Sala de Prensa


36
Octubre 2001
Año III, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


El contrapeso de la televisión árabe

Farid Adly *

Es un caso único de libertad de información televisada en el mundo árabe, el de Al Jazeera, la estación de televisión satelital del pequeño emirato de Qatar, una empresa que reta hasta a las poderosas televisoras de los países industrializados. Como estructura es pequeña, pero ha logrado rebasar las fronteras del minúsculo emirato (donde, de todos modos, se lee más que en Italia ya que en Qatar se distribuyen 143 diarios por cada mil habitantes, mientras que en Italia son sólo 104).

Después de las transmisiones de los videos de Bin Laden y de los dirigentes de Al Qaeda, Al Jazeera está hoy en el centro de la controversia internacional mediática y política. Hay quien en el gobierno de Estados Unidos pretende pedir su clausura. Según el diario libanés Al Safir, detrás de las presiones del Departamento de Estado de Estados Unidos hay presiones ejercidas por países árabes, sobre todo Arabia Saudita y Kuwait, que no aceptan que sus ciudadanos puedan obtener información completa y sin censura.

En la mayor parte de los países árabes los medios de información son propiedad del Estado y están sujetos a la censura. Son pocos los estados donde la libertad de expresión está garantizada como, por ejemplo, en Líbano. Y aun en estos casos la creación de una empresa como una estación de radio, un diario o una televisora no está al alcance de los ciudadanos o de sus agrupaciones políticas o culturales. En los países del golfo Pérsico la riqueza petrolera ha creado fenómenos del periodismo impreso como Al Sharq al Awsat, un diario que tiene su redacción en Londres e imprime 13 ediciones que distribuye por todo el mundo. Pero una emisora de televisión importante no puede ser aceptada por los regímenes como el de Arabia Saudita o el de Kuwait.

Las televisoras estatales árabes ofrecen un producto pésimo. Los noticieros y los programas de análisis político son oficialistas, censurados, aburridos e incompletos. Los programas de entretenimiento son aún peores y, en consecuencia, la audiencia es bajísima. Las redes privadas vía satélite que tienen su sede en Europa o en el golfo han venido a llenar este vacío. Al Jazeera, en particular, tuvo la osadía de abrir sus micrófonos en vivo y sin censura a los telespectadores para que opinasen sobre temas políticos candentes. Uno de sus méritos fue de llevar la intifada palestina a todos los hogares árabes movilizando así la solidaridad de la opinión pública, pero también fue la primera televisora árabe que entrevistó a líderes de Israel en vivo.

El director general de la emisora, Mohammed Jassem el Alí, rechaza la acusación de ser el portavoz de Bin Laden. "Quien nos acusa sufre un déficit de democracia. Tenemos un corresponsal en Kabul pero también tres en Estados Unidos. Quien observe seriamente nuestras transmisiones sabe que nosotros le damos voz a todos y de forma equitativa y no estamos casados con ninguna tesis". Y luego agrega con una mezcla de sarcasmo y orgullo: "Estamos en Kabul hace tres años con nuestro corresponsal Tayssir Alluni. Otros no quisieron invertir sus esfuerzos en la situación afgana: ahora estamos recogiendo el fruto de este esfuerzo".

 No es la primera vez que Al Jazeera está en el centro de presiones diplomáticas. En el pasado muchos países árabes amenazaron con romper relaciones diplomáticas con el minúsculo emirato a causa de la transmisión de entrevista con líderes de oposición. Ante esas críticas el emir de Qatar respondió que su país ha escogido la vía correcta, aquella reivindicada incluso por la declaración de los derechos de los Estados Unidos de 1791, y que a él le parece que nadie jamás pidió la clausura de la CNN cuando ésta entrevisto a Sadam Hussein durante la Guerra del Golfo.

La redacción de la televisora Al Jazeera está compuesta por periodistas de muchos países árabes y su producto tiene un sabor interárabe que toca las sensibilidades na-cionales de todos los pueblos de la región, sin barreras de dialectos. Todos estos elementos han permitido darle penetración a esta pequeña y valiente redacción.

Según un estudio de la Universidad de El Cairo, no hay una casa árabe con antena parabólica que no siga las transmisiones de Al Jazeera. Es verdad, quien construyó es-ta televisora obtiene ganancias, también tomando en cuenta que los derechos de réplica de sus transmisiones originadas en Kabul cuestan 20 mil dólares por minuto. 


* Farid Adly es articulista del diario romano Il Manifesto. Este artículo fue reproducido en México por La Jornada, el 13 de octubre de 2001.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.