Sala de Prensa


19
Mayo 2000
Año III, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


Reporteros sin Fronteras

Balance de 1999: 36 periodistas asesinados,
85 encarcelados y 446 detenidos

París, 3 de mayo.- 1999 fueron asesinados 36 periodistas en el ejercicio de su profesión o por sus opiniones; 446 fueron detenidos; 653 fueron víctimas de agresiones o amenazas y 357 medios de difusión fueron víctimas de la censura. El 28 de diciembre de 1999, ochenta y cinco periodistas estaban encarcelados por haber intentado ejercer libremente su profesión. La libertad de prensa es inexistente en unos veinte países, en los que viven dos mil millones de personas. En otros setenta países aproximadamente, la libertad de prensa sigue siendo aleatoria.

En 1999, el número de periodistas asesinados en el ejercicio de su profesión se duplicó prácticamente con respecto a 1998. Treinta y seis profesionales fueron asesinados en el año que acaba, mientras que en 1988 se registraron diecinueve homicidios. La multiplicación de los conflictos armados en el mundo es la causa principal de este recrudecimiento de los asesinatos de periodistas. Veintiocho profesionales de la información murieron en zonas de guerra o regiones en conflicto: diez en Sierra Leona, seis en Yugoslavia, seis en Colombia, tres en Chechenia, dos en Timor Oriental y uno en el Líbano. Del 6 al 12 de enero de 1999, los rebeldes del Frente Revolucionario Unido (RUF) de Sierra Leona se dedicaron a una verdadera operación de eliminación de los periodistas allegados de los medios gubernamentales. Nueve representantes de la prensa fueron salvajemente ejecutados por los rebeldes. Entre ellos figuraba Paul Abu Mansaray, redactor en jefe adjunto del periódico privado Standard Times. Este periodista de 41 años de edad estaba rezando en una iglesia con su mujer y sus tres hijos, cuando los rebeldes vinieron a buscarlos para asesinarlos. Los rebeldes de Sierra leona no han vacilado tampoco en arremeter contra los representantes de la prensa internacional. Por ejemplo, Myles Tierney, cameraman de la agencia norteamericana Associated Press, fue asesinado por hombres del RUF que se hicieron pasar por "cascos azules" de la fuerza de paz. Por su parte, los soldados de la Fuerza de Interposición Africana (ECOMOG) enviados a Freetown perpetraron el asesinato de Abdul Juma Jalloh, director de la revista informativa African Champion, por sospechar que pertenecía al RUF. En Colombia, los grupos armados o los paramilitares han asesinado este año a seis periodistas. Entre ellos figuraba el humorista Jaime Garzón, una figura muy representativa del periodismo colombiano y un ferviente militante de la causa de la paz, que fue matado en Bogotá el 13 de agosto de 1999 por dos hombres que circulaban en una moto. En Kosovo, poco después de la entrada en la región de las tropas de la Fuerza de Estabilización (KFOR), fueron matados en circunstancias todavía no dilucidadas dos enviados especiales de la revista alemana Stern: Gabriel Grüner y Volker Krämer. Según las investigaciones llevadas a cabo por Stern, parece ser que fueron asesinados por un grupo de paramilitares que huía hacia Serbia. En Timor Oriental, parece ser que ha sido el ejército indonesio el causante de los asesinatos de dos periodistas. Con respecto a la reciente ofensiva del ejército ruso en Chechenia, hay que decir que ha causado tres víctimas entre los periodistas locales hasta la fecha. En otras partes del mundo, los profesionales de la información siguen siendo el blanco de grupos extremistas, por ejemplo en Sri Lanka (3 asesinatos), India (1 asesinato) o Turquía (1 asesinato). En Nigeria, tres periodistas fueron asesinados cuando cubrían enfrentamientos entre etnias rivales.

Ochenta y cinco periodistas encarcelados
En 1999, se ha registrado una leve disminución del número de periodistas encarcelados con respecto a 1998. El 28 de diciembre de 1999, se contabilizaba un total de 85 profesionales detenidos, mientras que en la misma fecha de 1998 eran 93 los periodistas encarcelados. No obstante, esta cifra no refleja realmente la represión real existente en algunos países. Por ejemplo, en la República Democrática del Congo, se ha detenido y encarcelado a cuarenta periodistas en los calabozos de los Servicios de Seguridad en el transcurso de 1999, si bien "solamente" tres de ellos se hallan encarcelados actualmente. Desde que Laurent-Desiré Kabila llegó al poder en 1997, unos cien periodistas han sido encarcelados por periodos de tiempo más o menos prolongados en este país. En Cuba, fueron detenidos y encarcelados en 1999 cuarenta y seis periodistas (algunos de ellos en repetidas ocasiones), aunque "solamente" cuatro de ellos se encuentran en prisión en estos momentos. Lo mismo ocurre en Turquía, donde diecinueve periodistas por lo menos fueron encarcelados en 1999 y otros ochenta y siete más detenidos por la policía.

A finales de 1999, los países donde más se sigue encarcelando a los periodistas son: Birmania (13 presos), Siria (10), China (9) y Etiopía (9). En las prisiones sirias y birmanas, los periodistas son sometidos a tratos inhumanos y no reciben la asistencia médica que exige su estado de salud. La periodista birmana San San Nweh, que obtuvo el Premio Reporters sans frontières - Fondation de France 1999, se halla encarcelada desde 1994. Padece una enfermedad hepática y trastornos oculares. Aquellos de sus allegados que tratan de ayudarla con el envío de alimentos o medicinas son amenazados por los agentes de los servicios secretos. Por su parte, el periodista sirio Nizar Nayyouf, que está cumpliendo una pena de diez años de prisión, padece de numerosas secuelas de las torturas que se le han infligio en la cárcel: parálisis, hemorragias y dermatosis... Asimismo, está aquejado de un cáncer y las autoridades se niegan a prestarle la sistencia médica requerida. En Turquía, que acaba de presentar su candidatura al ingreso en la Unión Europea, cuatro profesionales de los medios de comunicación han sido torturados por agentes policiales. A uno de ellos, Aydogan Inal, periodista del semanario prokurdo Hêvi le desnudaron, le obligaron a cantar el himno nacional turco, le forzaron a soportar duchas de agua helada, le ocasionaron lesiones en los testículos y le sometieron a simulacros de estrangulamiento. Además, otros veintiséis periodistas han sido víctimas de agresiones. El balance que presenta este país en materia de libertad de prensa sigue siendo muy negativo, a pesar de que se ha promulgado una ley de indulto que ha permitido la liberación de siete profesionales de la prensa. En Africa Subsahariana, los periodistas siguen siendo objeto de malos tratos. Por ejemplo, en la República Democrática del Congo los servicios policiales siguen recurriendo a los malos tratos corporales y algunos periodistas han sido golpeados a latigazos "en función de su edad y peso", tal y como han proclamado sus torturadores. En Sierra Leona, numerosos profesionales de los medios de información han sido objeto de malos tratos y torturas por parte de los miembros del RUF. Por ejemplo, a Mustafá Sesay, reportero del diario Standard Times, le acusaron de ser un "espía" a sueldo del gobierno y le golpearon violentamente antes de sacarle un ojo con un machete.

Treinta y cuatro periodistas secuestrados
La multiplicación de los conflictos armados en el mundo ha tenido también como consecuencia que se multiplicasen los secuestros de periodistas. En Sierra Leona, el RUF ha secuestrado a quince periodistas, entre los que se encontraba Khalifu Fofanah, director del semanario Pioneer, al que se amenazó de muerte para obligarle a ponerse al servicio de los rebeldes. En Colombia, distintos grupos armados raptaron a dieciséis periodistas, poniéndoles en liberatd posteriormente. En Chechenia, el secuestro de periodistas se ha convertido en una auténtico medio de obtener dinero. Algunas bandas armadas tienen secuestrados a tres periodistas y piden elevados rescates por su liberación. Uno de ellos es el fotógrafo francés Brice Fleutiaux, que se encuentra secuestrado desde el pasado 1 de octubre en un sótano, donde es posible que esté siendo víctima de malos tratos. En el Cáucaso ruso, veinte periodistas han sido secuestrados desde 1997. Los conflictos armados y las presiones constantes ejercidas por las autoridades de algunos países fuerzan a muchos periodistas a emprender el camino del exilio. Por ejemplo, en 1999, nueve periodistas colombianos se vieron obligados a desterrarse por las amenazas proferidas contra ellos por los grupos paramilitares. En Cuba, cuatro periodistas optaron por abandonar definitivamente la isla al ser objeto de acoso por parte de las autoridades. En el Congo, en Camerún y en otros países africanos, unos diez periodistas han tenido que exilarse para salvar su vida.

En algunos países, la proclamación del estado de guerra o de urgencia constituye un pretexto para que los regímenes políticos limiten la libertad de prensa. En la Yugoslavia de Slobodan Milosevic, a los medios de comunicación independientes se les han dado directivas para que hagan la apología del patriotismo y de la resistencia de los serbios durante los bombardeos aéreos de la OTAN. El asesinato de Slavko Curuvija, director de un diario independiente, que fue acusado de "traición" por las autoridades yugoslavas, ha servido de advertencia para todos los que quieran mostrarse recalcitrantes a esas directivas. En Sri Lanka, los militares censuran sistemática y drásticamente todas las informaciones procedentes de las zonas de conflicto situadas en la parte septentrional del país. En la República Democrática del Congo, se ha condenado a muchos periodistas por "divulgación de secretos de Estado" o "atentado contra la integridad del país". En Angola, las autoridades militares molestan sistemáticamente a los profesionales de la información como consecuencia de los reportajes efectuados en las zonas del país controladas por UNITA, el movimiento armado de oposición al gobierno. En Rusia, desde que el ejército federal ha emprendido su ofensiva en Chechenia, las autoridades acusan regularmente a los representantes de la prensa occidental de ser agentes de los servicios secretos de los países occidentales.

Los "veinte enemigos de Internet"
Independientemente de la censura ejercida por las autoridades militares, en muchos países las leyes sancionan con penas de prisión delitos como "la difusión de noticias falsas" o "las ofensas al Jefe del Estado". En otros Estados, las autoridades entablan sistemáticamente procesos por "difamación" para reprimir la libertad de prensa. Esto suele ocurrir en muchos países de Africa, pero también se practica en algunas naciones europeas, por ejemplo en Croacia y Belarrús. Las autoridades de muchos países siguen persistiendo en controlar por todos los medios a su alcance los medios de comunicación audiovisuales, por considerar que son los que tienen mayor influencia en la opinión pública. Unos setenta y cinco países mantienen el contro estatal sobre los medios de difusión audiovisuales y cuarenta y cinco tratan de frenar la revolución en el ámbito de las comunicaciones controlando el acceso a Internet. A finales de 1999, hay veinte países que podemos calificar de auténticos "enemigos de Internet": Birmania, Cuba, Túnez, Viet Nam, etc. Sus gobiernos controlan los proveedores de acceso a la red e instalan sistemas de criba que bloquean los sitios considerados indeseables, sancionando al mismo tiempo a los usuarios de Internet que tratan de esquivar las trabas impuestas a la libre circulación de la información en la red. Por ejemplo, en China se ha encarcelado por "subversión" a dos "ciberdisidentes", Lin Hai y Qi Yanchen. Su delito ha sido utilizar Internet para sensibilizar a la opinión pública mundial a las violaciones de los derechos humanos en su país.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.