Sala de Prensa


19
Mayo 2000
Año III, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


ONU, UNESCO, ACNUDH

Mensaje conjunto con motivo del
Día Mundial de la Libertad de Prensa

3 de mayo de 2000.- En el contexto del Año Internacional de la Cultura de Paz, y con motivo de la celebración del primer Día Mundial de la Libertad de Prensa del nuevo siglo, instamos a todas las partes implicadas en situaciones de conflicto en el mundo entero -gobiernos, autoridades locales y fuerzas armadas- a proteger el derecho de todos los ciudadanos a una información fidedigna y el derecho de los periodistas a poder proporcionarla sin temor por su seguridad, su libertad o sus vidas.

En toda sociedad, la libertad de información es fundamental para la transparencia, la rendición de cuentas, el buen gobierno y el imperio de la ley. Su supresión acarrea consecuencias funestas para la cohesión y la estabilidad sociales. Cuando se renuncia a esa libertad, independientemente de las razones que se aduzcan para ello, lo más probable es que vaya a producirse a corto plazo un conflicto. Todos los Estados deben ratificar los instrumentos pertinentes relativos a los derechos humanos y examinar sus legislaciones nacionales, a fin de armonizarlas con las normas internacionales por las que se rige el derecho a la libertad de opinión y expresión.

En épocas de conflicto, reviste más importancia que nunca la responsabilidad de los medios de comunicación de proporcionar una información independiente y pluralista. Esos medios pueden contribuir a prevenir las peores atrocidades. Sin embargo, cuando las partes en conflicto consideran que la libertad de expresión es enemiga de su causa y que los medios de comunicación son un instrumento de propaganda, los periodistas que tratan de informar con imparcialidad son objeto de presiones, manipulaciones e intimidaciones, o incluso se los elimina. Cuando se ven obligados a irse, el ciclo de la violencia sigue su curso. Los únicos testigos presenciales que quedan -ya se trate de los que prestan asistencia o de los habitantes- se convierten en el blanco siguiente de la violencia.

Tras un conflicto bélico, el establecimiento de una prensa libre e independiente representa un medio para pasar de la desconfianza y del miedo a un contexto en el que el diálogo es posible, porque las personas pueden pensar por sí mismas y fundamentar sus opiniones en hechos.

Se debe procurar especialmente que las mujeres hagan oír su voz. Se insta a los gobiernos a que tomen las medidas necesarias para eliminar los obstáculos formales y culturales que impiden a las mujeres el ejercicio de su derecho a la libertad de expresión, comprendido el de estar informadas, y a que hagan efectivos todos sus derechos en última instancia. Se debe promover tanto el acceso de las mujeres a los medios de comunicación como su representación en ellos, en pie de igualdad con los hombres.

En toda circunstancia en que corra peligro la independencia o seguridad de los periodistas locales -ya sea en sociedades represivas, en épocas de conflictos o en situaciones posteriores a éstos-, se les debe proteger, y hay que respaldar sus esfuerzos para mantener la difusión de una información ecuánime e independiente. Además, los medios de comunicación internacionales tienen una función importante que desempeñar, que es proporcionar información imparcial sobre los conflictos y sensibilizar a la opinión mundial a las crisis humanitarias, a las violaciones de los derechos humanos y a otras situaciones en las que el olvido puede ser la peor de las suertes deparadas a seres humanos que sufren.

La comunidad internacional debe seguir buscando soluciones contra las violaciones graves de la libertad de prensa. En nombre de nuestras organizaciones y en interés de la razón, la justicia y la paz, prometemos examinar todo planteamiento que ofrezca perspectivas esperanzadoras para permitir a los medios de difusión el desempeño de su labor inestimable y a menudo peligrosa.

Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas
Koichiro Matsuura, Director General de la UNESCO
Mary Robinson, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.