Sala de Prensa


18
Abril 2000
Año III, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


Ecuador

Si vigilan, lo hacen con cautela

Carlos Iván Yánez *

Quito.- Prácticamente todos los periodistas del Ecuador coinciden en afirmar que la mayor persecución en contra de la prensa y de la libertad de expresión en este país, ocurrió durante el gobierno de León Febres Cordero, entre los años 1984 y 1988.

En los archivos de la Unión Nacional de Periodistas (UNP), la mayoría de denuncias por violación a los derechos de los comunicadores desde que el Ecuador volvió a la época democrática, en 1979, se refieren al período de Febres Cordero, quien hoy es el alcalde de Guayaquil, la ciudad más populosa del país.

La actitud autoritaria de Febres Cordero con sus opositores políticos y con aquellos que criticaban la gestión presidencial, aún permanece en la memoria de varios periodistas que sufrieron las arremetidas del poder gubernamental.

Si bien es cierto que la relación de los medios de comunicación con el régimen de turno por lo general ha sido cordial, también lo es que, en ocasiones, el nivel de "enfrentamiento" ha subido de tono, lo cual se repite con frecuencia con otros ámbitos de los poderes estatales, especialmente con la legislatura.

En febrero de este año, por ejemplo, el diputado Osvaldo Rossi abrió fuego en contra de los periodistas, al calificarlos de "plumíferos", "asalariados" e incluso "ignorantes".

Andrés Carrión, director de Noticias de Gamavisión, recuerda todos los obstáculos que puso el régimen de Febres Cordero para ratificar la frecuencia entregada al ya desaparecido canal Ortel, porque la línea informativa del medio era muy crítica al gobierno.

"La época de Febres Cordero fue muy dura para realizar el ejercicio periodístico. Hubo represión, amenazas, golpizas y carcelazos. Pero lo más frecuente fueron las intimidaciones", dice Carrión.

Benjamín Ortiz, excanciller y exdirector del diario Hoy, dijo a To2 que "el gobierno de Febres Cordero trató de estrangular financieramente al periódico, y realizó una persecución pocas veces vista, llegando incluso acusar sin bases a sus directivos de pertenecer al grupo subversivo Alfaro Vive Carajo, eliminado a bala por ese gobierno".

Patricio Torres, vicepresidente de la Unión Nacional de Periodistas (UNP), comentó a To2 que, en su opinión, no ha habido una persecución a la prensa como en otros países. "Lo que ha sucedido últimamente es una actividad por parte algunas agrupaciones que consideran a la prensa como uno de los culpables de la crisis del Ecuador", explica Torres, en referencia a la serie de cartas bombas enviadas a varios periodistas en febrero de este año, luego del
derrocamiento de Jamil Mahuad.

Sobre la posibilidad de que algún régimen pudiera colocar espías en los medios, Torres tiene su argumento: "no creo que algún gobierno haya puesto espías en un medio de comunicación. Además, serían fácilmente detectables porque en el gremio nos conocemos prácticamente todos, entonces sería muy sencillo identificar a quienes estuvieran haciendo alguna labor de espionaje".

"Ni siquiera en el gobierno de Febres Cordero se llegó a eso. Lo que ahí sí hubo fue una gran restricción para obtener información. Y creo que uno de los gobiernos que más ayudó al trabajo de los periodistas fue el del expresidente Osvaldo Hurtado", anota el vicepresidente de la UNP.

En realidad, los periodistas ecuatorianos consideran que su trabajo no es vigilado, al menos como en otros países. Y si lo vigilan, lo hacen con mucha cautela. Es verdad que en el ministerio de gobierno, desde siempre, ha habido un seguimiento al trabajo de los medios, pero a nadie se le ocurre pensar que un periódico, canal o radioemisora pudieran ser intervenidos o clausurados.

La relación de la prensa con los últimos gobiernos ha sido normal y respetuosa. Más aún ahora, porque los órganos de inteligencia estatales están directamente vinculados con el ministerio de gobierno, cuyo titular es Francisco Huerta, un periodista de larga trayectoria, quien hasta su nombramiento como ministro era el subdirector del diario Expreso.

"En este gobierno respetaremos al máximo la libertad de expresión. Es verdad que algunos periodistas son muy duros al momento de criticar, pero siempre habrá respeto y diálogo con la prensa. Yo, como periodista que soy, lo garantizo", dijo a To2 el ministro Huerta.


© Reproducción en SdP con la autorización expresa de Hilda García, directora de contenidos de To2.com.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.