la idea de la objetividad, del rigor, de la separación del sentimiento frío frente a la información.Y todos ellos desde los grandes presentadores de los telediarios, hasta los periodistas o editorialistas de la prensa se han ido a la guerra y se han enrolado en la guerra y además globalmente interviniendo con mucha subjetividad, cosa que hasta ahora el periodismo norteamericano consideraba como evidentemente algo que había que separar de la discusión sencilla. Y hay muchos ejemplos como saben ustedes de colegas nuestros que porque han tenido más o menos una actitud objetiva, sencillamente porque se han interrogado que ha hecho el presidente Bush el día de los ataques, por qué no ha hecho frente al asunto, etc., han sencillamente sido despedidos de sus periódicos, de sus empresas mediáticas porque los anunciantes han amenazado con retirar los anuncios porque muchos lectores o muchos auditores, o muchos televidentes han protestado diciendo: "¿cómo pueden mantener en su plantilla a ese traidor en momentos que el país es atacado, en que hay que hacer frente en común?". Y los empresarios de la prensa han despedido a estos periodistas. Decenas de casos que ahora se están inventareando en Estados Unidos. Entre este asunto está precisamente la insólita reacción de nuestros colegas norteamericanos frente a esta cadena de televisión de Qatar que se llama Al Jazeera.

Al Jazeera que es una cadena de televisión sobre el modelo de la CNN que da información en permanencia y que esencialmente se ha preocupado de mostrar con la mayor profesionalidad. Los periodistas de Al Jazeera están todos están formados, efectivamente son periodistas árabes de muchas nacionalidades y son periodistas que se han formado en las mejores escuelas, son periodistas que se han formado en la Voz de América, que han trabajado en la BBC, que han trabajado en grandes cadenas de radio norteamericanas o británicas por lo que esencialmente su formación es británica o norteamericana y que en este caso beneficia el hecho que son los únicos que el régimen de los Talibanes han permitido que actúen en Afganistán. Pero todos recordamos que cuando fue la guerra del Golfo la CNN era la única cadena en el mundo que podía trasmitir desde Bagdad y no se dijo en ese caso que la CNN era una traidora a la causa occidental, etc.; mientras que aquí ha habido una actitud por parte de la administración norteamericana y luego de los periodistas norteamericanos de decir Al Jazeera, por el simple hecho de estar localizada en este momento en Afganistán, son traidores, están dándole la palabra a nuestros adversarios, olvidándose en este caso de una regla elemental que es, en caso de conflicto pues, se escucha los argumentos de unos y otros por grave que esto sea, aunque evidentemente uno no está de acuerdo con lo que dice el adversario pero que hay un mínimo de honestidad, de saber en qué términos se plantea el problema. Y esta actitud se ha cambiado, hemos visto como dirigentes norteamericanos y miembros de la administración han aceptado, por ejemplo Condoleeza Rice ha aceptado ser entrevistada, hemos visto como Collin Powell ha dado una entrevista a Al Jazeera y se habla de la posibilidad que el propio presidente (George W.) Bush dé una conferencia a Al Jazeera para explicarle a la opinión pública árabe musulmana, en particular árabe, que es la que sigue Al Jazeera, y explicarles cuáles son las tesis norteamericanas.

Porque lo que está claro a tres semanas que empezó el conflicto, es que no sólo los americanos tienen dificultades militares en este momento sino que aparentemente han perdido la batalla mediática por el hecho de que desde que empezaron los bombardeos se han producido varios centenares de victimas que todos los observadores estiman que son víctimas inocentes, han bombardeado escuelas, bombardeado hospitales, han bombardeado sedes de Naciones Unidas, etc., y hay víctimas inocentes ¿Qué uso han hecho los Talibanes de esas víctimas inocentes por ejemplo los niños heridos o muertos? Han hecho un uso mediático, hemos visto en las pantallas internacionales e imagínense lo que habrán visto en las pantallas árabes musulmanas, que es la opinión que hay que ganar, hemos visto las imágenes de estos niños en hospitales de Kabul, en hospitales del tercer mundo, con muy poca maquinaria tecnológica y poco equipamiento médico, niños muriéndose por culpa de los ataques norteamericanos y no se ha podido comparar esas imágenes con las imágenes de las víctimas de las Torres Gemelas porque los norteamericanos no han permitido que se vea. Es decir, por una parte hay una catástrofe abstracta, se ha dicho juego virtual, se ha dicho de video juegos porque no produce victimas. Y por otra parte victimas concretas, aunque son en menor número yo debo decir que hay varios cientos de víctimas colaterales como se dice, mientras que ha habido 7 mil muertos, 6 mil muertos del otro lado, pero unos muertos que no tienen existencia mediática frente a unos muertos que, aunque son menos numerosos, si tienen una gran presencia mediática y esto hace que entre otras cosas que el conflicto se esté perdiendo.

La segunda característica y con esto termino en esta primera fase de la guerra, es que por primera vez en la historia, esto es nuevo, por primera vez en la historia mediática de los conflictos, la administración norteamericana ha advertido a la prensa y la prensa lo ha aceptado que uno no dirá todo lo que ocurre con el conflicto, que mantendrá a los informadores no informados. Esto va, les recuerdo contra la primera enmienda de la constitución norteamericana que obliga a la administración a no ocultar información, en este caso; y que por otra parte la tradición norteamericana era de considerar que en casos de conflicto los periodistas tenían el estatuto de oficial del ejército, como ocurrió en la guerra de Vietnam que los periodistas podrían pasearse en la guerra como querían en la medida de que estaban acreditados cerca del ejército norteamericano. Aquí por primera vez se ha dicho que no se va a dar información y que a veces además se ha dicho también que el portavoz del gobierno el señor Ari Fleischer ha dicho que a veces se dará información pero que no es seguro que esa información sea cierta. Es decir, la administración les está diciendo que les va a mentirles a los periodistas, que les va a dar información falsa, información equivoca o información no completa, etc., y esto explícitamente, esto se hacía hasta ahora implícitamente pero no de manera explicita. Es decir se parte del principio que la administración admite que esta es una guerra mediática y que por consiguiente en esta guerra mediática la administración va a utilizar a los periodistas como lo entiende. Repito, es la primera vez que esto se hace y globalmente la prensa acepta esta nueva situación.

Estos son algunos elementos.Por ejemplo digo en mi opinión es un error de los Estados Unidos que no se haya permitido ver a los heridos de los atentados. Es una cosa que nos sorprende mucho -no es la primera vez además-, cuando nosotros los historiadores de la información sabemos que lo han hecho ya en el 41 y que fue un error y que ellos mismos admitieron que fue un error y en el 43 pudieron al fin que había muertos y tal, y la opinión pública norteamericana se movilizó desde ese momento, esta vez vuelven a cometer un error. Han hecho de ese atentado tan monstruoso, tan condenable una cosa totalmente abstracta, que ha hecho que en realidad lo que nosotros hemos podido constatar, por ejemplo, es cosa que sorprende a la opinión publica norteamericana también y esto lo indica bien que como es que ellos han perdido la guerra mediática. Es que esos atentados no han producido a escala internacional, a escala planetaria, no han producido un sentimiento de solidaridad compasional con Estados Unidos. Curiosamente, al contrario con ocasión de esos atentado lo que se ha descubierto que la mayoría de los habitantes de este planeta le tienen antipatía a Estados Unidos. Ustedes recuerdan esta frase de la conferencia de Bush hace 15 días en la que dijo: "yo no entiendo por qué a través del mundo hay gente que nos detesta cuando nosotros somos tan buenos" dijo eso explícitamente. Todos sabemos que la inteligencia de Bush no es la de (Albert) Einstein pero sospechábamos que él se podría imaginar que los Estados Unidos no tenían una popularidad tan grande en el mundo. Pero no este señor lo ignoraba, él estaba convencido que todo el mundo adoraba a los Estados Unidos a través del mundo y en caso de este golpe que han recibido, evidentemente que han hecho victimas inocentes, el atentado hay que condenar, nada justifica este tipo de atentado pero ni siquiera este atentado ha hecho que la opinión publica internacional haya tenido como un movimiento de compasión hacia los Estados Unidos. Porque hay que distinguir la reacción de los dirigentes políticos internacionales; ha sido una reacción de solidaridad general, de la dirección de los medios también, los grandes medios internacionales también han expresado su solidaridad, en particular en Europa pero las opiniones publicas ni siquiera en Europa no han tenido la misma compasión, la misma solidaridad ¿por qué? Yo creo en parte que, efectivamente ese atentado por muy monstruoso que sea es un atentado perfectamente abstracto, y esta abstracción esta deshumanización del atentado ha sido querida por la administración americana. Ese ha sido un gran error y lo estamos viendo ahora y porque, repito, podemos comparar los niños heridos afganos con la ausencia de heridos en los Estados Unidos.

Por otra parte, Estados Unidos no ha entendido también, precisamente la mundialización, digo una serie de efectos secundarios y de que el mundo no se ha detenido desde hace 10 o 15 años, que las tecnologías de comunicación y que las técnicas de comunicación se han difundido y ese es uno de los efectos positivos de la mundialización. La mundialización tiene muchos efectos negativos pero tiene efectos positivos, y que regiones enteras que puedan tener regímenes detestables, sin embargo, estoy hablando en el mundo árabe especialmente, en el mundo árabe no hay ninguna democracia, es la única región geopolítica en el mundo que desde la caída del muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética, no ha evolucionado políticamente. Hay una serie de países, unos 20 a 25 países, y ninguno de ellos ha visto ni siquiera una democracia formal como hemos visto en América latina ni siquiera. Entonces en los Estados Unidos han deducido porque no ha habido democracia tampoco había periodistas, tampoco había medios de comunicación. Ha sido un error porque por ejemplo ha surgido Al Jazeera que es una cadena muy seria y muy respetada, además es satelital se ve en el mundo entero y las sociedades no son semejantes a su régimen, los regímenes pueden ser régimen de hierro, pueden ser regímenes estructurales y las sociedades evolucionar de otra manera. En el mundo árabe no hay democracia, pero si ha habido una multiplicación por 10 o 20 del número de universidades, una multiplicación por 10 o 20 del número de estudiantes, del número de cuadros de ejecutivos, gente muy educada, gente que tiene un sentimiento crítico muy desarrollado y que por consiguiente está ansiosa de encontrar una información que corresponda a su nivel educacional, y Al Jazeera lo ha producido. Entonces es una sociedad, estamos hablando de una pequeña capa social pero que ha producido una capa social con un sentimiento crítico capaz de informarse, etc., y esto ha permitido a estas personas de ver mas a Al Jazeera que la CNN y sabemos que la CNN no se ve ya en el mundo árabe, porque se estima que la CNN da el punto de vista globalmente pro americano y que la sociedad no desea que ese punto de vista sea el que domine a su sociedad. Yo creo que son elementos que permiten de comprender por qué los Estados Unidos han perdido la batalla sin darse cuenta además.

Solidaridad con el pueblo afgano

Yo creo que hay una base que hace que efectivamente pueda haber una suerte de empatía de principio, sin embargo todos sabemos que, además, el discurso mediático es una construcción no es un discurso natural evidentemente no existe, no cae del cielo normalmente como la lluvia, sino que se construye. Entonces por ejemplo, podemos decir a priori que sentimos una simpatía por el pueblo afgano pero concretamente ¿qué es el pueblo afgano? Si por ejemplo imagínense que hay que dividir las cosas, no podemos por ejemplo sentir simpatía por el régimen de los Talibanes, porque el régimen de los Talibanes es como diría yo a lo que nos enfrentamos, los Talibanes son con respecto al Islam lo que los jemeres rojos eran con respecto al marxismo, o lo que el Sendero Luminoso pueda ser con respecto al Che Guevara. Es decir un crecimiento monstruoso, una especie de derivación perversa y monstruosa y el régimen Talibán, si la pablara dictadura tiene un sentido, es un régimen absolutamente dictatorial en todos los sentidos, no solo es una dictadura política sino una dictadura moral. Entonces si se tratase de derrocar al régimen Talibán no habría ningún escándalo. Recuerden una cosa quien derrocó a los jemeres rojos en Camboya, los derrocaron los comunistas vietnamitas, que entraron en Camboya y derrocaron al régimen de los jemeres rojos y todo el mundo estuvo muy contento de que hiciera, pero en este caso usted está hablando del pueblo afgano, pero el pueblo afganos ¿cómo se representa? Se representa en imágenes que es lo que vemos, de ahí que las imágenes tengan la importancia que tienen, porque si no por ejemplo nos dijesen "los norteamericanos han bombardeado una escuela", pero si no viésemos esa escuela dirían ese es una argumento de la propaganda Talibán y eso funcionaría. Por consiguiente, porque sabemos que el régimen Talibán no es que se caracteriza porque diga la verdad o no dice más la verdad que los militares del Pentágono. Por consiguiente se trata de una lucha mediática y esas imágenes tienen su importancia, podemos decir en principio estamos con el pueblo afgano y yo creo, evidentemente, decimos estamos con el pueblo norteamericano, no hay ninguna razón; debemos distinguir entre gobierno norteamericano y el pueblo norteamericano. De ahí que las victimas de las Torres es el pueblo norteamericano, más que pueblo norteamericano porque saben ustedes que había personas que pertenecían a unas 60 nacionalidades entre ellas muchos latinoamericanos y no podemos decir "es normal que se mate a 6 mil personas así". Ese crimen nada no lo justifica pero sin embargo en esta guerra que empieza, que es una guerra legal por otra parte, las Naciones Unidas han tomado una decisión que autoriza el uso de la fuerza, no como Kosovo donde no había una decisión legal, etc., del Consejo de Seguridad

Por extensión: la lucha contra los movimientos antiglobalización

Esta es una preocupación hoy día porque ya existía en algunos sectores el deseo de criminalizar al movimiento antimundialización, lo sabíamos ya y lo habíamos visto en particular cuando ocurrió en la cumbre del ALCA en Québec y después sobre todo en Génova. Evidentemente el análisis que nosotros hacíamos de esas cumbres es que había una voluntad en particular por parte de las autoridades de establecer las condiciones de un enfrentamiento aunque solo fuera para desviar la atención mediática hacia el enfrentamiento. Por eso, por ejemplo estas cumbres, algunas de ellas, en todo caso en particular la de Québec que ya dio al tono hacia ese nivel como lo había dado, es decir ya eran cumbres fortificadas, eran cumbres que se llevaban a cabo en el marco de una verdadera fortificación militar del área de la conferencia, y evidentemente esta fortificación militar era una manera de decir que todos los que manifestaban iban a expresar una agresividad frente a esa fortaleza, etc., etc. Ya los medios de comunicación en la semana que precedían en la cumbre tan solo insistía en las medidas de seguridad, las barreras que se iban a instalar, los muros que se iban a edificar, las cantidades de fuerzas que se iban a movilizar, etc., y así estaba describiendo la cumbre no como un debate intelectual, sino como un enfrentamiento físico, una guerra en definitiva, esto era parte de la criminalización. El hecho de que en el seno de los actos antimundialización haya muy pequeños grupos violentos, no justificaba esta fortificación, hubiese sido, nosotros pensamos, más eficaz impedir que estos pequeños grupos actuasen, pequeños grupos porque sabemos ya que existe ya lo hemos visto en Génova, lo hemos visto en Barcelona, que una gran parte de estos grupos violentos están constituidos por provocadores y en algunos casos provocadores que son específicamente policías como saben eso ocurrió en Barcelona en particular, que fue denunciado en toda la prensa española y la prensa europea. Entonces, esta criminalización del movimiento mundialización está en marcha y el movimiento mundialización en su inmensa mayoría es pacífico la prueba es que pudo reunirse por millares en el primer Foros Social Mundial de Porto Alegre donde no ha habido ningún tipo de violencia.

Y sin embargo, lo que nosotros pensamos es que el 11 de setiembre también, en ese sentido, va a crear una ruptura porque ya hemos escuchado como algunos comentaristas, algunos periodistas, algunos editorialistas de la prensa norteamericana de la prensa económica internacional, algunos dirigentes políticos, en particular Berlusconi por ejemplo, ya han hecho la conexión, ya han dicho en realidad: "estos terroristas que han atacado las Torres Gemelas, el Pentágono, etc, actúan en una atmósfera de odio hacia el modelo dominante actual, actúan en una atmósfera de odio hacia Estados Unidos que ha sido creada, que está mantenida, que está alimentada por el movimiento antimundialización y que en definitiva existe una complicidad objetiva entre el movimiento antimundialización y el terrorismo más violento se está haciendo en este momento". Y es muy preocupante evidentemente. ¿Por qué? Es preocupante porque lo que yo creo que la fase en la que hemos entrado desde el 11 de setiembre, que yo califico de nueva guerra fría, indiscutiblemente va a ser que con el pretexto de combatir el terrorismo o con el pretexto de combatir al islamismo radical, los Estados Unidos y sus aliados se van dotar de un arsenal de medidas coercitivas como las leyes que se acaban de aceptar en los Estados Unidos de restricción de libertades, de restricción de movimientos, de restricción de pensamiento, que va a conducir a una especie de "neomacartismo", va a haber un "neomacartismo" y entonces de la misma manera que durante el macartismo se perseguía no solo a los comunistas, que era el objetivo principal, sino también a aquellos que eran amigos de los comunistas, o aquellos que eran amigos, de los amigos de los comunistas, o aquellos que eran amigos de los amigos de los amigos de los amigos de los comunistas, y así se llegaba muy lejos.

De la misma manera en este momento se puede tener la tentación, las autoridades de algunos países en particular de Estados Unidos de que puedan tener la tentación de decir en definitiva "este movimiento que no siendo terrorista en definitiva y aún sin quererlo pueden estar sirviendo a los terroristas", de así de manera de proximidad se llegará a combatir al movimiento antimundialización, que evidentemente es el objetivo que tienen los dirigentes internacionales hoy; ese movimiento que se había trasformado en el movimiento de contestación cívica, pacifica más importante en el mundo occidental, en particular los países desarrollados; que ese movimiento sea desmantelado antes de que alcance nuevas dimensiones y antes que sus proposiciones alternativas con respecto a la mundialización se pueda forjar. Yo creo que en este momento hay una alerta general por parte de la ciudadanía para combatir esa ley.

La nueva guerra fría

Uno de los peligros que pueda surgir en la situación actual -yo lo comentaba esta mañana con unos amigos aquí-, es que uno de los peligros puede ser que las grandes ideas que se avanzaron durante los últimos 10 años y que en principio eran las grandes líneas ideológicas que se trataba de imponer por el mundo entero, y que era la idea que había que construir Estados de Derecho en todas partes, que había que respetar los derechos humanos en todas partes, que había que establecer democracias funcionando en todas partes, y pienso que esto se había trasformado en una suerte de imperativo que se aplicó aquí en América Latina, exigiendo que los regímenes dictatoriales sean desmantelados, que se exigió en África, exigiendo en los regímenes dictatoriales sean desmantelados, que se exigió en Europa del Este pidiendo que los regímenes dictatoriales sean desmantelados. Todo esto que parecía que el mundo estaba organizado, ahora de esa manera vemos en este momento, bueno no está decidido, pero yo lo que observo es que desde que ha empezado esta crisis nadie está defendiendo los derechos humanos o el Estado de Derecho o ni siquiera las democracias. Yo les decía a nuestros amigos esta mañana que por ejemplo yo observo que en la región en torno a Afganistán, los Estados Unidos está utilizando a dos aliados principales, los dos aliados principales concretamente de Estados Unidos en la región son Pakistán y Uzbekistán que son donde Estados Unidos ha instalado sus bases terrestres donde están partiendo en parte algunos de los aviones que bombardean, y donde probablemente partirán las fuerzas si quieren intervenir. Pakistán que es un viejo aliado de los Estados Unidos, el régimen de Pakistán es un régimen de golpe de estado, el presidente de Pakistán es un general Pervez Musharraf que ha dado un golpe de estado hace dos años y el presidente electo de Pakistán está en la cárcel Nawaz Sahrif. Normalmente antes del 11 de setiembre, Pakistán era un estado condenado por la opinión publica internacional porque vino un general a hacer un golpe de estado, ha desmantelado la libertades públicas, metido en la cárcel al presidente electo y había ocupado él el poder exactamente lo que se decía que no tenía que ocurrir. Ahora ese general, ese Pinochet local se ha trasformado en el principal aliado de los Estados Unidos. Ya nos olvidamos de los regímenes democráticos, regímenes de derecho.

Segundo, Uzbekistán es el régimen más dictatorial, es un régimen que los observadores califican de stalinistas en la región, el régimen del presidente (Islam) Karimov toda la oposición está en la cárcel, es un partido único, no hay libertad de prensa, es exactamente el tipo de régimen detestable, pues es el principal aliado actual de los Estados Unidos. Entonces la preocupación nuestra es en nombre del terrorismo se va a volver a establecer esta vez a escala internacional, una política llamada de seguridad nacional, que ustedes han conocido en su carnet. Es decir va a ser ahora más importante, tener a un régimen aliado que garantice el control de todo lo que puede ser rebelde en el país, más importante que la democracia, que los derechos del hombre y el Estado de Derecho o se regresará a instaurar de nuevo la democracia. Pero en este momento nos hemos tomado la nueva vía porque esta administración latinoamericana hace precisamente de la garantía del control de la sociedad, en este momento en todo caso, la principal cualidad que les está exigiendo a los regímenes aliado y evidentemente esto es una gran preocupación. ¿Por qué es una gran preocupación? Porque que es lo que se está combatiendo en este momento, se está combatiendo al señor Osama Bin Laden y se está combatiendo al régimen de los Talibanes, pero el señor Osama Bin Laden es una creación de los Estados Unidos y el régimen de los Talibanes es una creación del régimen de Pakistán, Afganistán es un protectorado paquistaní, ¿quién ha puesto en el poder a los Talibanes? Pakistán. Cuando digo los ha puesto en el poder me refiero a le ha dado sus cuadros militares, sus armas, su financiamiento, Afganistán no es un estado autónomo, es una dependencia de Pakistán y Pakistán es el principal aliado de los Estados Unidos desde hace 50 años en la región. Quiero decir con esto que con el pretexto de combatir a los soviéticos durante la guerra fría se han creado personajes como Osama Bin Laden y ase ha creado regímenes como los Talibanes, porque permitieron la victoria sobre la Unión Soviética y la preocupación nuestra debe ser ahora en nombre la lucha contra el terrorismo. ¿Qué tipos de monstruos se están creando que surgirán en 10 o 15 años? Este es el problema para nosotros y esto efectivamente Estados Unidos puede que no lo vea, que es una preocupación internacional, ¿que régimen ahora van a imponer en nombre de lo que ellos consideran la lucha principal?

No nos olvidemos de una cosa fragante que la prensa nos subraya suficientemente, de manera fragante esta guerra es un tipo de guerra como no se ha visto nunca ¿por qué no se ha visto nunca? Porque normalmente las guerras son de un Estado contra un Estado, o de un Estado contra sus propios rebeldes. Esta es la primera vez en la historia que un imperio hace la guerra a un hombre, esto no se ha visto nunca. Es el señor Bush contra el señor Osama Bin Laden, pero Bush es el patrón de un imperio y Osama Bin Laden no es nadie, esto si que es nuevo que no se subraya suficientemente, no es igual que la guerra del Golfo que era contra Sadam Hussein, e Irak, contra Kosovo que era contra Servia y (Slodoban) Milosevic. Aquí es la guerra contra un señor, un pequeño jefe de guerra y se está haciendo una guerra mundial contra un hombre, esto hemos visto es evidentemente una cosa nueva que debe preocuparnos y que no se subraya .

El papel de los medios

Bueno, lo que nosotros sabemos cuando nos preocupamos por saber la historia de la relación de los medios de comunicación y los conflictos, lo que observamos es que en caso de conflicto, el trabajo del periodista se hace extremadamente difícil porque hay una presión general, que podríamos llamarle patriotismo, podríamos llamarle sentimiento de solidaridad nacional, etc., que actúa inmediatamente creando una especie de psicosis colectiva que hace que, a partir de ese momento el periodista se olvida de los rasgos más indispensables de su profesión. Como lo decíamos antes, lo recordamos antes en los Estados Unidos hay excelentes periodistas y hay gran intelectuales y nos damos cuenta de que en particular muchos periodistas y también muchos intelectuales en caso de implicación de los países, sobre todo después de una agresión como ésta, se crea un sentimiento en que es muy difícil decir yo "en medio de esta atmósfera voy a ser racional, voy a ser riguroso con los hechos, voy a tratar de separarme de la atmósfera general para recordar algunas verdades difíciles de decir, qué parte de culpabilidad tenemos en lo que nos ocurre". Son cosas inaudibles en ese momento y lo estamos observando en los Estados Unidos, con excepción de algunos intelectuales evidentemente (Noam) Chomksy, etc., que hacen honor a la visión intelectualidad norteamericana. Susan Sontag también. Muy pocos se han atrevido, en un primer tiempo, en todo caso a tener un discurso racional efectivamente y la prensa como lo describimos antes tampoco lo ha sido. Yo pienso que en otros países sería aun peor. Yo no me imagino que sería aquí, ustedes me dirían lo que pasó aquí si hubiera alguna agresión de ese tipo contra algunos símbolos fundamentales de Paraguay, si hubiese habido una reacción de tipo conflictual, etc., quien se hubiera atrevido a decir en la prensa, "pues esto no está bien porque hemos cometido tal y tal error, nos ha venido muy bien". Esto es muy difícil, no sé porque lo linchan rápidamente, un linchamiento moral por lo menos; eso es una tradición, hay muchos países. En estos casos lo que ocurre es que se instaura la censura, se hace en Francia, en caso de conflicto Francia instaura una censura sobre los problemas militares, lo hace tradicionalmente desde la Primera Guerra Mundial hasta la intervención en el Golfo Pérsico; las cuestiones militares los periodistas están excluidos libremente, y eso que es un país libre, los asuntos militares manejan asuntos militares, hay portavoces militares que dan la versión militar que los periodistas no tienen acceso al frente, no tienen acceso a la información libre. Y eso es lo que probablemente ocurriría en los países en caso de conflicto, que se instauraría una censura. De hecho para esas cuestiones, hoy no impiden que los intelectuales puedan pensar lo que quieran, pero sobre la información normalmente dicha se instauraría una censura y evidentemente nosotros por principio los periodistas deben luchar contra la censura, todo tipo de censura, las censuras tradicionales y las censuras modernas porque cuanta más censura hay menos se puede ejercer la función periodística y menos se puede servir en definitiva a la colectividad.

La guerra y los intereses comerciales

No sé si es una guerra muy comercial. Como saben ustedes en los primeros días que siguieron a los atentados, las grandes redes de televisión suspendieron los comerciales, cosa que es insólita es la primera vez en la historia de la televisión norteamericana que se han suspendido los comerciales y ha habido información no hablo solo de la CNN de todas las cadenas; ahora regresan, pero después del 11 de setiembre se suspendieron los comerciales. No creo que esta guerra está acepando, ahora evidentemente después de cohabitar con los comerciales normalmente, pero lo que si está claro, sobre todo en particular, si nos lanzamos en una reflexión desde lo particular, es que la televisión las imágenes lo que hacen es ocultar la realidad. Si hay una constatación que podemos hacer después del 11 de setiembre - en general estoy hablando- hay muchas excepciones evidentemente. Pero en general frente a este conflicto nuevo después del 11 de setiembre, las televisiones han sido relativamente malas. Con respecto a la prensa escrita, la prensa escrita ha sido infinitamente mejor en la mayoría de los países y los ciudadanos no se han equivocado, porque con ocasión de esta crisis hemos conocido cosa que no habíamos visto en Kosovo, es que las ventas en los periódicos han literalmente explosionado, cuando en realidad la televisión ha dado muchas imágenes pero es que las imágenes en realidad de la Torres Gemelas, que son las imágenes emblemáticas de esta crisis. Esas imágenes eran tan fuertes que han literalmente ha secado a todo lo que podría decirse en torno a esas imágenes y lo único que ha sabido hacer la televisión es pasar, repasar o repasar esas imágenes, y lo que ha podido hacer al lado no ha tenido ningún tipo de valor. Ha habido la televisión, como decimos nosotros compasional especialmente, que ha venido gente a la televisión a hablar de lo dramático y horrible ha sido esto, que tremendo ha sido esto y que horrible ha sido esto. pero globalmente es lo único que ha habido. Mientras es como si que la riqueza de esas imágenes, riqueza única, excepcional de esas imágenes, esas imágenes tienen todos los ingredientes que la televisión reclama para las informaciones de siempre, y que hoy hemos analizado para las informaciones de siempre, y es el de ser en directo, en directo real, en directo live y de ser evidentemente una imagen de una violencia excepcional; y además que desencadena una guerra, una crisis internacional. Hay muy pocas imágenes en la historia de la comunicación televisual que tengan la fuerza y el impacto simbólico que tienen esas imágenes. Bien pero ¿de qué le ha servido eso a la televisión realmente? Para nada, esas imágenes han agotado es como una especie de agujero negro que ha resumido toda la televisión, mientras que la prensa que no tenía estas imágenes ha propuesto lo que el público quería que es. ¿Qué significa eso? Estamos dando un signo, pero ¿cómo leemos ese signo, qué interpretación le damos, cómo lo desciframos y esto la prensa ha sido infinitamente más capaz de apoyar de dar análisis, de describir, etc.. Y nos damos cuenta que muchas cosas se nos escapan aun, las características de la región, cosas que a pesar de todo seguimos sin ver, la proximidad estratégica de lo que está ocurriendo, etc., pero que solo la prensa escrita lo puede dar, y curiosamente el medio más lento ha sido el más eficaz que la televisión y en este caso que la radio. Es mi opinión.


* Ignacio Ramonet es presidente del Directorio y director de la Redacción del mensual Le Monde Diplomatique, deFrancia, de circulación internacional. También es especialista en geopolítica y estrategia internacional. Es doctor en Semiología y en Historia de la Cultura en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París. Es igualmente profesor de Teoría de la Comunicación Audiovisual en la Universidad Denis-Diderotm, Paris. Conferencia ante periodistas, comunicadores sociales y trabajadores de prensa, dictada el 29 de octubre de 2001 en Asunción, invitado por la Embajada de Francia, bajo el auspicio del Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP).


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.