Sala de Prensa


38
Diciembre 2001
Año III, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


Consideraciones generales sobre el manejo
y presentación de la información

La importancia del contenido
en la prensa en línea

Eduardo Castañeda H. *

La esencia del periodismo no cambia en Internet. Lo que hay son diversas transformaciones en curso en la prensa escrita que está en línea, y que tiene una idea más clara de las posibilidades que brinda esta nueva plataforma tecnológica.

Estas transformaciones tienen que ver, desde la forma en que el periodista, el reportero que está en la calle, asume su trabajo, que hoy potencialmente puede ser difundido en la edición impresa, en el sitio web del diario y ahí mismo también con imagen y sonido; hasta la organización misma de una estructura paralela editorial, comercial y administrativa que colabora estrechamente con su contraparte tradicional del periódico. O mejor, que la empresa periodística se asuma en todas sus áreas, como una productora de contenidos informativos, que pueden ser difundidos en diversos formatos y con variados tipos de espacios publicitarios para los anunciantes.

Hasta ahora eso ha ocurrido en muy pocos casos, y fuera de México. El proceso es muy lento, y llevará años ver una integración y funcionamiento óptimos en esa dirección en más empresas periodísticas. Sobre todo si este nuevo medio sigue sin lograr producir dinero.

Entre tanto, hay una cuestión sustancial que no se debe olvidar en este camino, lo más preciado en el periodismo: la calidad de los contenidos, de la información, y la forma en que se presentan al lector. El objetivo de este trabajo es hacer algunas consideraciones generales sobre su importancia, partiendo de la certeza de que si no se lee de la misma manera en una pantalla de computadora que en el papel, hay que pensar y presentar de otra manera, el periódico en el Web. Aquí, se perfilarán algunos aspectos que deben tomarse en cuenta para hacer una edición en línea que aproveche los recursos que ofrece Internet.

No hay recetas, pero de la observación cotidiana de los sitios web de los mejores diarios del mundo, que se han lanzado a crear un nuevo periódico en su edición en línea, y con la ayuda de algo de la literatura que se ha escrito al respecto, se pueden determinar constantes que dan forma a lo que aquí se llamarán características editoriales propias del periodismo en línea.

En este orden de ideas, el sociólogo e investigador de la comunicación francés, Dominique Wolton, reflexiona sobre el papel de los periodistas hoy, cuando el lector tiene a la mano todo tipo información de las más variadas fuentes: "Entre más hay información, comentarios, opiniones, más la función del periodista, como intermediario para seleccionar, organizar, jerarquizar la información, es al contrario indispensable" . El mismo autor subraya la importancia del periodismo, y en sus palabras se encierra el espíritu que guía las siguientes páginas: "Se trata de un muy bello oficio: captar, día con día, el hilo del tiempo, distinguir lo importante de los secundario, intentar explicarlo a públicos invisibles. Pero hoy es más difícil de hacerlo que ayer, por el hecho de la omnipresencia de la información. Entre más fácil es hacer la información, técnicamente, más el contenido presenta dificultades. Lo que es ganado en facilidad técnica, es perdido en significación. Este hecho desestabiliza la actividad periodística, necesariamente artesanal y cuyo sentido está en ser capaz, como espectador de la historia, de distinguir día con día lo trágico de los superfluo".

Es en este contexto que se hace necesario hablar de la materia prima de cualquier periódico, cualquiera que sea el soporte tecnológico por el que llega a sus lectores, como ya se dijo: la información, el contenido.

Se debe aclarar, antes de seguir, que aquí se hablará acerca de la "prensa escrita en Internet", es decir, los sitios web de publicaciones periodísticas como los diarios de información general y las revistas no especializadas, si bien hay también sitios web de cadenas de televisión, de radio y otras publicaciones de carácter periodístico, que no existen más que en su versión electrónica.

Los años precedentes al Web

Es importante hacer, brevemente, algunos apuntes sobre la historia moderna de la prensa escrita, toda vez que el periodismo en Internet no es ajeno a esa tradición.

El periodismo de masas nace con la civilización tecnológica a mediados del siglo XIX. En 1836 fue fundado el periódico La Presse y Le Siècle, en Francia. En Estados Unidos nacieron el New York Sun, en 1883 y el New York Herald en 1835, mientras que en Inglaterra nacieron el Sheffield Daily Telegraph, el Liverpool Daily Post y el London Evening News.

Como el historiador de los medios Francis Balle lo explica, los periódicos de masas surgieron de la convergencia de varias condiciones. De entrada, la mejora en las técnicas de impresión, que permitieron el aumento de los tirajes. Enseguida, un aumento de los ingresos de más número de personas. Y finalmente, la expansión de la educación que a la vez hizo más amplio el número de lectores potenciales y las temáticas. Desde entonces, el futuro de la información está ligado, en gran medida, a las grandes maniobras del mundo industrial, a la disminución de la pobreza y al progreso de la enseñanza. Lo que explica que la época de oro de los grandes cotidianos haya sido entre los años 1890 y 1920, sobre todo en Estados Unidos.

De hecho, y es aquí donde podemos hablar de la tradición de donde se nutre actualmente el mejor periodismo en Internet, fue en esa época y sobre todo en Estados Unidos, que se conocieron las primeras reglas del periodismo, tales como la escritura piramidal, las cinco preguntas hoy elementales a responder en una nota periodística (Qué, quién, cómo, cuándo, dónde), y la recomendación de escribir con un estilo impersonal. Esto dio como resultado que se le diera al periodismo un estatus de moralidad y objetividad que antes no tenía. La información, puesto que estaba destinada a todos, debía cuidarse de que no tomara ningún partido. Es así que muchos periódicos fundan su credibilidad y notoriedad.

Por otra parte, en cuanto a la presentación de la información, "hasta finales del siglo XIX, los artículos son alineados por columnas sin ningún pase de página y artificio tipográfico -de ahí la yuxtaposición, incluso en la primera plana, de columnas tituladas y abiertas. Bajo la influencia de métodos ya empleados en Estados Unidos, Le Matin (en Francia. ndlr) intenta explorar las vías de una nueva presentación de los textos: reunir varias columnas bajo un mismo titular; estructurar la disposición de la página (y sobre todo de la primera plana) en función de la importancia relativa de los artículos; jugar con la tipografía para hacer que sobresalga este u otro título; privilegiar la información (en la cabeza del periódico) en relación con las crónicas y los folletines. Esta dinámica de la presentación de los textos fue rápidamente retomada por los periódicos de la competencia, y funda, realmente, la prensa periódica en su forma contemporánea" .

El nuevo soporte tecnológico para la prensa escrita

El papel ya no es más el único soporte tecnológico para la prensa escrita. Desde hace años, los editores de periódicos, de revistas y de otras publicaciones habían estado interesados en la idea de entregar información a sus lectores por medios electrónicos. A la inversa de la impresión en papel, la entrega de información por computadora parece ofrecer ventajas tanto para el proveedor de la información como para el lector, si bien hasta ahora sigue siendo poco cómodo leer en la pantalla y que quién sabe si algún día lo será. Otra cosa es que seguramente nos acostumbremos.

El especialista en periodismo en Internet, el estadounidense Thom Lieb, sintetiza la entrada de la prensa escrita en el campo electrónico en dos hechos, que son, la disminución de los costos de producción, y la rapidez de la transmisión ; a las que habría que agregar el sincero deseo de informar verazmente por distintos medios y la necesidad y el deseo de los periódico de no quedarse atrás con respecto a su competencia, en el uso de nuevas tecnologías. El sitio web, en muchos periódicos entra dentro del rubro en que se incluye la imagen corporativa: hojas membretadas, sobres membretados, tarjetas de presentación y... sitio web.

Los pioneros

La prensa de Estados Unidos fue la primera en utilizar Internet como nueva plataforma tecnológica para difundir noticias. En 1993, el San José Mercuri News puso en línea su versión electrónica, lo mismo que The Washington Post y la revista Time. Para finales de ese año se podían contar ya 20 publicaciones periodísticas en el ciberespacio, que apenas comenzaba a ser de uso masivo.

Durante 1994, 78 periódicos ya estaban en línea, entre los que se encontraban los más importantes de Estados Unidos. Para 1995 se llegó a la suma de 1,000 periódicos en Internet y se estima que en 1998 ya eran más de 4,900 sitios web periodísticos, de los cuales al menos 2,800 eran estadounidenses, de acuerdo con Thom Lieb.

Hoy en día, lo que se puede observar es que se está ante la gestación de un nuevo medio, si se toma en cuenta la evolución de la prensa en línea en sus formas de organización, de gestión y de tratamiento de la información, así como la manera de utilizar las herramientas de Internet, y los lectores cada vez más numerosos.

Pero a pesar del potencial de Internet como soporte tecnológico para la prensa, hay pocos periódicos y revistas en línea que se sirven de todos los recursos multimedia que están a disposición. La explotación de un sitio web como un medio de medios es todavía muy restringida. Quienes lo hacen en mayor medida son los grandes grupos de comunicación, y sobre todo, los estadounidenses, que elaboran, administran y ponen a disposición de los lectores servicios muy variados. Pero la utilización de las herramientas multimedia es muy restringida, en general, en las versiones en línea de los periódicos.

En estos momentos, además, el uso de imágenes audiovisuales no está muy extendido, debido principalmente a problemas técnicos, que tienen que ver con la transmisión y la recepción de esos datos. Sin embargo, el desarrollo de esta tecnología, con mayores anchos de banda y computadoras más actualizadas en los hogares y centros de trabajo, mejorará en los siguientes años. Por lo pronto, lo escrito sigue siendo lo más importante en los sitios web de la prensa.

El trayecto de la prensa escrita en el Web

Este recorrido de la prensa escrita en el web, puede dividirse en tres etapas, para facilitar su descripción: la primera, que marca el comienzo de la prensa escrita en Internet; la segunda, en la que se integran algunos instrumentos propios de Internet, para la difusión de noticias; y finalmente, la que habla de la situación actual, donde se comienza a ver una conciencia de que se trabaja con un soporte tecnológico que tiene características y potenciales específicos, aprovechando el know how del periodismo escrito tradicional, para su explotación.

Si bien la división en tres etapas sirve para hacer un perfil de la joven historia de la prensa escrita en Internet, está claro que en realidad estas etapas están entremezcladas. Cada sitio web tiene características propias a su evolución, inscritas en un contexto específico con el que lleva una relación de vasos comunicantes.

En la primera etapa, que comenzó en 1993, los periódicos pusieron en línea versiones electrónicas donde se vaciaba el contenido de la edición en papel sin mucho trabajo en cuando a la concepción de la organización, ni una certeza sobre lo que se podía hacer con esta nueva tecnología que era Internet. Se puede decir que el objetivo era utilizarla, conocerla. En efecto, muchos periódicos no hacían más que poner en sus rudimentarios sitios web, la portada del periódico en versión facsimilar, sin acceso a los contenidos. O bien, sólo la versión de la portada en hipertexto, sin fotos, o muy pocas, con relación a la edición de papel.

El uso evolucionó rápidamente. En una segunda etapa, a partir de 1995, los sitios web de los periódicos comenzaron a ser organizados de manera que pudieran leerse de manera más cómoda, con una mejor distribución de los contenidos, utilizando con más sentido el hipertexto y las imágenes, no sin que haya habido graves abusos. Era el deslumbramiento por la nueva tecnología.

El uso del formato PDF (Portable Document File) permitió en los primeros años de la prensa en el Web, ofrecer al lector, página por página, la versión del periódico papel, tal como había sido puesta a la venta en la calle. Mientras que ahora, los creadores de sitios web de prensa comienzan a interesarse más en encontrar una nueva lógica de presentación de las noticias, que sea acorde con las posibilidades de Internet. Es verdad que en un cierto número de sitios web de periódicos se puede consultar la información de la edición impresa sea en formato PDF o en hipertexto, pero esta opción ha quedado cada vez más arrinconada en las páginas principales de los sitios web de prensa, que han comenzado a concebir y presentar de una manera totalmente diferente la información de su medio en papel, combinando de manera eficiente las herramientas de Internet.

Imitar a la edición en papel del periódico ya no es más el objetivo de los sitios web de la prensa, sino más bien lo contrario, no en cuanto a la línea editorial, sino a la presentación de los contenidos. Parece ser que la prensa en línea se ha dado cuenta que la manera diferente de leer un periódico en un sitio web, con relación a la manera de leerlo, pasando hoja por hoja en su versión impresa, implica un trabajo diferente de concepción.

En la segunda etapa de la prensa en Internet, algunos modos de interactividad con los lectores fueron integrados a los sitios web, que permitían comunicarse con el webmaster y/o con la Redacción, vía un buzón de correo electrónico común. La posibilidad de enviar un mensaje directamente a los periodistas no era de uso corriente, como tampoco lo es ahora de manera generalizada.

En este periodo fue que, gracias a la acumulación y almacenamiento de la información que se ponía en línea día con día, surgió la posibilidad de ofrecer a los lectores la consulta de los archivos del periódico, a través de ligas a ediciones anteriores completas y/o búsquedas de artículos. La consulta se hacía en versión de sólo texto y generalmente de forma gratuita.

Y, finalmente, la hora actual. En los últimos dos años, los sitios web de los periódicos y de las revistas más importantes del mundo se han transformado, agregando a lo que ya se acostumbraba, foros de discusión, información en video y en audio, información de contexto, entrega de boletines informativos, sea generales o la medida de los gustos de los lectores, sondeos, contenido exclusivo del sitio web y, de manera cada vez más fuerte, información actualizada en "tiempo real".

De esta forma, ambas ediciones de un periódico, la de papel y la electrónica, se vuelven complementarias, porque de una se intenta llevar lectores a la otra, y en la electrónica éstos pueden encontrar otros servicios propios de Internet. Así, el periódico en línea, se convierte en un medio pensado y trabajado para la nueva plataforma.

Al lado de los periódicos en línea que se sirven básicamente de la información producida por sus equipos de redacción para la edición de papel, y de los cables informativos de las agencias, están los que han contratado periodistas especialmente para producir la edición en el Web. En México el caso más avanzado y consolidado es el del grupo Reforma, cuyos diarios en línea en Monterrey, Guadalajara y Ciudad de México, cuentan para sus producción con docenas de profesionales del periodismo y los reporteros del grupo participan en la alimentación de los sitios web a lo largo del día. En Estados Unidos, The New York Times cuenta incluso con reporteros sólo para el sitio Web. En Francia, Le Monde.fr tiene una treintena de periodistas y Libération, con menos, ha logrado hacer una propuesta original de presentación y producción de contenidos. Este tipo de sitios web, que comprendieron que en la producción de la versión en Internet del diario deben involucrarse tanto ingenieros en informática como periodistas, conforma la rama de la prensa en línea que más ha evolucionado hacia la constitución de un nuevo medio.

Michel Agnola, responsable del Departamento Multimedia, del Centro de Formación y Perfeccionamiento de Periodistas, con sede en París, resume las tres etapas del periodismo en línea de la siguiente manera:

"Hubo un periodo técnico; después un periodo de diseño, donde se ponía por delante la decoración y la animación; ahora estamos en una fase de madurez, ya no estamos para descubrir, sino para desarrollar el contenido de los servicios de información. Y el contenido, es la calidad que vamos a transmitir a nivel de la información, es la redacción... la presentación general."

Y si bien no se puede estar de acuerdo con la afirmación de Michel Agnola "ya no estamos para descubrir", por razones tan simples como que la tecnología está siempre evolucionando, de la misma manera que el ingenio humano; se puede coincidir con él en que ahora la prensa en Internet, en general, parece dominar mucho mejor este nuevo soporte tecnológico que antes. Es decir, que al momento en que la prensa en línea se interesa claramente en desarrollar el contenido de los sitios web, no deja de buscar nuevas formas de presentación de ese contenido.

La prensa se adapta a Internet

Cuando la prensa cambia de soporte tecnológico, se encuentra frente a aspectos propios del nuevo soporte, que la obligan a transformarse. Estas transformaciones tienen implicaciones en todos los niveles que integran un medio de comunicación. Sin embargo, hay que reconocer que "el tema de Internet demasiado reciente para ser realmente integrado en todas sus dimensiones al funcionamiento cotidiano de las empresas periodísticas" .

En cada etapa de su historia, la prensa ha tenido que encontrar un lenguaje adaptado a la nueva tecnología, lo mismo que se ha tenido que moldear la tecnología correspondiente de acuerdo con las necesidades del contexto

Como se dijo, si uno no lee de la misma manera en la pantalla de una computadora, si se deben seguir ciertos pasos para acceder al contenido de la información presentada por un sitio web de la prensa en línea, entonces, se necesita revalorar la importancia del contenido y su presentación.

Christian Vanderdope, que ha estudiado históricamente las transformaciones del texto, hasta el uso del hipertexto en el Web, señala:

"Uno se da cuenta ahora, que este aparato (la computadora, ndlr) y las tecnologías que la acompañan están revolucionando la manera misma en que nuestra civilización crea, almacena y transmite el conocimiento. Al final, esta mutación transformará la herramienta más valiosa que el hombre haya inventado para construir sus conocimientos y elaborar la imagen de sí mismo y del mundo: el texto. Y como éste no existe más que en función de la lectura, las mutaciones del primero tendrán repercusiones en el segundo, lo mismo que aquellas de la segunda darán pie, necesariamente a la creación de otros modos de textualidad. No se lee un hipertexto como se lee una novela, y la navegación en el Web aporta una experiencia diferente de la lectura de un libro o del periódico."

Visto así y consultando periódicamente los sitios web de los periódicos y revistas más reputados del mundo, se puede constatar que intentan siempre facilitar la lectura de diversas maneras, y eso implica un trabajo especial en lo que respecta a la concepción del sitio, de las tareas de los periodistas encargados de hacerlo.

Este trabajo, estas tareas que se repiten día con día en la Redacción de la edición electrónica de un periódico; las formas de presentación de la información, su actualización y su espacio en la página, al lado de herramientas propias de Internet como las ligas, las búsquedas dentro del sitio, los archivos, los foros de discusión, el correo electrónico, los sondeos, los chats, etcétera, han creado lo que llamo características editoriales propias del periodismo en línea.

Esta práctica es muy variada y es producto del tipo de sitio web que se haya pensado hacer y los recursos con que cuenta. No hay una receta a seguir, pero se percibe que hay entre los responsables de los webs de la prensa, una idea de lo que es conveniente hacer, para una versión en Internet, del periódico en papel.

¿Cómo se debe escribir? ¿Cuáles son las mejores herramientas de Internet para un sitio de un periódico? ¿Cómo debe ser el diseño? ¿Qué lugar debe tener la actualización de la información?

Serge Guérin señalaba, desde 1996, ciertas necesidades de la prensa en línea, para que su información pudiera ser leída más cómodamente:

"De entrada, está la cuestión del contenido de la información y de las modalidades de su búsqueda. Después, se trata de hacer pasar el mensaje, de encontrar un estilo de escritura que se adapte bien a la pantalla. De manera general, parece que el paso hacia la pantalla necesita de una escritura menos literaria, más cerca de la oralidad. Las frases deben ser cortas e importa mucho buscar un vocabulario simple, pero imaginativo. Además, el trabajo de edición en los tres niveles de lectura (el título, el antetítulo, los subtítulos y los sumarios) demanda una simplificación de la presentación, puesto que la aprehensión de la página en la pantalla, reduce el impacto de los titulares."

De igual forma, en el terreno de la escritura y de la presentación de la información, Cristina Marino apunta:

"La lectura de un artículo en la pantalla tiene sus propios límites y exigencias, que difieren radicalmente de las de la lectura tradicional. Es entonces importante, que tenerlo en cuenta al momento de la concepción y la realización de un servidor de un periódico en el Web, y de adaptar las formas de escritura y de redacción clásicas de los artículos a este nuevo medio que es Internet. Los artículos deben, en la medida de lo posible, ser cortos y concisos. El ojo del lector debe ser atraído por anzuelos visuales: dibujos, ilustraciones, fotos, imágenes, etc. La iconografía juega un papel importante en un periódico electrónico, más todavía que en periódico en papel.

"La presentación gráfica del texto en la pantalla juega de la misma manera un papel esencial en este nuevo modo de lectura en la computadora: entre más largo es un artículo, más la presentación en la pantalla debe ser aireada y legible para facilitar al máximo la lectura. (...)

La interactividad constituye innegablemente uno de los retos mayores de Internet con relación a la prensa hecha en papel. La posibilidad de diálogo con la Redacción de un periódico y los lectores, pero también entre los mismos lectores, son de lejos más importantes en Internet que con el correo tradicional de los lectores."

Los niveles de lectura

Cristina Marino también traza un plano de niveles de lectura que es interesante observar porque, variantes del mismo se pueden apreciar en los sitios web de los periódicos y revistas que trabajan con más empeño sus versiones electrónicas.

"El primer nivel de lectura está constituido por una especie de índice introductivo que lista los diferentes artículos contenidos en una sección particular del periódico. Limitado a la extensión de una sola pantalla para que pueda ser leído más rápidamente, de un solo golpe de vista, este primer nivel comprende todos los títulos de los artículos de la sección, acompañados de un breve sumario del contenido del artículo. El acceso al segundo nivel de lectura se hace, en general, haciendo click en el título del artículo. Este paso de un nivel a otro puede, de hecho, estar sujeto al control de los periódicos accesibles sólo después de pagar una cuota.

"El segundo nivel de lectura corresponde al texto integral del artículo. Cuando se trata de uno muy largo, puede ser dividido en varias partes temáticas, que constituyan unidades lógicas y ligadas a través de hipervínculos. Esta división en varios módulos es una suerte de "sub artículos", que evita al lector tener que leer un texto en la pantalla a todo lo largo de éste. Numerosos periódicos no sólo modifican los artículos que aparecen en la edición de papel, para ser puestos en el Web, sino que transfieren a la versión electrónica los artículos que no pudieron aparecer en la edición de papel por falta de espacio.

"El tercer nivel de lectura que podría titularse "Más información", da acceso a información complementaria en relación más o menos directa con el artículo. Pueden ser otros artículos que tratan del mismo tema, documentos que sirvieron al reportero para hacer sus artículo, fuentes de información diversas, la versión integral de entrevistas, otros sitios que pueden aportar información suplementaria."

La hemeroteca

Con Internet, se abre una vía importante para la prensa, la de poner a disposición del público sus archivos, una hemeroteca. Los sitios web más desarrollados tienen un buscador que permite acceder a los artículos de diversas formas, por fecha, por tema, por sección o por autor. En algunos sitios de la prensa en línea hay que pagar para consultar los archivos, sobre todo los más antiguos. Hay los que ofrecen la consulta gratuita de una semana o un mes, y también los que tienen toda la hemeroteca del diario a disposición de los lectores.

La actualización de la información

¿Es necesario que el sitio web de un periódico tenga información en tiempo real? ¿Cuántas veces al día hay que actualizar la información? ¿Todo el sitio debe ser de información del día? ¿Se compite con la radio o con la televisión? La preocupación por tener información continua no es nueva, dado que la posibilidad de informar y de informarse más rápidamente se ha acelerado de acuerdo a como lo han permitido las nuevas tecnologías. Sin embargo, informar e informarse "en tiempo real" se ha convertido en un imperativo, sobre todo para ciertos estratos sociales. Pero, la búsqueda de la velocidad, es un fenómeno que se presenta en toda la sociedad. Internet, como potencial lugar de convergencia de medios y tecnologías de la comunicación, favorece esta práctica, extendida ya en la televisión y la radio por las transmisiones en vivo.

Christophe Delue observa lo siguiente, con relación a la información periodística:

"La noción de velocidad está intrínsecamente ligada al desarrollo de los medios. ‘Informar rápido y bien’ se ha convertido en uno de los principios elementales del periodismo. Sin embargo hoy, estas dos cualidades no van necesariamente de la mano. Una información publicada o difundida demasiado rápido es una información que, seguido, es inexacta o aproximada. La rapidez mediática, es así, denunciada: en 1996 el grupo de reflexión reunido por el Centro de Investigación de la Escuela Superior de Periodismo de Lille ha pues en relieve, como un fenómeno mayor, que la "mayoría de los profesionales tienen el sentimiento de no poder trabajar más que en la urgencia, si no es que en la precipitación."

A pesar de los riesgos, la corriente que se impone en los sitios web más desarrollados de la prensa escrita en línea, los lleva a dedicar al menos una parte de su contenido a la información "de último minuto".

Parece, incluso, que tener información continua es una obligación para los periódicos en Internet. Aquellos que no tienen información al minuto, hacen por lo menos algunas actualizaciones de contenido a lo largo de la jornada, si bien éstas dependen siempre de los recursos con los que cuenta el sitio web, y del proyecto editorial que lo sustenta.

La ansiosa búsqueda de la "exclusiva" o de ser los primeros en poner en línea una información, es lo que importa también en la prensa en Internet. La primicia significa notoriedad, la notoriedad significa lectores, tráfico en el sitio, el tráfico, en ciertos casos, significa credibilidad, y ésta, se espera, que más anunciantes. Sin embargo, lo que es cierto, todavía hasta ahora, es que la audiencia y la credibilidad que pueda tener un sitio web de la prensa en línea, están ligadas a la reputación de la edición en papel.

El mismo autor, Christophe Deleu, retoma una idea del comunicólogo Dominique Wolton, a propósito de las consecuencias del advenimiento de lo "en vivo", sobre la fiabilidad de la información: "La primera paradoja es la reducción de todas las escalas de tiempo a la del evento. Es el imperialismo de las news, del instante, de lo ‘en vivo’. (...) La dominación de un modelo de información marcado por la urgencia y el evento tiene necesariamente un impacto muy fuerte sobre toda la concepción de la información. (...) Hay, necesariamente, una contradicción entre la rapidez de la información, la simplificación que resulta de ella, y la complejidad de la historia y de los problemas sociales".

Conclusión

En la concepción de un sitio web de un diario o publicación de carácter periodístico, se debe siempre tener en cuenta que la versión en línea de ese medio es eso, una versión, no una copia. Y por lo tanto, se debe pensar su estructura, funcionamiento y apariencia, en función de las posibilidades que ofrece Internet para dar a los lectores información de calidad.

La explotación de esas posibilidades se dará en la medida que lo permitan los recursos disponibles y los objetivos del proyecto, pero lo que debe asegurarse en cualquier caso, es el fácil acceso del lector a la información, atendiendo a las prácticas editoriales del periodismo en línea y haciéndose preguntas constantes sobre las mismas.

Lo cierto, y esto sería tema para otra amplía reflexión y análisis, es que la diferencia en la prensa en línea, la harán quienes nutriéndose de la tradición del periodismo de calidad, logren crear un vínculo con los lectores, como lo hizo a principios del siglo pasado el periodismo escrito en papel. Para ello, no hacen falta tantas luces de artificio tecnológico, como información producida bajo los principios de honestidad y servicio a los lectores. En Internet, la prensa se trata de lo mismo: hacer, simple y sencillamente, periodismo.


* Eduardo Castañeda H. es director de la revista cultural en línea PuntoG y colaborador de Sala de Prensa.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.