Sala de Prensa


36
Octubre 2001
Año III, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


E D I T O R I A L

¿A quién servimos?

Cubrir la guerra, informar sobre una de las expresiones más primitivas (valga como eufemismo de estupidez) del género humano, es tal vez una de las labores más difíciles para un periodista. ¿Cuál es nuestro papel en una guerra? ¿Debemos marchar como conscriptos del lado de nuestra nación o, según el caso, del aliado de nuestra nación? ¿Debemos ver y reportar sobre el enemigo como eso: enemigo? ¿Debemos alentar sentimientos patrióticos para que la sociedad cierre filas en torno a una causa, al margen de si es justa o no lo es, pero que se adopta como propia? ¿La prensa debe renunciar a su labor de informar y asumirse como simple instrumento de propaganda? ¿Se debe someter la agenda informativa social a las necesidades estratégicas de los ejércitos y sus patrocinadores? ¿Se debe aceptar la censura e incluso practicar la autocensura como arma de guerra, bien sea para no fundamentar el desánimo de la sociedad o para minar las resistencias morales de eso que llaman enemigo? ¿A quién servimos? ¿Para qué servimos?

Estos son dilemas que quisiera creer comparten mis colegas.

En el fondo, de lo que trata este número especial de Sala de Prensa sobre la cobertura del conflicto entre Estados Unidos y el grupo fundamentalista Al Qaeda es sobre el papel de los medios de comunicación. Cuestionamos aquí lo hecho sobre todo por la prensa estadunidense y tratamos de ponerlo en contexto. No es un juicio sumario ni pretende serlo, por más que a veces el tono sea duro, particularmente cuando sus hechos parecieran responder a nuestras preguntas en sentido negativo.

Lo cierto es que, cuando la prensa se cuestiona a sí misma sobre su papel y sobre su responsabilidad social, pueden surgir decisiones deontológicas que nos ayuden a recuperar el sentido mismo de nuestra profesión.

Un ejemplo de esto puede ser el Acuerdo por la Discreción que pactaron hace ya casi un año más de una treintena de directores de medios de comunicación de Colombia, nación que vive una cruenta guerra civil desde hace décadas.

Convocados por la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Sabana, el acuerdo se firmó el 4 de noviembre de 2000, luego de una discusión de un mes de la que salieron nueve borradores. Es una muestra del papel que puede jugar la prensa en un conflicto armado: informar responsablemente.

Este es el texto:

Acuerdo por la Discreción

Conscientes de la responsabilidad social de nuestro oficio, los profesionales de los Medios de Comunicación de Colombia nos comprometemos con este Acuerdo por la Discreción, porque queremos contribuir al logro de la paz, al respeto de la vida y a la búsqueda del bien común.

1.- El cubrimiento informativo de actos violentos –ataques contra las poblaciones, masacres, secuestros y combates entre los bandos– será veraz, responsable y equilibrado. Para cumplir con este propósito, cada medio definirá normas de actuación profesional que fomenten el periodismo de calidad y beneficien a su público.

2.- No presentaremos rumores como si fueran hechos. La exactitud que implica ponerlos en contexto, debe primar sobre la rapidez.

3.- Fijaremos criterios claros sobre las transmisiones en directo con el fin de mejorar la calidad de la información y evitar que el medio sea manipulado por los violentos.

4.- Por razones éticas y de responsabilidad social no presionaremos periodísticamente a los familiares de las víctimas de hechos violentos.

5.- Estableceremos criterios para evitar la difusión y publicación de imágenes y fotografías que puedan generar repulsión en el público, contagio con la violencia o indiferencia ante ésta.

6.- Respetaremos y fomentaremos el pluralismo ideológico, doctrinario y político. Utilizaremos expresiones que contribuyan la convivencia entre los colombianos. Preferimos perder una noticia antes que una vida.

Para evitar que el acuerdo quedara como mero enunciado de buenas intenciones, la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Sabana creó un Observatorio de Medios que lanza un reporte al menos dos veces por mes sobre la forma en que los medios actúan de cara al compromiso público asumido por ellos mismos.

¿Ha servido de algo? Juzguen por ustedes mismos. Aquí, en estas mismas páginas de Sala de Prensa, están los resultados de la primera investigación que recoge el concepto de periodistas de todo el país sobre el desempeño de sus medios frente a lo pactado en el acuerdo. [ Ir al texto ]

Sirvan estas líneas al único propósito que pueden tener: invitar a la reflexión colectiva del gremio.

Salud

Gerardo Albarrán de Alba


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.