Sala de Prensa


Primera
Epoca
1998
Año I, Vol. 1

WEB PARA PROFESIONALES DE LA COMUNICACION IBEROAMERICANOS

A R T I C U L O S

   
   


CONSEJO DE ÉTICA DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN DE CHILE

Dictamen Nº 13: Sobre ética
y periodismo de investigación

INVESTIGACION - FUENTES - NIÑOS - FOTOGRAFIAS - IMAGENES GRABACIONES -VERDAD - HONESTIDAD - HONOR - HONRA - DIGNIDAD VIDA PRIVADA - RECURSOS INMORALES- INVESTIGACION ENCUBIERTA - SECRETO

Santiago, 28 de julio de 1993

VISTOS:

El señor Washington Aris Torrealba, profesor de periodismo de la Universidad Diego Portales, ha solicitado con fecha 24 de junio del año en curso que este Consejo se pronuncie acerca de los requisitos que, desde el punto de vista ético, debe cumplir el periodismo de investigación,

Y la facultad que concede al Consejo el artículo 2º de su Reglamento, se acuerda emitir el siguiente dictamen:

EL PERIODISMO DE INVESTIGACION

La complejidad de las sociedades modernas y el desarrollo del periodismo impulsan a la actividad investigadora en el campo de la comunicación social. No basta ya con la indagación, formulación y transmisión de la noticia escueta, que responde brevemente a los tradicionales qué, quiénes, cómo, dónde, cuándo y por qué. Tampoco es suficiente la interpretación de la noticia, esto es el análisis del significado y proyecciones de la misma en un contexto de acontecimientos más amplio. Ahora se trata de explorar las raíces o antecedentes de los hechos y de seguir causas y síntomas hasta dar con la puesta a luz de la totalidad de un suceso o de un fenómeno social, el que puede abarcar a muchos actores o desarrollarse en diversos escenarios o constar de diversas etapas en el tiempo.

La revelación completa del escándalo de Watergate, que trajo nada menos que la renuncia del presidente norteamericano Nixon, es un buen ejemplo de periodismo investigativo. Esta clase de periodismo puede abordar, además, temas sociales, tales como la guerrilla urbana, la rural, el terrorismo, la droga, las diversas mafias, etc.

En Chile están comenzando los reportajes especiales con intenciones de investigación, tantos en la prensa como en la televisión. Es de desear que esta actividad se multiplique, a fin de que muchos conflictos agudos y dolorosos de interés público se esclarezcan y dejen ver su posible solución a través de un trabajo comunicacional honesto, profesional, no sesgado, lo más completo y lo menos inductivo a prejuicios posible. Creemos, por ejemplo, que la vida y la labor real de los jueces resulta desconocida. Estimamos que es posible que el trabajo de nuestras dos instituciones policiales se presentebajo el velo de las relaciones públicas y sólo en caso derivalidades manifiestas entre ellas o de errores poco explicados surgen sospechas de que no todo en ese campo está a la luz pública.

El tema de la pobreza, no sólo medido estadísticamente, sino también vivido y descrito en sus aspectos dramáticos pero también en sus facetas pintorescas y creadoras, y en las reacciones del resto de la sociedad ante él; los temas de la burocracia, del caos urbano, de la debilidad ante las catástrofes y de las heridas no cicatrizadas que permanecen luego que los damnificados y los auxilios dejan de estar de actualidad, etc. etc.

La vida de los partidos, de los parlamentarios, de las empresas, de los negocios, de la burocracia, del vicio organizado o en proceso de organización son materia de informaciones o comentarios episódicos, pero se echa de menos una labor periodística independiente, más acuciosa y de conjunto sobre esas materias, sin que caiga por cierto en el punto de vista del sociólogo, del historiador o del moralista.

EQUIPAMIENTO PROFESIONAL DEL PERIODISMO DE INVESTIGACION

Esta rama del periodismo supone el empleo de los métodos y técnicas propias de la investigación social. No es cuestión de rasguñar la superficie de los sucesos y concluir, por ejemplo, que el sistema carcelario es inaceptable, porque se logran algunas tomas fotográficas de recintos insalubres y ruinosos así como de reos hacinados y en la miseria. Es un trabajo de paciencia, de acumulación y confrontación de datos, de empleo de numerosas fuentes y de esfuerzo reflexivo para extraer las conclusiones. No es el menor de los problemas la resistencia que ofrecen los intereses que se ven perturbados o amenazados con esta clase de investigaciones.

Tanto el propio periodista como quienes juzgan su labor habrán de distinguir con cuidado entre lo que es el respeto a los valores y la defensa de los intereses que aspiran a silenciar informaciones legítimas.

RESPONSABILIDADES EN EL PERIODISMO DE INVESTIGACION

Desde el punto de vista ético, las responsabilidades podrán hacerse valer según la calidad en que actúe el periodista. En efecto, si la investigación periodística se hace por encargo de un medio, la responsabilidad recaerá en el autor y en el director del medio. Si se trata de una investigación de «free lancer», la responsabilidad principal será la del autor, sin perjuicio de la que tenga el medio que publica o transmite el reportaje. Si, finalmente, la investigación periodística se realiza y publica en forma independiente, tomando la forma de libro, folleto u otro impreso, la responsabilidad ética recaerá en su autor y eventualmente en su editor o impresor.

Siendo así, este Consejo de Etica tendrá competencia para conocer de los aspectos éticos de una investigación periodística cuando ella aparezca publicada o transmitida por uno de los medios asociados a los organismos gremiales que forman la Federación de Medios de Comunicación Social. No podrá en cambio pronunciarse directamente sobre el contenido de libros u otros impresos independientes o sobre publicaciones o transmisiones realizados por medios no afiliados a los organismos que se vinculan a la Federación ya mencionada.

Por la razón indicada y aun cuando el solicitante del informe alude específicamente al libro «Impunidad Diplomática» de que es autor el señor Francisco Martorell, no compete al Consejo conocer específicamente de ese caso, si bien las consideraciones que siguen, acerca del ángulo ético de la investigación periodística, alcanzan en más de un punto al mencionado impreso.

LA INVESTIGACION PERIODISTICA DESDE EL PUNTO DE VISTA ETICO

1.- La investigación periodística debe estar animada del espíritu de respeto y defensa de la verdad así como del propósito de ilustrar honestamente al público acerca de las materias investigadas, ateniéndose rigurosamente a las fuentes y datos consultados, evitando sesgos individuales o de partido y rechazando conclusiones preconcebidas.

La investigación periodística deberá extenderse al mayor número posible de fuentes, y a todas las accesibles que conduzcan al mejor conocimiento de los hechos.

En todo caso se dará oportunidad a los afectados negativamente por la investigación, para que proporcionen su versión de los hechos. La investigación periodística no deberá buscar sólo la verdad, sino la relevancia, es decir, el interés social de conocer esa verdad.

2.- El periodista no debe emplear recursos inmorales ni menos delictuales para la obtención de las informaciones (soborno, engaño, etc.).

3.- La investigación encubierta, esto es la presentación del periodista bajo identidad falsa u ocultando el medio que representa, sólo puede justificarse por excepción, en el caso en que se trate de importantes informaciones de interés público que no podrían conseguirse de otra forma.

4.- En caso de accidentes o catástrofes, el periodista tendrá presente que el rescate de las víctimas y el cuidado de su salud física y moral prevalecen siempre sobre el derecho a la información.

5.- El periodista deberá resguardar y proteger celosamente la identidad de la persona que ha condicionado el suministro de la información al hecho de no aparecer como fuente de ella, y quedar a cubierto de toda molestia o peligro. No rige la reserva si existe la obligación legal de denunciar un delito.

6.- En principio, el periodista investigador deberá respetar el secreto de proyectos o acontecimientos calificados de tales por los entrevistados en la investigación. El silencio es inviolable en todos los casos en que mantenerlo no permita o facilite la omisión o el encubrimiento de un delito. En los demás casos, el investigador deberá ponderar con la debida prudencia la materia y determinar si la necesidad de información de la opinión pública tiene más peso que los motivos que se invocan para mantener el secreto, salvo que se haya comprometido a guardarlo.

7.- El periodista investigador deberá hacer suyo el respeto y la consideración a que tienen derecho la muerte y el dolor ajenos, cuando sea necesario describir o exhibir cadáveres o heridos. Así también, al reproducir la imagen o recoger declaraciones de las víctimas de accidentes o delitos, de los delincuentes que están cumpliendo o han cumplido condena, y de los familiares de cualesquiera de ellos, de los homosexuales, de los drogadictos, de personas que ejercen actividades o profesiones desdorosas, es preciso respetar el honor de esas personas y evitar la burla y exhibición morbosa de sus sentimientos y recuerdos.

Los terceros involuerados en algún delito sin tener responsabilidad en él como son los parientes de los hechores sólo podrán ser identificados en la información por su nombre o imagen, si expresamente consintieran en ello, y en todo caso sin traspasar los límites de su privacidad.

8.- La investigación periodística deberá abordar con seriedad y respeto escrupuloso las convicciones morales o religiosas, seriedad y respeto que deben extenderse a la forma y al fondo de las informaciones.

9.- Si, a raíz de la investigación periodística, es necesario aludir a niños o adolescentes que aparecen implicados en delitos, ya sea como víctimas o como autores, cómplices o encubridores, o en casos de alcoholismo, drogadicción o atentados a las buenas costumbres, el periodista tomar todas las medidas posibles a fin de impedir la posible identificación de tales personas, en resguardo del futuro de las mismas.

10.- La investigación periodística respetará el honor y la honra de las personas y de sus familias. Todo ser humano tiene derecho al honor, es decir a la consideración que merece por su dignidad de persona, cualquiera que sea su conducta. La honra es el crédito o respeto que merece una persona de parte de sus semejantes y que se exterioriza en la buena fama.

El periodista investigador no ofenderá la honra de las personas ni directamente ni a través de calificativos, atribuciones o insinuaciones que lleven al menosprecio o descrédito de aquellas. Si las exigencias de la información obligan a describir conductas. ¡lícitas o reprobables, la versión de estas últimas habrá de ser veraz y completa pero ahorrará calificativos impertinentes y prescindirá por completo de afirmaciones o imputaciones no comprobadas en el mismo texto. Las ofensas a la honra de las personas no pueden escudarse en el secreto profesional.

11.- La investigación periodística respetará la vida privada de las personas. Entendemos que la vida privada se refiere al espacio y los objetos así como las conductas que cada persona necesita y desea mantener alejados de ojos y oídos extraños. Se trata del núcleo de la vida personal, del recinto de expansión y verdadera libertad del sujeto, que éste no acepta compartir con nadie o que comparte con sus íntimos. Constituyen aspectos de la vida privada el hogar doméstico, otros espacios reservados, el vehículo personal, las reuniones, conversaciones y comunicaciones privadas, los archivos de correspondencia y documentos, las funciones íntimas del individuo, las conductas que éste desarrolla naturalmente en reserva, su vida afectiva y sexual, los defectos físicos o morales que mantiene en reserva, y otros aspectos privados de naturaleza semejante.

La intrusión forzada o clandestina en dichas áreas, y/o su difusión periodística, violan el derecho a la intimidad o vida privada de las personas, sea que se irrumpa físicamente en tales recintos; o que se empleen medios técnicos para observar, escuchar, fotografiar, grabar o captar de cualquier manera palabras o imágenes que están protegidas por el derecho a la vida privada; o que se usen al efecto testimonios de terceros.

El periodista podrá, desde luego, publicar aspectos de la vida privada de la persona o de su familia con el consentimiento expreso de los aludidos.

Podrá también el periodista investigador publicar aspectos de la vida privada, sin consentimiento del afectado, cuando sean constitutivos de delito y se relacionen con la autoría, complicidad o encubrimiento del mismo.

Finalmente, es admisible desde el punto de vista ético que el periodista investigador publique aspectos de la vida privada de un individuo, en la medida en que el conocimiento público de esas materias pueda modificar el juicio que la ciudadanía requiere tener acerca de personas que ejercen autoridad política, administrativa o judicial o que ostentan responsabilidades en la formación de la juventud o en los medios de comunicación social.

También serán publicables, según los casos, hechos de la vida privada cuando los afectados pertenezcan al mundo del cine, o del espectáculo, u otros similares, y consientan por ello, expresa o tácitamente en convertir su vida privada en pública.

En todo caso, las alusiones a la vida privada no autorizan para atacar la honra de las personas y deben excluir calificativos que conlleven menosprecio o descrédito, así como inculpaciones no demostradas claramente en el texto. También aquí el secreto profesional no ampara ni las violaciones a la vida privada ni los atropellos a la honra que puedan seguir a aquéllas.

En cualquier caso, la publicación de hechos privados de la vida de las personas debe considerarse como excepcional, y aceptable sólo por motivos graves y de estricta calificación.

12.- Si, para ilustrar los reportajes periodísticos de investigación, fuere necesario emplear fotografías simbólicas o efectuar dramatizaciones que reproduzcan simbólicamente ciertos hechos reales, será de rigor enunciar al pie de la fotografía o de la imagen televisiva esta circunstancia.

Si el medio usado fuese la televisión, deberá cuidarse de que la imagen no se utilice para probar o sugerir hechos que la investigación periodística no haya comprobado previamente.

13.- En general, la investigación periodística debe estar enmarcada en la ley y no afectar al orden público, a las buenas costumbres y a la seguridad nacional, pero el periodista investigador deberá esforzarse por evitar que esos grandes valores se invoquen de manera improcedente por los interesados en cobijarse en ellos para eludir las consecuencias de la verdad de una investigación de la que puede resultar un bien para la sociedad.

Dictamen acordado porel Consejo de Etica de los Medios de Comunicación con el voto de los señores José Luis Cea Egaña, Arturo Fontaine Aldunate, María José Lecaros Menéndez, Luis Ortiz Quiroga y Gonzalo Vial Correa, actuando como secretario el Fiscal Miguel González Pino. Redacción del presidente señor Arturo FontaineAldunate.

Rol Nº 13


Tus comentarios, sugerencias y aportaciones
nos permitirán seguir construyendo este sitio.
¡Colabora!



| Volver a la página principal de SdP |
|
Acerca de SdP | Periodismo de Investigación | Etica y Deontología |
|
Derecho de la Información | Fuentes de Investigación |
|
Política y gobierno | Comunicación Social | Economía y Finanzas |
|
Academia | Fotoperiodismo | Medios en Línea | Bibliotecas |
|
Espacio del Usuario | Alta en SdP |
|
SdP: Tu página de inicio | Vínculos a SdP | Informes |
|
Indice de Artículos | Indice de Autores |
|
Búsqueda en Sala de Prensa |
|
Fotoblog |

© Sala de Prensa 1997 - 2008


IMPORTANTE: Todos los materiales que aparecen en Sala de Prensa están protegidos por las leyes del Copyright.

SdP no sería posible sin la colaboración de una serie de profesionales y académicos que generosamente nos han enviado artículos, ponencias y ensayos, o bien han autorizado la reproducción de sus textos; algunos de los cuales son traducciones libres. Por supuesto, SdP respeta en todo momento las leyes de propiedad intelectual, y en estas páginas aparecen detallados los datos relativos al copyright -si lo hubiera-, independientemente del copyright propio de todo el material de Sala de Prensa. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de Sala de Prensa sin la autorización expresa del Consejo Editorial. Los textos firmados son responsabilidad de su autor y no reflejan necesariamente el criterio institucional de SdP. Para la reproducción de material con copyright propio es necesaria, además, la autorización del autor y/o editor original.