Sala de Prensa


39
Enero 2002
Año III, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


Dodecálogo ético

Camilo José Cela, periodista

Rosa Zeta de Pozo *

Camilo José Cela, Premio Nobel de Literatura en 1989, acaba de morir luego de 85 años de pasión literaria.

Muchos artículos se escribirán en torno al autor de La familia de Pascual Duarte, la novela española más traducida después de El Quijote, y en ellos se elogiará principalmente su arte de escribir en el plano literario. Mas, yo quiero recordar en este momento su perfil periodístico.Y es que en Cela, como en muchos literatos en el mundo, se dio también esa conexión entre periodismo y literatura. Contó por casi medio siglo con carnet de periodista, exactamente el número 1.044 del registro oficial.

Ahí están los los 276 números de la revista literaria independiente Papeles de Son Armadans, a la que dedicó 24 años de su vida, perteneciente a su etapa mallorquina y que publicó mensualmente desde abril de 1956 a marzo de 1979. Gonzalo Santonja afirma que Cela siempre escribía los editoriales, curiosa rueda de sus muy plurales preocupaciones, a los que agregó 70 y tantos artículos, de manera que también se alzó con el puesto de primer y más constante colaborador de la revista.

Fue habitual colaborador de ABC. Allí encontramos su último artículo "El color de la mañana: Chiflidos espirituales", publicado el domingo 13 de enero de 2002, y un especial interesante de su vida y obra.

Como periodista me interesa destacar su Dodecálogo de deberes del periodista, presentado en mayo del año pasado en la universidad madrileña Camilo José Cela, en la que el Nobel clausuró el ciclo Comunicación y Sociedad en el Siglo XXI.

En clase, con mis alumnos de Deontología Informativa, analizamos este dodecálogo y veíamos cómo este literato defendía el tema de la verdad en la información periodística, reconocía el riesgo de la subjetividad del informador y valoraba la objetividad, la precisión, la independencia de criterio y la corrección en el uso del lenguaje.

Para Cela el periodista ha de partir de los siguientes supuestos para el buen ejercicio de la profesión. El periodista debe:

I. Decir lo que acontece, no lo que quisiera que aconteciese o lo que imagina que aconteció.

II. Decir la verdad anteponiéndola a cualquier otra consideración y recordando siempre que la mentira no es noticia y, aunque por tal fuere tomada, no es rentable.

III. Ser tan objetivo como un espejo plano; la manipulación y aun la mera visión especular y deliberadamente monstruosa de la imagen o la idea expresada con la palabra cabe no más que a la literatura y jamás al periodismo.

IV. Callar antes que deformar; el periodismo no es ni el carnaval, ni la cámara de los horrores, ni el museo de figuras de cera.

V. Ser independiente en su criterio y no entrar en el juego político inmediato.

VI. Aspirar al entendimiento intelectual y no al presentimiento visceral de los sucesos y las situaciones.

VII. Funcionar acorde con su empresa -quiere decirse con la línea editorial- ya que un diario ha de ser una unidad de conducta y de expresión y no una suma de parcialidades; en el supuesto de que la coincidencia de criterios fuera insalvable, ha de buscar trabajo en otro lugar ya que ni la traición (a sí mismo, fingiendo, o a la empresa, mintiendo), ni la conspiración, ni la sublevación, ni el golpe de estado son armas admisibles. En cualquier caso, recuérdese que para exponer toda la baraja de posibles puntos de vista ya están las columnas y los artículos firmados. Y no quisiera seguir adelante -dicho sea al margen de los mandamientos- sin expresar mi dolor por el creciente olvido en el que, salvo excepciones de todos conocidas y por todos celebradas, están cayendo los artículos literarios y de pensamiento no político en el periodismo actual, español y no español.

VIII. Resistir toda suerte de presiones: morales, sociales, religiosas, políticas, familiares, económicas, sindicales, etc., incluidas las de la propia empresa. (Este mandamiento debe relacionarse y complementarse con el anterior.)

IX. Recordar en todo momento que el periodista no es el eje de nada sino el eco de todo.

X. Huir de la voz propia y escribir siempre con la máxima sencillez y corrección posibles y un total respeto a la lengua.

XI. Conservar el más firme y honesto orgullo profesional a todo trance y, manteniendo siempre los debidos respetos, no inclinarse ante nadie.

XII. No ensayar la delación, ni dar pábulo a la murmuración ni ejercitar jamás la adulación: al delator se le paga con desprecio y con la calderilla del fondo de reptiles; al murmurador se le acaba cayendo la lengua, y al adulador se le premia con una cicatera y despectiva palmadita en la espalda.

Una lección de periodismo para tenerla en cuenta en nuestro ejercicio profesional.


* Rosa Zeta de Pozo es profesora de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Piura, en Perú. Es colaboradora de Sala de Prensa.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.