Sala de Prensa


18
Abril 2000
Año III, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


Cuba

Acosados en nombre de la Revolución

La Habana.- La prensa es un arma incalculable "en la batalla mundial de ideas", dijo el Presidente cubano Fidel Castro hace algunos meses durante un Congreso de comunicadores convocados por la sindical que los agrupa.

En la bella isla del Caribe los especialistas consideran que hay un sistema sui-generis de al menos de tres tipos de prensa: la cubana, la extranjera y la independiente; aunque juntas en el oficio notablemente separadas por intereses y prácticas.

Mientras la primera está conformada por un conjunto de comunicadores que trabajan en medios "oficiales" (Granma, Trabajadores, Juventud Rebelde, Radio Reloj, etc), la segunda se refiere a los corresponsales extranjeros acreditados en la plaza y la tercera a un heterogéneo grupo relacionados con organizaciones disidentes, cuyos trabajos no "llegan" al conjunto social.

Estos dos últimos estamentos son, aunque las autoridades no lo reconozcan públicamente, buen pasto para el espionaje gubernamental.

"No me cabe duda de que la Seguridad del Estado escucha mis teléfonos. No podría comprobarlo, pero saben lo que hago", indicó un prestigioso corresponsal latinoamericano, quien aseguró que la "paranoia" siempre es buena consejera en esta profesión.

Lo cierto es que más de un funcionario isleño justificó las actividades de espionaje a la prensa "off de récord" bajo el argumento de los constantes ataques de sectores anticastristas con la ayuda del Departamento de Estados norteamericano, quienes en varias ocasiones usaron agentes enmascarados de periodistas.

Tal vez el más público ejemplo -porque terminó de desclasificarse de los archivos de la propia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) hace pocos años- fue un supuesto "pool" de "camarógrafos" extranjeros que siguió a Castro durante toda la gira por Chile para la asunción del Presidente Salvador Allende en 1971.

El trabajo de la contrainteligencia isleña detectó que la cámara que llevaban tenía incorporado un fusil y de no haberse sabido el líder barbado sería hoy parte un prócer de la historia.

Gracias a su seguridad personal Castro ha sorteado casi 600 atentados y sabotajes. Desde hace 20 años en Centro de Prensa Internacional, dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores "atiende" de manera específica a los corresponsales y monitorea lo que se publica en el mundo sobre Cuba.

Paralelamente, los "independientes" denuncian de manera más o menos permanente que son espiados, acosados o detenidos por el Gobierno pero su cercanía con pequeños o inestables grupos de oposición y en muchos casos con la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana desacreditan sus acusaciones.

Un estricto control de los medios de comunicación los margina de acceder a la opinión pública y la Administración de Castro los señala directamente como "mercenarios" al servicio de la CIA, al punto que logró llevar a algunos de ellos a juicio y poner ante el Fiscal algunas pruebas.

Según la Sociedad Interamericana de Prensa cuatro periodistas se encuentran encarcelados. Aunque no se reportan muertos o desaparecidos entre los colegas.

De todas maneras los especialistas y hasta los "viejos" comunicadores aseguran que luego de la caída del muro de Berlín y con el Periodo Especial se produjo una paulatina apertura de todos los ámbitos de la vida y que se refleja en los medios de difusión.

Temas diferentes, algunos cubanoamericanos "moderados" y cierta crítica se hizo presente entre las páginas de los periódicos o los espacios radiales y hasta en las señales televisivas oficiales en los últimos tiempos.

En este sentido y luego de la visita de Juan Pablo II se produjo también un incremento en los corresponsales y la cantidad de medios acreditados ante el Centro de Prensa. Sin ir más lejos se autorizó burós norteamericanos: la cadena CNN y la Asociation Press (AP).

Y aunque sutiles, con altibajos, muchos de estos cambios dejan huellas que conforman un panorama más diverso en los diferentes estamentos de la prensa en Cuba.


© Reproducción en SdP con la autorización expresa de Hilda García, directora de contenidos de To2.com.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.