Sala de Prensa


17
Marzo 2000
Año III, Vol. 2

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


Publicaciones y ayudas
didácticas para profesores

Joselías Sánchez *

El próximo siglo representa dos retos para la sociedad de la información y de la comunicación:

El primero es proteger, cueste lo que cueste, la libertad de expresión, en el ámbito de las nuevas tecnologías que engendran nuevas formas de comunicación: el Internet, por ejemplo.

El segundo reto consiste en alcanzar una mayor audiencia e implicar a las poblaciones marginadas: jóvenes, mujeres, indígenas, población urbano marginal, etc., en estos intercambios informativos.

¿Para qué?, ¿con qué objeto? Para dar la palabra a las personas, para que todos podemos acceder a la información y a los medios de comunicación social y, de esta manera, reforzar el desarrollo humano.

Dar la palabra a una persona "es permitir que un ciudadano más se sitúe en el tablero de la gobernabilidad democrática", según sostiene Babacar Fall, director de la División de Comunicación de la UNESCO.

¿Quiénes son los facilitadores de esta tarea? Son los comunicadores. Y, lo afirmo categóricamente: son los comunicadores, esos profesionales académicos que estamos formando en nuestras facultades y escuelas de Ciencias de la Comunicación.

¿Quiénes son los que están formando a estos facilitadores de la comunicación, a estos profesionales académicos de la comunicación? Somos los profesores, los docentes, los maestros, todos ustedes que forman parte de ese proceso de enseñanza aprendizaje en cada unidad académica de nuestras universidades.

Estos antecedentes para sustentar la validez del encargo que, en este reunión, me han asignado los señores: Lic. Edgar Jaramillo, director general del CIESPAL y Lic. Leonardo Moreira, presidente de AFECSE.

"Publicaciones y ayudas didácticas para los profesores" es el tema de esta charla.

Cuando hablamos de "ayudas didácticas" estamos relacionándonos directamente con el profesor, con la docencia, es decir, con el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Las ayudas didácticas son medios que sirven de apoyo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, son auxiliares de la cátedra, recursos de apoyo, instrumentos o soportes para y del proceso.

Las ayudas didácticas están relacionadas con la modalidad educativa que estamos aplicando: educación presencial, educación semipresencial o educación a distancia y con una o varias de las corrientes didácticas que guían nuestra tarea: la escuela tradicional, la escuela tecnocrática o la escuela crítica.

Establezco un paréntesis con la educación a distancia para recordar que es uno de los objetivos planteados en la Declaración Mundial sobre la educación Superior, suscrita en París (octubre de 1998), por iniciativa de la UNESCO. Es un compromiso de nuestras universidades para el próximo milenio.

Planteo un breve esbozo de estas corrientes didácticas, modalidades educativas donde se escenifican las ayudas didácticas, y pido que cada uno de ustedes vaya graficando mentalmente su realidad educativa. Este razonamiento será valioso para el planteamiento final.

Las corrientes didácticas:

En la escuela tradicional, que data del siglo XVIII, la autoridad y el orden son sus pilares fundamentales. El aprendizaje es pasivo y se limita a la mera recepción de conocimientos. La enseñanza es verbalista, autoritaria y tiene un "método". La relación maestro-alumno es vertical, establece una dependencia del maestro quien toma las decisiones porque el conocimiento es de su propiedad.

La escuela tecnocrática se relaciona con la modernidad a partir de los años 50, es de carácter técnico, instrumental, ascéptica y neutral. El aprendizaje se limita a la elevación del nivel académico a través de la recepción de conocimientos. La enseñanza es despersonalizada, ahistórica, no toma en cuenta las condiciones sociales, es cientificista e impera la lógica. En la relación maestro-alumno hay un esquema lineal de comunicación donde el alumno es un receptor y el maestro es controlador de estímulos, respuestas y reforzamientos. El conocimiento es pragmático y utilitarista.

La escuela crítica surge en la segunda mitad del siglo XX, cuestiona las corrientes didácticas anteriores y propone la reflexión colectiva (maestros y alumnos) sobre problemas comunes. El aprendizaje es difícil separar de la enseñanza porque parte de la reflexión y el análisis de la problemática social y sus relaciones dialécticas estableciendo la acción como un aspecto importante del proceso. La enseñanza implica un proceso de conciencialización, revalora la formación docente y propone nuevos elementos para el proceso de aprendizaje. La relación maestro-alumno se estrecha, se discute la relación de poder y sus contradicciones y se recupera el aspecto afectivo. El conocimiento es constructivista, parte de la problematización de la realidad para una transformación social.

Debemos ser conscientes de la realidad educativa del entorno y coincidir en que aún se siguen aplicando esquemas educativos tradicionales, que la corriente tecnocrática aún nos atrae poderosamente pero que ya existen prácticas de una didáctica crítica en nuestras unidades académicas de Ciencias de la Comunicación.

Para cada una de ellas existen ayudas didácticas específicas aunque, en la práctica docente, el profesor utliza unas, combina otras o privilegia algunas en razón de su capacidad y objetivos docentes.

Las ayudas didácticas

En la escuela tradicional, el profesor emplea como recursos didácticos el pizarrón, el papelógrafo, el franelógrafo, el cartel, los cuales son materiales didácticos indirectos porque por medio de ellos sólo se representa la realidad (salvo que se quiera estudiar al pizarrón mismo) y no generan conocimientos, a diferencia de los materiales didácticos directos que nos ponen en contacto con la realidad o son la realidad misma. Con estas ayudas didácticas sólo se trasmite el conocimiento del profesor sin cuestionamiento alguno.

La escuela tecnocrática (o tecnología didáctica), utiliza medios tecnológicos y audiovisuales como ayudas didácticas. El retroproyector y las láminas transparentes, el episcopio y los cuerpos opacos, el proyector de diapositivas y las transparencias, el sonido, discos, cintas y casetes, el cine, la televisión de circuito cerrado, las videocaseteras y los videos, Las fotografías y reproducciones a color, exhibiciones, visualizacion portatil, mural, vitrina, etc. Con estas técnicas se busca la reproducción o la distribución del conocimiento.

Los avances tecnológicos de los medios de información pondrían a disposición de la escuela tecnocrática otros recursos de apoyo como la computación, el multimedia, el pizarrón eléctrónico, el datashow. Agrego dos más que tienen una connotación diferente dada la participación activa de los actores del proceso, profesores y alumnos: las teleconferencias, el Internet. Estamos ya frente a la realidad virtual.

La escuela crítica (o didáctica crítica) establece la enseñanza-aprendizaje como una dualidad inseparable para introducir al hombre en un proceso de formación que le permita solucionar sus problemas haciendo buen uso de su libertad, privilegiando la creatividad, solidaridad, cooperación y el cultivo de los valores humanos. Para mejorar la calidad de la educación utiliza como medios, recursos o ayudas de la didáctica crítica a las "técnicas grupales de aprendizaje" para procurar la producción del conocimiento y la creatividad a través de la participación activa de los actores del proceso: profesores y estudiantes, privilegiando la investigación.

Entre estas técnicas grupales de aprendizaje citamos: la exposición activa, el interrogatorio, la demostración, la investigación bibliográfica y práctica, el simposio, la mesa redonda, el panel, la discusión dirigida, el foro, el sociodrama, la enseñanza en grupo (o team teach), el seminario, el Philips 66 y el brainstorming.

Para aplicar estas técnicas grupales de aprendizaje, el profesor recurre también a las ayudas didácticas de la escuela tradicional y a los recursos de la didáctica tecnológica convirtiéndolos en instrumentos de apoyo para la discusión reflexiva de la realidad que se cuestiona o aprehende para el análisis crítico.

El aprendizaje grupal

Reitero en este tema:

El aprendizaje grupal consiste en abordar y transformar el conocimiento desde una perspectiva de grupo; en elaborar el conocimiento de tal manera que se pueda transformar y, por tanto, transformar la realidad.

El aprendizaje grupal debe constituirse en un proceso dialéctico de maduración, que posibilite el desarrollo integral de los estudiantes; esto es, que les permita cuestionar y resolver los problemas que se le presenten a lo largo de su educación universitaria y extracurricular, así como reconocerse en las contradicciones sociales: productivas, personales, educativas, etc.

Entendemos como grupo de aprendizaje, al conjunto de personas que se estructuran como grupo al comprometerse con una serie de objetivos de aprendizaje como tarea y sobre los que se trabajará durante un tiempo y en un lugar determinados, y donde se consideren tanto los intereses individuales como los sociales.

Para el funcionamiento de un grupo de aprendizaje existen tres momentos:

Un momento inicial de indiscriminación, cuando los miembros del grupo tratan más sobre el encuadre que sobre la tarea.

Un momento de discriminación, cuando los miembros del grupo establecen una diferenciación entre ellos y los otros generándose un sentido de pertenencia al grupo y una identificación con la tarea.

Un momento de síntesis que es el momento de hacer, es el momento de la producción del conocimiento por parte del grupo, porque en el aprendizaje grupal, aprender es una resolución del grupo.

Ver, oír, hacer. Lo que se oye, facilmente se olvida. Lo que se ve, se lo recuerda. Lo que se hace, no se olvida.

Es importante hacer énfasis en la necesidad de aprender a observar e interpretar los fenómenos grupales, con el fin de establecer las estrategias educativas que permitan aprovechar al máximo las cualidades potenciales de cada grupo en particular incentivando la creatividad para producir el conocimiento.

¿En dónde aplicamos estas ayudas didácticas? Las aplicamos en las modalidades de la "educación presencial", en la "educacion semipresencial" y en la "educación a distancia".

Hoy estamos poniendo énfasis en la utilización de los recursos tecnológicos como ayudas didácticas de la enseñanza-aprendizaje de las Ciencias de la Comunicación, pero no olvidemos que son recursos de reproducción del conocimiento.

De allí que sea necesario compartir su uso con las técnicas grupales de aprendizaje dado que el énfasis de la educación es la producción del conocimiento privilegiando la creatividad y la investigación.

Debo señalar que la educación a distancia se ha dinamizado con los más modernos recursos tecnológicos como la teleconferencia vía satélite y el Internet estableciendo una vigorosa Universidad Virtual.

Estos recursos deben ser utilizados en nuestra tarea docente.

La práctica educativa

La práctica educativa en general, y la docente en particular, son objeto de investigación y por tanto de transformación.

La función central del docente es la de propiciar aprendizajes individual y socialmente significativos.

Para lograr lo anterior es necesario que el docente de nuestras facultades y escuelas de Ciencias de la Comunicación posea una formación que le garantice no sólo el dominio de su disciplina, sino también una formación que apoye su práctica docente desde el punto de vista pedagógico-didáctico y no sólo desde el punto de vista pragmático de la profesión de comunicador.

Estamos frente a la comunicación como mediación cultural y educativa. Cito a Ismar de Oliveira Soares: "La educación es una de las áreas privilegiadas más antiguas de la propia comuncación. En este contexto, aparece la necesidad de un nuevo profesional que, más alla del tradicional asesor de comunicación, sea un gestor de procesos que piensa en la institución educativa como un verdadero ecosistema comunicacional cuyo ámbito de trabajo es, en definitiva, la comunicación cultural". (revista Chasqui #58 junio 1997, Pág. 14.)

El Lic. Maurilio Cedeño Castro, decano de la Facultad Ciencias de la Comunicación de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí se refiere a cuatro elementos que debe dominar un profesor:

¿Qué enseñar?

Referido a los contenidos dado que si el docente tiene claro lo que va a enseñar, no dudará en ningún momento frente a sus alumnos.

¿Para qué enseñar?

Son los objetivos que él docente quiere alcanzar dentro de una clase o al finalizar el año lectivo.

¿Cómo enseñar?

Que se refiere a la metodología que el docente va a aplicar durante el proceso de enseñanza-aprendizaje. Y, finalmente,

¿Cómo y cuando evaluar?

La evaluación tiene que ser periódica y, lo más importante, tiene que ser medible en relación con los objetivos.

Todo ello (modalidad de educación, corrientes didácticas, estrategias del aprendizaje, recursos o ayudas didácticas, calidad y capacidad del docente) en nuestras unidades académicas debe estar referido al currículum, tomándolo como un proceso educativo que el docente debe conocer y desarrollar.

Permítamne algunas conclusiones generales:

CONCLUSIONES:

1. La misión de las facultades y escuelas de Ciencias de la Comunicación es educar a los futuros profesionales de la comunicación, proporcionándoles no sólo habilidades y destrezas sino un sentido profundo de sus derechos y deberes humanos que le permitan solucionar sus problemas individuales y sociales haciendo buen uso de su libertad, privilegiando la creatividad, solidaridad y cooperación, para una cultura de la paz y no violencia.

Con esta formación podrá enfrentar los dos retos del nuevo milenio: proteger, cueste lo que cueste, la libertad de expresión en el ámbito de las nuevas tecnologías, y trabajar para asegurar que los intercambios informativos alcancen una mayor audiencia que implique a las poblaciones marginadas, jóvenes, mujeres, indígenas, etc.

2. La auténtica profesionalidad de los docentes de las facultades y escuelas de Ciencias de la Comunicación se va a medir por el grado de consciencia y autonomía de sus acciones educativas. Esto implica una nueva cultura profesional, una cultura de reflexión y análisis crítico de su propia práctica docente que le permita detectar la deficiencia de sus acciones diarias y tomar las decisiones para corregirlas. El uso de las ayudas didácticas en el ámbito de una didáctica crítica será una adecuada respuesta.

3. Establecer una cultura curricular que exige un proceso continuo de indagación, un preguntarse sin cesar sobre lo que se está haciendo e intentando respuestas educativas ante las nuevas exigencias de la realidad social insertada en los conflictos de la naciente postmodernidad.

Y, en consecuencia, planteo:

PLANTEAMIENTOS:

1. Editar una publicación global que contenga los diseños curriculares de las carreras de comunicación en las diferentes facultades y escuelas de nuestras universidades. Ello permitirá el conocimiento crítico y la discusión reflexiva en procura de objetivos docentes comunes en asignaturas específicas de las carreras. Las otras asignaturas responderán a las necesidades formativas del entorno, respetando la diversidad cultural de nuestras provincias.

Las posteriores publicaciones irán generando un pensamiento compartido hasta arribar a conclusiones generales de aplicación regional.

2. Insertarnos en el ciberespacio creando una web dinámica y democrática dedicada exclusivamente a asuntos del proceso enseñanza-aprendizaje de la comunicación que permita a los docentes de nuestras facultades y escuelas actualizar conocimientos y participar con sus inquietudes renovadoras en el fortalecimiento de la docencia e investigación.

3. Crear una red virtual para el proceso de enseñanza-aprendizaje de las Ciencias de la Comunicación a la que deben tener acceso todos los actores del proceso de enseñanza, estudiantes y profesores de nuestras Unidades Académicas.

__________
Bibliografía:

- CHASQUI, Revista. CIESPAL, Ecuador, varios números.
- DÍAZ BARRIGA ARCEO, Frida y HERNANDEZ ROJAS, Gerardo. "Estrategias docentes para un aprendizaje significativo". 1era. edición, Editorial McGraw Hill, México, 1998.
- EUSSE ZULOAGA, Ofelia. "Estrategias de Aprendizaje". Curso de Postgrado en docencia universitaria, Uleam, Ecuador, 1999
- FUENTES, Revista. UNESCO, Francia, 1999, varios números.
- SÁENZ BARRIO, Oscar y MAS CANDELA, José. "Tecnología Educativa. Manual de medios audiovisuales". Editorial Edelvives, Colección Formación de profesores. Argentina, s/f.
- SENGE, Peter M., "La Quinta Disciplina. El arte y la práctica de la organizacion abierta al aprendizaje". Ediciones Granica, España, 1997.
- RAMOS D., Fausto, "La comunicación educativa y la política de comunicación de la institución universitaria. Supuestos básicos", en Revista Perfiles Educativos No. 2. Nueva Epoca, México, 1983.
- ZARZAR CHARUR, Carlos. "Diseño de estrategias para el aprendizaje grupal. Una experiencia de trabajo", en Revista Perfiles Educativos No.1, Nueva Epoca, México, 1983.


* Joselías Sánchez es un periodista manabita y docente universitario, es profesor de la Facultad Ciencias de la Comunicación de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí. Ponencia presentada durante la reunión de trabajo entre CIESPAL, Asociación de facultades y escuelas de Comunicación Social del Ecuador y FELAFACS en Quito, Ecuador, octubre 25 y 26 de 1999. Esta es su primera colaboración para Sala de Prensa.


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.