Sala de Prensa


27
Enero 2001
Año III, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


El poder político y
el derecho a la información

Benjamín Fernández Bogado *

La relación entre la prensa y el poder ha estado siempre turbada de áreas blancas, negras, pero más grises. La prensa disfruta de esa metáfora del cuarto poder, y el poder político trata por todos los medios de utilizarse para engañar o mentir. Esta es la apreciación más conocida y hasta simplista de esta relación, pero no lo explica todo y menos aun la agota.

La relación entre el poder político, mirado desde la primera de las perspectivas, parece indicarnos (como aquel estratega chino Sun Tzu muy referenciado por algunos, quien decía que la "guerra se fundamenta en el engaño"), que muchos políticos entienden que la mentira o la manipulación de la prensa constituyen factores fundamentales a la hora de gobernar exitosamente. Estos no tienen en cuenta que, sin embargo, ambos se necesitan para crear una democracia. Thomas Emerson lo decía muy bien cuando afirmaba que la "libertad de expresión es un método que asegura una comunidad estable donde la búsqueda del consenso se transforma en el elemento fundamental de la democracia. Emerson explicaba aún mejor esto diciendo que suprimir la libertad de expresión implica la imposibilidad de tomar decisiones racionales sustituyéndola por la violencia, y esto porque la supresión promueve la inflexibilidad impidiendo a la sociedad ajustarse a los cambios o al desarrollo de nuevas ideas y, lo que es peor, impide que la sociedad conozca sobre los hechos más trascendentes que hacen a su vida cotidiana". En cambio una libertad de expresión responsable hace que la sociedad esté incluso más dispuesta a participar en decisiones que vayan en contra de sus intereses, porque simplemente han tomado parte de ella. Incluso es bueno para el poder político porque retiene los resortes de la administración, promueve la unidad e impide el uso de la fuerza. Por lo tanto la libertad de expresión y de prensa provee el marco dentro del cual los conflictos ocurren sin destruir a la sociedad. Es un mecanismo esencial para mantener el adecuado balance entre la estabilidad y el cambio.

Nada resulta tan actual como ese concepto en nuestra democracia. Cómo usar la libertad para promover los cambios sin caer en la incertidumbre o el resentimiento o sin destruirnos en el intento de crear un país libre y democrático. Y es ahí donde la prensa tiene una gran responsabilidad y donde el poder político debe comprender que la prensa no es una enemiga sino una aliada. Ambos se necesitan para construir con la verdad espacios de desarrollo y de prosperidad. No son adversarios, sino partes esenciales de un mismo todo. Es la verdad el fundamento de la democracia, no el engaño -como lo sugiere Tzu-, y si en la guerra la primera víctima es la verdad deberíamos hacer que en la paz ella sea la única sostenida en el ejercicio de un gobierno transparente al que la prensa y los ciudadanos puedan acceder de manera fácil y directa. Nada enerva más la reacción popular que una prensa manipulada o al servicio de intereses particulares, o nada vuelve más distante a un gobierno que no se somete con transparencia al conocimiento del pueblo.

Gorvachov creía que podía ser transparente con la glassnot soviética, manteniendo la misma estructura de gobierno. El resultado demostró que la transparencia y la democracia constituyen una misma cosa y que esconder las cosas sólo la vuelve distante y poco apreciada, lo que aumenta los niveles de nostalgia hacia los regímenes autoritarios. El valor fundamental de la democracia queda así en entredicho apurando el recuerdo de los tiempos del silencio y su falsa eficiencia, para desgracia de la democracia que se quiere mantener.


* Benjamín Fernández Bogado es un periodista y abogado paraguayo, colaborador de Sala de Prensa, fundador y presidente del Instituto Prensa y libertad, de Asunción, organización dedicada a la reflexión del rol de los medios en democracia. Acaba de terminar un programa como becario Nieman en la Universidad de Harvard, en Cambridge (USA).


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.