Sala de Prensa


24
Octubre 2000
Año III, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


Retos en la regulación
de nuevas tecnologías

Issa Luna Pla *

La regulación en nuevas tecnologías es un tema imprescindible en cada país a raíz de que la tecnología de los medios de comunicación se relaciona íntimamente con el mercado, relación denominada Convergencia en que a mayor tecnología de infraestructura, equipos de recepción y computacional, mayor número de mercados y beneficio económico recibirá proveedor y usuario. Los medios tradicionales –radio, televisión y cine- se incluyen al complejo proceso en función de adecuar los marcos jurídicos ante los cambios tecnológicos para ofrecer un producto cultural o publicitario al nivel estándar que marcan los adelantos. Es ahora inevitable el establecimiento de acuerdos y convenios comerciales internacionales cuando Internet origina y exterioriza simultaneamente el servicio de cualquier compañía. A este aspecto comercial se le une la observación del contenido difundido en cuanto se reconoce la influencia política y cultural que los medios ejercen. Esto genera el debate actual y el discurso entre naciones con mercados fuertes y débiles, con leyes tolerantes o exhaustivas, entre sociedades conservadoras y liberales, entre países estables e ingobernables.

En 1986 el Consejo de la Unión Europea comienza a hablar de política audiovisual de la comunidad, seis años después de que se introduce la transmisión comercial de radio y televisión, pues inicialmente se consideraban servicios públicos. Las primeras acciones son relativas a la promoción de la televisión de alta definición para después implantar el programa "televisión sin fronteras" que garantizaría la libre circulación de emisoras dentro de la Comunidad Europea que surgen de los estados miembros mediante la retransmisión por cable o satélite. Se le comisiona en 1990 al Comité Consultivo Internacional de las Radiocomunicaciones (CCIR) la función de unificar las normas, quien dos años más tarde define los criterios para la transmisión de televisión por satélite. Las políticas principales para televisión quedaron introducidas en el Programa MEDIA, Medios para Fomentar el Desarrollo de la Industria Audiovisual, al que se le asignó 200 millones de ecus para un periodo de 5 años; de 1996 al 2000 se ejerció el programa Media II obviamente perfeccionado. En cuanto al programa "televisión sin fronteras" el Comité regula las siguientes áreas: - proporcionar leyes aplicables a cadenas de TV, - promover la producción y distribución de productos europeos, - ofrecer acceso a eventos importantes de deportes, - publicidad y patrocinio en TV, - producción para menores y - Derecho de réplica. Cada rubro se desarrolla en códigos y convenios que presenten beneficios reales tanto para la sociedad como para los mercados. En cuanto a radio, el protocolo principal es destacar su papel como servicio público, presentando pluralidad en opiniones y diversidad en la programación.

Un paso fundamental del Consejo Europeo hacia la regulación de contenido de los servicios audiovisuales se da en 1998 cuando se invita a las televisoras a adoptar mecanismos de control parental vinculados al sistema digital, esto es que se construyan barreras tecnológicas como lo son las reproductoras regionales de canales además de encauzar los sistemas hacia la digitalización. Se invita también a los operadores de servicio en línea e Internet a dotarse de códigos de buena conducta y se decide incluir los acuerdos comerciales en el GATS, General Agreement on Trade in Services, instrumento que ha facilitado significativamente el avance en el tema de convergencia.

Básicamente, los razonamientos que sostienen las normas de regulación en medios en la Unión Europea son pluralidad y diversidad, combinando modelos de cadenas públicas y privadas ya que ninguno ha resultado completamente efectivo o conveniente. Cabe resaltar que la política audiovisual de la comunidad busca que la convergencia actual no implique un exceso de normatividad, más bien que proporcione líneas directrices encaminadas a una autoregulación en la que participen estado, sociedad y compañías; esto permite que cada país miembro implemente sus propios valores y conveniencias bajo los preceptos mencionados.

El caso de los Estados Unidos es totalmente distinto. El inicio de la televisión y la radio es meramente privado y por tanto comercial, esto quiere decir que el concepto de servicio público tardó algunas décadas en adoptarse. Desde 1927 se otorgan licencias para transmitir y se establecen acuerdos para evitar la creación de monopolios, para promover el derecho de réplica y procurar que el servicio no fuera negado a nadie que lo pudiera pagar. Actualmente los medios se encuentran regulados por el Communications Act emitido en 1934 y en 1990 el Telecommunication Act, que incluye el primero. El marco jurídico que regula el contenido de los medios se estipula en la llamada First Ammendement, que puntualiza principalmente tres límites: obcenity, fighting words y difamation. Considerando que la concepción de estos tres conceptos es respaldada por una sociedad con problemas graves de xenofobia, de una imperante lucha comercial y valores morales profundos, la regulación del contenido en los medios estadounidenses presenta importantes diferencias ante el resto del mundo, y por tanto, sus principales dificultades para establecer acuerdos internacionales que promuevan su industria.

De manera global, en materia de contenido en medios se contemplan los siguientes instrumentos o áreas para regular:

  • Diversidad, de visiones y opciones en programación, cadenas, proveedores de servicios.
  • Identidad cultural, promocionada por el sistema de cuotas en canales locales que deben permanecer en cada país.
  • Reglas de interés general, aquellas recomendadas en situaciones de catástrofes y servicio a la comunidad.
  • Protección para niños.
  • Lo Ilegal, particularmente pornografía infantil.
  • El derecho de réplica, ante cualquier difamación.
  • Reglas de publicidad, hacia la sanidad y competencia ordenada de productos.

Estas áreas son abarcadas en Estados Unidos por el Directive Trans-frontier T.V. y por el órgano Convention on Trans-frontier T.V. del Consejo Europeo, siendo de alguna forma las líneas o tendencias a regular en el contenido de internet. En cuanto a cuestiones económicas y de mercado, los convenios son controlados de acuerdo a precios y tarifas, relaciones internacionales y políticas (1).

En concreto, nos encontramos ante dos tendencias, no necesariamente en contraposición, que marcan la agenda y aún el estándar que se discute a nivel mundial; incluso, dos criterios que precisan convivir y convenir en campos diversos de la comunicación. Diferentes legislaciones y políticas significan diferentes valores y culturas que derivan en discordancia de conceptos como obcenity, sistemas de descentralización o monopolios, prioridades, honestidad y responsabilidad, intereses internacionales y políticos.

Lo que hace un caso especial a la regulación de nuevas tecnologías ante otras normas preestablecidas son, por una parte, los altos costos de la infraestructura y la instalación de redes subterráneas por todo el territorio mundial, y, por otra parte, la participación de los gobiernos que construyan y distribuyan este servicio a lo largo de sus territorios nacionales. A estas alturas, privar a una comunidad de infraestructura de medios de comunicación, significa condenarla al atraso tecnológico y desatar consecuencias económicas y culturales fatales. A esta política mundial de inclusión se le llama el Servicio Universal y para proporcionarlo convienen muchos factores. Puede empezarse por conocer y estudiar las leyes que rigen los medios en los diferentes países, incluso los criterios generales que se adoptan para abarcar la convergencia tecnológica, desde luego sin descuidar el contenido transmitido. Segundo, es esencial reconocer que el tema en cuestión ya no solamente se inserta en el campo del derecho, pues la gran desventaja se presenta cuando las compañías poseen una mayor información y manejo de términos técnicos que rebasan la velocidad en que se legisla y por tanto, establecen sus propias reglas a partir de los precios y tarifas que ofrecen más que en base a políticas sociales o comunitarias. Por lo tanto, se hace urgente introducirnos de lleno al tema y asumir los desafíos que presenta la regulación en nuevas tecnologías. México no podría quedarse, como en muchas otras materias, fuera de esta discusión.

___

(1) Organismos consultados: Independent Television Commission (ITC) Gran Bretaña. Independent Radio and Television Commmission Irlanda. Federal Communications Website (FFC) EE.UU., ITU organizado en Génova, Suiza. Organisation for Economic Co-operation and Development, en coordinación con Internet Society. Irlanda. Communication, Information, and Informatics Sector (CII) de la UNESCO. Todas estas ligadas en la página http://pcmlp.socleg.ox.ac.uk/knowhow/links.html. La página de la Unión Europea: http://www.europa.eu.int. Adicionalmente: http://www.journalisment.com, http://www.3com.com.


* Issa Luna Pla es investigadora asistente del Programa Iberoamericano de Derecho de la Información de la Universidad Iberoamericana, en la Ciudad de México. Asistente al seminario Legal Responses to New Communications Technologies, del Programme in Comparative Media, Law and Policy, Universidad de Oxford. Julio 2000. Esta es su primera colaboración para Sala de Prensa.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.