Sala de Prensa


33
Julio 2001
Año III, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


Proyecto de Código de Etica Profesional
de los periodistas de Nicaragua

INTRODUCCION Y PRINCIPIOS GENERALES

La libertad de opinión, de expresión y de información, como parte integrante de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, es factor esencial para la convivencia pacífica de la sociedad. La importancia de estas libertades y el creciente poder de los medios de comunicación social, requieren de procedimientos que las salvaguarden y garanticen.

Las leyes o controles por parte del Estado, históricamente han conducido a la violación de estos derechos. Esto plantea un desafío que la ética puede asumir, por lo que se requiere de una auto-regulación de parte de los profesionales de la información, mediante el cumplimiento de un conjunto de normas morales asumidas voluntariamente.

A partir de las consecuencias de la información servida, los periodistas pueden ser acusados ante el sistema judicial de Nicaragua. A diferencia de la vía judicial, las auto-regulaciones éticas no actúan en dependencia de las consecuencias de la información, sino como un conjunto de normas que deben ser atendidas como obligaciones de carácter moral en el ejercicio profesional del periodismo.

Estas normas se basan en el deber moral, en el respeto a la dignidad humana, ejercido por la conciencia de tal dignidad y no por ninguna exigencia que se imponga forzadamente al periodista.

Al aceptar la conducta moral como obligación, los periodistas y propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social, contraen una responsabilidad consigo mismos y, sobre todo, con la sociedad, basada fundamentalmente en la verdad. La veracidad informativa es el cimiento de la ética profesional del periodista.

La Etica, como criterio de orientación de la acción humana y de inspiración de la vida social, como filosofía de la actividad consciente, con valores como honor, honestidad, deber, responsabilidad y obligación de conciencia, cuando está referida a una profesión se conoce como Etica Profesional y, por pertenecer al ámbito de la obligación moral, se inscribe entre las normas de carácter deontológicas (del griego deón= deber). Es bajo este concepto que llamamos al presente conjunto de normas, Código de Etica Profesional de los Periodistas de Nicaragua, que se asienta en los siguientes principios generales:

1) La libertad de opinión, de expresión y de información, es parte integrante de los derechos humanos y de las libertades fundamentales.

2) La información es un bien social, no una mercancía.

3) La principal misión del periodista y de los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social es informar con la verdad.

4) La libertad de prensa es el derecho de la población a ser oportuna y verazmente informada y a expresar sus opiniones.

Este Código de Etica Profesional de los Periodistas consta, además de la Introducción y Principios Generales, de cuatro capítulos: en los dos primeros, Responsabilidad Social; e Integridad Profesional y Gremial, se definen las responsabilidades de los periodistas, en primer lugar, ante la sociedad, y en segundo lugar, ante sí mismos, los medios de comunicación social en que laboran, sus colegas y sus organismos gremiales. Y como el cumplimiento de la ética profesional del periodismo no sólo depende de su observancia de parte de los periodistas, en los otros dos capítulos se establecen responsabilidades de los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social, y del Estado.

CAPITULO I

RESPONSABILIDAD SOCIAL

Arto. 1.- El periodista asume el principio de que la información es un bien social y no una mercancía. El periodista responde, en primer, lugar, ante la sociedad, y luego ante los propietarios de los medios de comunicación social.

Arto. 2.- El periodista contribuirá al cumplimiento del derecho de la población a informar y a ser informada verazmente.

Arto. 3.- El periodista debe tener absoluto respeto a la vida privada y a la dignidad humana, y al derecho de las personas al honor, la intimidad y a la integridad de su imagen. La información sobre la vida privada, debe ser en beneficio del interés común y observando los derechos y la reputación de las personas. La calumnia, la maledicencia, el libelo y la difamación, constituyen flagrantes violaciones a la ética.

Arto. 4.- El periodista presumirá la inocencia de todo acusado y sólo lo considerará culpable ante sentencia judicial.

Arto. 5.- El periodista no identificará por nombres, iniciales o imágenes de sus rostros, a menores de edad involucrados en asuntos judiciales o en situaciones de riesgo.

Arto. 6.- El periodista respetará y promoverá los derechos humanos. La igualdad de trato a todas las personas será una de las características de su ejercicio cotidiano.

Arto. 7.- El periodista no debe utilizar los medios de comunicación para justificar o instigar la guerra y cualquier otra forma de violencia; y debe denunciar el narcotráfico y la corrupción.

CAPITULO II

INTEGRIDAD PROFESIONAL Y GREMIAL

Arto. 8.- La misión principal del periodista es informar con la verdad.

Arto. 9.- Toda información debe basarse en los hechos y respaldarse en fuentes autorizadas, salvo casos excepcionales en los que la fuente solicita confidencialidad, y el periodista cuenta con elementos probatorios. El periodista responderá por lo que publique. Tiene derecho a no revelar su fuente y la obligación de mantener este derecho hasta los límites de la ley.

Arto 10.- La cita textual no debe sacarse de contexto. Podrá presentarse entre comillas sólo si esas fueron exactamente las palabras utilizadas por el emisor.

Arto. 11.- El periodista procurará no mezclar la información sobre los hechos, con sus opiniones personales acerca de los mismos. Tiene derecho a opinar y a expresarla en las secciones de comentarios. Toda opinión debe ser fundamentada, apegándose al presente Código de Etica.

Arto. 12.- En la búsqueda de información, el periodista debe abstenerse de procedimientos indecorosos como presión, chantaje o soborno.

Arto. 13.- El periodista debe abstenerse de recibir dinero, viajes, objetos u otras regalías o prebendas, a cambio de incidir en el contenido de sus informaciones u opiniones. Presentar como información periodística materiales propagandísticos, constituye una transgresión a la ética.

Arto. 14.- El periodista tiene derecho a su propia ideología y a ser contratado exclusivamente por su capacidad profesional. El periodista tiene la obligación moral de actuar de acuerdo con su conciencia y no puede ser sancionado por ello.

Arto. 15.- El periodista, como autor, aún en condición de asalariado, es dueño de su obra, sobre la cual tiene derechos morales y pecuniarios, es decir, derechos de autor. Puede firmar o no sus trabajos periodísticos, y debe dar el crédito cuando utilice fragmentos de materiales de otros autores, entre ellos sus colegas. El plagio es una de las faltas más graves a la ética.

Arto. 16.- Los conflictos de interés perjudican la integridad profesional. Debe procurarse no realizar coberturas periodísticas por parte del medio de comunicación social donde se esté empleado, sobre actividades de instituciones estatales o privadas en las que también se tenga empleo.

Arto. 17.- El periodista tiene el derecho y el deber de promover la unidad entre sus colegas y velar por el honor de la profesión. En consecuencia, no deberá denigrar a otros periodistas ni empañar la imagen de sus organizaciones gremiales.

Arto. 18.- Toda acusación a periodistas, deberá hacerse formalmente y con pruebas, ante el Tribunal de Honor de las respectivas organizaciones gremiales.

CAPITULO III

DE LOS PROPIETARIOS Y FUNCIONARIOS DE LOS MEDIOS DE COMUNICACION SOCIAL

Arto. 19.- Los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social, al asumir el principio de que la información es un bien social y no una mercancía, impulsarán el ejercicio del derecho del pueblo a ser informado verazmente y a expresarse libremente, facilitando el acceso pluralista de la sociedad a los medios. Asimismo, publicarán el punto de vista de quien se sienta afectado por una información anteriormente servida, como aclaración, rectificación o réplica.

Arto. 20.- Los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social, respetarán el trabajo profesional del periodista, sin censurar ni desvirtuar sus informaciones y garantizando que los titulares que las encabecen sean congruentes con su contenido. Igualmente, promoverán la participación profesional de los periodistas en la toma de decisiones sobre la política informativa del medio.

Arto. 21.- Los propietarios y los funcionarios de los medios de comunicación social reconocerán los Derechos de Autor de los periodistas, tanto en lo moral como en lo pecuniario. Cuando aclaraciones del público o del mismo medio afecten la reputación profesional del periodista, el medio también publicará el punto de vista del periodista.

Arto. 22.- Los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social no utilizarán ningún tipo de procedimiento para que los periodistas falten a la verdad o transgredan normas éticas, en el ejercicio de su profesión.

Arto. 23.- Los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social procurarán preservar la independencia del medio, y cumplir sus obligaciones con la sociedad; y no favorecerán con noticias, propósitos lucrativos.

Arto. 24.- Los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social diferenciarán claramente la información general, de la propaganda comercial o política.

Arto. 25.- Los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social no pueden sancionar a los periodistas por actuar de acuerdo con su conciencia en su ejercicio profesional.

Arto. 26.- Los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social promoverán la observación del Código de Etica Profesional de los Periodistas.

Arto. 27.- Los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social, de acuerdo a sus condiciones económicas, procurarán que los periodistas tengan un salario digno.

CAPITULO IV

DEL ESTADO

Arto. 28.- El Estado no podrá emitir leyes que controlen las libertades de opinión, expresión e información, y más bien alentará la auto-regulación profesional. El Estado favorecerá el libre acceso a sus fuentes de información.

Arto. 29.- El Estado no podrá utilizar su pauta publicitaria, políticas fiscales o cambiarias ni el otorgamiento de frecuencias de radio y televisión o concesiones y licencias para servicios telemáticos, para condicionar a periodistas y medios de comunicación social.

Arto. 30.- Todo cargo público es incompatible con la jefatura informativa de un medio de comunicación social, excepto si éste es especializado y ajeno a la función estatal.

Arto. 31.- El Estado respetará el Código de Etica Profesional de los Periodistas, y no podrá invocarlo para controlar el ejercicio profesional del periodismo.


* Elaborado entre el 8 de Abril y el 2 de Agosto de 1995, por la Comisión de Etica que integran los periodistas: Olga Moraga, José Torres Morales, Xiomara Chamorro, Rodolfo Tapia Molina, Darwing Juárez, Ofelia Morales, Mario Fulvio Espinoza, William Briones y Guillermo Cortés Domínguez.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.